Documental, cultura y liberación

Alrededor del año 2001, confluyeron circunstancias políticas, sociales y culturales para que el género documental generara interés en amplias capas de la población, sobre todo juvenil. Esas circunstancias también abrieron paso a la posibilidad de organizarse los documentalistas en grupos, colectivos, asociaciones y movimientos. Sin embargo, a más de diez años, es hora de empezar a hacerse algunas preguntas. Preguntas que ya nos hacíamos allá por el 2002 en pleno auge de un documentalismo silvestre, espontáneo e ingenuo, que incluyó también valiosos testimonios audiovisuales.


¿Para qué hacer documentales? ¿Para qué nuclearse, organizarse, relacionarse, expandirse y crecer? ¿Será para crear una institución corporativa, o el complemento de un proyecto político partidario, o el apéndice de una organización sindical, o una asociación subordinada a la administración estatal o gubernamental? No nos parecía en ese momento y no nos parece ahora.

En primer lugar, y para fijar el rumbo, es imprescindible hacer caracterizaciones precisas: definir al estado argentino, algunas veces dependiente y casi siempre semi colonial, como un estado en proceso irreversible de transformación en administrador colonial (sui generis, porque la metrópolis imperial no realiza una anexión territorial plena, no utiliza un ejército propio de ocupación y no impone sus símbolos imperiales a la nueva colonia, todos estos aspectos secundarios).

Se trata también de caracterizar a todas las instituciones del estado como correas de transmisión de la estructura colonial vigente en el seno de un país que todavía no termina de asimilar su transformación en productor de comodities, y poco más. Así, los empresarios se transformaron en socios menores de las empresas imperiales, los funcionarios se convirtieron en gerentes regionales, las fuerzas armadas y se seguridad en gendarmes para mantener el orden imperial y los partidos políticos en plataforma de lanzamiento para la carrera de administrador colonial.

Ante este panorama ¿Qué hacer? No solo en el terreno del documentalismo, sino en el del movimiento cultural en general.

Y la respuesta es compleja, pero imprescindible: mantenerse independiente de todas las opciones sujetas a las reglas del poder económico y político empresarial y estatal; escaparle a las declamaciones sobre la integración al estado para minarlo desde adentro; trabajar con la mirada puesta en las bases y no en los medios, porque los medios sirven estructuralmente al aparato de control colonial; enfrentar las concepciones euro céntricas e imperiales, no sólo en el discurso sino en las opciones concretas del lenguaje y la comunicación; repudiar los autoritarismos teóricos y metodológicos, porque provienen de los opositores de izquierda funcionales al sistema; negarse a generar golpes de efecto y a planificar provocaciones, porque el trabajo por delante no deja lugar para peligros gratuitos; no dejarse enceguecer por los fuegos de artificio generados por los burócratas culturales y menos aún por los que se dicen progresistas. Rechazar, por último, la integración vil al sistema político del capital usurpando la representación de los explotados y establecer prioridades estratégicas sin perderse en la niebla de lo inmediato, porque las coyunturas -casi siempre- son manipuladas por el poder y sus sirvientes en las organizaciones y en los medios.

Estamos convencidos de que sin un horizonte político claramente independiente, y de eso se trata, cualquier propuesta de movilización cultural, sea autónoma, alternativa o como se le quiera llamar, será absorbida inevitablemente, tarde o temprano, por el paradigma civilizatorio que impone el capitalismo en su fase globalizada de acumulación por desposesión. Y ese horizonte político no puede reducirse a la consigna a priori y abstracta de «por el socialismo», porque después de la caída del Muro de Berlín, a nivel mundial, y del levantamiento del 2001, a nivel nacional, es justamente el significado profundo del socialismo uno de los temas sobre los que tenemos que empezar a debatir.

Ya no alcanzan las declaraciones carentes de propuestas políticas concretas sobre las cuáles reflexionar, debatir y sostener nuestra movilización como documentalistas y trabajadores de la cultura para ir por otra sociedad y otro país.

Mientras tanto, estamos seguros que debemos mantenernos en los marcos de una política cultural independiente ligada a los movimientos sociales y populares en lucha, ya que:

“(…) en la medida en que el dominio imperialista es la negación del proceso histórico de la sociedad dominada, también ha de ser por fuerza la negación de su proceso cultural. Por ello, y porque toda sociedad que se libera verdaderamente del yugo imperial reemprende las rutas ascendentes de su propia cultura, la lucha por la liberación es, ante todo, un acto cultural”.

Amílcar Cabral, en plena guerra de liberación de Guinea y Cabo Verde.

 

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.