El candidato científico de CFK frenó en el CONICET la investigación contra el glifosato

Roberto Salvarezza, segundo candidato a diputado por Unidad Ciudadana, marginó del CONICET al principal investigador sobre el pesticida, enemigo de Monsanto.

Con más de treinta años en el Comité Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), entidad que llegó a presidir y de la que se fue dando un portazo tras los recortes presupuestarios impulsados por el gobierno de Mauricio Macri, el doctor en Bioquímica Roberto Salvarezza parecería venir a cumplir con un anhelo de la candidata a senadora por Unidad Ciudadana, su ex empleadora Cristina Kirchner: renovar las listas, buscar “caras nuevas” y dar lugar a los científicos en ellas. Nada de intendentes impresentables ni de caras televisivas. Nada de lo de siempre.

“Estoy harta de los que buscan reelegirse toda la vida. Quiero gente nueva, quiero en las listas gente del CONICET”, se habría despachado Cristina en su departamento porteño, según refiere el periodista Walter Curia en su nota al respecto la noche en la que trató de acercar posiciones con Randazzo.

 

 

Salvarezza, el candidato “científico” de CFK.

 

El deseo es cualquier cosa menos casual: antes del escándalo por el recorte de pensiones por discapacidad, antes del enfrentamiento con los docentes y antes aún de avanzar en la supresión de los medicamentos gratuitos para los jubilados, el actual gobierno había podado con su tijera mágica los fondos para ciencia y tecnología. Eso precipitó la salida Salvarezza, sí. Pero también le dio al cristinismo una nueva bandera que agitar: la del reclamo y la reivindicación de una ciencia “para todos y todas”. Y puso al renunciante en la mira de la ex presidente.

Claro que, analizado más de cerca, el perfil de quien supuestamente se encargará de llevar adelante esa promesa de ciencia digna y para el pueblo comienza a titilar. Porque aún cuando- según consta en su currículum vitae- el doctor Salvarezza es un premiado científico -galardonado con el Konex y el Houssay- que cuenta con “una reconocida trayectoria como profesor e investigador visitante en distintas universidades europeas y como director de proyectos nacionales e internacionales y una producción científica abarca más de 280 artículos en revistas internacionales con referato”, no son pocos los que cuestionan no tanto su trayectoria como sus concepciones acerca de la ciencia, del lugar que ésta debe ocupar en la vida de los ciudadanos de a pie que son quienes en definitiva la financian y, en particular, qué vínculo debe tener –o no- ésta con las empresas.

 

Así, y en medio de un creciente rechazo de la comunidad científica -a veces tan irónico como el hit “Despaciencia”, una versión del tema “Despacito” grabado por científicas y ex funcionarias ante el alevoso proceso de desfinanciamiento al que actualmente se la somete y que termina cantando “lo único que quieren es hacer negocios”-, algunos se detienen también a considerar por qué no todo tiempo pasado fue mejor. Que la tan mentada “soberanía científica y tecnológica” puede tener mucho de espejismo. Es entonces cuando la figura del flamante candidato cristinista vuelve a escena. Bajo otra luz.

 

Para eso hay que remontarse a abril de 2009, cuando un médico e investigador del CONICET llamado Andrés Carrasco verificó en su lugar de trabajo -nada menos que la jefatura del Laboratorio de Embriología de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Buenos Aires- cuál era el efecto de los herbicidas formulados en base a glifosato sobre distinto tipo de embriones. El resultado fue abrumador e iba desde la muerte del embrión hasta la aparición de todo tipo de malformaciones. Algunas de las mismas patologías que el doctor Carrasco había podido testimoniar durante su recorrida por los pueblos fumigados de la Argentina.

¿Qué hizo entonces? Adelantarle sus observaciones al periodista Darío Aranda, que publicó esa entrevista en el diario Página/12. Fue, más que un escándalo, una verdadera conmoción: el agroquímico que era la piedra basal del modelo sojero comenzaba a revelarse no tan inocuo como habían asegurado sus promotores durante años.

A partir de eso, el doctor Andrés Carrasco no sólo fue amenazado y perseguido sino que también su nombre comenzó a ser palabra prohibida dentro del stablishment científico local. Nada de qué asombrarse: alguna vez el CONICET entregó un premio llamado “Animarse a emprender”, consistente en U$S 30.000 aportados nada menos que por Monsanto. Esto es, la empresa creadora no sólo del herbicida Round Up, formulado en base a glifosato, sino también de la soja  diseñada para poder ser rociada con éste a repetición y sobrevivir, mientras todo moría a su alrededor.

 

Luego de esa denuncia, el CONICET presentó un documento en el que, en resumen, aseguraba que “bien empleado” el herbicida sospechoso no presentaba inconveniente alguno. El informe oficial sobre el tema clonó el tranquilizador discurso de la industria al respecto. Y la persecución sufrida por Carrasco fue una clara señal para cualquier otro científico que planeara ponerse a investigar eso que no debía ser investigado.

Pero la venganza terminó de concretarse en 2014, cuando luego de treinta años de trabajo, notables hallazgos científicos -como los genes Hox- y varias publicaciones en revistas internacionales, un comité integrado, entre otros, por una experta en filosofía budista y un científico vinculado los agronegocios le negó a Carrasco su promoción. Era investigador principal y podía aspirar a ser investigador superior. Le bajaron el pulgar. Roberto Salvarezza firmó el documento denegando el ascenso.

¿Quién es entonces el candidato de Unidad Ciudadana? ¿El defensor acérrimo del valor de la ciencia dentro de la sociedad, el científico independiente dispuesto a renunciar a su cargo no bien detecta un cambio de rumbo en la materia? ¿O ése capaz, llegado el caso, de cerrar filas con la ciencia diseñada a la medida de las corporaciones y avalar una injusticia?

Para el periodista Darío Aranda, no quedan dudas: “Salvarezza fue uno de los que boicoteó a Carrasco y apoyó una evaluación insólita para denegar su promoción. Además, su gestión en el CONICET –como la de Barañao en el Ministerio de Ciencia-  fue un modelo científico totalmente volcado a las empresas en general y al extractivismo en particular: fracking, agronegocios, etc. Tienen la misma mirada de la ciencia-empresaria. Por eso no extraña que ahora CFK lo convoque nuevamente. Lo que sí llama la atención que científicos-académicos que denuncian a Barañao ahora celebren a Salvarezza”, comenta.

 

Luego de que se le denegara la promoción, Carrasco le envió a Salvarezza una carta jamás contestada.

Murió en mayo de 2014.

El 21 de marzo de 2015, la OMS, Organización Mundial de la Salud (a través del Instituto para la Investigación del Cáncer, IARC, según su sigla en inglés) recategorizó al glifosato como “2A: probable carcinógeno en humanos”. En Argentina, el agroquímico sigue sin ser reevaluado por la autoridad competente (el SENASA) pese a que la misma normativa que rige al organismo indica que frente a una nueva información como ésta esa reevaluación sea automática. Aquella popular frase de “billetera mata galán” puede, en este caso, reformularse diciendo que “industria mata investigación”.

Pero, ¿cómo? ¿No era acaso que durante la era kirchnerista se invirtió en ciencia como nunca antes, que se repatrió científicos, que se crearon polos tecnológicos? Sí, eso es verdad. Tanto como esto que señaló Carrasco en su última entrevista y que hoy resuena con ecos de advertencia: “Es cierto. Pero habría que preguntar ciencia para quién y para qué. ¿Ciencia para Monsanto y para transgénicos y agroquímicos en todo el país? ¿Ciencia para Barrick Gold y perforar toda la Cordillera? ¿Ciencia para fracking y Chevron? Hay un claro vuelco de la ciencia para el sector privado y el CONICET promueve esa lógica. En los 90 estaba mal visto. Muchos hicieron la vida imposible al menemismo para que esto no pasara y hoy aplauden de pie que la ciencia argentina sea proveedora de las corporaciones”.

En el mismo sentido se expresa Guillermo Folguera, licenciado en Biología y en Filosofía e investigador del CONICET, al decir (como aseveró durante el II Congreso de Salud Socio Ambiental) que “hay que volver a pensar qué tipo de ciencia queremos. Porque si el que sale favorecido de todo esto es también un Estado de corte empresarial, habrá que volver a pensar las categorías de lo público y lo estatal. Porque no todo lo estatal es público. El Estado fomenta la privatización y hay incluso organizaciones tratando de conquistar verdaderos espacios públicos”.

El 26 de junio de 2017, el doctor Salvarezza  (hasta hace meses, máxima autoridad del máximo organismo de ciencia y técnica en nuestro país) fue elegido por Cristina Kirchner con el segundo lugar en su lista de diputados. Su sueño de ver “gente del CONICET” entre los candidatos comenzaba a concretarse. Lo más rancio de la ciencia corporativa puede, en breve, acceder al espacio en donde se definen leyes, se fijan prioridades, se impulsan políticas.  Cosas de la lealtad, y sus recompensas.

 

Fernanda Sández

 

 

Fuente: http://borderperiodismo.com/2017/06/27/salvarezza-el-conicet-de-cristina-y-el-teorema-de-la-lealtad/

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.