Desde las mesas No a la baja de edad de punibilidad y Justicia por Reyes

Denunciamos dos hechos de violencia policial el dia Martes, 7 de Agosto de 2018. Dos hechos en los que la policía es la mano ejecutora de una política represiva y criminalizadora hacia nuestros jóvenes, política avalada por los distintos gobiernos y el poder judicial.

Cerca de las tres de la tarde, Ana Reales, mamá de Miguel Reyes Pérez, se comunicó con un referente de la ‘Mesa Justicia por Reyes’ para informar que una vecina del barrio San Cayetano había advertido la presencia del Oficial de Policía Gerardo Figueroa en el ingreso de la Parroquia San Cayetano, ubicada a poco más de 200 metros de la casa donde reside Ana con su familia. Se trata de uno de los dos policías involucrados en el homicidio de Miguel Reyes Pérez, ocurrido el 24 de diciembre de 2016.

Dos referentes de este espacio se hicieron presentes en el barrio para corroborar la presencia del policía en el lugar. Al llegar, los compañeros de la mesa se encontraron con Figueroa en el ingreso de la parroquita, prestando servicio con el uniforme reglamentario. Cuando el policía advierte la presencia de los compañeros, se acerca a uno de ellos y le solicitó la entrega del DNI bajo la amenaza de demorarlo para averiguar sus antecedentes.

Gerardo Figueroa debería estar en estado pasivo por encontrarse procesado e imputado por el homicidio de Miguel Reyes Pérez. Desde las mesas ‘Justicia por Reyes’ y ‘No a la Baja Tucumán’ consideramos que la presencia de Gerardo Figueroa a metros de la vivienda donde reside la familia de su víctima representa una situación de peligro para Ana, su familia y sus vecinos, que se sienten víctimas diarias de la provocación y el amedrentamiento de la policía.

El segundo hecho ocurrió alrededor de las 22hs, cuando la policía ingresó al Barrio Juan XXIII hicieron disparos a la casa de Facundo Ferreira y luego en toda la cuadra, mataron al perro de la familia Ferreira. Rita Ferreira, tía de Facundo, recibió uno de los balazos de goma, tras intentar cubrir a su madre. Además, en la misma cuadra de la casa de Facu detuvieron a un niño de 13 años y golpearon o otros adolescentes.

Esta madrugada se cumplen 5 meses del asesinato de Facundo, cinco meses de impunidad y encubrimiento. Cinco meses en que la familia debe constantemente subir agresiones, intimidaciones y amenazas abiertas y directas por parte de la policía.
Exigimos que se investigue el aberrante hecho ocurrido esta noche y se tomen urgentes medidas de protección para la familia de Facundo Ferreira.

Este viernes concentraremos a las 10 hs. en los Tribunales de Sarmiento y Laprida para para exigir justicia por Facundo y todos los casos de gatillo fácil y violencia institucional.

Responsabilizamos al gobierno y al poder judicial por la seguridad de las familias.

Justicia por Miguel Reyes Pérez, Facundo Ferreira y todas las víctimas del gatillo fácil.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.