X

Buscar en Contrahegemonía web

X

Mantengámonos en contacto

info@contrahegemoniaweb.com.ar

Apuntes sobre socialismo desde abajo y poder popular

Dos policías procesados por espionaje ilegal

29 Apr,2019

por | Adriana Meyer

El juez Sergio Torres procesó a Alfonso Ustares y Alejandro Sánchez, jefes de la División Análisis de la Policía Federal, por infiltrar un agente en la Agencia Rodolfo Walsh.

Los llaman los “Plumas” de la Federal, son los espías civiles que esa fuerza viene infiltrando desde hace décadas en todo tipo de organizaciones del campo popular y la izquierda, como si la democracia y los derechos esenciales no existieran. A cinco años de la denuncia que originó una investigación en la Justicia Federal, el juez Sergio Torres procesó a dos de los jefes de Américo Balbuena, el agente que durante once años se hizo pasar por periodista en la Agencia Rodolfo Walsh. El juez dictó el procesamiento de sus superiores por los mismos delitos que imputó a él hace un mes: abuso de autoridad de funcionario público y violación de la ley de Inteligencia, que prohíbe el espionaje interior. Al Pelado Balbuena lo conocían todos, parecía limitado pero hacía esfuerzos por compensarlo con lo servicial. Era el primero en llegar y el último en irse en cada acto, marcha o protesta. Sus “compañeros” de la Walsh descubrieron en abril de 2013 que no era un colega sino un policía. Les llegó el dato, en teoría a partir de una interna policial, y una vez verificado se sintieron violentados, al igual que los cronistas de la calle que se lo cruzaban a diario, y los centenares de referentes sociales que respondieron con confianza sus preguntas. Lo único que despertaba desconfianza era la puntillosidad con que tomaba notas, y algunas preguntas específicas sobre los planes y la estructura de las organizaciones. Los policías Alfonso Ustares y Alejandro Sánchez fueron imputados por “haber ordenado, formal o informalmente, en su calidad de jefes de la División Análisis del Departamento Seguridad y Estado de la Policía Federal, que Américo Alejandro Balbuena, en su carácter de oficial de inteligencia de esa dependencia y ocultando esa condición, desarrolle tareas de inteligencia en infracción a las leyes que regulan la actuación de esa fuerza y de los organismos de inteligencia, tendientes a obtener información de distintos integrantes de organizaciones políticas, sindicales, sociales, estudiantiles y de derechos humanos, tales como la Asociación de ex Detenidos Desaparecidos, Liberpueblo, LADH, CUBa MTR, PTS, PO, FUBA, Consejo Superior de la UBA, IS, Nuevo MAS, MST, PCR y TPR”, según el escrito al que accedió Página 12. “Para llevar a cabo tales tareas, Balbuena se habría valido de la función que desempeñaba como periodista en la Agencia Walsh, donde habría ingresado en 2002 aprovechándose de la relación que en el pasado había mantenido con el fundador de ese medio, Rodolfo Grinberg. Su participación le habría permitido cubrir periodísticamente una amplia agenda de actividades políticas y, en ese contexto, generar vínculos con distintos referentes y militantes de partidos políticos y organizaciones sociales y sindicales, a quienes solía interrogar para obtener datos vinculados al accionar de las agrupaciones y sus integrantes”, escribió el juez Torres. En esta causa, iniciada por la abogada y diputada porteña Myriam Bregman (PTS-FIT), fueron víctimas los integrantes de las agrupaciones mencionadas en el auto de procesamiento. De Ustares era superintendente de Investigaciones Complejas, y ya desde 1977 trabajaba en comisarías porteñas, en tanto el comisario inspector Sánchez, jefe directo de Balbuena, fue director de Comisarías y ascendido por la ministra Patricia Bullrich a Antiterrorismo. En su indagatoria, Sánchez presentó decenas de notas de manifestaciones, actos, en las que intervenía su División de Análisis, donde muchas organizaciones le daban aviso de tal o cual movilización. Su objetivo fue mostrar que su división no espiaba, sino que eran conocidos por los que manifestaban pero Torres rechazó el argumento. Una de las pruebas más contundentes para procesarlo es una ficha patronímica que apareció en las computadoras secuestradas, donde aparece el perfil completo de un militante político, asesor en la Legislatura. Sánchez se defendió diciendo que “no sabía que Balbuena tenía como hobby el periodismo”. “Te llamaba al celular para consultarte sobre lo que se iba a hacer, y en varias oportunidades se ofreció a concurrir a los domicilios de los compañeros”, describió Enrique Fukman, uno de los testigos. Oscar Castelnovo, que compartió la redacción con Balbuena, dijo: “Trazaba perfiles nuestros, nos dimos cuenta después, una vez puso en la agenda de la agencia una actividad de Famus, una organización de ultraderecha creada por la dictadura. Me enojé mucho y él, haciéndose el ingenuo, respondió ‘estamos en democracia’”. La investigación determinó que hay unos mil agentes similares a Balbuena en la Policía Federal.

    fuente: página 12 foto:Balbuena actuando de periodista

Comentarios

Todavía no hay comentarios. ¡Iniciá el debate!

Todos los datos son obligatorios, tu dirección de correo no será publicada