Actor de reparto que no logra lucirse

Temas de debate. Qué es el G-20 y cuál es el papel que juega la Argentina en este espacio

En los últimos años se diluyó la estrategia de los emergentes para reformar la arquitectura financiera internacional, equilibrar el sistema multilateral de comercio o luchar contra las guaridas fiscales. Argentina apuesta a ser un “mediador confiable”.

Las viejas recetas*

El Grupo de los 20 (G-20) nació en 1999 como espacio informal de coordinación entre los ministros de finanzas para hacer frente a las recurrentes crisis financieras a las que nos acostumbró el capitalismo en las últimas décadas. Tras la crisis económica y financiera en 2008, el G-20 se presentó a sí mismo como el principal foro internacional para la cooperación económica, financiera y política e incorporó a varios de los países aliados de Estados Unidos, como Arabia Saudita, y a los países emergentes como China, Brasil e India. En el contexto de la crisis de los ámbitos multilaterales como la Organización Mundial de Comercio (OMC), el G-20 se convirtió en un foro “atrapa todo”: aborda no solamente temas financieros, sino también cuestiones correspondientes a la transición energética, el cambio climático, empleo y educación, salud, agricultura, temas de género, la economía digital, comercio e inversiones, corrupción y desarrollo.

Este año, con la realización de la cumbre en Argentina, el gobierno nacional sostiene que la llegada del G-20 pondrá “las necesidades de la gente en primer plano” y buscará un “consenso para un desarrollo equitativo y sostenible”. Sin embargo, trascendió la cifra de 200 millones de dólares como la suma que el país ha desembolsado para la organización de todas las reuniones de los grupos de afinidad de G-20 durante todo el año, de lo cual más de la mitad ha sido destinado a la compra de equipamiento para las fuerzas de seguridad. Se adquirieron aviones, helicópteros, radares, armas y otros dispositivos con el fin de reprimir “disturbios”. Todo este material quedará en la Argentina luego del G-20, al igual que las instalaciones para garantizar la ‘ciberseguridad’ a través del espionaje virtual. Sabemos también que va a haber más de 20.000 policías de todas las fuerzas de seguridad en la Capital Federal durante la cumbre de los líderes. Todo este despliegue de seguridad parece estar lejos del término “consenso” que pregona el gobierno.

Más allá de lo que pase en las calles, podemos aquí vaticinar con fundamentos que puertas adentro nada relevante va a suceder. Más allá de reuniones bilaterales que ocurran durante sus 2 días de reunión, el G-20 no va a llegar a ninguna decisión relevante para enfrentar el cambio climático ni las crisis financieras ni los desafíos del “trabajo del futuro”. La realidad es que el G-20 como foro político no tiene la capacidad de revertir el auge del capital financiero ni puede restituir a Estados Unidos como el núcleo de la acumulación global de capital, hoy ubicado en torno a China. Los mega-proyectos de infraestructura de la nueva “ruta de la seda” se convirtieron en la fuerza centrípeta para un capital global disponible que no logra una tasa de ganancia similar en ningún país de occidente. Alcanza mirar los millonarios negocios que hacen con ese proyecto empresas como la alemana Siemens o la norteamericana LG.

Y mientras tanto, el G-20 intenta enfrentar la turbulencia capitalista global a partir de recetar medidas de corte neoliberal que ya han probado ser inservibles para traer bienestar a los pueblos, y que, por el contrario, han aumentado la desconfianza de las sociedades sobre los supuestos beneficios de la democracia como régimen político. Entonces, el problema del G-20 no es ni Macri ni Temer, ni siquiera Trump: el problema del G-20 es intentar cocinar una torta diferente con los mismos ingredientes. En esta receta siguen siendo centrales el Fondo Monetario Internacional (FMI), las políticas de libre comercio, la protección incondicional de las inversiones extranjeras, las reformas estructurales demandadas por los sectores dominantes, entre otros. El único modo de revertir las políticas del G-20 es construyendo una subjetividad diferente que pueda disputar otro orden social, político, económico y cultural. Esto supone un programa radicalmente diferente a la existencia de este foro, que ponga en primer lugar el Otro Mundo Posible, urgente y necesario.

* Investigadora de Conicet/Unsam. Miembro de ATTAC Argentina y de la Confluencia Fuera G-20-FMI.

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/157971-actor-de-reparto-que-no-logra-lucirse

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.