“Etchecolatz sabe dónde está Clara Anahí”

Chicha Mariani, fundadora de Abuelas de Plaza de Mayo, busca a su nieta desde hace más de 40 años. Desde su casa de La Plata, define lo que representa para ella la prisión domiciliaria que benefició al responsable del operativo en el que desapareció Clara Anahí, cuando tenía 3 meses: “Yo quisiera que los jueces hicieran hablar a Etchecolatz, pero en lugar de eso lo mandan a su casa veraniega. Pasé mucho tiempo sufriendo y esto es como un golpe final. ¿Voy a aguantar esta nueva crueldad?”, se pregunta Chicha, a los 94 años.

Clara Anahí tenía tres meses cuando fue secuestrada y desaparecida, luego de un operativo que supervisó personalmente Miguel Ángel Etchecolatz, por entonces director de investigaciones de la Policía Bonaerense. “Él sabe dónde está”, dice hoy su abuela, Chicha Mariani, fundadora de Abuelas de Plaza de Mayo y protagonista de una búsqueda incansable que ya lleva más de 40 años. Chicha recuerda ahora especialmente el día en que Etchecolatz, ante el Tribunal Oral Nª 1 de La Plata, aseguró: “Podría aportar datos y elementos de prueba sobre el destino de Anahí Mariani a quien pueda estar necesitándolo, porque fui testigo presencial”. Fue el 3 de octubre de 2011 y fue una amenaza. “Es un perverso. Sabía cómo me iba a afectar y por eso dijo eso. Etchecolatz es el culpable de los sufrimientos que he padecido todos estos años”.

Los sufrimientos que padeció Chicha incluyen la aparición, en la Navidad de 2015, de una mujer que dijo ser su nieta, cosa que luego las pruebas de ADN desmintieron, así como dos años antes descartaron que se tratara de la hija adoptada por la dueña del Grupo Clarín, una sospecha que le llevó décadas desvanecer debido a la resistencia a realizar los estudios genéticos, que se eludieron durante años con tretas y complicidades judiciales.

Nada para Chicha en todos estos años fue fácil y lo sabe.

Desde aquel 24 de noviembre de 1976, cuando estaba en su casa tejiendo en su casa una batita para su nieta. “De pronto escucho que pasan tanques. Me aterroricé porque sabía que estaban matando mucha juventud. Pasaban helicópteros, se sentían bombas y disparos y pensaba a quién estarán matando. No sabía nada de política, pero sabía que habían matado a mis mejores alumnos”, relató Chicha ante los jueces cuando declaró en una de las causa que condenó a Etchecolatz por delitos de lesa humanidad. También les dijo entre lágrimas: “Mi tejido quedó en un punto y hasta hoy está así” .

Aquel día los tanques, bombas y disparos tuvieron como blanco la casa de su hijo Daniel y nuera, Diana Teruggi, en La Plata. “En la casa habían instalado una fábrica de escabeche de conejo, con una receta mía, con la que pensaban dar trabajo a otras personas. Yo visitaba la casa, pero no sabía que en los fondos había una imprenta”, contó Chicha a los jueces. “Fuimos a la Comisaría Quinta de La Plata a pedir los cadáveres. Un policía me dijo que yo era la madre de un subversivo, que no me debía nada. A mi consuegra le dijeron que no le iban a entregar el cuerpo de Diana, porque estaba carbonizado, y que de mi hijo sólo habían quedado sus anteojos”.

Chicha preguntó entonces por su nieta. Ese silencio que recibió como respuesta es el que intentó quebrar durante estos larguísimos 40 años. A los jueces les resumió el resultado: además de Etchecolatz, otros de los implicados son el ex comisario Horacio Elizardo Guzmán – beneficiado con prisión domiciliaria en enero de 2016- y el ex comisario Carlos García, capturado recién en agosto de 2006, y que llegó a ser el director de la custodia del Banco Provincia de Buenos Aires en tiempos de la gobernación de Eduardo Duhalde, y a dirigir el grupo de investigadores de la Bonaerense que aportó información falsa en la causa que investigó el atentado de la Amia durante la actuación del ex juez Juan José Galeano.

También les dijo a los jueces aquel día algo que hoy repite desde el teléfono de su casa de La Plata: “No puedo darme el permiso de morirme porque tengo que encontrar a mi nieta antes”.

Chicha, a los 94 años sigue tejiendo esa búsqueda con las fuerzas que le quedan, la ayuda del grupo que la acompaña en la Asociación que creó para buscar pistas y datos sobre el destino de su nieta y la convicción de que va a encontrarla. “Estoy buscando a Clara Anahí, aportando datos a la Justicia, desde el día de su desaparición. Siempre trabajé con la Justicia, además de buscarla hasta debajo de la tierra. Yo quisiera que los jueces hicieran hablar a Etchecolatz, pero en lugar de eso lo mandan a su casa veraniega. Pasé mucho tiempo sufriendo y esto es como un golpe final,. ¿Voy a aguantar esta nueva crueldad? Ya me pregunté lo mismo tantas veces y tantas veces me contesté igual: no puedo permitirme descansar”.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.