Delegado de la Línea 60: “El gobierno es cómplice del asesinato de mi compañero”

El día martes 13-9 por la tarde – noche charlamos con el delegado Miguel Alvarez de la Línea 60 de colectivos de Buenos Aires. Los trabajadores que sufrieron la muerte de un compañero que se encontraba reparando un colectivo en la terminal del barrio de Barracas han decidido por medio de una asamblea paralizar el servicio hasta que la empresa y el gobierno le garanticen las condiciones mínimas de seguridad.

Miguel afirma que este hecho fatídico se podría haber evitado, “nosotros venimos denunciando que no están dadas las condiciones de seguridad en los puestos de trabajo desde hace rato, venimos haciendo las denuncias en todos los organismos del Estado, tanto en la gestión actual como en la anterior, por eso decimos que el gobierno es cómplice del asesinato de mi compañero.

El día viernes 9-9 por la mañana un colectivo que estaba montado sobre un elevador se cayó por la rampla arrastrando a David

Ramallo de 35 años que estaba trabajando por debajo en una camilla, “el colectivo que estaba montado arriba del elevador, pasa por la traba que tenía y al agarrar el envión de la rampa hace un recorrido de 30 metros arrastrando a mi compañero, este queda enredado en el tren delantero y la rueda delantera lo termina pasando por encima y queda atrapado debajo del colectivo” nos describe el delegado. El electricista Ramallo, padre de tres hijos, es trasladado al hospital donde fallece.

Luego de la medida de fuerza, el día lunes 12-9 el cuerpo de delegados de la Línea 60 fue convocado por el Ministerio de Trabajo a una reunión a la que asistieron acompañados por una nutrida marcha de trabajadores. A partir de esta reunión, el funcionario convocó a los organismos del Estado pertinentes para realizar las inspecciones en las cabeceras de Barracas y Maschwitz. Allí se pudo constatar lo que los trabajadores venían denunciando “en la cabecera de Barracas , se clausuraron los dos elevadores que había demostrando que no estaban en condiciones de operar, también quedaron fuera de servicio 28 colectivos aproximadamente, había problemas con la habilitación y un sinfín de infracciones. Para mañana fuimos convocados a una audiencia en el Ministerio de Trabajo.

A pesar de la muerte del trabajador, la patronal de Dota no se había presentado en la empresa, “recién hoy apareció el personal jerárquico en conjunto con los funcionarios que hicieron las inspecciones“. Miguel advierte la gravedad de las irregularidades, “lo más urgente es solucionar el tema de los colectivos porque un colectivo sobrecargado de peso que no está en condiciones puede ser una catástrofe; estas 28 unidades que seguían circulando son un peligro inminente no solo para el chofer sino también para todos los pasajeros, que vamos a esperar que haya otra tragedia como la de Once.

El delegado Alvarez es claro, “para que se pueda retomar el servicio la empresa tendrá que hacer las correcciones mínimas necesarias para garantizar la seguridad. Estamos en paro porque no tenemos las medidas mínimas de seguridad, no sabemos si salimos y nos matamos, ya tenemos una muerta que tenemos que esperar más accidentes para que nos escuchen, este compañero fallecido no tendría que haber sucedido nunca.

 

Fuente: Revista Venceremos

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.