#ENM – El sabor del Encuentro

      No hay comentarios en #ENM – El sabor del Encuentro

Ni los patrones de tantas indignaciones, ni los CEOS de todos nuestros deseos, ni los actores obscenos de dolores ajenos, ni los magistrados de martillos importados, ni los parteros de noticieros, ni los inversionistas de la liturgia que azota los barrios, ni los guionistas de una dramaturgia tannn chota, que no tiene ovarios. ¡Nadie nos pudo callar! Y golpe tras golpe, sobreviviendo a la impunidad que nos vino a sepultar, fuimos pariendo el contragolpe de una sororidad popular, ésa que salta el abismo por su propia cuenta y ahora mismo revienta contra los mitos de la matriz, detonando los gritos de 50 asambleas en todo el país. ¿Hasta cuándo, hasta qué hora, piñas y más piñas? A nuestro mando, Nora Cortiñas. ¿Que no saquemos trapitos al sol? Dale, saquemos a Claudia Korol. ¿Pará la mano? La mamá de Luciano. ¿Pero quién te salva? A mí, Sandra Rodríguez Fuentealba. ¿De qué me la doy? Marta Dillon Soy. ¿Callar a quién? Wayar, Marlene. ¿Y no quieren sumar alguna otra desobediente, mala re mala? Sí, pero acaban de enjaular ilegalmente a Milagro Sala. ¡Por favor, bájense del pony! No, mejor subamos a Stella Calloni, mientras vamos marchando hasta el centro de la moral y sus quehaceres, para copar otro Encuentro Nacional de Mujeres, burlando sus paredes de fantasía, pateando redes de hipocresía y alimentando esa experiencia que hoy será Resistencia, porque si la historia fue contada por los otros, hay una memoria guardada en muchas otras. Y todas esas luchas, somos nosotras.

Acá están, éstas son,
¡las gargantas de nuestra Revolución!

NORITA CORTIÑAS

“Me parece gravísimo que todavía tengamos esta Justicia patriarcal y machista, que nunca falla a favor de la mujer. Aunque sea golpeada, perseguida, arrancada de sus hijos, cuando el juez falla, suele hacerlo en beneficio del golpeador. Y entonces sí, es lógico que no destinen recursos a políticas de género que puedan frenar el terror, porque se trata de las mismas corporaciones que acompañaron impunemente al terrorismo del Estado. ¿O por qué nadie del Gobierno escucha los gritos que vienen desde abajo? Ellos quieren romper todos esos puentes que La Poderosa, con sus gargantas, reconstruye día tras día desde adentro de las villas. Y ese intento es perverso, porque no les preocupa el sufrimiento de millones: les preocupa que sean capaces de tomar sus propias decisiones”.

MARTA DILLON

“Resulta fundamental este feminismo villero, tan arraigado en los barrios, para poder fabricar una herramienta capaz de traducir nuestras experiencias, generando otros deseos. Juntas, debemos construir ese camino anticapitalista, por la emancipación verdadera de quienes padecen los trabajos más precarios. Y por tantas cuentas pendientes, como la aplicación efectiva de una Educación Sexual Integral, ésa que continúa siendo tercerizada mediante acuerdos multimillonarios con las ONG’s que fomentan una perspectiva del riesgo, cuando el proyecto estuvo pensado para la libertad. Por lo demás, el Plan Nacional para la Erradicación de la Violencia contra las Mujeres directamente hoy no tiene dinero para ejecutar: se construyeron apenas ocho refugios en la Provincia de Buenos Aires y las empleadas del call center de la línea 144, que brinda asistencia sobre violencia machista, trabajan en condiciones muy irregulares; eso lo dice todo”.

CLAUDIA KOROL

“El Encuentro fomentó el repudio hacia la violencia machista y fortaleció la lucha contra las redes de trata, además de generar la campaña por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito. Tras participar, casi todas hemos atravesado una transformación, porque la fuerza está en la masividad de semejante convocatoria y no necesariamente en un objetivo unificado. Por supuesto, el feminismo es una revolución contra el sistema patriarcal y, como todas las demás transformaciones, está protagonizada por un sujeto social colectivo que, en este caso, somos mujeres rebeldes y organizadas de distintos modos. Ahora, ese sujeto hace y debe hacer alianzas con otros, como los colectivos LGBTIQ, que llevan adelante sus propias formas de enfrentar al mismo patriarcado”.

SANDRA RODRÍGUEZ

“Hay pocas mujeres en posiciones de liderazgo y me preocupa, sobre todo, los ataques que sufren. A veces, las circunstancias te llevan a elegir el camino de la transformación y quienes lo asumimos hemos sido rotuladas como locas, desde Norita hasta las que vinimos después. Por eso, me parece interesante que a mis dos hijas, tras haber perdido a su padre en un asesinato tan cruel, les resulte más importante participar del Encuentro que de las marchas pidiendo Justicia. No lo veo mal, al contrario, está buenísimo, porque ellas comienzan así a tener un protagonismo sobre sus propias vidas. Pues en general, en muchísimas ocasiones, las mujeres tomamos las riendas por circunstancias drásticas. Y en relación a eso, personalmente, veo un machismo a ultranza dentro del sindicalismo: no se imaginan lo que significó para mí, ser ‘La viuda de Fuentealba’, en lugar de una compañera que milita hace 20 años”.

MARLENE WAYAR

“Las travestis hemos sufrido históricamente la imposición del patriarcado, los roles de géneros, el abandono, la niñez en situación de calle y la necesidad de chupar una pija, para poder comer un sánguche, sin tener que sacarlo de la basura. Hay un montón de violencias encimadas sobre la femineidad, pero yo quisiera tener la grandeza suficiente, de corazón, como para poder actuar siempre en beneficio de las pobres, de aquellas que no pueden pararse delante de una psicóloga para discutir que no son locas, sino que se sienten así y así también se quieren a sí mismas”.

MÓNICA ALEGRE

“Yo me crié en una villa, rodeada de hombres machistas. Durante años fui una mujer golpeada y humillada, tanto psicológica como físicamente, pero eso era parte de la cotidianidad, porque ya tenía asimilado que me trataran como una mierda, que no valía nada. Y sí, cambié mucho desde que comencé a participar en los Encuentros de Mujeres, donde aparecí primeramente para llevar la foto de Luciano, por si alguien lo había visto, sin saber que ahí finalmente me podría encontrar a mí… Aprendí a valorarme, a defender mi palabra y a pelear, como me enseñó mi hija Vanesa, sabiendo que tengo derechos y una voz que debe ser escuchada”.

STELLA CALLONI

“Si La Garganta llegó a ser lo que es, pese a las condiciones de precariedad que someten a sus barrios, ha sido seguramente porque supo darle libertad a su imaginación, a contramano de las organizaciones mantenidas desde el exterior, para tercerizar la Educación Sexual Integral, para opacar a los líderes populares legítimos y para profundizar la destrucción social que propone este gobierno. No por nada, para ellos, La Poderosa representa un plan enemigo”.

Fuente y Foto La Poderosa http://www.lapoderosa.org.ar

Norita Cortiñas, Madre de Plaza de Mayo – Línea Fundadora, militante defensora de los DD.HH.

Marta Dillon, periodista, escritora y activista

Claudia Korol, educadora popular, participa en proyectos de formación política

Sandra Rodríguez, compañera del maestro asesinado Carlos Fuentealba

Marlene Wayar, activista trans

Mónica Alegre, mamá de Luciano Arruga

Stella Calloni, periodista y escritora. Fue corresponsal de guerra en América Central

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.