Chubut. Crisis o megaminería, una extorsión de Estado

Hace unos días, el reconocido militante ambiental y referente del Movimiento Antinuclerar del Chubut (MACH) Pablo Lada escribió en su muro de Facebook:

“La sospecha que teníamos toma cuerpo. Esta crisis está potenciada para que aceptemos la megaminería. Marcos Peña ya lo dice casi abiertamente: “abran la minería y los ayudamos”

Da mucha impotencia y asco que puedan ser tan perversos.”

Se refería a la presentación del Jefe de Gabinete nacional ante el Senado de la Nación.

Allí, Marcos Peña Braun dijo: “Hay proyectos claramente beneficiosos a nuestro entender y compatibles con el medio ambiente en el desarrollo minero de las provincias patagónicas, que además, deberían ser puestas en la mesa, porque nos cuesta entender que en provincias con desarrollo petrolero, un proyecto minero sea imposible de realizar. Nos parece contradictorio”. (Diario El Chubut, 30/06/2018)

Respodía así a una pregunta del Senador chubutense Alfredo Luenzo. Este le había preguntado sobre qué plan tenía el Gobierno nacional para abordar la crítica situación de la Provincia.

El diario recalcaba en los titulos que el funcionario “sugirió que Chubut ponga la discusión arriba de la mesa”.

Pero ¿por qué siente “impotencia y asco” el activista medioambiental? Es porque las expresiones del bisnieto del terrateniente y fundador del supermercado patagónico La Anónima ponen en palabras lo que desde hace meses viene rechazando el amplio movimiento social que afronta la lucha contra la política de ajuste del Gobierno de Mariano Arcioni.

Esta crisis, se afirma en innumerables reuniones, está diseñada y su aplicación persigue el objetivo de forzar la aceptación del extractivismo megaminero por parte de los habitantes del Chubut.

En las consignas de la Mesa de Unidad Sindical al comenzar las medidas de fuerza que hoy han llegado al tiempo indeterminado, ya se leía:

– APERTURA DE PARITARIAS LIBRES Y SIN TECHO

– NO AL PAGO ESCALONADO

– CESE DEL ATAQUE CONTRA LAS ORGANIZACIONES SINDICALES

– NO A LA MEGAMINERÍA

– NO AL ACUERDO CON EL FMI

Desde el comienzo de las movilizaciones, las reivindicaciones por mejoras en los sectores de educación, salud y demás organismos del Estado, se vincularon al rechazo de lo que la gran mayoría de lxs trabajadorxs consideran el motivo de fondo: la apertura de la explotación de los codiciados “recursos naturales” de la Provincia.

En mayo, la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) Regional Noroeste del Chubut, difundió un comunicado en el que, además de apoyar la lucha de lxs estatales, lo expresaba claramente:

“Que la negativa del Gobierno de la provincia del Chubut a resolver las graves situaciones en que se encuentran los servicios básicos que el Estado debe garantizar, responde a la intención de ahogar a los trabajadores y a la población para que terminemos aceptando proyectos que atentan contra la vida, como, por ejemplo, la MEGAMINERIA.”

Impulsar la violación de la ley provincial

La actividad minera a cielo abierto con uso de sustancias tóxicas (megaminería) está prohibida por Ley en el Chubut. Por ello es doblemente grave la sugerencia del Jefe de Gabinete.

Pero la estategia de ahogar la economía de lxs trabajadorxs del Estado y doblegar su rechazo a esa actividad, tiene su correlato en apañar los intentos de siete Intendentes de la zona central del territorio: la Meseta.

El propio Pablo Lada se remite a una nota del sitio del No a la Mina y reflexiona: “El gobierno nacional despliega la misma estrategia que usó en Río Negro (Sierra Grande) con la central nuclear. Intendentes títeres que responden a los intereses de la minera actúan como si fueran el gobernador de Chubut, gestando reuniones hasta con el presidente de la nación.

Y cada minuto que pasa se hace más creíble la inquietante hipótesis de que estarían dispuestos a prender fuego la provincia con tal de habilitar la megaminería.”

La nota de referencia es contundente:

“Los siete jefes comunales de la Meseta vuelven a la carga con la zonificación en nuestra provincia. No solo no tomaron en cuenta las más de veinte mil firmas rechazando este proyecto y los quince años de marchas en contra de la minería, sino que quieren retomar acciones conjuntas con el ministro de Energía de la Nación, Javier Iguacel, para habilitar la minería y gestionar una reunión con el presidente Mauricio Macri. Siete personas, contra decenas de miles, nos someten a todos los chubutenses a la contaminación de más del 60% del territorio. Además, gestionan más regalías a costa de la destrucción del único río que recorre la Meseta y las posibilidades de actividades verdaderamente productivas en el futuro.” (No a la Mina.org. 27/6/18)

 

 

Ya circula en las redes un comunicado de repudio a los siete funcionarios firmado por LA VOZ DE LOS PIBES:

“Hacemos de público conocimiento nuestro inquebrantable REPUDIO a los intendentes y jefes comunales de la meseta quienes buscan de manera casi impune al igual que los grandes medios hegémonicos en conjunto con el gobierno nacional y provincial implantar la megamineria en la Patagonia.

-Mario Pichiñán, intendente de Paso de Indios

-Víctor Candia, intendente de Paso del Sapo

-Marcelo Aranda, jefe de la Comuna Rural de Gastre

-Omar Ancamil, jefe comunal de Lagunita Salada

– Ricardo Sepúlveda de Gan Gan

– Leonardo Bowmann de Telsen

– Nilda Tolosa, de Las Plumas.

CHUBUT Y LA PATAGONIA YA DIJO ¡ NO A LA MEGAMINERIA! ¡NO A LA ZOONIFICACIÓN! ¡VENCEREMOS TRES VECES!”

La lucha continúa

Esta semana el conflicto social y político en el Chubut tendrá otro punto de inflexión.

El Gobierno de Arcioni anunció que daba por terminada la paritaria con el sector docente y que le daría un aumento por Decreto.

Esto sería ilegal según el propio ordenamiento jurídico de la Provincia y fue rechazado por lxs trabajadorxs. Las medidas de fuerza continuarán.

Además se realiza un paro nacional docente en repudio a la represión del martes 26 de junio en Rawson y en apoyo a la lucha provincial.

Mientras tanto, la firmeza del rechazo a aceptar ser una provincia minera, recorre la conciencia de miles de chubutenses en lucha.

 

 

Contexto del “NO a la MINA”

 

 

La conciencia de la que hablamos es la que expresan los docentes y directivos de la Escuela para Jóvenes y Adultos, modalidad Escuela en Contextos de Encierro (EPJA-ECE) 7714. Esta institución funciona en la Unidad Penal 14 de Esquel y en un comunicado dice con claridad lo que constituye el motivo central de esta nota: “esta CRISIS DE DISEÑO en la que se está sumergiendo a toda la población es producto de la ingeniería social que el GOBIERNO NACIONAL aplica a la Provincia del Chubut con el único fin de imponer la Megaminería en el territorio”

 

Esa conciencia se plasma también en los innumerables carteles y banderas en rechazo a la megaminería que se ven en las manifestaciones y marchas.

La actitud tiene un fundamento: la memoria – por ejemplo – de las luchas contra el “repositorio nuclear” en los años ’80 del siglo pasado; el plebicito en la ciudad Esquel en marzo de 2003, que sumó un 81 por ciento por el NO a un proyecto minero; la campaña por la Iniciativa Popular que impulsó una Ley para prohibir la megaminería en 2014, avalada por más de 13.000 firmas.

Hay que mencionar la incansable lucha y la creación de la conciencia ambiental en la sociedad por parte de las Asambleas que se nuclean en la Unión de Asambleas Ciudadanas (UAC).

También la histórica lucha del pueblo originario mapuche-tehuelche, tal como lo refiere la Asamblea de Vecinos Autoconvocados por el NO A LA MINA de Trevelin en un comunicado del día 19 de junio en apoyo al Lonko Facundo Jones Huala.

En él expresan “acompañamos y brindamos nuestro reconocimiento a los Pueblos Originarios, principal bastión de resistencia en el territorio frente al pretendido avance de las políticas extractivas impulsadas desde los gobiernos, tanto nacional como provincial.

Este colectivo social destaca y rememora que el primer mojón en la lucha contra la megaminería en Chubut comenzó en 2001, cuando la comunidad mapuche Huisca Antieco frenó el avance del modelo extractivo al impedir la búsqueda y explotación de minerales preciosos sobre el territorio que ocupan en la cordillera.”

Es pública la postura de las Comunidades originarias y sus referenes con respecto al extractivismo y la defensa del territorio.

Son sólo ejemplos, a modo de rápido panorama, de una histórica lucha social y ambiental.

Y está el argumento de la Ley vigente, por supuesto: la 5001/03, que en su artículo primero dice: “Prohíbese la actividad minera metalífera en el ámbito de la Provincia del Chubut, a partir de la sanción de la presente Ley, en la modalidad a cielo abierto y la utilización de cianuro en los procesos de producción minera.”

Así las cosas, todavía es posible decir, desde la impotencia y el asco que expresa Pablo Lada, un claro y común pensamiento: “no se olviden que hay un pueblo con 16 años de historia. La 5001 no se toca. No pasarán”

FUENTE: LA CHAMIZA

 

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.