Al ajuste lo paramos entre todxs o no lo para nadie // Agrupación Ni Calco ni Copia

¡Defendamos nuestro salario y la educación pública!

A la memoria de nuestro compañero Fernando Pita, cuya experiencia, sensibilidad y compañerismo prometemos tener siempre presentes para los duros tiempos por venir.

La desidia y falta de vergüenza mostradas por el Gobierno ante la comunidad educativa de Moreno y de todo el país, son el último eslabón de su política educativa. Un Gobierno que prioriza la educación privada y busca mercantilizar la educación pública, poniéndola en función de las necesidades del capital (que es lo que guía el Plan Maestro, la Secundaria del Futuro, la eliminación de los gabinetes psicopedagógicos, la UniCABA, etc, etc.).

Las muertes de la vice-rectora Sandra Calamano (48) y del auxiliar Rubén Rodríguez (45), a causa de la explosión de las instalaciones de gas en la escuela EP 49 de Moreno no fueron el resultado de una fatalidad. Son más bien el resultado de una auténtica “guerra de baja intensidad” declarada por las autoridades nacionales y provinciales contra la educación pública y la docencia en todos sus niveles.

Sus responsables directos son el Presidente Mauricio Macri, el Ministro de Educación Nacional Alejandro Finocchiaro  (sobre quien pesa una denuncia de violación) la gobernadora de la Provincia de Buenos Aires M. Eugenia Vidal y su ministro de Educación Sánchez Zinny.

En un contexto general de tarifazos en los servicios públicos, en la nafta, en el transporte; en el que el peso fue devaluado en un 40% en lo que va del año, resulta transparente que el gobierno ha decidido que sea la educación pública una de las principales variables para ajustar el gasto y reducir el déficit fiscal, tal cual lo acordado con el FMI.

Una brutal transferencia de ingresos, en la que los sectores concentrados, aliados estratégicos del gobierno (terratenientes exportadores, empresas energéticas, oligopolios constructores -beneficiados por la obra pública de un auténtico capitalismo de amigos –millonarios-) sacan aquel “se lleva todo” de la vieja perinola en detrimento de lxs postergadxs de siempre.

A esa “guerra de baja intensidad” le venimos respondiendo y apostamos a dar vuelta la tortilla más temprano que tarde. La enorme respuesta popular a la masacre de Moreno -responsabilidad de Vidal y Macri- dará un salto si logra frenar y empezar a revertir las deficiencias estructurales de las instalaciones educativas. La decisión de la docencia y auxiliares morenenses de conquistarlo se expresa en la determinación de cerrar toda escuela hasta tanto dejen de ser peligrosas para la salud de trabajadorxs y estudiantes. Decisión apoyada por familiares y por los sindicatos en este momento.

En las universidades nacionales podemos ganar

En el ámbito estrictamente universitario, en las tres reuniones paritarias realizadas escuchamos lo mismo: un 15%, en cuotas y sin cláusula de indexación. Hasta ahora solo hemos recibido un 5% “a cuenta de futuros aumentos” y no hemos escuchado ningún tipo de oferta adicional, con una inflación que ya superó el 15% en lo que va del año y una estimación anualizada del 30%.

Un recorte de 4000 millones de pesos al presupuesto universitario (un 23% del gasto previsto en infraestructura y servicios, afectados además por la inflación vigente), que sumado a la suspensión del envío de fondos para garantizar un funcionamiento elemental de las unidades académicas, se traduce en la imposibilidad de mantener la infraestructura y las prestaciones básicas de servicios ha forzado, por ejemplo a los rectores a romper su calma chicha y dejar caer alguna crítica solapada.

Una estructura universitaria cerrada como hace 100 años, en la cual una casta de jefes y jefas de cátedra concursados controlan todas las decisiones, sostenida en su interior bajo el principio de: cuanto más grande la unidad académica (en cuanto a tamaño y cantidad de estudiantes) mayor porcentaje de docentes ad honorem (Sí, leyó usted bien: docentes que pagan para trabajar).

Por todos estos motivos (y otros que sería más extenso enumerar pero que explicaremos en persona a nuestrxs estudiantes) es que a partir del 6 de agosto lxs docentes universitarios no iniciamos las clases -con cese total de actividades- por tiempo indeterminado.

Llamamos a todxs nuestrxs compañerxs a ser protagonistas activxs de esta modalidad de lucha; solo en nuestra fortaleza radica la posibilidad de quebrarle el brazo a intereses tan poderosos; llamamos a nuestrxs estudiantes a acompañarnos en la medida y a participar junto con nosotrxs en todas las actividades públicas; llamamos a la sociedad a solidarizarse con la causa.

Sepamos ser generadores de empatía para con nuestro reclamo.

Transformemos la bronca y el dolor en aliento de largo plazo para resistir el embate.

Vamos por 30% de aumento salarial ya. Por salario para los ad honorem. Por aumento presupuestario. Por vigencia plena del Convenio Colectivo de Trabajo.

VAMOS AL PARO POR TIEMPO INDETERMINADO

LA UNIVERSIDAD PÚBLICA SE CONSTRUYE ENTRE TODXS 

 

Ni Calco Ni Copia – Agrupación Docente de Base del CBC

Agosto de 2018

Correo: nicalconicopia.cbc@gmail.com

Facebook: www.facebook.com/agrupaciondocentedebaseNiCalcoNiCopia

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.