Del “Votaremos” al “Hemos votado”

Rajoy sigue soñando que no hubo referéndum. Puigdemont trasladará los resultados al Parlament para que actúe según la ley acordada. El líder del PSOE estatal sigue con sus malabarismos, pide diálogo y acusa al Govern de protagonizar una “huida hacia adelante”. El otro malabarista, Iglesias, insiste en una moción de censura a Rajoy.

 El 1 de octubre ha sido una jornada de votaciones en Catalunya, por encima de cualquier otra circunstancia. Así lo han querido sus habitantes. Votaciones en todas las ciudades y pueblos del país, en un referéndum marcado en su convocatoria y desarrollo por la abierta hostilidad del gobierno del PP, la intervención subordinada de la Fiscalía, las decisiones de los tribunales y, sobre todo, por la violencia de los represores nacionales, que dejaron más de 840 heridos.

Las detenciones de responsables de la Generalitat, los ataques contra sistemas informáticos, los bloqueos de servidores, las requisas de material de fomento de la participación, de papeletas, documentación censal, el cierre de cerca de 140 páginas web, junto a multas millonarias, sanciones y palabras amenazantes de miembros del gobierno central, parecía en algún momento que podían hacer imposible la consulta, pero el consenso social, la determinación del Govern y un esfuerzo organizativo enorme e inteligente han convertido en realidad el deseado referéndum.

Rajoy y su gobierno utilizaron a fondo todos los resortes a su alcance del aparato de Estado, administrativos, económicos y policiales, para intentar impedir el referéndum, pero no han podido evitar que más de 2,2 millones de ciudadanos de Catalunya votaran. Quedan por contabilizar los sufragios correspondientes a las personas que se han encontrado con sus colegios cerrados o cuyo voto ha sido sustraído por la policia española.

La mayoría independentista se dispone emprender el camino hacia la proclamación de la República Catalana, pero a nadie se le escapa la necesidad del reconocimiento internacional. La celebración de la consulta y la espectacular represión han puesto a Catalunya bajo observación de todo el mundo. El gobierno de la Generalitat, por boca de Oriol Junqueras, ha dejado clara su voluntad de conseguir que lo ocurrido este domingo marque “un punto y aparte en las relaciones de Catalunya con el resto de Europa”.

Contabilidad

Un total de 2.262.424 de papeletas se han podido contabilizar en el referéndum independentista convocado por el Govern, según ha anunciado el portavoz del ejecutivo catalán, Jordi Turull, en una rueda de prensa celebrada pasadas las doce de la madrugada del 2 de octubre. De éstas, el 90% (2.020.144) han sido votos favorables a la independencia de Catalunya, mientras que un 7,8% (176.000 votos) han sido del no a la separación. 45.585 votos han sido en blanco y 20.129 se han declarado nulos. En el momento que se han dado los resultados, el conseller ha añadido que faltaban todavía por contar unos 15.000 votos.

Turull ha subrayado que solo se han podido contabilizar este número de papeletas porque se han pronunciado cierres de colegios y puntos de votación o, en algunos casos, se han incautado urnas y, por lo tanto, votos. El Govern ha calculado pues que un total de 770.000 votos de ciudadanos catalanes se han perdido por esta causa. “Se han precintado 400 colegios y muchos votos han sido directamente robados”, ha subrayado.

Previamente, el Govern ya había asegurado que la movilización de esta atípica jornada se había acercado a los 3 millones de personas. Citando a expertos, el portavoz ha dicho que en condiciones normales, “fácilmente se podía haber llegado al 55% de participación”.

Rajoy se planta y Puigdemont mantiene el pulso

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha calificado de impresionantes los resultados del referéndum de independencia y ha reclamado su “legitimidad”. Asegura que Catalunya se ha “ganado el derecho a ser un Estado”. Según el artículo 4.4 de la ley del referéndum, si el ‘sí’ a la independencia sale vencedor, el Parlament, “dentro de los dos días siguientes a la proclamación de los resultados por parte de la Sindicatura Electoral, celebrará una sesión ordinaria para efectuar la declaración formal de la independencia de Catalunya”.

Aún sin despertarse. “Hoy no ha habido un referéndum de autodeterminación en Catalunya”, ha afirmado el presidente del Gobierno estatal en su comparecencia de las 20.30 horas, al mismo tiempo que en decenas de colegios de Catalunya tenía lugar el recuento oficial de votos de una consulta que ha estado marcada por la actuación de las fuerzas de seguridad del Estado, con más 700 heridos. Heridos y contusionados a los que Rajoy no ha hecho referencia.

En el otro lado del cuadrilátero, el president de la Generalitat, Carles Puigdemont, transmitía que en los próximos días trasladará al Parlament los resultados del referéndum para que actúe según la ley del Referéndum -aprobada por el Parlament y suspendida por el Tribunal Constitucional- que contempla la Declaración Unilateral de Independencia (DUI). “Nos hemos ganado el derecho a tener un Estado independiente que se constituya en forma de república”, afirmaba categórico en una intervención en la que ha mirado ha mirado a la UE y ha tildado la crisis como “un tema de interés europeo”.

“Estrategia contra la convivencia”

El presidente del Gobierno español no ha cambiado ni una coma el discurso que venía manteniendo en lo últimos días frente al 1 de octubre, a pesar de la masiva movilización vivida en las calles catalanas el día de hoy y de la respuesta ciudadana, que se ha volcado con la defensa de los colegios electorales. Unas 2.000 personas en la plaza de Catalunya despedían el discurso con abucheos, según informaba Pablo Elorduy desde la plaza barcelonesa, mientras en decenas de ciudades se realizaban concentraciones contra la represión en Catalunya y en favor del derecho a decidir.

“Hoy no hemos asistido a una suerte de consulta, sino a una mera escenificación, un episodio más de una estrategia contra la convivencia democrática y la legalidad”, ha planteado Rajoy, quien ha acusado a la Generalitat de “vulnerar los derechos más fundamentales” y traspasar “los límites del más elemental decoro democrático”.

El presidente acusa además al Govern como responsable de la crisis, afirmado que “son única y exclusivamente quienes han promovida la violación de la legalidad y la ruptura de la convivencia los culpables”. Asimismo, ha seguido con la teoría de la “mayoría silenciosa”, asegurando que “la gran mayoría de los catalanes ha ignorado la convocatoria”.

Comparecencia en el Congreso

Respecto a los próximos movimientos del Ejecutivo español, Rajoy ha asegurado: “Lo digo con toda claridad, no voy a cerrar ninguna puerta, nunca lo he hecho, Siempre he ofrecido diálogo honesto y sincero, pero siempre dentro de la ley y en el marco de la democracia”.

Por último, ha pedido al Govern que “renuncie a dar nuevos pasos en un camino que, como ha quedado hoy de manifiesto, no conduce a ninguna parte” y ha instado a comenzar el restablecimiento de la normalidad institucional mañana mismo. Para ello ha asegurado que pedirá su comparecencia en el Congreso y convocará “a todas las fuerzas con representación parlamentaria para reflexionar juntos sobre un futuro que tenemos que afrontar juntos”.

Puigdemont prosigue la desconexión

Pasadas las 22.30h, el president de la Generalitat, Carles Puigdemont, comparecía ante los medios: “Hoy hemos ganado muchos referéndums”, ha dicho, tras felicitar a todas las personas que han querido participar en la convocatoria del 1 de octubre.

Puigdemont ha mirado a Europa en su intervención, en la que ha acusado al Estado español de haber escrito “una página vergonzosa en la historia de su relación con Catalunya; hoy hemos dicho que se ha acabado”.

El president ha pedido el apoyo de Europa: “Estamos abiertos a las propuestas de diálogo y a las ofertas de mediación; en este camino he de hacer una petición directa a Europa, los catalanes nos hemos ganado el derecho a ser respetados en Europa, que no puede mirar a otro lado ya”.

El PSOE, dentro del bloque constitucional

Pedro Sánchez, por su parte, ha asegurado que la consulta “pervierte el concepto de democracia y consagra una huida hacia adelante del gobierno de la Generalitat”. El líder del PSOE, que no se ha pronunciado en toda la jornada, ha comparecido inmediatamente después que Rajoy y ha pedido que se busque una solución política y dialogada a la crisis.

El socialista, para el que la consulta no ha sido inexistente, como mantiene el Gobierno (“no ha habido referéndum” ha sido la consigna de Sáenz de Santamaría y Rajoy), ha aprovechado su comparecencia para posicionarse junto a la versión de Rajoy: “El respaldo del PSOE a la integridad territorial de nuestro país que hoy están en riesgo”. También, como Rajoy, ha culpado a los promotores del procès de amenazar la convivencia.

Sánchez ha acusado además al Gobierno de “haber cerrado las puertas a la política para resolver la crisis catalana en las instituciones del Estado” y ha asegurado que la respuesta debe ser un “proyecto de regeneración política nacional”, una regeneración que parece imposible plantear a la sociedad catalana tras la actuación de hoy.

Iglesias se pone patriota

Por su parte, el líder de Unidos Podemos, Pablo Iglesias, también ha comparecido esta tarde para hablar del referéndum catalán: “Buenas tardes; como demócrata y como español, quiero que mis primeras palabras sean un abrazo a los heridos”, comenzaba.

Ya en Twitter, Iglesias había hecho gala de patriotismo: “Catalanas, catalanes, no os ataca España. Os ataca un gobierno de corruptos y antipatriotas”, decía en la red social –e insistía luego en su comparecencia–, cuyo perfil se ha mantenido activo a lo largo de toda la jornada.

Iglesias ha asegurado que “hoy el Partido Popular ha hecho un daño irreparable no solamente a Catalunya, ha hecho un daño irreparable a España”, afirmando que el Gobierno “nada en corrupción y se ha atrincherado en la represión y en el forzamiento de la ley, un Gobierno que está fuera de la ley”.

“La democracia no se defiende a palos”, ha apuntado Iglesias antes de volver a insistir en la moción de censura: “Para buscar una solución dialogada en necesario mandar al PP y a Ciudadanos a la oposición, por eso las fuerzas políticas tenemos que unirnos y negociar una solución dialogada”.

Rivera: “Lo de hoy ha sido una coartada”

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, aseguraba poco después del cierre de los colegios electorales que el 1-O “ha sido una coartada” para conseguir “declarar unilateralmente la independencia”.

Rivera, que no se ha pronunciado sobre la actuación policial, ha pedido elecciones para elegir un nuevo Parlament que negocie “un referéndum pactado y con garantías”.

 

fuente: https://www.lahaine.org/

 

 

 

 

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.