“Belén nunca tuvo que estar presa”

Expresó Luciana Gramaglio, una de sus abogadas defensoras, durante el programa de radio Enredando las Mañanas. Reproducimos la nota gráfica que hemos compartido desde la página web de la Red Nacional de Medios Alternativos.

Era una noticia ansiosamente esperada y anticipada por todo el movimiento feminista y de mujeres. La Corte Suprema de Justicia de Tucumán absolvió el lunes (27/3) a Belén, la joven que estuvo presa entre marzo de 2014 y agosto de 2016 con una condena a ocho años de prisión por “homicidio agravado por el vínculo”, por un supuesto aborto. Luciana Gramaglio no dudó en afirmar que la lucha por la libertad de Belén “es de todas las mujeres, de todas las mujeres del país y podemos decir que ha traspasado fronteras, así que de todo el mundo”.

Sin embargo, aunque la trascendencia escapa a lo local, claro está que en Tucumán ha tenido especial repercusión. “Aquí la verdad es que está todo bastante movilizado, es un gran triunfo para todo el movimiento de mujeres y un gran paso para seguir luchando por los derechos de las mujeres”, manifestó Luciana.
Asimismo agregó: “Hoy conseguimos que Belén sea declarada inocente, es la bandera que levantamos desde que conocimos el caso en todo el país. La Corte Suprema de Justicia dio la razón. Belén es inocente, Belén nunca tuvo que estar presa, nunca tuvo que estar condenada por un aborto espontáneo que sufrió. Fue toda una criminalización de un sistema de salud, de un sistema policial y de un sistema judicial sin perspectiva de género”.
Al respecto, la letrada destacó que el caso estuvo completamente viciado desde un principio: “Tenía una condena moral establecida desde que ella puso un pie en el hospital. Los médicos los policías que intervinieron en el primer momento, constantemente la estuvieron criminalizando, violentando, violando sus derechos, de ahí pasamos a un sistema judicial que no hizo menos, hizo más. O sea, siguió vulnerándola en sus derechos, en su defensa”.

La lucha por la libertad de Belén y el derecho al aborto

La bandera de la libertad de Belén se convirtió también en la posibilidad de volver a instalar con fuerza el derecho al aborto y de evidenciar la manera en la que todas las instituciones están atravesadas por presupuestos y normas profundamente machistas y patriarcales.
En su caso, el entramado institucional se extendió a todos los ámbitos. En el judicial, según explicó Gramaglia, la Sala 3° de la Cámara Penal de Tucumán pretendió enviar un claro mensaje y es que “las mujeres tienen por imposición ser madres y, si no lo son, o van a la cárcel o mueren”.
En este sentido consideró: “la criminalización o la penalización del aborto como está planteado hoy en Argentina causa esto, causa que haya una mujer presa por un aborto espontáneo, o que se mueran mujeres por miedo a asistir a la asistencia pública porque se las denuncia”.
Por eso la importancia de este fallo que “es realmente un precedente para seguir luchando y poder adquirir el derecho al aborto. Hoy en día no podemos negar que por más que esté penalizado hay cerca de 522 mil mujeres que se hacen abortos anualmente de manera clandestina e insegura”.

Derecho a la confidencialidad

La abogada destacó uno de los pasajes centrales del fallo que se conoció esta semana, expuesto por el vocal preopinante Dr. Posse, con relación a la violación del secreto profesional y que es según Gramaglia como comúnmente se dan las causas que llegan con aborto a los hospitales.
“Los médicos suelen denunciar a las pacientes sea que hayan venido con aborto espontáneo o provocado. Las denuncian para que sea la justicia la que luego las condene. Esa violación que hacen los médicos de un derecho a la confidencialidad que tenemos todas las pacientes, es un delito. Entonces hoy el fallo sienta bases al decir que los médicos no te pueden denunciar, que vos tenés un trato  atravesado por los derechos humanos cuando asistís a una asistencia pública”, afirmó la defensora.

Un nuevo comienzo

Es inevitable pensar en las marcas que más de dos años de injusto encierro dejarán en el cuerpo y en la vida de Belén. Sin embargo, cuando le preguntamos a Luciana acerca de su estado de ánimo, no dudó en afirmar que Belén, hoy, está feliz. “La absolución nos la esperábamos, pero no para ayer, pero se dio y está muy contenta, muy feliz, acompañada de su familia. Está muy fuerte y sobre todo agradece de corazón a todas aquellas personas que han luchado por ella y que han creído en ella”.
Hoy el movimiento feminista y de mujeres está de festejo. Está disfrutando una conquista, un logro colectivo y la alegría de saber a Belén absuelta. Pero esa alegría conlleva también el compromiso y la responsabilidad de seguir exigiendo la libertad de muchas otras aún en las cárceles de esta justicia patriarcal, como Higui en provincia de Buenos Aires o Dayana Gorosito en Córdoba.

Fuente  http://www.rnma.org.ar/fr/

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.