8M Paro mata provocación

      No hay comentarios en 8M Paro mata provocación

Sucedió en el 31° Encuentro Nacional de Mujeres realizado en Rosario el año pasado. Y sucedió nuevamente en la Ciudad de Buenos Aires: mientras todavía ingresaban numerosas columnas de la marcha en el marco del Histórico y multitudinario Paro Internacional de Mujeres, grupos eclesiásticos ultracatólicos, ligados a partidos nazis, juntamente con efectivos policiales que custodiaban la Catedral metropolitana, generaron situaciones de provocación que desembocaron en incidentes aislados.

Como ocurrió en Rosario, la mayoría de los medios masivos de comunicación volvieron a centrar el eje de su cobertura en esos hechos, desvirtuando y quitándole la fuerza a una masiva jornada de paro y movilización antipatriarcal, que no sólo se replicó en el resto del país, sino también en diversas partes del mundo.

Caía la noche. La exitosa y multitudinaria jornada de paro y movilización en el marco del Día Internacional de las Mujeres llegaba a su fin en Buenos Aires. Ya había culminado el acto central del día, en Plaza de Mayo, donde tuvo lugar la lectura del documento consensuado por las diferentes organizaciones feministas. Sin embargo seguían llegando a la histórica plaza numerosas columnas, lo cual marcó una clara postal de la gran convocatoria que tuvo la lucha antipatriarcal.

Mientras diversas organizaciones seguían ingresando a la plaza, otras se retiraban, y un grupo de militantes se disponía a realizar un escrache con una pequeña fogata en la calle, frente a una Catedral metropolitana con fuerte custodia policial. Y la provocación no se hizo esperar. Como sucedió el año pasado en Rosario durante la marcha de cierre del 31° Encuentro Nacional de Mujeres -cuando grupos ultracatólicos lograron, tras una provocación, desencadenar una salvaje represión policial con numerosas militantes feministas detenidas y heridas- un joven de un grupo eclesiástico comenzó a agitar frente a las manifestantes una bandera papal (símbolo e insignia oficial de la Santa Sede y el poder del Papa) lo que generó un inmediato repudio e intento de apartar de la zona al joven en medio de trompadas.

Este joven se llama Ignacio Montagut y es militante del partido nazi Bandera Vecinal, que dirige Alejandro Biondini.

Sus provocaciones no son hechos aislados, ya que responde a grupos nazis que han violentado en varias ocasiones las marchas feministas. Recordemos la represión policial en el Encuentro Nacional de Mujeres en Mar del Plata 2015, desatada luego de que grupos nazis dirigidos por Pampillon, juntamente con la policía bonaerense, arremetieran contra las manifestantes refugiándose en la catedral marplatense.

Montagut es un provocador sistemático, con objetivos políticos concretos. En enero cuando se realizó el Tetazo frente al obelisco, una imagen se viralizó con la intención de desvirtuar los objetivos de dicha manifestación: un patrullero grafiteado. En varias de las imágenes se puede observar a una joven sobre el auto, realizando pintadas. Este militante nazi, se encargó de publicar en su facebook la identidad de la joven, como así tambien la amenazó diciéndole que “la iban a matar y violar”. Sus acciones misóginas se repiten en cada movilización feminista, y logra obtener la atención de los medios masivos pretendiendo opacar los reclamos y consignas que movilizaron a miles de mujeres que realizaron el pirmer paro nacional, al gobierno de Mauricio Macri.

Anoche, en medio de la confusión generalizada, mientras la policía arrojaba gases lacrimógenos y disparaba balas de goma al aire, la mayoría de los medios masivos comenzaban a transmitir casi en cadena los hechos anclando la cobertura en los incidentes. Una vez más, como había sucedido en Rosario y en Mar del Plata los medios no hablaban de la contundencia del paro y movilización en la Argentina y el resto del mundo, sino que reducían la exitosa jornada a una serie de incidentes aislados provocados, no sólo por grupos ultracatólicos sino también por el mismo personal policial que custodiaba el edificio de la Iglesia Católica Argentina. Asimismo vale remarcar que la cobertura de los medios masivos no informó sobre las detenciones arbitrarias a 20 mujeres que se encontraban en las inmediaciones de la Plaza de Mayo, mientras salían de cenar de una pizzería o esperando un colectivo o simplemente estaban desconcentrándose.

Todas las detenidas se encuentran en libertad, pero quedaron imputadas en causas judiciales, por los delitos de atentado y resistencia a la autoridad, daño y lesiones.

Finalmente, a pesar de las pretendidas intenciones de opacar la marcha histórica, no han podido acallar las voces de miles de mujeres que colmaron las calles de las principales ciudades del país.

Fuente http://www.anred.org/spip.php?article13713

Foto por Cosecha Roja

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.