China: La Asociación Marxista de la Universidad de Pekín y la represión contra los activistas estudiantiles

Los comedores de la Universidad de Pekín (Beida) ofrecen platos de muchas tradiciones culinarias de China: fideos vegetales condimentados con chile y pimienta de Sichuan, carpa entera estofado en salsa de soja, alas de pollo frito, empanadillas cocidas de cerdo, sopa agridulce, bollos calientes al vapor, panqueques calientes a la plancha, calabaza amarga revuelta con huevo, tiras de patata salteadas en vinagre de arroz, col roja fría, fruta del dragón, sandía, fresas, leche de soja, polos de té verde con frijol rojo. Es difícil gastar más para comer que unos 3 euros. No siempre hay sitio, pero siempre hay una enorme olla de sopa gratis al lado de los palillos.

Al salir, una mujer con cara seca vacía su tazón en un contenedor de basura. Está ahí cuando llegas. Y mucho después de que te hayas ido. De acuerdo con un informe publicado por la Asociación Marxista de la Universidad de Pekín, el personal de la cantina trabaja hasta 14 horas al día, seis días a la semana, con un día de descanso convertido en dos medios días. De acuerdo con el informe, no se les paga todas las horas que trabajan, y, al menos en tres comedores, la mayoría de los trabajadores no tienen seguridad social (es responsabilidad del empleador asegurar que todos los trabajadores están cubiertos). La mayoría de ellos provienen de las provincias circundantes y se han trasladado a Pekín en busca de trabajo. Viven en dormitorios colectivos subterráneos.

El informe, que analiza los salarios y las condiciones de vida de los trabajadores en toda la universidad, todavía se puede leer en el WeChat (el más popular de los medios sociales en China continental) público de la Asociación Marxista de Beida. Pero la carta publicada por el portavoz de la Asociación el 20 de septiembre, después de no haber conseguido un asesor académico dispuestos a apoyar su matrícula para el nuevo semestre, ya no está disponible. La carta cita el informe como un ejemplo de la contribución de la Asociación Marxista a la vida en el campus, y se refiere a su apoyo activo a los derechos de los trabajadores del mismo.Además del personal de los comedores, los marxistas de Beida han apoyado a los trabajadores de la construcción que llevaron a cabo una protesta en 2015 para exigir salarios no pagados. Pero, como señalan, no es sólo el personal de la universidad el que tiene que hacer frente a unas condiciones de trabajo injustas: “Si la situación es así incluso dentro de las paredes de una universidad, ¡que despiadado debe ser el mundo exterior cuando se quita su máscara de compasión y armonía!”

Un grupo de cincuenta estudiantes activistas marxistas fueron detenidos en agosto después de manifestarse en apoyo de los trabajadores migrantes de la fábrica Jasic Technology en Shenzhen, donde había habido protestas cuando varios trabajadores fueron detenidos y golpeados después de una campaña para crear un sindicato independiente de la Federación de Sindicatos de China, estrechamente vinculada al Partido Comunista y a la que deben estar afiliados todos los sindicatos. Los empleados se quejaron de malas condiciones de trabajo y de los bajos salarios, que no siempre se pagan en su totalidad; también dijeron que la compañía no había pagado la contribución adecuada a la seguridad social. Entre los detenidos hay estudiantes y recién licenciados de Beida, la Universidad de Nanjing y la Universidad del Pueblo de Pekín (Renminda). El 1 de noviembre, dos estudiantes de la Universidad de Nanjing fueron agredidos por policías de paisano que reprimían una manifestación de más de un centenar de estudiantes que protestaban contra la negativa de su universidad a reconocer su Asociación Marxista. (La intimidación a los estudiantes llevó a la Universidad de Cornell a poner fin a su relación con Renminda al final de octubre.) La Asociación Marxista de Beida al final consiguió el registro para el nuevo semestre, pero cuando los estudiantes formaron un grupo para investigar la desaparición de 22 activistas estudiantiles de cinco ciudades durante un fin de semana a mediados de noviembre, fueron convocados a una reunión con sus padres y se les dijo que no debían continuar con el asunto. Unos amigos me dicen que ha habido una diferencia apreciable en la atmósfera en el campus desde entonces, y ha aumentado la presencia de la seguridad.

La represión de los trabajadores emigrantes y de sus aliados estudiantes no es sorprendente. El Boletín Laboral de China, una organización de derechos laborales con sede en Hong Kong, ha recopilado casi tres mil casos de acción colectiva de los trabajadores en China desde enero de 2017. Si llegaran a confluir en un movimiento, las consecuencias serían enormes. Según la Oficina Nacional de Estadísticas china, aproximadamente 287 millones de migrantes rurales vivían y trabajaban en las ciudades chinas en 2017. El rápido crecimiento económico del país desde la década de 1980 ha dependido en gran medida de su trabajo. Sin embargo, han recibido escasa recompensa. Los migrantes rurales tienen un acceso limitado a los recursos públicos en las ciudades, ya que su registro de residencia (hukou) los ata al lugar de nacimiento de sus padres o el propio. Sus hijos no pueden acceder fácilmente a la educación pública en las ciudades y con frecuencia terminan en escuelas privadas hacinadas y no reguladas. Los migrantes están excluidos de la vivienda pública y no pueden pagar los altos alquileres privados, con el resultado de que muchos de ellos terminan en un alojamiento de calidad inferior (y, a veces subterráneo) proporcionado por su empleador. Una vez trabajé en una escuela de inglés en el que cinco profesores ayudantes dormían en una habitación que al comienzo pensé que era un armario. Otros viven en las afueras de las ciudades en estructuras inseguras de las que son desalojadas periódicamente por escuadrones de demolición; en 2017 se produjo un incendio en un asentamiento de migrantes en Pekín, matando a 19 personas.

El gobierno es muy consciente de la insatisfacción de los trabajadores migrantes y ha puesto en marcha una serie de reformas en el sistema de hukou en los últimos 15 años. En 2003 se puso fin a su política de detención y repatriación de los trabajadores migrantes a su lugar original de residencia después de una protesta pública por la muerte de Sun Zhigang, de 27 años de edad, que fue muerto por la policía en Guangzhou después de no poder enseñar los documentos correctos. Desde 2014, el gobierno ha hecho que sea mucho más fácil obtener un hukou en una ciudad pequeña o mediana. El Ministerio de Recursos Humanos y Seguridad Social informó que el número de trabajadores migratorios con seguro médico básico a finales de 2017 era de 62 millones, un aumento de casi el 24,6 por ciento desde 2012. A pesar de ello, la proporción de los trabajadores migrantes con cobertura médica básica sigue siendo menor del 22 por ciento (el gobierno no proporciona estas estadísticas). Aunque puede ser más fácil conseguir un hukou urbano que antes, por lo general sólo sirve para las zonas urbanas de la provincia en la que ya se vive. Recientemente se han establecido cuotas de población para Pekín y Shanghai (23 y 25 millones, respectivamente), lo que resultará en demoliciones a gran escala de viviendas de migrante. Para obtener un hukou urbano, se requiere renunciar a sus derechos sobre las tierras rurales, dejando más tierra disponible para la venta a empresas privadas, lo que fractura más aún la lucha de las comunidades rurales.

El Partido Comunista de China siempre ha tenido una narrativa de progreso. Las estadísticas que pone de relieve con mayor frecuencia es el número de personas que salen de la pobreza. Su logro no es insignificante: el número de personas que viven en la pobreza extrema se redujo de 66,6 por ciento en 1990 al 0,7 por ciento en 2015, según el Banco Mundial. Pero sacar a la gente de la pobreza para trabajar horas inhumanas por salarios de subsistencia, sin seguridad social, al servicio de los beneficios empresariales, no parece ser la misión de una organización marxista revolucionaria. Y no se trata sólo de estudiantes y trabajadores disconformes con esta situación, sino de intelectuales y miembros del partido también.

Entre los que protestaban en Shenzhen en agosto había maoístas del foro de internet “Utopía”, todos ellos miembros del PCCh y cuadros retirados. “Utopía” es una plataforma para la nueva izquierda en China, que surgió tras los acontecimientos de 1989, que acabaron con las esperanzas de reforma en una orientación democrática liberal. La nueva izquierda es inequívocamente anticapitalista y ambivalentemente pro-Mao. La página web “Utopía” recomienda artículos de intelectuales chinos de la Nueva Izquierda, y  publica sus propios contenidos. En su página de inicio, en mi última visita, había enlaces a artículos de académicos de la Universidad del Pueblo, la Universidad del Suroeste de Hacienda y Economía, la Universidad Normal de Tianjin, la Universidad de Ciencias Forestales del Noreste y la Universidad de Beihang. Existe el potencial de una alianza muy amplia de trabajadores, estudiantes, intelectuales y miembros del partido desilusionados. Esto, junto con los efectos desestabilizadores de un movimiento generalizado de los trabajadores migrantes, es suficiente para poner nervioso al PCCh. Este ha reaccionado exactamente de la manera que uno esperaría – con contundente fuerza- pero sospecho que tiene un miedo particular a una resistencia marxista abierta. Hay carteles proclamando el compromiso del país con los valores socialistas por todas partes; se ha conmemorado el bicentenario de Marx el año pasado y el propio presidente Xi Jinping ha dicho que “¡las teorías de Marx todavía brillan con la luz deslumbrante de la verdad!”. Las críticas marxistas son desestabilizadoras porque apuntan a las desigualdades de la sociedad china, al tiempo que permanecen dentro del marco ideológico del estado.

Los estudiantes saben exactamente lo que están haciendo. En un manifiesto publicado en WeChat el 9 de diciembre, y rápidamente eliminado por los censores, la Asociación Marxista de Beida afirma que los burócratas universitarios “no son compañeros en nuestro viaje para estudiar el marxismo-leninismo y servir a las masas”. (El presidente de la universidad es designado por el Comité Central del PCCh). La carta del 20 de septiembre menciona tanto el bicentenario de Marx como la larga historia de activismo marxista en la Universidad de Pekín (muchos de los miembros fundadores del PCCh trabajaron en la Universidad, incluyendo Mao, que fue ayudante de bibliotecario allí). Su informe sobre las condiciones de vida y de trabajo del personal de la universidad sigue la sugerencia de Mao de que “el conocimiento de cualquier tipo es inseparable de la experiencia directa” cuando afirma que “sólo a través de la práctica se puede producir un conocimiento genuino”. El informe pone de manifiesto en repetidas ocasiones cómo las condiciones de los trabajadores no cumplen con los estándares exigidos por la legislación laboral vigente. No debería ser nada revolucionario lo que están diciendo. Y, sin embargo, lo es.

Fuente: http://www.sinpermiso.info/textos/china-la-asociacion-marxista-de-la-universidad-de-pekin-y-la-represion-contra-los-activistas

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.