Facebook se volvió peligroso para todos, incluso para Zuckerberg

Antes de que estallara el escándalo de Cambridge Analytica , a Mark Zuckerberg lo acusaron de permitir la propagación de noticias falsas, la manipulación de opiniones políticas y la incitación al racismo a través de sus algoritmos. Él reconoció que la red social se le estaba yendo de las manos, pero ¿por qué sigue sin revelar cómo decide qué vemos y qué no en nuestros muros? ¿Qué nos oculta?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.