contrahegemoniaweb http://contrahegemoniaweb.com.ar Apuntes sobre socialismo desde abajo y poder popular Thu, 18 Jan 2018 05:00:23 +0000 es-ES hourly 1 http://contrahegemoniaweb.com.ar/wp-content/uploads/2016/11/estrella-32x32.png contrahegemoniaweb http://contrahegemoniaweb.com.ar 32 32 El objetivo no es la inflación, sino el salario http://contrahegemoniaweb.com.ar/el-objetivo-no-es-la-inflacion-sino-el-salario/ http://contrahegemoniaweb.com.ar/el-objetivo-no-es-la-inflacion-sino-el-salario/#respond Thu, 18 Jan 2018 05:00:23 +0000 http://contrahegemoniaweb.com.ar/?p=8645 Leer más »]]> Se derramaron toneladas de cháchara sobre si la meta de inflación para 2018 debía ser del 10 o del 15%. Se especuló sobre quien le dobló el brazo a quien. Se filosofó sobre la independencia del Banco Central. Se fabricaron elogios en la prensa oficialista por el ‘realismo’ de las nuevas metas recalibradas. Todo ejecutado con el fondo de la consabida melodía: “Qué mala que es la inflación”.

Lo cierto es que la supuesta nueva meta oficial ‘realista’ para 2018 ya no parece cumplible. En el sector privado se habla del 20% como un dato mucho más verosímil que cualquier declaración o documento oficial. Los economistas críticos ven otra realidad.

 

¿Qué se está jugando?

Para comprender qué lugar ocupa la inflación en la estrategia de la clase dominante argentina representada por el actual gobierno, hay que pensar en un proceso de dos etapas.

En el primer período se buscaría una modificación distributiva profunda, para establecer tasas de rentabilidad muy altas en algunas actividades, utilizando para ello la fluidez con que una inflación del 20/30 por ciento anual permite modificar precios relativos en tiempos relativamente breves. Para este esquema de redistribución regresiva, lo esencial es la caída del salario real. El experimento de la Convertibilidad, donde se logró la tasa de inflación cero, les demostró a los sectores dominantes que es dificilísimo hacer caer el salario real en proporciones significativas, o sea, redistribuir el ingreso a su favor, sin inflación.

En una segunda etapa, una vez logrado el cambio en el mapa distributivo deseado, el objetivo sería clavar, cristalizar, esa estructura distributiva con un conjunto de hechos consumados —institucionales, políticos, legales— difíciles de revertir. Pero eso es futuro lejano.

 

¿Cuál es la función real de la meta de inflación?

La meta de inflación se pone para delimitar el ring de la puja distributiva. Claro que es un ring delimitado por el gobierno, en una pelea donde tiene que ganar el capital concentrado versus el trabajo y el resto de la sociedad, y donde el árbitro y uno de los boxeadores pelean codo a codo contra la designada víctima del espectáculo. También están en juego los resultados finales de las colocaciones financieras. No es chiste.

Se trata entonces de un juego de suma 15 en total, donde si todos los precios suben —bienes transables, bienes no transables, servicios públicos y privados—, el único precio que queda para evitar que el promedio sobrepase la meta oficial es el salario. Sí: justo el salario.

El alza de precios ha adquirido una dinámica muy activa en el primer mes de 2018. No es exagerado decir que, con todos los motores inflacionarios puestos en marcha, el acumulado de precios hasta fines de abril puede aproximarse al 10%. Si a comienzos de mayo ya alcanzamos el 10% ¿cómo se hará para terminar el año en el 15?

Pero ante todo: ¿cómo se generó un impulso inflacionario tan fuerte, luego de dos años de gobierno que discursea contra el terrible flagelo?

Un papel relevante han tenido los tarifazos oficiales recientes y sus múltiples interacciones con el sistema de precios, el movimiento ascendente del dólar de las últimas semanas, los rápidos traslados a los precios de costos reales y potenciales por parte de los oligopolios proveedores de bienes masivos, los aportes alcistas de las poderosas cadenas de comercialización, además de alzas en los alquileres y otros servicios con cláusulas de actualización, junto con el tradicional comportamiento sobre-reactivo de la patria remarcadora de todos los tamaños.

El gobierno no sólo genera aumentos de alto impacto generalizado, sino que acepta de buena gana todo tipo de incrementos privados, justificados o injustificables.

Al eliminar la mayoría de las retenciones sacó el colchón amortiguador entre los precios en dólares y en pesos. Cualquier devaluación pasa a todos los bienes importados y a todos los exportables. Completa el cuadro el alza del precio internacional del petróleo, que —Aranguren mediante— impactará en los precios internos de los combustibles. Toda esa maraña de alzas de costos-precios cuenta con el visto bueno del gobierno. Es parte del sinceramiento en la jerga liberal o, como sosteníamos más arriba, del cambio buscado en los precios relativos a favor del capital concentrado.

Como si no viviera en la Argentina, como si desconociera la historia de los comportamientos económicos de los formadores de precios, como si no fuera un gobierno que surge del riñón del empresariado, el gobierno dice esperar impactos inflacionarios menores, manejables mediante expectativas de inflación moderadas a partir de la confianza pública en la solvencia técnica de su equipo económico. En realidad es una apuesta a la credulidad de los empresarios y del resto de la sociedad. Pero los grandes empresarios —que aprecian el estilo managerial de este gobierno, y lo tienen como un haber propio—  no son lectores ingenuos de diarios oficialistas. Primero remarcan y después comentan las declaraciones de Cambiemos.

La explicación de la inexistencia de una política gubernamental seria en relación a la inflación reside en que, por su naturaleza, el macrismo da lugar a todas las demandas del capital concentrado. El gobierno macrista funciona como una cooperativa de negocios, no como un grupo de técnicos experimentados aplicando un plan articulado. En ese sentido, su actitud pasiva y permisiva frente a la inflación privada refleja el reconocimiento a una suerte de derecho adquirido del gran capital local: se ha naturalizado —por parte de diversas fracciones— que lo normal en Argentina son tasas de ganancia desmesuradas, justificándolas en el riesgo y la incertidumbre que deben enfrentar.

Dado que el gobierno, por sus características más profundas, renuncia a controlar, regular o sancionar la formación de los precios abultados que permiten la captura de rentas monopólicas u oligopólicas gigantes, el único ancla antiinflacionario que queda son los salarios, que pasan a ser presentados como responsables de los impulsos alcistas existentes en la economía.

Mientras la generalizada catarata de aumentos en todos los rubros va a ser maquillada por la red de medios oficialistas como necesarios reacomodamientos y sinceramientos para sanear la economía, la pretensión de recuperar el poder adquisitivo erosionado por el festival empresario va a ser presentada como factor peligroso de retroalimentación de la inflación. ¿No era que los argentinos estamos todos de acuerdo que hay que combatir al flagelo inflacionario? ¿Por qué vienen entonces ahora los sindicatos a boicotear con sus demandas desmesuradas el esfuerzo que estamos haciendo entre todos?

Hasta que al poder corporativo le convenga, es decir, luego de haber incrementado en forma irresponsable sus propios precios, la lucha contra la inflación quedará reducida, no casualmente, a la lucha contra la recomposición del salario, ya que no es esperable ninguna medida antiinflacionaria efectiva que pueda recortar las hiper ganancias empresarias por parte de éste, su gobierno.

 

¡Otro segundo semestre!

Tendremos, por lo tanto, paritarias muy conflictivas. De esas paritarias surgirá otro dato clave para estimar la inflación final del año: cuánto lograrán moverse los salarios en relación al resto de precios clave de la economía. El árbitro de la pelea desea fervorosamente que se muevan muy poco. Bajar otro escalón más en la escalera descendente del salario real.

Si las patronales son astutas,  propondrán aumentos pequeños… pero con cláusulas gatillo.

Pero atención: en el segundo semestre, el movimiento obrero se podría encontrar con una recesión importante, en buena medida ocasionada por la caída de los ingresos no sólo de los asalariados, sino de los millones de no asalariados (comerciantes, profesionales, cuentapropistas) que, sin darse cuenta, dependen de que los trabajadores ganen aceptablemente.

Si el gobierno obtuviera la caída salarial deseada en el primer semestre, conjuntamente con el aumento del desempleo, de los recortes estatales en personal y en gasto público, de la contracción del consumo y de la demanda en general, habría juntado todos los ingredientes de otro segundo semestre de brotes verdes inexistentes. En ese contexto de deterioro social, la cláusula gatillo se disolvería en el aire y lo acordado en paritarias sería considerado como una broma entre amigos… que no era vinculante.

Lo notable será que para que el número de inflación presupuestado por el gobierno de los brillantes economistas neoliberales sea parecido a la realidad, habrá que sacrificar completamente un número aún más importante: el  crecimiento económico de 2018 que quedaría raquítico si se aplica el único instrumento que concibe el gobierno: el ancla salarial.

Con la excusa de la lucha contra la inflación se planteará entonces una mega-contención salarial y la continuidad del debilitamiento del poder de negociación de los trabajadores vía desempleo y recesión. Es previsible por lo tanto que en el primer semestre se refuerce la combatividad del gobierno para poner un techo bien bajo en las paritarias.

 

La culpa no es de Sturzenegger

No es bueno ver sólo el árbol. El tema no son personas puntuales, ni fracasos puntuales.

La coyuntura está teñida por la inconsistencia de toda la política económica oficial. No se trata de la figura de Federico Sturzenegger, quien en un país con una derecha con mínimas nociones republicanas jamás podría haber vuelto a ejercer un cargo público de importancia. Su presencia en el Banco Central devela que precisamente está en el poder una facción para la cual el megacanje y demás intentos ruinosos de salvar la convertibilidad merecen ser premiados con las más altas responsabilidades públicas.

Pero además, son las concepciones económicas disfuncionales de todo el equipo económico neoliberal las que explican el supuesto fracaso gubernamental para cumplir sus promesas, no exclusivamente las de Sturzenegger, a quien empiezan a candidatear para chivo expiatorio.

La idea absurda, perimida, teóricamente refutada de atacar la inflación sólo con política monetaria contractiva ha sido avalada por todo el gobierno. Mientras otros funcionarios pirómanos echan leña y nafta y fósforos al fuego inflacionario, el presidente del BCRA ha mantenido metas fantasiosas, incumplibles, hablando de credibilidad y reputación ante los mercados en abstracto. Como si los mercados, o sea las grandes empresas y los bancos, actuaran como en los manuales de economía neoclásica, y no como decididos jugadores en la puja inflacionaria y distributiva. Pero los errores teóricos vienen siempre en los gobiernos neoliberales acompañados por agradables compensaciones que se miden en millones de dólares: Hagamos como que creemos en esta cháchara monetarista y mientras tanto que nos siga pagando fortunas con las LEBACs

La cifra que informa de la adquisición de 15 millones de balas de goma por parte del gobierno coincide, casualmente, con la meta del 15% de inflación. Son los argumentos científicos que les van quedando.

 

Fuente: https://www.elcohetealaluna.com/objetivo-no-la-inflacion-sino-salario/

Ricardo Aronskind es economista y magister en Relaciones Internacionales, investigador docente en la Universidad Nacional de General Sarmiento.

 

]]>
http://contrahegemoniaweb.com.ar/el-objetivo-no-es-la-inflacion-sino-el-salario/feed/ 0
Renán Vega Cantor: “En 2017 hemos asistido a un incumplimiento permanente de los acuerdos de paz”. http://contrahegemoniaweb.com.ar/renan-vega-cantor-en-2017-hemos-asistido-a-un-incumplimiento-permanente-de-los-acuerdos-de-paz/ http://contrahegemoniaweb.com.ar/renan-vega-cantor-en-2017-hemos-asistido-a-un-incumplimiento-permanente-de-los-acuerdos-de-paz/#respond Wed, 17 Jan 2018 20:16:07 +0000 http://contrahegemoniaweb.com.ar/?p=8641 Leer más »]]> Entrevista con Renán Vega Cantor, intelectual marxista. El ELN y las disidencias de las FARC seguirán teniendo legitimidad ante el incumplimiento del Estado.

 

M.H.: Quería hacer un balance porque el pasado 24 de noviembre se cumplió un año de los Acuerdos de paz entre el gobierno colombiano y las FARC. El llamado Acuerdo de La Habana que por lo menos tiene visiones encontradas. Por ejemplo, leí las declaraciones del ex Comisionado de paz, Sergio Jaramillo, y de la Misión de la ONU en Colombia que dijeron que las FARC cumplieron con los acuerdos pero que el gobierno nacional y el Estado no lo hicieron. Sin embargo, el Presidente Juan Manuel Santos habló de que “el vaso está por la mitad”. ¿Cuál es tu visión?

R.V.C.: Yo creo que es muy claro, aparte de la propaganda y demagogia política que se pueda hacer. Un año después de los acuerdos, estudios de la ONU, de varias ONG concluyen que el cumplimiento de los acuerdos por parte del Estado es muy bajo, algunos utilizan porcentajes y dicen que se ha cumplido solamente el 18% de lo pactado.  Al margen de poder cuantificar este tipo de cosas, lo más interesante es analizar los asuntos cualitativos que se han dejado de realizar en este año. Cuando se supone que se termina un conflicto armado de tanta duración como el del Estado colombiano con la insurgencia de las FARC uno supone que sea hablado entre partes responsables y serias y que el cumplimiento de los acuerdos no está en duda. Pero es que a estas alturas, incluso en el ámbito de aparatos del Estado, lo que está rondando es el legitimar el incumplimiento, ni en el gobierno ni en los partidos políticos de derecha se plantea si se piensa cumplir con lo acordado. Es decir, que se
está negando lo acordado como si no se hubiera firmado un pacto entre instancias responsables empezando por la que representa a un Estado.  Y en este año a lo que hemos asistido es a un incumplimiento permanente en todos los renglones del acuerdo. Por ejemplo, en uno de los puntos centrales que tiene que ver con el asunto agrario o “reforma rural integral” como se llama en el acuerdo, el incumplimiento es prácticamente absoluto, no hay avances de ninguna naturaleza, cuando se hablaba de repartir 3 millones de hectáreas y legalizar otras 7, en este momento las cifras son ridículas, estamos hablando prácticamente de nada y se trataba de la columna vertebral del acuerdo.  Pero los otros puntos tampoco se han cumplido, por ejemplo, el relacionado con el nuevo tratamiento que supuestamente se le iba a dar a la producción, comercialización y tráfico internacional de las drogas, eso ha quedado también en el papel. Se suponía que se iba a aplicar otro tipo de política no repres
iva y que no se centrara en atacar a los campesinos productores de coca en el territorio colombiano. Eso tampoco se ha cumplido.  Lo que hemos visto es el reforzamiento de la política tradicional de tipo represiva contra los campesinos sin implementar lo que se decía en el acuerdo, que se iban a atacar todos los renglones relacionados con ese fenómeno del procesamiento y comercialización de los narcóticos. Se ha atacado al sector más débil de la cadena que son los campesinos, y hay hechos dolorosos y graves como la masacre llevada adelante por miembros de la policía colombiana hace unos tres meses en Tumaco, un pueblo muy pobre de la costa pacífica colombiana habitado fundamentalmente por población negra, donde fueron masacrados muchos campesinos por la policía colombiana, inmediatamente que el gobierno se hubiera reunido con Trump y éste había dado prácticamente la orden de volver a implementar la política tradicional fracasada de guerra contra las drogas. En ese ter
reno tampoco ha habido ningún avance.  Pero tal vez el elemento más grave es que ni siquiera hay una paz negativa, ni siquiera se ha creado una paz en el sentido de que se respete la vida de los ex combatientes y de los líderes sociales de izquierda en este país. Estamos asistiendo a una sangría permanente donde prácticamente se están matando todos los días a ex combatientes de las FARC que se desarmaron y a líderes sociales. Hay una cifra de cerca de 35 ex combatientes de las FARC que han sido asesinados sin contar a algunos de sus familiares que también están siendo exterminados.  Y el último punto que quiero mencionar es el de la jurisdicción especial para la paz, que se anunciaba como el gran logro de este acuerdo, donde se iban a poder juzgar a los financiadores de la guerra, no solamente a miembros del Estado y de la insurgencia sino a los empresarios nacionales e internacionales, al sector financiero, a grandes terratenientes que han financiado la conformación d
e grupos paramilitares, por ejemplo. Eso se reformó de tal forma que prácticamente desapareció y va a quedar entonces una justicia hecha para juzgar únicamente a las FARC.  Estos son algunos de los elementos, presentados a vuelo de pájaro, como para indicar que el incumplimiento de los acuerdos por parte del Estado y de las altas esferas del poder político ha sido prácticamente absoluto.

 

¿Qué cantidad de guerrilleros quedan presos? Creo que era otro de los aspectos que contemplaban los acuerdos de paz y también que nos comentes sobre la marcha de la reforma política.

-Justamente uno de los acuerdos era generar o aprobar una amnistía general que propiciara la salida de la prisión de los presos políticos de las FARC y todavía, hasta este momento, quedan en las cárceles colombianas por lo menos mil presos políticos que deberían estar libres.  Como Colombia es un país regido por la lógica de las leyes formales del papel, aquí incluso se dice que es normal porque es un Estado de derecho y cada uno de los poderes es independiente, entonces el Poder judicial que también ha estado ligado al terrorismo de Estado aquí en Colombia, se ha inventado una serie de triquiñuelas para impedir la salida de los guerrilleros que se encuentran presos.  Pero no solamente es eso, sino también las pésimas condiciones que se viven en las cárceles colombianas que han significado la muerte de muchos de estos guerrilleros, que incluso podrían haber sido tratados en condiciones normales y si estuvieran libres seguirían vivos. Es un tratamiento casi vengati
vo contra estos luchadores sociales y se impide que se liberen y no hay perspectivas de que vayan a ser liberados de manera inmediata.  En cuanto a la reforma política, era otro punto central de los acuerdos en que se suponía que se iban a crear condiciones para romper con el monopolio de los políticos tradicionales de este país y todo el sistema de corrupción que se ha generado, pero el gran problema es que eso quedó al vaivén de la aprobación del Congreso de la República por la vía expedita y acelerada del fast track y en el Congreso no están interesados precisamente en reformar la política porque los primeros que se deberían reformar serían ellos, inclusive debería desaparecer el Congreso tal y como existe en el país. Eso tampoco se realizó y en ese sentido no ha habido grandes avances ni tampoco en la participación política de la insurgencia y de los sectores sociales.  Hay un hecho vergonzoso del Congreso de la República y es que se opuso a la aprobación de la jurisdicción especial para la paz, en donde iban a participar principalmente, según lo dice en el acuerdo, representantes de las víctimas, jurisdicciones electorales en 16 regiones del país. Eso no se aprobó y ahora hay una puja jurídica en relación con eso, pero simbólicamente está muy claro que el Congreso de la Republica no quiere que haya avances en esa dirección.

 

¿Querés agregar algo más?

-Lo que quiero decir es que lamentablemente hacia afuera del país existe mucha desinformación en este terreno por la sencilla razón de que se dice que la paz en Colombia es un proceso exitoso, que a Juan Manuel Santos le dieron el premio Nobel de la Paz y que han desaparecido los factores que dieron origen a la insurgencia armada y lo que puedo decir es que las clases dominantes de este país y el Estado colombiano al no cumplir este acuerdo están jugando con fuego, porque en el futuro van a seguir existiendo las condiciones que posibilitaron el surgimiento de la insurgencia.  No está claro que el ELN, las disidencias de las FARC y nuevos grupos armados de izquierda que puedan surgir, no dejen de tener legitimidad ante el incumplimiento del Estado colombiano. Ese es un elemento que es importante recalcar. Además sigue ejerciéndose la violencia en el país en distintos ámbitos contra dirigentes sociales de izquierda y líderes populares a lo largo y a lo ancho del país; eso no se puede considerar como ningún proceso de paz. Es simplemente que el Estado colombiano estaba interesado en terminar con la existencia de las FARC pero no en cesar con el terrorismo de Estado que es una práctica constante de este país que se mantiene hasta el presente a pesar de que se hable tanto de paz a nivel publico internacional y que Colombia sea colocado como un ejemplo de paz exitoso.  No creo que se pueda considerar como proceso de paz exitoso lo que pasa en un país cuando se sigue encarcelando a la gente por sospechas, cuando las instancias del Estado siguen criminalizando a los líderes sociales, cuando la prensa oficial y los grandes medios de comunicación siguen votando fuego de odio e intolerancia contra la insurgencia y contra todo los que sean de izquierda y lo peor del caso, cuando se siguen asesinando a cientos de personas como sucede en Colombia.

 

Fuente: La Haine / Resumen Latinoamericano.

]]>
http://contrahegemoniaweb.com.ar/renan-vega-cantor-en-2017-hemos-asistido-a-un-incumplimiento-permanente-de-los-acuerdos-de-paz/feed/ 0
Parodiando la parodia http://contrahegemoniaweb.com.ar/parodiando-la-parodia/ http://contrahegemoniaweb.com.ar/parodiando-la-parodia/#respond Wed, 17 Jan 2018 20:05:56 +0000 http://contrahegemoniaweb.com.ar/?p=8636 Leer más »]]> Grandes Alamedas. Un cómico tiene entre sus muchos recursos el clásico de reírse de lo serio. En un tablado popular, en un teatro, en un sketch televisivo, el cómico ridiculiza lo tradicional, se ríe de la formalidad de las instituciones, de las vestimentas de las personas serias y de los lugares a los que concurren. De algún modo estos artistas populares actualizan la vieja forma de la parodia literaria, que tiene su origen en una peculiar actitud de los autores respecto al mundo ideológico y estético de obras anteriores, orientada a revelar el envés de este mundo; es una interpretación cómica de lo serio, un enfoque nuevo, subversivo y ridiculizador de lo tradicional, lo convencional, lo topicalizado (Ivanov Mollov, 2006 ).

Desde la Poética de Aristóteles hasta los aportes de los formalistas rusos las formas de caracterizar la parodia es atender a la existencia de dos planos. Obviamente el de lo parodiado y la parodia, entre los que debe existir una inadecuación que es intencionada. Se invierte el sentido de lo precedente, se desvaloriza,  se ridiculiza, en el caso de la literatura, una obra escrita con un propósito serio  (Ducrot, Todorov, 2003,Tinianov, 1980). Los cómicos populares  se  han valido y se valen de este procedimiento porque está a mano, porque forma parte de las tradiciones humorísticas la degradación de lo serio, de lo sublime.

En la década del 80 del siglo XX , se emitió por la TV abierta argentina el programa  “Hiperhumor” a cargo de un grupo de cómicos uruguayos. En ese programa había un skecht popular llamado “Veladas paquetas”. Allí se podía ver al cómico Andrés Redondo, vestido de smoking, con un moño negro grande, portando una vela en su mano izquierda y hablando de la manera afectada como lo hacen los presentadores tradicionales de música clásica. En general, tenía a sus compañeros vestidos con la misma formalidad y podía anunciarlos por ejemplo, como “Los pitos informales”, y ensayar una larga disquisición en torno al pito como instrumento musical desvalorizado, pero con antecedentes dentro de la tradición clásica. La mezcla de palabras cultas con insinuaciones sexuales sutiles, siempre conservando el tono extremadamente formal, hacía de esta performance, una forma clara de ridiculización de lo que aparecía en la sociedad  como serio, inclusive  como serio arcaico.

Lo serio puede ser tanto esa forma musical, como un status social particular, una institución y por supuesto, los actores y las instituciones de la política.  El problema   para reírse de lo serio, en un momento de degradación de instituciones que el mundo parece identificar como de un viejo orden, es que los comportamientos que surgen de esas instituciones aparecen desfasados: arrastran la mochila de los valores institucionales que tuvieron productividad en otro momento histórico, o que el presente imagina que lo tuvieron, pero ya no lo tienen.  Entonces la actuación, sin que existan instituciones políticas que claramente puedan expresar los nuevos valores, resultan de distintos modos descalificadoras de la institucionalidad en la que se sigue actuando. No hay respeto por esas  instituciones,  o, si se quiere, no hay ese respeto que las religiones en decadencia mentan como ausencia de temor a dios. Entonces las acciones corrientes, contradictorias con los valores institucionales de algún modo terminan ridiculizando esas instituciones. Estas acciones se convierten, lo quieran o no sus protagonistas, en hechos paródicos. Preguntarse por las formas que en el presente adquieren las acciones que se deriven de la situación planteada, atender  a sus sesgos paródicos e imaginar cuáles son los problemas que se le presentan al cómico que se propone parodiar ese mundo, es la intención de estas notas

 

II

En este particular fin de época cuando se acaba un mundo y no se divisan alboradas prometedoras de mundos mejores; cuando los elementos productivos  se organizan en torno al individuo que no es el ciudadano liberal que se realiza en la ciudad, sino el individuo pragmático cuyo espacio de lucha es el mercado y su institución las corporaciones, y que se realiza si gana, si es capaz de dejar el bando de los perdedores; cuando esa cultura predominante  que se presenta como un rayo vertical sobre el presente, no es una cultura ataviada de símbolos reivindicables, dado que se construye sobre el egoísmo más crudo, sino una cultura práctica, debe valerse de discursos y simbologías como las asociadas a la república liberal, que actúan desfasadamente en relación a sus prácticas.

Ese desfasaje, en términos concretos contribuye a la abundancia de actuaciones por parte de distintos miembros del equipo del agrupamiento en el gobierno, que pueden ser calificadas como parte del género paródico. Es verdad que la lucha política inmediata puede habilitar circunstancialmente esas actuaciones y que impidan que en la práctica se produzca esta lectura. Es decir que se atienda a los dos planos necesarios para que exista esta pintoresca forma de parodia. El sentido de un hecho social, de un hecho que puede posibilitar esta lectura estético-política  de la vida pública, se construye en relación a situaciones históricas que, por distintos y seguramente complejos  motivos, habilitan o no habilitan  algunos elementos que no están literalmente ocultos ni mucho menos, sino que pueden ser puestos en una zona secundaria de la sensibilidad colectiva como voto de relativa confianza. Concretamente que el titular del ejecutivo pueda actuar discursos acerca de la transparencia y la república formando parte relevante de un grupo empresarial construido en el marco de lo que coloquialmente se conoce como la “patria contratista”, que implican negocios poblados de irregularidades y de situaciones directamente delictivas, atenuadas por influencias en el poder judicial, es, si se consideran los dos planos, una situación paródica.

Y como se ha registrado en diversos trabajos, incluso  en artículos con difusión en medios periodísticos, es posible citar ejemplos de este plano que produce el contraste paródico. En momentos de la estatización de la deuda privada en 1982, que  transfirió a todo el pueblo argentino las especulaciones de gran cantidad de empresarios, quienes constituyeron deudas probadamente ficticias, la familia del actual titular del ejecutivo se vio favorecida con la transferencia al Estado nacional de las siguientes sumas: Sevel, 124.142.000 dólares; Sideco Americana, 60.751.000 dólares; Fiat, 51.000.000 dólares. (Olmos Gaona, 2017).En el año 2001,  empresas de la familia en las que el titular del ejecutivo era directivo y accionista, fugaron al exterior las siguientes sumas: Sideco, 27.128.866 dólares; Socma, 9.316.000 dólares;  Socma Americana, 6.415.344; Correo Argentino, 4.891.000, documentado por la Comisión Especial Investigadora de la Cámara de Diputados sobre Fuga de Divisas en el año 2001.(Olmos Gaona, 2017).

Claro, esto y muchos otros hechos del plano que permite el contraste con el discurso de la transparencia,  pueden ser parte de un momento anterior y el hecho político  del triunfo electoral, en el marco de una situación de extrema crisis de identidades políticas, de fragmentación social y de debilidad institucional, producen ese relativo ocultamiento de ese segundo plano, seguramente por motivos diferentes en distintos grupos sociales y culturales. La existencia de una oficina anticorrupción dirigida por una anterior denunciadora militante, que permanece, en el mejor de los casos, en un ominoso silencio frente a  intervenciones por decreto para facilitar el blanqueo de familiares y a las licitaciones ganadas por amigos muy cercanos del ejecutivo, ya hacen más posible la presencia de ese segundo plano, y comienzan a prefigurarse para las sensibilidades colectivas, ciertos trazos de caricatura en cada uno de estos comportamientos.

Pero el accionar de funcionarios del gobierno, del poder judicial, y  de los medios frente a la muerte de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel, si se miran apenas un mes después de ocurridos y se los corre de las influencias circunstanciales de luchas inmediatistas que, entre otras cosas generan esos comportamientos, no pueden evitar caracterizarse como trágicamente ridículos, como verdaderas parodias de la visión liberal republicana. Y allí está el caso de la ministra de seguridad defendiendo el accionar de 40 gendarmes que reprimieron persiguiendo a campo traviesa al grito de “tírenle al negro”, a 8 o 10 personas que habían cortado la ruta entre los que se encontraba el ciudadano Maldonado  de quien luego de la represión no se contó con datos de su paradero. Ante la fundada sospecha la ministra contestó. “No voy a hacer la injusticia de querer tirar un gendarme por la ventana”. Y al estilo de las mejores tradiciones del caudillismo conservador reafirmó: “Necesito a esa institución para todo lo que estamos haciendo, para la tarea de fondo que está haciendo este gobierno.” Y concluyó: “¡Me la banco yo!”.

Las intervenciones de los medios, de funcionarios, e inclusive de una política destacada de la agrupación en el gobierno, haciendo afirmaciones sobre el destino de Maldonado (que estaba en Chile, en Entre Ríos, en Tierra del Fuego; que había un pueblo con toda gente parecida a Maldonado, etc, etc.), las “armas” halladas en un allanamiento a los mapuches que consistían en herramientas y algún otro implemento comunes en cualquier casa pobre de campo. La caracterización del grupo RAM como grupo terrorista entrenado por las milicias kurdas;  las armas de alto calibre que habrían disparado los mapuches a partir de lo que  el grupo Albatros respondió matando por la espalda a Rafael Nahuel , un muchacho que huía desarmado; las declaraciones de la vicepresidente afirmando que tiraban con lanzas; a medida que pasan los días, facilitan la lectura como formas totalmente ridículas  y trágicas del encubrimiento, por acción u omisión, de fuerzas de seguridad del estado en situación de represión a civiles.

Pero la parodia de las formas republicanas llega  a su magnificencia  en las formas de imposición de una ley que en sí mismo es ya una parodia. La ley de reforma previsional. La transferencia de fondos destinados a jubilados discapacitados y menores en situación de riesgo que se usarán para consolidar un espacio político, y los argumentos del agrupamiento político en el gobierno que sostiene que se trata de una mejora para los jubilados tienen un toque grotesco. Las maneras más brutales de la vieja política conservadora por la que se consiguió la aprobación de la ley en diputados y la represión indiscriminada a la manifestación que manifestaba su disconformidad con esa ley ponen a ese segundo plano de la institucionalidad republicana ideal como el componente necesario para pensar estas acciones como paródicas, en tanto  estas acciones se convierten en un enfoque ridiculizador de ese plano que es el ideal. Hay una burla, conciente o inconciente, sobre una visión del mundo y sus instituciones que quedan aquí como una escenografía de cartón sobre la que se puede transitar sin inhibiciones. Falta de inhibiciones que entonces permite ubicar estas acciones en el género parodia, con el agravante que no se trata de una obra literaria o de una representación teatral. El escenario es el mundo que llamamos real y los performers aquí son funcionarios de gobierno cuyas decisiones afectan a enteras franjas de la población. Por eso esta ridiculización de las instituciones, la burla a ciertos ideales que se mentan retóricamente, decididamente  no provoca la risa del auditorio. Las fotos de los funcionarios con una mirada de sobreactuación de clip  publicitario mientras sostiene la mano del jubilado, un neopaternalismo coucheado para ser transformado en producto de emoción rápida con vocación de efectividad, se transforma ahora leído en el marco de la sucesión de hechos ocurridos, en actuación paródica. En principio porque no había condiciones para percibir la inadecuación entre los dos planos, no se percibía el gesto como desvalorización porque se atendía solo al aspecto retórico y por supuesto gestual. Claro, la parodia se completa cuando se percibe la inadecuación con ese ideal, que además es mentado por el que realiza las acciones que lo niegan y lo desvalorizan. La burla es seguir refiriendo a los ideales en términos discursivos y contradecirlo brutalmente con las acciones y los gestos, y hacerlo, en este caso, con una población particularmente vulnerable. La parodia provoca risa, porque de hecho, mostrar el envés de lo serio, lo provoca. Pero claro, quienes actúan aquí, son funcionarios y no actores cómicos Quizás entonces, más que parodia aquí sea necesario imaginar que esta forma de burla tiene bastante de  chabacano, de gesto de degradación, de grosería provocadora de daño, que lo hace más empático con el realismo grotesco.

 

III

No es entonces a lo serio a lo que se enfrenta el parodiador, se encuentra con lo ridículo,  con formas paródicas de una institucionalidad que reivindica (menos es verdad, que el logro de objetivos a como sea), pero que existe como débil paraguas simbólico, y que además es productor de daños. Al fin y al cabo, como se ha visto, es posible ver estas actuaciones como formas paródicas coloreadas de patetismo en su acepción grotesca. Sobre esto es que el cómico debe construir su parodia. Debe intentar parodiar estas formas crueles de parodias realmente actuantes.

El cómico Martin Rechimuzzi actúa dos personajes que son una parodia del titular del ejecutivo y de su ministra de seguridad: “el presidente Handel”, y” la ministra Patricia”. La misma cara con barba, solo que en un caso con toques más o menos presentes de elementos gay festivos, y en el otro, con una peluca y una botella en la mano. En relación a los sucesos relacionados con la aprobación de la ley previsional y la represión, el personaje del Presidente Handel saluda a “los gauchos de las Indias del Sur” y lamenta que ha tenido que suspender su muestra de fin de año de Zumba porque tuvo que gobernar. Porta una vincha de la que salen unos cuernitos brillantes de tela con brillitos. En la pared de fondo se ve una bandera norteamericana. Avisa a la población que se ha sufrido un intento de ataque por parte de un grupo terrorista llamado “Jubilados”, que intentan instaurar una gerontocracia para quedarse con todo. Utiliza el condicional para afirmar que “estarían financiados por ISIS, los mapuches, Bin Laden, y unas cosas más que Lanata (refiriéndose a un periodista oficialista que participó activamente en la construcción paródica del RAM y los destinos de Maldonado) después me va a escribir”. Y vuelve a utilizar el condicional para referirse a la trágica situación del submarino desaparecido, hecho sobre el que el gobierno decidió no hacer más declaraciones públicas. Refiriéndose al grupo terrorista “jubilados”, el personaje presidente Handel, dice “Ellos habrían hundido el ARA San Juan,” e inmediatamente aclara exageradamente, “pese a que no vamos a hablar más de eso”. Luego hace referencia al canal de noticias TN diciendo que “nuestros jefes y sirvientes de TN han ideado una opereta para meter presión con un DNU porque la democracia no sirve para nada, nada de nada”. Ya al fin lo repite con ritmo musical.

Inmediatamente la siguiente toma es del personaje Ministra Patricia. Bebiendo por el pico de una botella de un conocido wisky en su versión etiqueta roja. Misma cara, similar vincha, pero con los cuernitos sin brillo, peluca y gesto más rudo. Fondo de música militar. En ese contexto la intención de voz marcial interpelando a los “argentinos”. Avisa que han reducido al grupo terrorista “jubilados” y aclara que ella se las tiene históricamente jurada, ya que en su momento les había quitado el 13 % “y ahora los cago a patadas”.  Aclara que el grupo terrorista “jubilados” representa a los que cobran pensiones no contributivas y asignaciones por hijo, “a 17 millones de infelices”. Informa además que “hemos secuestrado, ayer solo, 30 bastones, 45 dentaduras, 80 audífonos y 300 bolsas de mandados con las que- gesto intenso, mirando a cámara- intentaron matar al presidente” Después se dirige a quienes los votaron y les transmite tranquilidad informándoles que este año ya se jubilaron un 30 % menos, que se van a caer el 70% de los juicios por jubilaciones, “si los putitos de la corte se apuran un poco”. Y culmina notificando: “Estamos comprando diputados a lo pavote, y si llegan a estar muy caros lo sacamos por DNU”. El rostro se exalta llegando al lado de la lente de la cámara cuando exclama casi gritando. “Y si llegan a declararlo inconstitucional, es el 8%. Los vamos a coger, porque lo tenemos decidido”

Si se posee información que no tome en cuenta las performances de los funcionarios gubernamentales, del poder judicial y del mundo periodístico aliado del gobierno; si se dice, por ejemplo, que hubo represión en dos momentos distintos, a grupos originaros debido a una disputa de tierras con los millonarios del lugar, con sospechas de arbitrariedad de las fuerzas de seguridad del Estado, y que como consecuencia de eso, han muertos dos jóvenes, el primero en condiciones poco claras y el segundo claramente asesinado por la espalda; si se cuenta que hay un plan de ajuste que se vale del dinero de los jubilados y que la aprobación de la ley se hizo con procedimientos correspondientes a las formas más conservadoras y venales de la política, y que la  manifestación contra esta ley fue objeto de arbitraria represión por las fuerzas de seguridad, la relación con el relato de esos hechos posibilita como siempre el humor aunque se trate de humor negro, y probablemente la parodia.

Lo que ocurre  en este caso, es que  el humorista debe magnificar su gesto paródico, porque la actuación de los funcionarios negando hechos, construyendo otra realidad de manera poco sutil, encontrando enemigos exageradamente ilusorios, es ya de alguna manera una parodia. Si se desconociesen las concretas performances de los funcionarios en relación a estos hechos, aunque hubiese una información al respecto, los personajes del presidente Handel y la Ministra Patricia se percibirían como terriblemente sobreactuados. Y porque se actúa sobre una sobreactuación exagerada es que estos personajes, suponen más que  una parodia, una estilización humorística de lo real. No hay posibilidad de la parodia cuando la cultura del puro egoísmo debe presentarse bajo ropajes democrático-republicanos. Ese movimiento es paródico, y sobre ese plano debe intervenir produciendo una inadecuación intencionada el humorista, pero esa inadecuación no podrá ser la simple inversión. Esa estilización es, al fin, una operación por el que el referente tragicómico es transformado en otro objeto tragicómico,  que a diferencia del primero, no intenta encubrir sino problematizar una porción de aquello que llamamos real.

 

 (*) Este texto pertenece al número publicado en diciembre 2017 del portal Grandes Alamedas.

 

Bibliografía

Ducrot, Oswald, Todorov, Tzvetan, 2003: Diccionario enciclopédico de las ciencias del lenguaje. SXXI editores, Buenos Aires.

Ivanov Mollov, Peter, 2006: “Problemas teóricos en torno a la parodia. el “apogeo” de la parodia en la poesía española de la época barroca”, en Tonos, revista de estudios filológicos. N 11 Julio 2006 Universidad de Murcia.

Olmos Gaona, Elejandro, 2017:Los negocios de la familia Macri, la transparencia y la ética, Infobae, opinión 17 de febrero 2017

Tinianov, Iuri, 1980: Sobre la evolución literaria, en Jakobson y otros, Teoría de la literatura de los formalitas rusos. Siglo XXI, México

 

Imagen

Pomarola Talk Priscila

]]>
http://contrahegemoniaweb.com.ar/parodiando-la-parodia/feed/ 0
La pesadilla de uno de los detenidos el 14 de diciembre http://contrahegemoniaweb.com.ar/la-pesadilla-de-uno-de-los-detenidos-el-14-de-diciembre/ http://contrahegemoniaweb.com.ar/la-pesadilla-de-uno-de-los-detenidos-el-14-de-diciembre/#respond Sun, 14 Jan 2018 18:28:50 +0000 http://contrahegemoniaweb.com.ar/?p=8630 Leer más »]]> Esteban Rossano lleva un mes preso en Marcos Paz. El 14 de diciembre estaba de casualidad cerca del Congreso y lo detuvieron. Lo golpearon en la sede de la Gendarmería y en el penal. “No puedo creer lo que estamos viviendo”, dijo su padre a Página 12.

Todas las mañanas Esteban Rossano se arma de paciencia y hace fila para llamar a su papá desde el teléfono público de la unidad 26 del penal de Marcos Paz. “¿Tomaste la pastilla de la presión?” “¿Te pusiste la insulina?”, le repite como ritual. Rossano padre, Pablo, no quiere responder. Se pone nervioso porque la tarjeta para comunicarse que le lleva en cada visita a la cárcel consume los minutos de manera vertiginosa. Quiere saber de él o contarle algo “que le dé alegría”. En la conversación del jueves último el chico lo sorprendió: quería leerle una carta. Una de muchas que empezó a recibir de parte de personas a las que no conoce y le mandan palabras de aliento. Esteban tiene 19 años y está preso desde el 14 de diciembre. Lo agarró la Gendarmería cuando pedía que no le peguen a una mujer y apenas terminaba de ayudar a otra que se había caído en las escaleras del subte A por los gases lacrimógenos que tiraban los agentes en la primera movilización contra la reforma previsional, y también por fuera de ella. “Mejor me leés la carta cuando voy a verte”, se impacientó Pablo. “Hace un mes, en cuanto supe que Esteban había sido arrestado pensé que era cuestión de horas que volviera a casa, como me pasó a mí en alguna razzia de joven. Ahora no puedo creer lo que estamos viviendo”, le dice a PáginaI12. En el lapso que lleva preso lo golpearon, tanto en el edificio Centinela como en el Servicio Penitenciario Federal y allanaron su casa en busca de “banderías y propagandas políticas”, “explosivos” y “elementos cortantes”. Una de las razones por la que el juez lo mantiene en la cárcel es que en su mochila, secuestrada por los gendarmes, aparecieron dos piedras y cuatro panfletos políticos pisoteados, que ni siquiera reconoce como propios y asegura que le plantaron. Eso, según el juzgado -que obtuvo aval de la Cámara Federal– lo convierte en un sospechoso de intimidación pública y de coerción para que el Congreso no sesionara ese día, lo mismo de lo que están acusadas otras cuatro personas que también siguen en prisión y las más de 30 que fueron liberadas y están siendo indagadas.

Pablo Rossano tiene 46 años y es vendedor ambulante. Atiende un puesto propio en la estación de Morón, donde sale el colectivo 236. Allí ofrece garrapiñadas, golosinas y helados en verano. Todo el mundo lo conoce en la zona porque lleva dos décadas haciendo lo mismo. Le gusta y le alcanza para llegar a fin de mes. Pero desde que Esteban cayó preso dejó de trabajar. Ya usó casi todos sus ahorros para ir dos veces por semana a Marcos Paz. Es un efecto colateral del que cayó en la cuenta en estos días, al advertir que lleva gastados unos 20.000 pesos. “No quiero que le falte nada, y lo único que me dejan darle es lo que venden en la cantina del penal. ¿Sabe cuánto cuesta una Fanta ahí? 80 pesos. Por suerte tengo mi auto”.

Cuando llega a Marcos Paz y observa a tanta gente que hace viajes interminables y agobiantes en transporte público hasta ahí, se siente raramente afortunado. Cada visita, los viernes y domingos, dura tres horas. El momento más duro se presenta cuando Esteban le dice “te extraño”. Evita abrazarlo porque si lo hace se pone a llorar. Lo reemplaza por bromas como “ahora tengo la tele solo para mí”. Después se hunde en lágrimas que se combinan con furia todo el trayecto de regreso a su casa, que dura cerca de una hora. En el momento de estar con su hijo cara a cara primero le habla de la causa penal. Le explica en qué está todo. Se convirtió en un conocedor inesperado del Derecho. Después se afloja y le habla de Boca, de su sobrino de cuatro años, Benjamín, de los vecinos.

Un paseo al infierno

Pablo enviudó el año pasado. Norma se llamaba su pareja. Habían juntado sus familias en 2001. Ella con tres hijos, Micaela, Lucas y Johnatan; y él con dos, Franco y Esteban, el más chico. Con los años cada uno de ellos fue armando sus respectivas familias y proyectos. Pablo y Esteban quedaron viviendo solos. “La mamá de Esteban reapareció ahora que se enteró que está detenido. Él me dijo resignado que acepta que lo visite, así tiene alguien más con quien hablar”, cuenta el papá. Esteban terminó la secundaria hace algo más de un año. Estaba haciendo los trámites para empezar la carrera militar en Campo de Mayo. Trató de disuadirlo con sutileza, pero al final pensó que era bueno que siguiera su deseo. “No sea cosa que a los 50 me recrimine que yo no lo dejé hacer lo que quería. Mejor que elija”, piensa en voz alta. En la primera visita durante su detención, Esteban le dijo: “Mi Patria me traicionó.”

Según Pablo, a su hijo no le gusta salir. Sólo de vez en cuando va a bailar. Cada tanto va a pasear con un vecino que vive a dos casas de la suya. Se llama Esteban Titarelli. El 14 de diciembre estaba habían decidido ir a pasear a Capital Federal. Fueron, almorzaron, y después se tomaron el subte. Bajaron en la estación equivocada, en Sáenz Peña, y al salir se encontraron con una nube de gas lacrimógeno que lanzaba la Gendarmería. Esteban Rossano ayudó a una mujer que había caído por las escaleras. Trató de cerciorarse que estuviera bien. Ella agradeció, se despidieron, caminó con su amigo unos metros y vio que la Gendarmería le pegaba a otra señora mayor. Empezaron a pedir que pararan y se les vino encima un grupo de gendarmes. “¡Ustedes tiran piedras y botellas!”, acusó el grito de los efectivos. A Rossano lo agarraron de los pelos, y su amigo simuló que estaba con la mamá y escaparse detrás de una mujer. Después se quedó buscando ayuda para ver cómo podía saber adónde lo habían trasladado. Consiguió un listado con números de teléfono de abogados y se lo llevó a la noche a Pablo. En rigor, fue quien le dio la noticia.

 

 

“Lo primero que pensé fue: ‘mañana lo tengo en casa’. Yo también caí preso de chico cuando iba a bailar si había lío o en alguna razzia. En dos o tres horas te largaban”, cuenta Pablo, y agrega que no puede creer lo que vivió en apenas un mes. Las primeras dos semanas dice que Esteban bajó 10 kilos.  Le dieron puntazos y piñas. Primero en Gendarmería y después en el Servicio Penitenciario, tanto agentes como internos. La Procuración Penitenciaria logró que lo cambien de la unidad 24 a la 26. “Ahora tiene mejor cara y creo que está recuperando peso. Además, me puede llamar”, describe.

Pablo fue tres veces a Comodoro Py. “Jamás en mi vida había ido a esos ni otros tribunales. Apenas conocía de afuera los de Morón. No sé Derecho, pero me va orientando el abogado, voy aprendiendo y tampoco soy tonto”, dice. En el edificio de Retiro se encadenó, esperó en los pasillos pero no logró que lo atendiera el juez Claudio Bonadio. Sólo en una oportunidad se asomó un secretario, fue atento y lo escuchó. “Mi hijo no tiene antecedentes, allanaron mi casa y no encontraron nada, si me muestran una foto donde está cometiendo un delito no molesto más”, le espetó.

El fiscal Jorge Di Lello se pronunció a favor de excarcelarlo. Pero pese a todo, el juzgado rechazó hacerlo, lo mismo que con otras cuatro personas que también cumplen un mes detenidas (ver aparte) con el argumento de que pueden entorpecer la investigación. En el caso de Esteban, sumaron la cuestión de las piedras y los cinco panfletos que había en su mochila, que estaban todos pisoteados y eran de agrupaciones políticas distintas. El chico asegura que se los plantaron. La Cámara agregó que tenía ropa y a los jueces les gusta interpretar que es para cambiarse si la policía los marca con pintura. Sí, tenía ropa deportiva, porque iba a ir a jugar al fútbol y su defensa ofreció 20 testigos. Su papá cuenta que jamás fue a una movilización ni tuvo militancia. “Pero, a ver, yo digo, no fue a la manifestación. ¿Y si hubiera ido cuál es el problema? ¿Y si los panfletos y las piedras eran de él, cuál es el problema? ¿Es un delito? ¿Le pegó a un policía? ¿Robó? ¿Dañó un coche? Nadie me muestra eso. ¡Y está preso hace un mes!”, se desahoga. “Yo quisiera que el doctor Bonadio se siente a hablar con Esteban. Diez minutos. Que se tome un mate o un café y va a entender con quién habla. Va a entender todo”, se ilusiona Pablo.

Cuando recuerda el allanamiento en su casa a Pablo Rossano todavía le parece una película. La policía le dijo que buscaba elementos terroristas.  La orden decía que debían secuestrar “panfletos, artefactos explosivos, elementos que sirvan para armar los mismos, banderías y propagandas políticas (ropa, papeles), elementos cortantes, llaves falsas o ganzúas y todos los elementos útiles para la pesquisa”. El acta final decía que el procedimiento había sido “negativo”. Este y otros allanamientos se hicieron porque las actas de detención de Gendarmería y la Policía no brindaban datos concretos que dieran cuenta de que la persona estaba cometiendo un delito. Un grupo de abogados del Frente de Abogados Populares –entre ellos los que representan a Rossano, Adrián Albor y Federico Paruolo– pidieron al Consejo de la Magistratura el juicio político al juez por los allanamientos en cuestión, que consideraron ilegales, arbitrarios e inconstitucionales, en la medida en que estaban orientados a buscar “rastros de militancia política”. “Mal puede un juez allanar un hogar en busca de propaganda política dado que la tenencia de propaganda política no constituye ni puede constituir delito alguno, sino al contrario”, señala la presentación.

“Lo visito y vuelvo sin él”

El plazo que otorga el Código Procesal a los jueces para resolver en qué situación queda un imputado es de diez días. A veces los jueces se toman más, pero es una definición que urge cuando alguien está privado de su libertad. En este caso, como también se había visto tras la primera movilización por Santiago Maldonado, las personas son detenidas y recién después se busca alguna prueba que los comprometa. Los abogados de Rossano volverán a pedir esta semana que el juzgado resuelva la situación procesal del chico. Su papá se aferra a cada pequeño paso, con esfuerzo: “Cuando me levanto a la mañana pienso ‘hoy es el día’, y después me voy a dormir angustiado, sin novedades. Y así una y otra vez, lo voy a visitar y vuelvo sin él”.

El viernes último, Pablo fue a visitar a su hijo. Otra vez las rejas. Otra vez la requisa. La revisación y la desnudez. El olor a cárcel, que no conocía, y al que no se acostumbra pero acepta enfrentar. Esteban lo esperaba con las cartas que le quería mostrar, las de personas a las que no conoce pero le mandan afecto. “Fuerza chiquito, me animo a decirte así porque podría ser tu abuela y estaría muy orgullosa”, le escribió Alicia. “No te sientas vencido, ni aún vencido; no te sientas esclavo, ni aún esclavo; trémulo de pavor, piénsate bravo, y arremete feroz ya mal herido….”, le envió Mariana el poema de Almafuerte (Pedro Bonifacio Palacios). En el texto le dice que tiene dos hijos, que viven en Mar del Plata y le mandan “toda nuestra fuerza y apoyo”. Juan, en otra carta, le cuenta que se enteró por Facebook de lo que le había pasado, le ofrece ayuda y que si quiere le manda libros. Al final, Esteban descoloca a su papá con una carta escrita a mano, con lápiz, por él mismo. Tiene algunas tachaduras, pero se llega a leer: “Todos esos momentos hablando y enseñanzas que me diste para ser un mejor hombre, quiero que tengas en claro que es lo que me mantiene hoy con vida (…) lo que yo siento por vos no hay nadie que lo entienda…”

Pablo se seca las lágrimas en un baño del penal. Ya pasaron algunas horas cuando se lo cuenta a PáginaI12, pero se siente en carne viva. Cuando se están por despedir en Marcos Paz, recuerda, Esteban le dice: “¿Y si me clono? Dejo acá a mi clon y me voy con vos”. Ahora se ríe. Y le viene a la mente algo que quería transmitir: “A veces cuando charlaba con conocidos y decían eso de que la Justicia está lejos de la gente yo les discutía. Ahora veo que la justicia está lejísimo de mi hijo”.

 

Por Irina Hauser

]]>
http://contrahegemoniaweb.com.ar/la-pesadilla-de-uno-de-los-detenidos-el-14-de-diciembre/feed/ 0
Venezuela: recuperación o liquidación del proceso bolivariano http://contrahegemoniaweb.com.ar/venezuela-recuperacion-o-liquidacion-del-proceso-bolivariano/ http://contrahegemoniaweb.com.ar/venezuela-recuperacion-o-liquidacion-del-proceso-bolivariano/#respond Sun, 14 Jan 2018 18:10:33 +0000 http://contrahegemoniaweb.com.ar/?p=8627 Leer más »]]> La realidad venezolana y el tránsito del proceso bolivariano desde hace 18 años se han caracterizado por su enorme complejidad,  lo que invalida los análisis lineales y coloca a las simplificaciones en las fronteras del ridículo.  El tramo final de 2017 y los primeros días de 2018, se parecen a lo anterior, pero es un poco más complejo todavía.

En esa intricada maraña de sucesos y factores determinantes arriesgaría seis cuestiones principales a considerar, advirtiendo que  intentar  hacer aportes en el diagnóstico  a diez mil Km. de Venezuela, es un problema.

1)      El chavismo acumuló en el segundo semestre de 2017 grandes triunfos en lo político, que le permitieron en lo externo, bloquear las iniciativas de intervención impulsadas por Estados Unidos en organismos internacionales. En lo interno, derrotar a las guarimbas, instalar la Asamblea  Nacional Constituyente, ganar 19 de las 23 gobernaciones y el 91% de las alcaldías.

2)      En el plano macroeconómico el proceso bolivariano consiguió superar los años más difíciles 2016 y 2017, donde se combinaron importantes compromisos de pago de la deuda externa y la baja de los precios del petróleo, teniendo hacia delante un panorama más despejado con relación a estos componentes fundamentales de su economía.

3)      Se ha puesto en marcha una profunda campaña contra la corrupción interna cuyos principales blancos por ahora han sido la trama de ilícitos amparados por  la ex Fiscal Luisa Ortega y los negociados en PDVSA.

4)      El gran impulso de la Constituyente,  concretada gracias a la gran resistencia del pueblo en momentos muy difíciles, se ha ido deshilachando en la medida que sus decisiones, en particular en lo económico, empiezan a empantanarse en una trama de intereses donde los intereses populares y lo que surge de las Comunas y otras organizaciones de base vuelven a quedar postergados.

5)      El gobierno sigue siendo derrotado en la guerra económica. No ha podido controlar  el dólar paralelo ni el contrabando de frontera y su  iniciativa de  precios acordados con los empresarios, ha fracasado. El pueblo venezolano sigue sometido a la escasez e inflación inducida, y en los últimos meses ha restringido sensiblemente sus ingresos y su capacidad de compra.

6)      Si hoy el panorama político de la oposición, derrotada y fragmentada, es desolador y en el chavismo parece haberse consolidado la figura de Nicolás Maduro como único candidato presidencial; estos condicionamientos no garantizan un seguro triunfo del  gobierno en las presidenciales. De continuar la crisis económica, una oposición unificada por una candidatura extrapartidarias, tendría  chances de desalojar al chavismo del gobierno.

 

Seguramente hay otros temas influyentes a abordar, pero me limitaré a desarrollar un poco más estas cuestiones.

 

Los triunfos políticos:

 

La decisión política de apostar a la Asamblea Nacional Constituyente, fue un gran acierto del Presidente Nicolás Maduro, tomado en días muy difíciles por el incremento de las guarimbas, y  su saldo luctuoso, que había superado los cien muertos. En ese momento y ante la alternativa de declarar el Estado de Sitio y reprimir abiertamente los focos de desestabilización política, el presidente eligió arriesgar todo el capital político y jurídico del proceso bolivariano, poniendo su confianza en que el pueblo desabastecido y con graves problemas económicos, pero harto de la violencia, lo respaldaría en su iniciativo democrática y por la paz. El resultado fue que en una elección no obligatoria,  más del 41% del padrón electoral, más del 54% en una elección normal (con 20% de abstención), apoyó la iniciativa y dio legitimidad política a la instalación del Constituyente.

El triunfo electoral en la Constituyente se prolongó en las elecciones de las gobernaciones (donde concurrió masivamente la oposición) y  la de las Alcaldías (donde la oposición se dividió entre los que concurrieron y los que se abstuvieron).

Las cifras de estas elecciones confirman que el chavismo ha conservado su caudal histórico,  según el nivel de interés y participación que provoque la consulta y que la oposición ha perdido no menos dos millones de votos.

También debe anotarse como triunfo en lo político la recuperación de la Fiscalía General, producto del desalojo de la ex funcionaria Luisa Ortega Díaz, y el opacamiento de  la Asamblea Nacional, por la existencia de la ANC, y por las divisiones de la oposición que impidieron hasta el momento remontar su política de auto-boicot.

Deben reivindicarse también los triunfos políticos en el plano diplomático que ha impedido ha Estados Unidos concretar su política intervencionista, o de sanciones a partir de organismos internacionales, donde participa Venezuela. Las sanciones han sido dispuestas unilateralmente por Estados Unidos y el acompañamiento por parte de la Unión Europea ha sido más bien de carácter simbólico y restringido.

Los triunfos políticos obtenidos por el chavismo en el segundo semestre de 2017 han consolidado su control de los poderes de la vieja institucionalidad, y legitimado  las instancias de dialogo pacifico con la oposición, como las que se llevan en Santo Domingo.

Finalmente el hecho que en el chavismo se  haya podido consolidar con tiempo suficiente una  candidura presidencial única, y que sea Nicolas Maduro, también es un triunfo politico. Seguramente es la mejor opción frente a otras que se han venido barajando públicamente.

 

Datos macroeconómicos más auspiciosos

 

Valoramos el precio del petróleo y el peso de la deuda externa, como principales datos macroeconomicos.

El valor del barril de petróleo, sigue teniendo gran importancia en un país donde el 95% del ingreso de divisas, sigue dependiendo de la exportación de hidrocarburos.

Recordamos que el 95% de los ingresos de divisas en Venezuela provienen de la exportación del petróleo, por lo tanto, la variación del precio de este recurso afecta directamente la disponibilidad de ingresos del país. .

Con respecto a la deuda externa, pese a las permanentes agorerias de que el país va a entrar en default, debe considerarse que Venezuela tiene una deuda que podría ser considerada normal en relación a otros países de la región (alrededor del 40% del PBI), e irrisoria en relación a las reservas de minerales certificadas, pero debe considerase porque  demanda egresos de divisas en forma constante

En el año 2016 se combinaron  una caída de los precios del petróleo, que se redujeron hasta 20 dólares el barril y promediaron anualmente los 35,15 dólares;  con vencimientos de deuda externa  por 16.000 millones de dólares, y una feroz sequía que golpeó a la producción agropecuaria, pero además  limito a la provisión de energía industrial y domiciliaria (cortes periódicos) en un país que depende en un 70% de energía hidroeléctrica.

El año 2017 presentó mejores datos, con una suba del barril del petróleo del 32%, y un promedio de 46,24 dólares, y teniendo que enfrentar vencimientos de deuda externa por 8134 millones, de dólares.

Esa tendencia positiva parece acentuarse para 2018, cuando el barril de petróleo ha arrancado con precios cercanos a 60 dólares y los vencimientos externos no superan los 8.000 millones de dólares. No es muy arriesgado opinar que el precio del petróleo puede subir en los proximos años en valores que oscilen entre 60 y 70 dólares. Por el lado de los vencimientos externos por el momento tienen un ligero incremente en 2020, a 12.000 millones de dólares, para volver a descender hacia delante a 8000 millones o cifras más bajas.

Para matizar estos datos macroeconómicos positivos debe apuntarse que en 2017 el país vuelve a reducir su PBI por cuarto año consecutivo, y estas reducciones aumentan el peso de la deuda sobre el conjunto de la economía. También que las fuentes consultadas insisten en las dificultades que tiene el país para sostener el actual nivel de producción de petróleo no por falta de reservas, sino por falta de inversiones y malas decisiones gerenciales.

 

La lucha contra la corrupción

Desde hace muchos años, desde los tiempos en que teníamos a Chávez vivo y siendo presidente se ha venido denunciando una casta de funcionarios y empresarios  autotitulados chavistas, que utilizan sus cargos públicos o contactos políticos para hacer negocios personales.

Estas lacras políticas, herencia de los gobiernos de la IV República, no sólo reproducen el delito de apropiarse de dineros públicos, sino que provocaban al chavismo un inmenso daño político porque haciendo uso y abuso ostentoso de sus riquezas mal habidas, desmoralizan al pueblo. Peor aún. Así como al ladrón le gusta hablar de decencia, y al violador le gusta hablar del respeto a la familia, a estos personajes siempre han tratado de encubrirse detrás de su supuesta fidelidad y disciplina chavistas. Y han respondido a cada crítica contra ellos,  acusando a los que los denuncian de ser opositores, de ser militantes indisciplinados, o de apartarse del legado del comandante. Como bien decía Chávez en “El golpe de Timón”, esconden detrás de sus ropajes socialistas su “cochinada capitalista”.

Identificados estos burócratas corruptos o boliburgueses me parece necesario mencionar las tramoyas  donde más frecuentemente son mencionados por el pueblo venezolano. Estuvieron metidos en el guiso de los dólares preferenciales que otorgaba CADIVI, en los negociados en PDVSA, en las maniobras de sobrefacturación en las importaciones, en el contrabando de frontera y en los enjuages financieros con el dólar paralelo.

La caída de la Fiscal Ortega Díaz abrió una caja de Pandora de la corrupción. Por sus tramoyas familiares, pero sobre todo, por  los negociados que encubría y que involucraban a otros funcionarios del gobierno y las fuerzas armadas. El destape de la olla podrida de PDVSA, saca a la luz datos de ilícitos, muchos de los cuales venían siendo denunciado por los trabajadores.

Desde las mismas fuentes de la derecha que antes culpaban al gobierno apañar la corrupción, se dice ahora que todo esto es resultado de una disputa caníbal en el seno del chavismo.  Por el contrario, en un país donde  ha habido una tradición de siglos de excusar a los de arriba tirando para abajo las acusaciones, resulta muy aleccionador, muy moralizante, que vayan presos ministros y grandes empresarios.  El rebrote de la idea conservadora de que el principal problema de la crisis económica son los bachaqueros, queda aplastado, cuando los que van presos son altos funcionarios del Estado y sus cómplices empresarios. Estas medidas contribuyen a depurar la casa propia, a desalentar a los aprendices de ladrones y le quita a la oposición la bandera de la lucha contra la corrupción.

Estas iniciativas van en línea de la idea de que en una sociedad,  donde más de 100 años de matriz rentista han convertido a la corrupción en un mal crónico  penetrando  en todos los estratos sociales, la mejor línea de combate es darle poder a los de abajo. El mejor ejemplo son los CLAPS. Durante años el gobierno chavistas se propuso distribuir alimentos a precios regulados. Pero sólo ha tenido un éxito impactante cuando depositó la responsabilidad en los Consejos Comunales, en organismos de base con un fuerte control social. Puede suceder que alguna Vocera de Alimentación incluya incorrectamente en la lista de beneficiados a alguna pariente muy agobiada por tener muchos hijos. Pero esos niveles irrisorios de corrupción, nunca pueden ser comparables con lo sucedido cuando los militares administraban los MERCAL y desaparecían  cotidianamente gandolas (equipos de 30 toneladas de alimentos), que terminaban en Colombia o revendidos por empresarios particulares.

Aplaudiendo las iniciativas e la lucha contra la corrupción, quedan flotando algunas preguntas, que siempre van en la misma dirección

¿Podrán los militares que no han sido capaces de controlar el contrabando de frontera, moralizar a PDVSA? ¿Por qué no se ha dado más incidencia en la nueva empresa que se pretende sanear,  a los trabajadores y los cuadros técnicos que desde hace años venían denunciando ilícitos y algunos de los cuales sufrieron persecuciones?

¿Para cuándo las sanciones a los empresarios que estafaron con los dólares de CADIVI?

Si es incomprensible el contrabando de frontera en gran escala sin la anuencia de algún sector del alto mando militar, ¿Por qué las sanciones, cuando se aplican, no sobrepasan los estratos inferiores de la oficialidad?

 

Convocatoria y retiro de la confianza en el pueblo

 

Cuando el Presidente inauguro la Asamblea Nacional Constituyente recordó como fuente inspiradora de esa idea, una movilización popular realizada el 8 de diciembre de 2015 (dos días después de la derrota en las elecciones legislativas) reclamándole cambios y que escuchara al pueblo.

La convocatoria a la ANC fue una gran apuesta de confianza al pueblo en un  momento político muy delicado, y  el presidente no se equivocó.

Tampoco se equivocó cuando en el peor momento de la crisis de 2016 se convocó a la organización de los CLAPS.

El principal problema del gobierno de Maduro, y quizas en el principal punto que se extraña a Chávez, es que sus apuestas de confianza en el pueblo son espasmódicas, no permanentes.  Pareciera que solo se apuesta al pueblo en situaciones desesperadas, pero cuando se crea un respiro, cuando se alivian a las tensiones, se vuelve a la idea de que la política es asunto de políticos o de funcionarios y que el pueblo mas bien molesta, o crea dificultades para ejecutar las decisiones de gobierno.

Al instalarse la ANC  hubo un deseo  popular de garantizar la paz, pero también un mandato ferviente de resolver las cuestiones económicas más urgentes que afectaban a los consumos básicos de las familias. La discusión económica se postergó, como bien lo señaló el diputado constituyente Isaías Rodríguez, y cuando se prestó atención al tema prevaleció más la decisión de escuchar y acordar con los empresarios los precios de los alimentos básicos  que prestar atención a  experiencias productivas comunales y opiniones vinculadas a organizaciones populares.

Lo ocurrido con la candidatura del diputado constituyente Angel Prado a la Alcaldía de Simon Planas es un ejemplo paradigmático de esta tensión.  La Comuna el Maizal, de la cual es dirigente Angel, es una organización popular  de referencia, con muy buenos índices productivos y está vinculada a una de las redes comunales más sólidas del país. El esfuerzo comunero, resultó de suma utilidad a la hora de desplazar a Henry Falcón, un gobernador de la oposición con aspiraciones presidenciales, pero posteriormente fue desvalorizado arrebatándole su legítimo triunfo electoral para gobernar la Alcaldía. Con esta decisión se le  proporcionó, irresponsablemente, a la derecha y a la MUD un expediente sobre manejos poco claro de la CNE, que en lo sucesivo podrán utilizar para ensuciar al conjunto del chavismo y al funcionamiento de la justicia electoral.

Más allá de la injusticia cometida, el caso Prado ejemplifica una concepción política que tienen algunos dirigentes chavistas  en el sentido de que el pueblo, y los dirigentes populares de base,  pueden ser útiles para que apoyen en situaciones límites, pero pasado el sofocón,  no son necesarios. Lo más grave es que esa concepción no es patrimonio exclusivo de los corruptos, hay muchos dirigentes honestos que piensan así. Desde otra lectura podría decirse que el gobierno toma sus mejores decisiones cuando atraviesa situaciones muy graves y corre riesgos la continuidad del proyecto bolivariano, sometido a una presión por la derecha y el Imperio que parece insostenible. En esos momentos el propio gobierno  polariza políticamente, se identifica con claridad a los verdaderos responsables de la crisis y  se juega con el pueblo en partidas decisivas. Cuando la tormenta amaina los grandes capitalistas pasan a convertirse en empresarios con los que se puede negociar y las culpas se reparten. El enemigo se difumina y hasta puede ser el último eslabón de una red de bachaqueo, o un grupo de vecinos que sale a protestar porque le cortaron el agua o la electricidad, o vecinos que se quejan por el alza inusitada de los precios, o un comunero que pretende ser Alcalde. Este es un juego peligroso, el pueblo puede cansarse de tantas idas y venidas.

 

La guerra económica, la que se va perdiendo

 

Las opiniones críticas al proceso bolivariano no pueden desligarse del contexto de  que la gigantesca presión al internacional que se ejerce contra el país y el gobierno chavistas, obliga a tomar todas las decisiones políticas en condiciones de acoso económico, mediático, financiero y diplomático.

La abrupta caída de los precios del petróleo sorprendió a una economía donde el proceso de reconversión económica para superar la matriz petrolera exportadora era apenas incipiente, y sobre esa debilidad han venido actuando una batería de acciones agresivas donde se combinan la manipulación del tipo de cambio (dólar today), el bloqueo financiero, el fraude al Estado de empresarios que han tomado dólares preferenciales sin cumplir sus compromisos de producción,  el boicot a la provisión de insumos para abastecer la producción local  y a las importaciones de medicinas y alimentos, la fuga de capitales locales, previo vaciamiento y saboteo de las empresas  y por último las sanciones de Estados Unidos que tratan de afectar depósitos en el exterior y trabar las operaciones comerciales.

Las consecuencias sobre la población se han venido agravando desde 2015, afectando su abastecimiento de productos básicos, pero además deteriorando el poder de compra, de los salarios y subsidios sociales

——————————————————————————–.

Damos algunos datos de 2017. (Citados por el economista Andrés Giuseppe)

Incrementos de salarios (incluido cesta tickets)                             337 %

Incremento del dólar oficial  (Dicom)                                            396 %

Incremento del Dólar implícito (el que se registra efectivamente

en los precios de los bienes de consumo)                                       858%

Variación inducida de precios estimada (sector alimentos)          1814%

—————————————————————————————

El cuadro anterior demostraría que los incrementos de salarios y pensiones sólo acompañan con una ligera pérdida el incremento del dólar oficial. Pero que el aumento de los productos básicos han duplicado los aumentos de salarios, y en el sector alimentos los aumentos de precios los han quintuplicado.

En una parte de la población  (30%) esta enorme quita de los salarios se reduce por la existencia del CLAPS que permiten abastecerse de los alimentos mas requeridos a precio regulado.

El hecho de que las tarifas de combustible, gas y electricidad hayan sido menores que los incrementos de salarios, contribuye a reducir el impacto, pero no impiden caracterizar que en 2017 se ha acentuado la tendencia de la economía venezolana iniciada en 2015 de un feroz ajuste sobre los bolsillos de los trabajadores.

Resulta interesante analizar lo ocurrido en este tema  a partir de la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente el 1 de octubre de 2017.Contra  lo esperado, el nuevo organismo no arrancó con una política de férreos controles a la inflación sino que postergó el debate y después eligió el camino de acordar precios con los grupos empresariales productores de alimentos. Cuando esos precios fueron finalmente acordados, a finales de noviembre el gobierno reconoció  a los empresarios precios en dólares muy por encima de los que regia la tasa Dicom (valores de nueve o diez mil bolívares por dólar) con la consecuencia de aceptar un fuerte golpe al poder de compra de los salarios.  La conducta de los empresarios fue en primer lugar firmar estos acuerdos  y después no respetarlos. Quienes en el gobierno tomaron estas decisiones económicas  pueden alegar ingenuidad, o falta de conocimientos, pero los resultados son los mismos. Los empresario con quienes se concertaron los acuerdos no cumplieron su palabra (no volvieron a hacerlo como desde hace 18 años) y la fabula neoliberal de que el propio mercado estabilizaría los precios a la baja, desnudó su mentira. Tampoco es novedad, es lo que ha venido ocurriendo en otros países latinoamericanos con esos cuentos.

El fracaso de la política de precios acordados se evidencia en que  entre el 10 de octubre y el 15 de diciembre de 2017, se produjeron aumentos en los alimentos del 742 % (medidos en los Mercados Municipales), muy por encima del 30% otorgado a los salarios. Podrá alegarse que semejante sacudón de precios fue amortiguado por los triples aguinaldos, bonos navideños, etc., pero hacia delante los sueldos se pagaran desprovistos de estos complementos y los precios no van a bajar.   .

Los analistas de derecha han pronosticado un verano caliente que por el momento sólo sea ha expresado en algunos saqueos aislados. Los últimos aumentos de fin de año anunciados por el presidente, apenas alivian una situación de carestía que se presenta como muy grave y que sólo ha podido ser apaciguada por la enorme conciencia del pueblo venezolano.

Como si se tratara de una comedia de enredos el paso dado por el pueblo con la instalación de la ANC que dio un respiro al gobierno, está siendo dilapidado por no encontrar un  rumbo claro en la política económica, pero además, arriesgo, por cierta intención de pretender validar internacionalmente a Venezuela como un país “normal”.  Y un país que intenta hacer una revolución no es un país “normal”. Es una anomalía, y para el sistema capitalista es una anomalía peligrosa. Y el ataque de los poderes internacionales  se corresponde con esa caracterización.

En los últimos días el gobierno parece resuelto a enfrentar el factor desestabilizador de la economía representado por el dólar Today, con el Petro, una criptomoneda cuyo valor estará atado al precio del barril de petróleo. Tratar de salir del dólar  que rige la economía mundial  es una iniciativa valorable. Desde hace algunos años potencias como China y Rusia están trabajando para eso. Pero no es un hecho de pura voluntad, requiere relaciones de fuerzas, control de mercados, algo que precisamente Venezuela, un país asediado, no tiene. Dar la batalla desde las cripomonedas debería sustentarse en primer lugar en una posición de avanzada en el plano informático, porque esa iniciativa va a ser atacada con toda la materia gris del imperio. No parece ser el caso de Venezuela.

Analistas que valoro como sensatos (recomiendo leer los trabajos de Luis Salas, de José Gregorio Piña)  han advertido que la  utilización de las criptomonedas da vulnerabilidad de la economía, por ser valores que pueden ser robados por procedimientos informáticos sofisticados (tampoco seria novedad: le han robado criptomonedas a la bolsa de Tokio, en Hong Kong, etc., etc.). También advierten que se ponen en riesgo la soberanía y pérdida del control cambiario, al perder el país su propiedad de las reservas petroleras  que quedaría en manos de los tenedores del Petro. Hacia delante después de la colocación inicial,  el Estado venezolano perdería la posibilidad de aplicar futuras tasas de cambio más favorables del US$ y otras divisas en la conversión con respecto al VBF, porque ya el petróleo (u otro bien de respaldo) estará vendido. Como mínimo me parece necesario advertir de que se trata de una decisión arriesgada, y que quienes la promueven, las actuales autoridades económicas, no se han caracterizado por su solvencia, ni por los resultados obtenidos.

Resulta urgente enfrentar al Dólar Today, pero no creo que las criptomonedas sean la única alternativa. Hubo algunas propuestas como las que hizo la economista Pascualina Curcio como las de atar las subas artificiales de ese portal al precio de los cánones pagados por las multinacionales que tienen inversiones en las explotación de petróleo y el arco minero, que quizas pueda ser una alternativa interesante.

El  chavismo se ha sostenido en estos 18 años por el compromiso inclaudicable de millones de hombres y mujeres que ponen el pecho, argumentan, crean, sostienen todos los días  batallas formidables. En el plano de la industria, se han reparado equipos siniestrados por los empresarios, se han fabricado repuestos que no pueden importarse, se han reemplazado insumos, se mantienen en funcionamiento máquinas como decimos por aquí “atadas con alambre”. Hay campesinos que están produciendo en condiciones de enorme precariedad sin motoguadañas para controlar el monte, sin riego, sin caminos, con problemas de transporte, plantando como bien se dice “con las uñas”.

Dirigir los escasos ingresos disponibles a fortalecer un aumento de la producción interna apoyando y promoviendo la articulación de la producción comunal,  de los pequeños productores campesinos y los incipientes talleres que se están organizando para reemplazar productos que antes se importaban, más una política de estricto control de las fronteras, no son medidas de gran espectacularidad, pero pueden ser de suma utilidad para enfrentar la guerra económica

 

Una elección presidencial con pronóstico incierto

El año 2018, donde la revolución bolivariana se jugará cara o cruz su destino en una elección presidencial, comienza con un clima enrarecido, por la agobiante situación de los bolsillos populares y porque vuelven a hacerse presente la violencia terrorista de la derecha con el asesinato en Trujillo del constitucionalista chavistas, Tomas Lucena Briceño.

Con respecto a los pronósticos de lo que puede ocurrir en la elección, me parece que el peor error sería suponer, desde una visión triunfalista, que sucederá la segura continuidad de los tres triunfos consecutivos obtenidos por el chavismo a finales d 2017 (elección de la ANC, gobernadores y Alcaldías).

Me parece que hay que poner en cuestión la idea de que las elecciones presidenciales no pueden perderse porque se conjugan  tres factores decisivos: el poderío demostrado por la maquinaria electoral del PSUV,  el  millón y medio o dos millones de personas que emigraron contabilizados como votos que pierden los escuálidos  y el hecho de que el enemigo a enfrentar es una oposición  totalmente dividida y desquiciada.

Como bien lo advierte Ociel López después de una elección asombrosa en la Constituyente, donde el apoyo a la propuesta del gobierno superó los 8 millones de votos (seguramente también hubo opositores, hartos de violencia que votaron por la paz), en las elecciones posteriores lo que juntó el chavismo fueron alrededor de cinco  millones y medio de votos. Con ese apoyo electoral, se perdió en las elecciones legislativas de 2015. Para ganar una elección presidencial con un padrón de alrededor de 20 millones de votantes, se necesitan algo más de 9 millones de votos, un 40% más de los que hoy tiene el chavismo. Y esos votos hay que salir a buscarlos por fuera de los que convoca con mucha eficacia la maquinaria electoral del PSUV. Falta bastante, el gobierno pudo estirar las presidenciales hasta principios de diciembre y en diez meses en Venezuela pueden ocurrir muchísimas cosas, pero hay algunos indicios preocupantes.

Además de la mencionada situación económica, parece mantenerse una cerrazón que limita la confianza al  entramado cercano y orgánico a los controles partidarios. Magníficas iniciativas como los gobiernos de calle, o de otras formas de búsqueda de dialogo directo con el pueblo como muchas veces promovió Chávez, parecen no estar en la agenda del gobierno. Por fuera de las convocatorias del gobierno, no se advierten autoconvocatorias importantes del chavismo popular planteando una agenda alternativa en la crisis. La mencionada movilización del 8 de diciembre de 2015, parece haber sido la última movilización importante, por sectores que plantean reclamos y seguramente tienen buenas propuestas para salir delante de la emergencia. Si por ejemplo diez, veinte, cincuenta o cien mil personas ganaran la calle en Caracas para llevar a la Constituyente  la exigencia de que se cierren las fronteras para evitar el desangre del contrabando, o para que la cruzada anticorrupción alcance a los estafadores del CADIVI, o para que se expropie de una buena vez a La Polar (seguro hay ideas mucho mejores),  se incidiría en el debate y la agenda política y  se haría un buen aporte al gobierno y a la revolución bolivariana. La política se construye con relaciones de fuerzas y las declaraciones, lamentos y artículos políticos, como los que escribimos a la distancia, no tienen mucho peso.

El hecho de la emigración de un número importante de venezolanos y venezolanas, correspondiente a todas las clases sociales, es un hecho doloroso y no necesariamente favorable en términos electorales al chavismo. En primer lugar da cuenta de que algo no estuvo funcionando bien en la economía y en segundo lugar, aún suponiendo (algo que seguro es un error grosero) que todos los que se emigraron eran votantes de la MUD, por cada migrante hay no menos de cinco parientes que sufren esa pérdida y serán sensibles a votar quien les prometa en una campaña electoral, “volver a juntar a toda la familia venezolana”

Finalmente con un plazo máximo de 11 meses por delante, en un país normal el descalabro de la MUD sería terminal. Pero Venezuela no es un país normal. Detrás de la MUD está Estados Unidos y bien pueden apelar a un candidato extrapartidario (ya tienen uno, Lorenzo Mendoza),  imponerlo y forzar la unidad con presiones y billetazos

A partir de lo mencionado,  creo que lo más sensato sería plantear la cuestión de las elecciones presidenciales en términos pesimistas, arriesgando que hoy el chavismo tiene grandes chances de perder las elecciones y el gobierno este año, repitiendo el escenario de Nicaragua en 1989. Planteada esa hipótesis se abriría la discusión sobre qué medidas tendría que tomar el gobierno y qué cosas tendría que hacer el pueblo, autoconvocándose, para que esto no ocurriera.

 

Conclusión

 

El chavismo pudo sortear durante 2017 una situación de extrema gravedad institucional donde se combinaron la presión internacional y el asedio de  la violencia terrorista impulsada por  la derecha, gracias a la resistencia popular y acertadas decisiones politicas del Presidente Maduro. En los últimos meses del año los datos favorables de triunfos electorales en las elecciones de gobernaciones y Alcaldias, deben contrastarse con malas decisiones de gobierno en materia económica que colocaron al país en una situación de impotencia frente a la inflación inducida, provocando un ajuste extraordinario en perjuicio de los salarios, pensiones y contribuciones de solidaridad social. Con mejores indices macroeconómicos, que significan más dinero para repartir, corresponderá al chavismo, pueblo y gobierno, recuperar el rumbo en un año con elecciones presidenciales en que se juega la continuidad política del gobierno bolivariano.

Quien hemos visto al pueblo chavista realizar hazañas extraordinarias, mantenemos nuestro optimismo y en él depositamos la confianza.

 

Guillermo Cieza

11 de enero 2017

 

]]>
http://contrahegemoniaweb.com.ar/venezuela-recuperacion-o-liquidacion-del-proceso-bolivariano/feed/ 0
Vidal vetó la expropiación del Centro Cultural Olga Vázquez http://contrahegemoniaweb.com.ar/vidal-veto-la-expropiacion-del-centro-cultural-olga-vazquez/ http://contrahegemoniaweb.com.ar/vidal-veto-la-expropiacion-del-centro-cultural-olga-vazquez/#respond Sun, 14 Jan 2018 17:57:17 +0000 http://contrahegemoniaweb.com.ar/?p=8623 Leer más »]]> El pasado 5 de enero la gobernadora María Eugenia Vidal dictó un decreto que veta un proyecto de ley sancionado por la Legislatura provincial, a través del cual se establecía una prórroga por tres años de la ley de expropiación del edificio de 60 entre 10 y 11, donde funciona desde hace 14 años el Centro Social y Cultural Olga Vázquez.

El proyecto había sido aprobado por la Cámara de Diputados el 31 de agosto y por la Cámara de Senadores en la sesión del 29 de noviembre, y extendía la vigencia de la ley 13.764, aprobada en 2007 y prorrogada en 2012, que declaró de “utilidad pública” y sujeto a expropiación el inmueble, “destinado a apoyar y promover el funcionamiento de emprendimientos solidarios sin fines de lucro”.

En los considerandos del decreto que veta el proyecto de ley, se señala que “el Presupuesto General no prevé partida específica para atender la erogación que origine el dictado de la norma”, lo cual no es fundamento válido, dado que aunque no haya partida presupuestaria destinada en el corriente año, la prórroga es por tres años, es decir que la situación podría resolverse con una asignación presupuestaria en los próximos dos años.

Además, se señala que el “Ministerio de Economía ha solicitado el rechazo de la presente iniciativa señalando que no surgen elementos de juicio que permitan estimar el gasto de la presente expropiación”. Recordemos que en el caso del Olga Vázquez, concretar la expropiación implica saldar las deudas que dejaron los antiguos dueños, a partir de la quiebra de la escuela privada que funcionaba en el edificio. Y que los principales acreedores son el Banco Provincia y Arba, es decir, entidades del propio estado provincial. Por lo tanto, la expropiación no implica una erogación extraordinaria que comprometa los fondos de la Provincia.

El oficialismo contaba con esta información, situación que fue aclarada en su momento y que permitió que finalmente la Legislatura aprobara la ley. Tanto el intendente de La Plata Julio Garro, como el presidente del bloque de Senadores de Cambiemos, Roberto Costa, avalaron la iniciativa y se comprometieron a avanzar en la expropiación definitiva del Olga Vázquez. En las gestiones previas a la sesión, Costa firmó un acta en la que se comprometía a “comunicarle a la gobernadora María Eugenia Vidal y exponerle la situación del espacio, adjuntando material que verifica el trabajo que se viene sosteniendo desde hace 14 años”. Asimismo, expresó la intención de buscar una “solución definitiva” para que “el Olga tenga un título de propiedad, precario en un principio, definitivo en el futuro, para que de esa manera haya una seguridad que ustedes puedan seguir realizando las tareas que hacen”.

Teniendo en cuenta los antecedentes de las políticas de la gobernadora, quien vetó cada ley de expropiación que le tocó promulgar, en su momento también expresamos a los legisladores la preocupación de que luego de aprobada, la ley fuera vetada. El mismo Costa, presidente del bloque de Senadores de Cambiemos, aseguró que en este caso eso no sucedería.

Si bien el proyecto fue vetado, vuelve a la Legislatura provincial y la iniciativa continúa en estado parlamentario. Allí tendremos que volver a exigir su tratamiento y nueva aprobación en las próximas sesiones de ambas cámaras, sin fecha todavía. Si el proyecto no vuelve a aprobarse, volveríamos a la situación previa a 2007, cuando el inmueble estuvo a punto de ser rematado para saldar las deudas que dejaron los antiguos dueños. El remate implicaría el desalojo del lugar, y la posibilidad de perder todo lo construido en estos 14 años.

Mientras tanto, continuaremos la lucha por la defensa de este espacio recuperado para la cultura popular y el trabajo autogestivo, que cuenta con el apoyo y la solidaridad de distintos sectores de la comunidad platense. Eso se vio reflejado en cada actividad que fuimos realizando todos estos años para lograr la expropiación definitiva, como recitales, festivales, movilizaciones, intervenciones conjuntas con otros espacios culturales, entre otras.

El Centro Cultural Olga Vázquez permanece abierto desde hace 14 años, siendo una referencia importante de la cultura platense. En este espacio funcionan más de 25 talleres de expresiones artísticas diversas, 6 cooperativas de trabajo sin patrón, 2 bibliotecas, una radio, y es el lugar de encuentro de decenas de colectivos políticos, de la comunicación, artísticos y sociales. Un espacio donde no sólo proyectamos, sino que día a día llevamos adelante y construimos el sueño de que otro mundo es posible.

Nuevamente, necesitamos el apoyo de cada una de las personas y colectivos que conocen, habitan y apoyan este espacio, porque en el contexto de una política de avasallamiento de la cultura y de vulneración de derechos, avanzar sobre el Olga Vázquez significa atacar a todos los espacios culturales y colectivos populares.

Estamos en estado de alerta y seguiremos movilizados porque sostener estos espacios abiertos es garantizar el derecho al acceso a la cultura.

En defensa de la cultura popular.

La cultura no se clausura.

Contactos:
Sofía (221) 504-8950
Pablo (221) 303-0566
Pablo (011) 5313-5209

 

Centro Social y Cultural Olga Vázquez

 

]]>
http://contrahegemoniaweb.com.ar/vidal-veto-la-expropiacion-del-centro-cultural-olga-vazquez/feed/ 0
El norte global fomenta el monocultivo del pensamiento http://contrahegemoniaweb.com.ar/el-norte-global-fomenta-el-monocultivo-del-pensamiento/ http://contrahegemoniaweb.com.ar/el-norte-global-fomenta-el-monocultivo-del-pensamiento/#respond Fri, 12 Jan 2018 23:38:51 +0000 http://contrahegemoniaweb.com.ar/?p=8616 Leer más »]]> #GrandesAlamedas. Las últimas elecciones de medio término exhibieron en Argentina un escenario en el que la tradición política con más posibilidades de poner coto a la ofensiva en marcha del neoliberalismo se presentó en sociedad enarbolando la noción de ciudadanía, en un gesto que muchos analistas leyeron, más que como autoafirmación de su identidad histórica, como riesgosa mimesis con el adversario.

 

“Las investigaciones académicas y oficiales empiezan a considerar más seriamente otras dimensiones y categorías más allá de los aspectos socioeconómicos. Este proceso no sólo significa un cambio en la visión que la ciencia tiene de la realidad. Representa, entre otros factores, el resultado de la presión de los movimientos sociales de carácter identitario y de sus sujetos sobre el campo de la producción académica: negros, indígenas, mujeres y homosexuales, entre otros”.

Nilma Gomes

Universidad Federal de Minas Gerais, Brasil

 

 

Cuando la noción de PUEBLO deviene CIUDADANÍA

Cabría destacar que el concepto de ciudadanía tiene origen en las epistemologías dominantes. En nuestra latitud geocultural, donde rigen  modelos de exclusión social, la noción del ciudadano como moderno sujeto de derecho y libertad supone la existencia simultánea de numerosos otros actores privados de status legal cuando no directamente ajenos al proceso productivo.

Esto entronca con la sociología de las ausencias que nos plantea Boaventura de Sousa, toda vez que las clases dominantes atribuyen al concepto de  ciudadano la condición de ser socialmente constituido, como contraparte de aquel que carece de toda entidad. En tanto el lenguaje tiene poder instituyente, adviértase que la sustitución gradual del concepto de pueblo por el de ciudadanía instaura la supremacía de lo civilizado, lo moderno, y lo desarrollado, por encima de lo bárbaro, lo retrógrado, y lo subdesarrollado.

Será pues sobre ese vasto contingente de – al decir de Alfredo Moffatt –  “desaparecidos sociales” que habrá de descargarse todo el peso de la  explotación capitalista, la segregación racial, y la opresión patriarcal.

En nuestro país, el triunfo del patriciado porteño sobre la montonera federal y los malones originarios escribió en el Siglo XIX nuestra Constitución Nacional con la sangre del criollo y del indio, cimentando así una república a la europea. En relación con esto, el filósofo americanista Rodolfo Kusch elaborará un primer juicio esclarecedor sobre nuestra organización estatal: “Hemos fundado una nación sin pueblo” (Kusch, 2007, 326) 

La tesis kuscheana coincide con los autores decoloniales. Del siguiente ciclo histórico, el de la imposición definitiva de las fracciones oligárquico-liberales y de su proyecto de Nación eurocentrada y excluyente, el autor de “América Profunda” destacará un aspecto: la creación de los polos campo-ciudad e interior-puerto. Esto adquiere suma importancia, dado que las clases populares, como rasgo distintivo hasta la actualidad, se segregarán espacialmente, primero en la campiña y luego en las zonas residuales de las grandes urbes, desde donde gestarán las más importantes luchas antiimperialistas.

El liberalismo permitía al ciudadano justificar la ficción irremediable de la ciudad y convertirla, de esta manera, solapadamente, en nación. Ello trae como consecuencia la disolución de toda estructura propiamente nacional, genera  la separación entre las capas raciales, y crea una distancia provechosa entre la ciudad y el interior.

Autores como Jorge Abelardo Ramos suscribirán esta idea, ya que consideran a las ciudades-puerto, que trafican mercancías e ideas, como factores centrípetos que ponen en tensión la frágil cohesión nacional y que se edifican, como también lo sostendrá Kusch, de espaldas al país. Un autor como Ezequiel Martínez Estrada, con el que Kusch mantendrá un diálogo explícito y al cual debemos tomar como una fuente insoslayable de inspiración para su obra, también arremeterá, con cierta parafernalia, contra la “macrocefalia” de nuestro país y, por extensión, contra la figura colonial de la gran ciudad-puerto. Su prototipo será la megalópolis porteña, a la que llamó, en su libro homónimo, “cabeza de Goliat”. En suma, lo que aquí nos interesa dejar asentado es que la contradicción insoluble abierta por Occidente entre el campo y la ciudad adquiere en este continente otra complejidad al asumir la ciudad prerrogativas neocoloniales.

La autoctonía de Nuestra América va más allá de la Conquista, subyace a ésta y persiste aún hoy en la forma más inesperada, por cuanto perdió, después de la invasión europea, toda expresión que la incorpore a nuestra civilización ciudadana.

 

El movimiento negro como productor de conocimiento

El capitalismo contemporáneo practica una suerte de inclusión excluyente de la población negra. En efecto, según el pensamiento dominante, la negritud no tendría capacidad intelectual para producir conocimiento. Sin embargo, contradiciendo el prejuicio instituido, sobran evidencias de que los movimientos sociales también construyen su propia pedagogía. Sin ir más lejos, la africanidad nostramericana produjo numerosos procesos sociales de resignificación que dejaron invalorables legados de resistencia, como los quilombos (*) de esclavos brasileños.

En nuestra latitud es poco conocido que en la Escuadra Libertadora del general José de San Martín llegaron el Batallón Nº 7 de Libertos de Cuyo y el Batallón Nº 8 de Libertos de Buenos Aires, que sumaban en conjunto 1.461 soldados y estaban integrados exclusivamente por negros argentinos.

El inglés James Paroissien, primer ayudante de campo del general José de San Martín, considera en su diario que una de las intenciones del Libertador de desembarcar en Paracas – Pisco, fue la de reclutar unos mil negros. Estos no fueron enrolados por la fuerza, se presentaron masivamente como voluntarios al Ejército Libertador, donde luego de ser declarados libres, eran adiestrados en las tácticas de guerra de escuela y habituados al trabajo rudo, forzoso y disciplinado, así como por poseer una sanidad perfecta en su medio y clima que eran los de su cuna y crecimiento, fueron rápidamente incorporados a los cuerpos independientes.

Sobre el número de soldados negros enrolados en Pisco en el Ejército Expedicionario, existe el testimonio del propio general José de San Martín, en carta confidencial del 14 de octubre de 1820, en que comunica, desde Pisco, al Director Supremo de Chile, Bernardo O’Higgins: “Con seiscientos negros he aumentado el Ejército, y pienso aumentarlo con quinientos más. Estos negros se hallan ya fogueados y en estado de poder batirse”.

En efecto, “a los pocos días que el ejército pisó el suelo peruano, había aumentado sus filas con cerca de setecientos negros jóvenes, que se presentaron voluntariamente al servicio, y que el de mayor edad quizás no excedía de 30 a 35 años; de este número se destinaron ciento y pico a cada uno de los batallones Nos. 7 y 8 del Ejército de los Andes, cuyos cuerpos eran de negros argentinos desde su creación, y el sobrante de más de cuatrocientos, se incorporó al batallón No. 4 de Chile. Este batallón que, como los demás del ejército de Chile, desde su origen había sido formado de gente blanca, criolla del país, luego que se vio con un número suficiente de negros y en regular estado de disciplina, por la incesante escuela de mañana y tarde que era de práctica, el general dispuso que quedase compuesto de negros puros (peruanos), menos las clases de sargentos y cabos de cada compañía”.

Revisando aquellas gestas resulta inevitable preguntarse por qué no hay negros en Argentina. El turista compara con países vecinos como Brasil y Uruguay u otros más lejanos como Cuba o República Dominicana, donde los afrodescendientes son multitud y busca una explicación. La hay.

Argentina no fue una excepción en el tráfico de esclavos que llegaron a hispanoamérica tras la conquista. En 1810, al menos un tercio de los habitantes de Buenos Aires eran esclavos negros. Desembarcaban hacinados en los barcos y se convertían en mano de obra gratuita para trabajar en el servicio doméstico o desarrollar oficios y tareas manuales. En aquella época, tener un negro en casa era un signo de distinción. “Se los podía comprar, vender, alquilar y hasta hipotecar. El esclavo era una forma de inversión: su amo le daba el apellido y lo ponía a estudiar un oficio de sastre o carpintero”, recuerda Diego Valenzuela, en el libro “Enigmas de la historia Argentina”.

En Buenos Aire los barrios de Montserrat y San Telmo – hoy célebre por su mercadillo de antigüedades – concentraron el mayor número de esclavos. Los amos solían abusar sexualmente de las mujeres y se multiplicaban los descendientes mulatos, término que viene de “mula”, animal con el que se identificaba a las mujeres de raza negra.

Buena parte de estos esclavos eran desplazados a las provincias coloniales. La primera escala solía ser Córdoba y de ésta los llevaban a las norteñas de CatamarcaSantiago del EsteroLa RiojaTucumán y Salta. La ruta seguiría posteriormente a Perú y al norte de Chile.

“En el primer censo de 1778 hay ciudades que tienen un 35 y un 40 por ciento de esclavos”, asegura Valenzuela. Según cálculos del historiador Jorge Gelman, “a mediados del siglo XVIII un esclavo cotizaba en Buenos Aires entre 100 y 200 pesos (unos quince euros), contra unos 800 en Potosí, por el traslado desde el río de La Plata”. Próceres argentinos como Juan Manuel de Rosas, en 1825, podían presumir de tener treinta y tres esclavos en sus fincas. Los “bozales”, como les bautizó la población blanca porque no entendía una palabra del idioma de esos hombres de labios gruesos, estaban considerados mercancía y también formaban parte del equipaje de las órdenes religiosas, “sobre todo los jesuitas que fueron los principales propietarios de esclavos. Eran su mano de obra clave”, observa Valenzuela antes de ilustrar, “en La Rioja, por ejemplo, de 800 esclavos que había en la ciudad, 400 eran de los jesuitas”.

 

¿Qué pasó entonces?

No hay una sola razón que explique su aparente desaparición del mapa argentino, lo que permite que se instale el mito, en el siglo XIX, de que en Argentina siempre fueron todos blancos descendientes de los barcos. “Las guerras de la Independencia, la Guerra del Paraguay, la fiebre amarilla y especialmente el mestizaje”, son algunas de las causas que resume Diego Valenzuela para explicar el actual panorama.

Goldberg, por su parte, considera como elemento a tener en cuenta la abolición de la esclavitud que se produjo con la Constitución de 1853, Carta Magna que Buenos Aires acepta en 1860. “La prohibición de trata –asegura – que frena el ingreso de esclavos, la alta mortalidad de este segmento de la población y las guerras de independencia”, son motivos que llevan, “necesariamente – afirma – a la desaparición por mestizaje”.

Dicho esto, según estudios recogidos en el libro de Diego Valenzuela, hoy “se estima que el número de afrodescendientes se sitúa entre el 4 y el 6 por ciento de la población”. Puestos los porcentajes en números hablamos de “unos dos millones de personas”.

Antropólogos de la Universidad de Buenos Aires estudian la historia de la población negra en la Buenos Aires colonial. A principios del 1800 los afros representaban el 30% del total de habitantes de la capital portuaria. Una población que forjó parte de la identidad nacional pero que fue borrada de los registros y la historia oficial, al punto de que el Lic. Daniel Schavelzon, Arqueólogo de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo  (UBA)  considera que son “nuestros desaparecidos del Siglo XIX”.

 

Islamofobia en el mundo periférico

Los máximos responsables de la seguridad interna en Argentina frecuentemente realizan polémicas declaraciones acerca de la posible existencia de células terroristas en el país.

Desde hace años, gracias a la tarea de la comunidad local, la República Argentina recibe refugiados sirios. Pero el Gobierno de Mauricio Macri parece dispuesto a querer mejorar su imagen con una campaña política de nuevos casos que estarían arribando al país.

Por su parte, la ministra de Seguridad de Argentina, Patricia Bullrich, oportunamente anunció por Twitter la rimbombante captura de El Sayed, un supuesto terrorista libanés, buscado por Interpol, con pasaporte falso de Paraguay. Lo que en realidad fue una persona de nacionalidad paraguaya real, de origen libio, con pedido de captura por delitos comunes en Brasil. Pero tales señalamientos mediáticos apenas comienzan.

Todo ello en un contexto donde las declaraciones políticas del actual Gobierno, parecen promover la islamofobia.

Cabe recordar que la musulmana es la segunda religión con más adeptos en el mundo. A diferencia del islamismo, que es un concepto religioso, lo árabe es un concepto lingüístico. Así, no todxs lxs musulmanes son árabes: Una de cada cuatro personas del mundo habla la lengua árabe. No todas las personas árabes son musulmanas. La identidad palestina – por ejemplo – es nacional, territorial y árabe. Laidentidad judía, en cambio, es religiosa y cultural. Elsionismo es un movimiento nacionalista y colonialista de algunxs judíos y es la filosofía del Estado de Israel. Pero no todxs lxs israelíes son judíos ni sionistas y no todxs los sionistas son judíos.

A propósito de la histórica disputa que arrastran dichas culturas, el activista palestino-estadounidense Edward Saidse preguntaba “¿quién tiene el permiso de narrar?”. Y es que a ese respecto la violencia epistémica (civilización – barbarie, modernidad – atraso, ciencia – mito) se cimenta en el discurso hegemónico dominante sionista – israelí.

La narrativa mayoritaria supone que la disputa en curso se dirime dividiendo el territorio en dos Estados, sin embargo dicho conflicto no pasa por el milenario reclamo de Tierra Santa sino por razones de carácter político y económico. Se origina en el Siglo XIX (cuando Palestina pertenecía al sultanato otomano que se desintegró a partir de la Primera Guerra Mundial) y corona durante el siguiente con la ocupación colonial que en 1948 – cuando los británicos abandonaron Palestina, desencadenándose una limpieza étnica consistente en conquistar mayor cantidad de territorio con la menor cantidad de población no judía – instaura el Estado de Israel, que habría de expandirse en 1967 con la Guerra de los Seis Días.

Hoy Palestina es el laboratorio de pruebas de la industria armamentística mundial (test in combat) y está plenamente ocupada/controlada por el sionismo mediante las más inhumanas restricciones.

La islamofobia entonces es un fenómeno creciente tanto en Europa como en EEUU, que comienza a replicarse en nuestra región en consonancia con la contraofensiva neoconservadora en curso, y que hoy equivale al antisemitismo de finales del siglo XIX y comienzos del XX. Consiste en considerar que:

  • El Islam es un bloque monolítico y refractario al cambio
  • Es radicalmente distinto a otras religiones y culturas
  • Es inferior a la cultura occidental, primitivo, irracional, bárbaro, y más patriarcal que otras religiones
  • Es de por si hostil y propenso al racismo y el choque de civilizaciones
  • Fusiona religión e ideología política
  • No se justifican las críticas a occidente realizadas desde ámbitos musulmanes
  • Corresponde segregar a la población musulmana
  • Es natural discriminar a la población musulmana

 

La Yihad (esfuerzo colectivo e individual por ser mejor musulmán) no es un imperativo de los musulmanes. Más que “terrorismo yihadista” corresponde hablar de terrorismo en nombre de la yihad.

Con la caída del Muro de Berlín surgió la necesidad de edificar un nuevo enemigo global, cuya demonización se cimentó sobre la falacia del “choque de civilizaciones”.

Algunos intelectuales pretendidamente radicales, como el propio Zlavoj Zizek, han vinculado las migraciones con el riesgo de proliferación del terrorismo islámico.

A su vez, pese a que la mayoría de las crónicas del Norte Global enaltece el prestigio de las universidades europeas, según la UNESCO, Fátima Al – Fihri – una mujer árabe y musulmana – fundó en África la primera institución superior de educación del mundo en el año 859 después de Cristo: La Biblioteca Colonial omite ese y otros tantos méritos de la cultura en cuestión, así como globaliza la prejuiciosa imagen de la mujer musulmana como pasiva y sumisa.

El patriarcado occidental islamófobo (y los “musulmachos”) también niega al velo que caracteriza a muchas la legitimidad que tiene fuera del mundo árabe un piercing, un tatuaje o una cresta.

Es hora de que las izquierdas trasciendan los análisis casi exclusivamente centrados en la cuestión de clase, asumiendo la importancia de los factores de raza y género. Y que las feministas coloniales blancas también revisen su pensamiento euro referencial.

En conclusión, aunque estos y otros tópicos no formen parte de nuestra agenda cotidiana, resulta imprescindible reparar en ellos en cada remanso de la lucha. Porque así como el genocidio epistémico suele preceder al socioeconómico, no hay proceso de emancipación social sin su correspondiente emancipación epistémica.-

 

 

(*) Un quilombo (del kimbundu, una de las lenguas bantúes más habladas en Angola: kilombo) o también cumbe y palenque es un término usado en Nuestra América para denominar a los lugares o concentraciones políticamente organizadas de negros esclavos cimarrones en lugares con fuente de agua y cuevas, con alcaldes que ejercían su autoridad en el interior de los mismos. Además los palenques eran asentamientos donde se refugiaban los esclavos negros que se rebelaban o se fugaban de su vida de esclavitud.

 

(**) Este texto pertenece al número publicado en diciembre 2017 del portal Grandes Alamedas.

]]>
http://contrahegemoniaweb.com.ar/el-norte-global-fomenta-el-monocultivo-del-pensamiento/feed/ 0
La batalla comunicacional: entre las oportunidades perdidas y la construcción de nuevas condiciones http://contrahegemoniaweb.com.ar/la-batalla-comunicacional-entre-las-oportunidades-perdidas-y-la-construccion-de-nuevas-condiciones/ http://contrahegemoniaweb.com.ar/la-batalla-comunicacional-entre-las-oportunidades-perdidas-y-la-construccion-de-nuevas-condiciones/#respond Thu, 11 Jan 2018 03:21:25 +0000 http://contrahegemoniaweb.com.ar/?p=8610 Leer más »]]> #GrandesAlamedas. Como los medios de comunicación y la clase política muchas veces hablan de “sensación” (de inseguridad, de hartazgo, de que tal o cual es culpable), nos vamos a permitir comenzar este artículo apelando a una sensación: la que nos sugiere que perdimos una oportunidad histórica. Nos embarga el sentimiento de que en América Latina estuvimos cerca de alumbrar un sistema de medios nuevo, democrático y desconcentrador, surgido del cuestionamiento al paradigma que asocia la comunicación con las ganancias. Las condiciones parecían dadas; pero la realidad, aunque con avances, fue más modesta que las promesas que agitaron los cambios regulatorios en buena parte de la región.

Pensamos que un balance crítico y autocrítico de esta última década y media requiere que revisemos lo actuado tanto por los Estados como por las grandes empresas periodísticas, y por las clases y grupos populares en la construcción de sus propias herramientas de expresión. ¿Cuánto hubo de ruptura y cuánto de continuidad con el sistema de medios consolidado en las décadas anteriores? ¿Hasta dónde nos permitió llegar la batalla comunicacional? ¿Cuántas posiciones hemos recuperado para las voces de la clase trabajadora, para la difusión de las ideas antiimperialistas, para la defensa de Nuestra América emancipada?

El impulso de nuevas legislaciones que buscaron poner límites a la concentración y extranjerización de la propiedad de los medios de comunicación tiene como telón de fondo las crisis orgánicas que –más acá o más allá del cambio de milenio- sacudieron a muchos países del subcontinente. Argentina, Bolivia, Venezuela, Ecuador atravesaron períodos de altísima conflictividad. El cuestionamiento al neoliberalismo en todos los órdenes; la denuncia de las consecuencias de la privatización, el endeudamiento y la dependencia hacia los organismos financieros internacionales actuó como marco del debate acerca del rol que cumplen los medios sobre la subjetividad social y, más ampliamente, sobre los modos de intervención estatal.

Un terreno que hasta el momento sólo era habitado por especialistas, que  muchas veces habían callado las consecuencias de la concentración mediática, ahora ganaba protagonismo y pasaba a ser transitado por toda la sociedad. La rebelión de diciembre de 2001 en la Argentina, y sobre todo las manifestaciones contra el golpe de Estado en Venezuela en 2002, pueden ubicarse como intersección entre dos maneras de entender y valorar el lugar ocupado por las grandes empresas mediáticas y su relación con las audiencias. Éste es nuestro punto de partida para reflexionar sobre lo mucho o poco que pudimos avanzar en estos años.

 

El neopopulismo de mercado

Los años neoliberales vieron multiplicarse perspectivas cómodas para la concentración: en lugar de preguntarse por quiénes son los dueños de los medios y cuáles son sus intereses, se estableció una suerte de relación igualitaria entre emisores y audiencias, haciendo énfasis en la libertad de los consumidores culturales para resignificar los textos mediáticos. La pregunta sobre la propiedad perdía relevancia en la misma medida en que el mercado festejaba la soberanía del receptor. Cualquier intento regulatorio era dejado de lado en nombre de esta “libertad”, habilitando o profundizando la concentración en multimedios mientras el control remoto objetivaba un supuesto poder de elección al cambiar de canal.

El neopopulismo de mercado sigue siendo hoy el principal articulador de la línea de argumentos de las clases dominantes para éste y otros asuntos, y tiene como base la idea de que el mercado es capaz de autorregularse. En la Argentina, el equipo del gobierno de Mauricio Macri lo ya lo había dejado claro cuando, al asumir, justificaba la derogación parcial de la ley 26.522 de Servicios de Comunicación Audiovisual con la tesis de que debía terminarse la “guerra contra el periodismo”. Para que éste goce de buena salud sólo es necesario “garantizar la competencia”, aunque esto entre en tensión cuando se trata del pragmatismo de las megafusiones como la reciente entre Telecom y Cablevisión que, por su volumen, no tiene precedentes en América Latina.

En estos casos la intervención del Estado se da en auxilio de los amigos, favoreciendo el dominio de mercado para un grupo mientras se busca “compensar” en estos días al resto de los competidores industriales con nuevas resoluciones y decretos, mientras la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia se expide bajo presión de las directivas de la Casa Rosada (1). Y esto pese a las frases rimbombantes con que el entonces ministro de Comunicaciones Oscar Aguad (hoy al frente de la cartera de Defensa), defendió la serie de decretos pro mercado con que inauguró el cambio de gestión: “Está planeado que en enero del 2018 se aplique la convergencia, que se levanten las barreras para la libre competencia. La ley de  medios nuestra no va a ser para ningún medio en particular como la anterior, va a auspiciar por la libertad de expresión con las menores restricciones posibles. La mejor ley de medios es la que no existe, y ésa es la idea. La guerra con los medios se terminó, la paz está sellada” (2). A la luz de la sucesión de resoluciones publicadas en el Boletín Oficial desde entonces, queda claro quiénes son los ganadores.

Por otra parte, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), usina ideológica para todos los gobiernos de derecha, ubica desde su fundación cualquier legislación en materia de comunicación, por más tibia que ésta sea, como atentado a la democracia. Para la SIP, la libertad de prensa es la libertad de empresa. Las resoluciones de sus asambleas reiteran persistentemente los mismos temas: “Violencia que no cesa contra medios y periodistas; multiplicación de leyes, proyectos y presiones gubernamentales que intentan controlar el libre flujo informativo en los medios tradicionales y también en las nuevas plataformas; restricciones al acceso a la información pública; asignación discriminatoria de publicidad oficial y mayor concentración de medios en sectores vinculados con los gobiernos” (3).Desde el NOMIC para acá, el discurso parece calcado.

Las conclusiones de la 71ª Asamblea General de la SIP realizada en Carolina del Sur en 2015, sostienen que “ningún país de América está a salvo de la corriente censuradora que se extiende como inmensa mancha de aceite. Ello ocurre inclusive en países tradicionalmente garantistas de la prensa libre, y en algunos casos bajo el paradójico argumento de promover mayor pluralismo, de garantizar el derecho al olvido o de poner freno al ‘discurso del odio’”(4). Para la SIP en Venezuela “se consolida un totalitarismo comunicacional de Estado” y en Cuba “persiste la censura” (5); mientras que la destitución de Dilma Roussef en Brasil fue bien considerada (“La prensa está funcionando libremente y publica cualquier cosa que considera importante para revelar al público”), y la política de decretos presidenciales en Argentina se saluda como una sana vuelta al cause, sin expresar repudio alguno por los ataques a los y las trabajadoras de prensa durante las coberturas de las protestas sociales.

 

La intervención estatal: entre la actividad y el binarismo

Decíamos que los años 2000 trajeron consigo contratendencias respecto de cómo se venía abordando la relación entre medios, Estado y sociedad en la década anterior. El escenario incuestionable del “cuarto poder”, amparado en la autonomía de las audiencias para elegir con qué estrella televisiva quedarse, fue sacudido por la movilización popular que ganó las calles en algunos países de la región. Las lecturas acerca de la Guerra de Cuarta Generación (G4G) y cómo contrarrestarla, y la atención sobre las acciones impulsadas desde los medios de comunicación y propaganda a favor del imperialismo norteamericano sirvieron de base para el replanteo de los marcos teóricos desde los cuales pensar el fenómeno mediático, aunque los resultados anclados en esta perspectiva en general fueron pobres y mecanicistas.

Venezuela, Argentina, Uruguay y Ecuador pusieron en debate y sancionaron leyes de medios que buscaron poner límites a la concentración mediática, y que se basaban en demandas históricas del movimiento popular por la democratización de la comunicación. En otros casos como Brasil, la disputa entre los principales grupos de medios privados y el gobierno del PT actuó como telón de fondo de la revitalización de los medios públicos. También Bolivia avanzó hacia el refuerzo o creación de medios públicos en los últimos años. De este modo los Estados fueron recuperando el protagonismo, apareciendo como actores importantes en la definición de políticas públicas vinculadas a la producción y distribución de información y entretenimiento. Telesur es la apuesta más ambiciosa.

Desde el punto de vista del análisis teórico, conceptos como “manipulación”, “dominación” o “ideología”, que habían sido desechados en la teoría comunicacional, retornaron al debate social y más tímidamente a los claustros académicos. En muchas ocasiones, la contienda entre los gobiernos y los conglomerados mediáticos obturó la posibilidad de reflexiones más complejas que dieran cuenta de cómo se instalan las agendas, cómo se modelan gustos y consumos a través de la apropiación que hace de ellos la industria cultural; convirtiendo el binarismo en un método abreviado para delimitar el campo de pelea.

La apelación a la G4G por momentos funcionó como corsé para no profundizar en las zonas más problemáticas. En lugar de fortalecer las posiciones progresistas o revolucionarias, el binarismo las encerró en la jaula de la obsecuencia. Los últimos tiempos vienen marcados por la falta de densidad del debate, cambiando una lógica democrática con capacidad de autocrítica y crítica constructiva, por una lógica propagandística cerrada que se repite como un mantra y se utiliza como excusa frente a cualquier reclamo. Esto repercute en la calidad de los medios, tanto de los públicos como de los privados, en la medida que ambos construyen un espectador sin capacidad de análisis, a quien se le entrega comida predigerida.

No obstante, el período 2001-2015 destaca la importancia de Estados activos en la definición de políticas públicas para el sector audiovisual, tanto desde la sanción de normativas que regulan el funcionamiento del sistema de medios como por la redimensión, aunque con limitaciones, de los medios públicos. Son importantes las medidas en favor de la realización de contenidos digitales para cine y televisión, la democratización en el acceso a financiamiento para nuevos prestadores y la apuesta que significa construir desde el Estado las plataformas de la TV digital. Todo esto en un contexto de convergencia tecnológica que cambia las maneras de producir, difundir y consumir información y entretenimiento, un sector de la economía muy dinámico y que se encuentra en permanente movimiento.

 

La intervención desde las organizaciones populares

En este marco hay que situar al otro actor que mencionamos al principio, y que para nosotros es estratégico: los medios alternativos, populares, autogestionados o comunitarios. Estos vienen construyendo desde muy atrás, en el marco de una tradición que en Nuestra América lleva el tiempo de las luchas emancipatorias. En Argentina, confundidos en la categoría “sin fines de lucro”, los medios alternativos tienen todavía  reservado un 33 por ciento del espectro radioeléctrico, aunque su aplicación fue incompleta y en la actualidad sufren el ahogo financiero producto del ajuste macrista en los fondos de fomento. La situación es tanto de fortaleza como de debilidad: fortaleza porque el sector ha logrado capitalizarse y profesionalizarse, debilidad porque muy pocos han logrado la legalidad necesaria para desplegarse en el nuevo escenario.

En Venezuela los medios populares han logrado desarrollarse debido a un apoyo activo por parte del Estado Bolivariano, que creó una dirección especial que atiende al sector en su especificidad. Por eso constituyen un faro para los colectivos de comunicación popular en América Latina. Sin embargo cabe preguntarse por las tareas que estos medios asumen en tiempos de desestabilización del gobierno de Nicolás Maduro. Frente a la hegemonía histórica de la TV comercial para modelar gustos y consumos culturales, este interrogante no es menor: Thierry Deronne, en un informe sobre el balance y futuro de la televisión comunitaria venezolana, explica que “prácticamente no se ven, sin contar que muchas de ellas están fuera del aire”. El mismo trabajo señala que el 78 por ciento de los y las televidentes en abierto, a nivel nacional, siguen prefiriendo Venevisión y Televen, las principales cadenas de privadas de TV (6).

En Ecuador, sobre el final del gobierno de Rafael Correa, se publicaron los listados de los concursantes de la primera convocatoria pública de frecuencias de radio y televisión en señal abierta, llamado realizado en cumplimiento la Ley Orgánica de Comunicación, que establece la distribución del equitativa del espectro radioeléctrico en tercios, reconociendo a los privados, los públicos y los comunitarios. Como en Argentina, las exigencias de los concursos fueron difíciles de superar para los comunitarios.

En otras palabras: las radios, emisoras de televisión y prensa escrita en manos de las organizaciones populares seguimos ubicándonos desigualmente en el mapa de medios latinoamericano, y pocas veces logramos conectar masivamente con las audiencias. Por eso se trata de una desigualdad de poder y a la vez de interpelación hacia la sociedad, hacia el pueblo en su conjunto. La artesanalidad y la pequeña dimensión en que la mayoría de estos medios se mueve conspira contra el objetivo general, que se vincula con la disputa de sentido y la revolución social. La construcción de redes por momentos permite superar el aislamiento, aunque no logra trascender los propios círculos en los que éstos se levantan.

Esta debilidad, producto de años de persecuciones en toda la región, es histórica y situada, y por lo tanto es superable en la medida que la comunicación se entienda como una herramienta en el marco de la construcción de poder popular. Esto significa que la comunicación deber ser un instrumento. La batalla no se resuelve en el discurso: por el contrario, requiere organización desde abajo que la confronte, en todos los frentes de lucha, y en esto los medios populares con vocación de poder cumplen una función de apoyatura y articulación fundamental.

 

A manera de cierre

Las tareas de la emancipación requieren, entre otras acciones, encontrar las formas más adecuadas para responder al discurso del poder, dando lugar a la expresión de la clase trabajadora para romper el cerco mediático. Superar la artesanalidad es un imperativo que crece junto con las denuncias de las brutales matanzas producidas por los narcoestados en México y Colombia, que nos interpela en los intentos de restauración conservadora y en las continuidades que persisten en la región, como la matriz extractivista.

Trazar un balance sobre lo actuado en materia de comunicación en América Latina durante los años posneoliberales implica hacerse cargo del peso de cada uno de los actores; de las continuidades estructurales que ubican los mayores intentos del lado de la comunicación comercial “aliada”; de la tendencia a las respuestas fáciles que evitan ir hacia las contradicciones del modo de acumulación en el capitalismo actual y de las fragilidades de la organización popular –políticas y también comunicacionales- de cara a vencerlas.

Las clases populares parten de condiciones iniciales de debilidad en la lucha por la hegemonía, y con ella por el acceso al gobierno y al poder, que es donde se materializa la capacidad de hacer efectivas y estables sus nuevas formas de organización. Si desde el Estado no se apoya sistemática, económica e institucionalmente a las expresiones construidas desde abajo; si ese Estado no es expresión orgánica de un pueblo movilizado construyendo una nueva sociedad, los medios alternativos seguirán recluidos en el entorno más cercano.

Por eso la “sensación” de oportunidad perdida con la que empezamos este artículo: las clases dominantes no se suicidan. Hubo condiciones favorables, aunque los avances estuvieron lejos de las expectativas generadas. Con todo, hemos logrado levantar un nuevo piso, mayor capacidad de producción de contenidos de calidad y una referenciación positiva entre los sectores movilizados de la sociedad. Las comunidades (en sentido territorial y sociológico) se han apropiado de estas herramientas. La cuestión es cómo hacer de estas posiciones conquistadas unos espacios que confluyan en el camino de la  emancipación, y que contribuyan a su avance.

Siguiendo al Che, la tarea entonces será aportar para la construcción de nuevas condiciones, que generen nuevas oportunidades para una comunicación de superficie, masiva y en disputa. Así como lo más avanzado de esta oleada abrevó en las luchas anteriores, lo interesante es que otra vez no empezaremos de cero.

 

(*) Este texto pertenece al número publicado en diciembre 2017 del portal Grandes Alamedas.

Notas:

1.-Para más información sobre esta fusión y los desafíos que se abren mientras se expide la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, ver:https://martinbecerra.wordpress.com/2017/12/22/fusion-en-caliente-bono-navideno-para-el-grupo-clarin/#more-6088

2.-Disponible enhttp://www.politicargentina.com/notas/201610/17459-oscar-aguad-la-mejor-ley-de-medios-es-la-que-no-existe.html

3.-71ª Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa, Conclusiones. Charleston, Carolina del Sur, 2 al 6 de octubre de 2015. Disponible en:  http://www.sipiapa.org/

4.-Idem.

5.-72ª Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa, Informes. México, 13 al 17 de octubre de 2016. Disponible en:  http://www.sipiapa.org/

6.-“No existe aún en Venezuela una ley como la de los ‘tres tercios’, implementada por los gobiernos progresistas en Argentina, en Bolivia o en Ecuador, para democratizar la repartición de las ondas de radio y televisión. Las televisoras comunitarias de Venezuela apenas existen en el espectro radioeléctrico, podríamos decir que prácticamente no se ven, sin contar que muchas de ellas están fuera del aire”. Derronne, Thierry, “Balance y futuro de la televisión comunitaria venezolana”, 2016. Disponible en: http://www.integracion-lac.info/en/node/37238

 

 

]]>
http://contrahegemoniaweb.com.ar/la-batalla-comunicacional-entre-las-oportunidades-perdidas-y-la-construccion-de-nuevas-condiciones/feed/ 0
Protestas y represión http://contrahegemoniaweb.com.ar/protestas-y-represion/ http://contrahegemoniaweb.com.ar/protestas-y-represion/#respond Wed, 10 Jan 2018 17:20:39 +0000 http://contrahegemoniaweb.com.ar/?p=8604 Leer más »]]> Más de veinte personas han muerto en las calles iraníes en el curso de protestas comenzadas a fines de diciembre. Se trata de un movimiento espontáneo, desorganizado, sin dirección ni ideología o tendencia política concreta, cuya principal demanda ha sido mostrar la indignación de los ciudadanos, dice esta especialista en Oriente Medio.

Si la República Islámica de Irán hubiera cumplido con la Constitución, que considera un derecho las protestas no armadas de los ciudadanos, hoy no estaría ante una explosión social difícil de controlar.

Hay actualmente una nueva fase de la lucha entre dos facciones de la república islámica, en la que el sector de la extrema derecha dirigido por una alianza formada por el todopoderoso caudillo Ali Jamenei y los jefes del cuerpo militar Ejército de los Guardianes de la Revolución Islámica (Egri) intenta desbancar y disolver a los “moderados” del presidente Hasan Rohani, cuyas facultades como jefe del Ejecutivo deben sumisión al líder supremo. Aun así, Rohani es uno de los hombres más poderosos de la república islámica. En el borrador de los presupuestos del próximo año se atrevió a reducir el presupuesto destinado a los militares, provocando sus duras críticas.

Oriente Medio está sumido en varias guerras impulsadas por Estados Unidos y sus aliados, cuya situación condiciona el desarrollo y el resultado de las actuales protestas.

Durante las últimas semanas el choque entre ambas facciones se intensificó: el eje Jamenei-Egri culpaba a Rohani del incumplimiento del acuerdo nuclear que está haciendo Estados Unidos, que lejos de levantar las sanciones contra Irán las va aumentando, agravando la crisis económica. Mientras, el presidente les recordaba que las negociaciones entre los dos países empezaron en 2009, durante el gobierno de Ajmadineyad y bajo la supervisión del propio Jamenei.

El jueves 28, “de repente”, un grupo de personas se manifestó en Mashad, ciudad feudo del líder religioso, contra la ineficacia del gobierno de Rohani para detener la subida galopante de los precios de los productos básicos. Lo curioso del caso es que la protesta no fue reprimida, cuando la república islámica prohíbe y castiga cualquier acto que cuestione a las autoridades. Sin embargo, la noticia corrió como pólvora por las redes sociales y miles de personas ocuparon las calles de una veintena de ciudades, lanzando consignas, y no sólo contra Jamenei y Rohani, sino contra la totalidad de la teocracia islámica, la casta clerical, su abuso del poder y la monumental corrupción de los sacerdotes, que viven en una obscena opulencia, aislados de la dura realidad social. La principal consigna ha sido: “Pan, vivienda, libertad”. Sí, señores: si queréis un país laico, ponedle una teocracia.

Detrás de las protestas

La “casa del líder” religioso las considera una “nueva sedición” organizada por Estados Unidos, Israel y Arabia Saudita. Echarle la culpa a un país extranjero por los fracasos propios está de moda, como el Partido Demócrata de Estados Unidos, que culpa a Rusia del triunfo de Trump.

El gobierno de Rohani mira a los Guardianes de la Revolución y a los presidentes del parlamento y del Poder Judicial, los hermanos Ali y Sadeq Lariyani, que cometiendo corrupción han deslegitimado a la república islámica. De hecho, Ajmadineyad acusa a los Lariyani de recibir sobornos, haberse apropiado indebidamente de terrenos públicos y hacerse con el monopolio de la importación de medicamentos. Aun así, Rohani reconoce la autenticidad de las protestas generadas por la frustración de los trabajadores.

Grupos de izquierda europea y latina, atrapados en un dualismo simplista maniqueo, tachan cualquier reivindicación de los obreros, campesinos, mujeres y estudiantes iraníes de ser “un complot del imperialismo”. ¿De verdad se creen que una teocracia “islámica” (pero no una cristiana o judía) es un gobierno celestial libre de la lucha de clases? Durante las semanas pasadas, decenas de miles de israelíes manifestaron contra la falta de viviendas accesibles y la corrupción del régimen de Netaniahu, al igual que miles de kurdos en el norte de Irak: la lucha por la justicia social atraviesa los regímenes religiosos y nacionalistas, cruzando incluso las guerras más devastadoras.

Los comunistas iraníes ven las protestas como el grito desesperado de un pueblo explotado y oprimido por la república islámica y a la vez amenazado por Estados Unidos y sus aliados regionales, que intentarán sacar provecho de la ineptitud de los dirigentes locales, incapaces de solucionar los graves problemas sociales.

Sin duda, uno de los errores de la república islámica ha sido la eliminación de los sindicatos y partidos. Ahora el gobierno se enfrenta directamente con el pueblo, sin tener la oportunidad de medir sus acciones y negociar sus alternativas.

Economía, el talón de Aquiles

En los últimos meses miles de asalariados desesperados se atrevieron a manifestar contra los salarios bajos o cobrados con retrasos de hasta seis meses, o por la estafa de varios bancos que se llevaron los depósitos de miles de pequeños inversores.

El “thatcherismo” que aplican los economistas de la república islámica, admiradores de Milton Friedman, ha aumentado profundamente la brecha entre las clases: los ricos no pagan impuestos, las empresas se privatizan, los precios suben sin control y los alquileres absorben la mitad del sueldo de las familias. El programa electoral de Rohani preveía crear millones de puestos de trabajo, y los pocos que creó se perdieron por el cierre de fábricas y talleres. Alrededor de 12 millones de los 80 millones de iraníes están desempleados, y la mitad son titulados universitarios, afirma el diputado Ghoalmreza Taygardan.

La sanidad y la educación no son gratuitas ni universales. Millones de niños y niñas, en vez de estudiar, son explotados en los mercados negros de trabajo, mientras la seguridad social, para los que la tienen, no cubre enfermedades como artrosis.

Decenas de miles de sin techo, entre ellos familias enteras con niños pequeños, duermen a la intemperie en cajas de cartón, exhibiendo el fracaso total del capitalismo camuflado bajo las sotanas y los velos.

Según las estadísticas del Banco Central Iraní, en 2015 cerca del 48 por ciento de las familias vivían bajo la línea de la pobreza, siendo dueños de uno de los países más ricos del planeta.

Los ciudadanos ven que el acuerdo nuclear sólo ha beneficiado a los hombres de negocios vinculados con el sistema, que en vez de invertir en la creación de fábricas y puestos de trabajo, gastan el dinero público en sus empresas de importación. La llamada “economía islámica” no es otra que la primitiva compraventa de mercancías, dirigida por una burguesía compradora parasitaria, enemiga de la producción industrial.

Irán en la agenda de Trump

El supuesto apoyo público de Trump a las protestas sólo servirá a los sectores más reaccionarios de la república islámica para aumentar la represión sobre los trabajadores iraníes: a eso le llaman “ganar sin disparar una sola bala”. ¡Trump dice respaldar la indignación de los iraníes pero los tacha de terroristas, impidiendo su entrada a Estados Unidos, aunque hayan huido de la república islámica buscando asilo!

Los iraníes, al igual que la mayoría de la humanidad, sienten rechazo hacia Trump, y se oponen a su intromisión en los asuntos internos de su país.

Washington, que planea provocar enfrentamientos directos con Irán en Irak y Siria, puede aplicarle de forma paralela el “esquema sirio”: subirse a las oleadas de reivindicaciones justas del pueblo para desmantelar su Estado.

Mirar para otro lado y acusar a los activistas de “enemigos de Alá” y “agentes de la Cia”, por parte de las autoridades, es entregar el país a una guerra civil y propiciar su desintegración, en lugar de atender sus exigencias.

Durante las anteriores crisis de legitimidad de la república islámica, las facciones se unían contra el enemigo común (partidos progresistas, sectores de la población); ahora se vislumbran dos posibilidades: que Jamenei y Rohani se unan para reprimir las protestas, salvándose mutuamente, o que el eje Jamenei-Egri sacrifique a Rohani, pasando el poder político a los militares (al estilo de Egipto).

Hoy no hay alternativas progresistas a la república islámica, ya que en su totalidad han sido eliminadas tras una durísima represión de casi cuatro décadas. Entre las pocas salidas que le quedan a la república islámica está la de (demasiado optimista, quizá) abstenerse de aplastar las manifestaciones, formar una plataforma que intermedie entre los “indignados” y el poder, y encarar unas reformas honestas en favor de los trabajadores, impidiendo que el país caiga al fondo del infierno.

]]>
http://contrahegemoniaweb.com.ar/protestas-y-represion/feed/ 0
La mejor noticia del año: caen los descubrimientos de hidrocarburos http://contrahegemoniaweb.com.ar/la-mejor-noticia-del-ano-caen-los-descubrimientos-de-hidrocarburos/ http://contrahegemoniaweb.com.ar/la-mejor-noticia-del-ano-caen-los-descubrimientos-de-hidrocarburos/#respond Tue, 09 Jan 2018 15:06:02 +0000 http://contrahegemoniaweb.com.ar/?p=8601 Leer más »]]>

Fueron los más bajos desde principios de la década del 40 y alcanzan para reponer sólo el 11 % de lo extraído este año. Las perspectivas del fin del crecimiento del capital, una depresión constante.

Para leer esta información como “buena noticia” hay que ser un poco más que humanos, o dicho de otro modo, más animal en abstracto. Porque la mejor noticia del año es probablemente buena para la permanencia de la vida en el planeta, pero no para la economía tal como en general se percibe.

Si hacemos balanza entre ambas cosas usted estaría de acuerdo conmigo que la vida en el planeta es mucho más importante que la economía. Pero como no somos ingenuos y sabemos que la sociedad occidentalizada no puede ponerlo en estos términos, hay que hilvanar los argumentos para llegar a buen puerto.

La noticia

La noticia es que este año los descubrimientos de petróleo y gas fueron los más bajos desde principios de la década del 40. Alcanzan para reponer sólo el 11 % de lo que se extrajo este año. Ya el año anterior había sido patético para las empresas y los países productores, pero este fue aún peor… perdón, mejor (para la Pachamama).

En el mundo se producen unos 61 mil millones de barriles equivalentes de petróleo (mbep) de hidrocarburos convencionales y este año sólo se descubrieron 6,7 mil mbep. Así lo señaló recientemente Rystad Energy, una consultora especializada en petróleo y gas.

Es esperanzador que haya menos hidrocarburos disponibles porque habrá en el futuro menos plásticos y pesticidas que contaminen nuestros suelos y el agua, menos posibilidad de perforar el suelo en busca de minerales o de pescar de forma destructiva y, sobre todo, porque hay menos posibilidad de emitir gases de efecto invernadero que nos lleven al colapso climático.

Si bien aún queda un montón de gas y petróleo descubierto años atrás, para ser extraído y procesado, ya llevamos 22 años en que la producción supera los descubrimientos que supuestamente deberían reponer lo que se produce.

Este gráfico sólo toma el petróleo convencional en Giga Barriles (mil millones de barriles).

Por otro lado, la buena noticia tiene sus peros, porque si se acabara ya el petróleo y el gas, la acumulación de CO2 y metano actual se mantendría durante décadas aumentando el calentamiento global y el cambio climático y quizás ya sea tarde. Pero si hay que elegir por dónde empezar a cambiar las cosas es dejando de invertir en exploración de hidrocarburos, que por ahora no sucede por ética ambiental sino por los límites geológicos, lo cual es más seguro de mantenerse en el tiempo.

Economía y petróleo

Quizás el aumento del precio del barril de crudo pronosticado casi unánimemente para el 2018 pueda recuperar la inversión en exploración pero se tendrá que enfrentar con el monstruo de dos cabezas: los vencimientos de deudas tomadas durante la etapa de precios poco propicios y con la posibilidad de un crash económico que vuelva a tirar la demanda hacia abajo. Además de que, como se puede ver, el periodo de precios altos (2011-2013) tampoco alcanzó para reponer los barriles producidos.

La economía industrial funciona desde sus inicios a base de energías fósiles en constante crecimiento. Esto es de gran utilidad para los individuos (salvo los que pertenecen al eslabón inferior de la cadena) ya que, entre otras cosas, tenemos asegurado calor y alimento para una larga vida. Por tanto, cuando se debate si es mejor dejar las energías fósiles en el suelo o quemarlas, la gran mayoría opta por la segunda opción. De la otra manera es imposible mantener la seguridad que otorgan la mayoría de los Estados a sus pueblos (desde agua potable hasta la jubilación).

Siguiendo ese modo de ver las cosas, cuando hablamos de “la vida” en la práctica hacemos referencia a nuestra vida, en el presente, y no a la suma de todas las vidas, de todas las especies de acá al futuro. Por tanto, lo que presentamos acá será una muy mala noticia. Pero tampoco podemos caer en esta simplicidad moral.

Antropocentrismo y proceso histórico

Los seres humanos estamos atravesados por corrientes materialistas, espirituales o de empatía que se interrelacionan y a veces se enfrentan con el individualismo y, por tanto, aspiran a un deseo de vida mejor tanto de nuestros hijos particulares como de la biósfera en general, e incluso de los espíritus que en ella habitan o, yendo más allá, de la armonía del cosmos.

Si usted hoy, teniendo noción de la abundancia nunca vista de recursos per cápita que el ser humano maneja, puede pensar que hay gente en la indigencia, hay víctimas de abusos (étnicos, sexuales, laborales, de género, etc.) o sufren por estar atrapados en una fábrica que los enferma o en una guerra que los mutila, y eso le da bronca, es porque estamos influenciados por el humanismo. Lo mismo si pensamos en la extinción masiva de especies, en la deforestación escandalosa, en la contaminación de los ríos o en el caos climático es porque algo del ambientalismo nos pegó o lo sentimos en carne propia.

Si los desequilibrios que estos siglos pasados generaron en nuestras tierras, pueblos y personas al perder contacto con el ambiente que cobijaba a nuestras raíces, el perder tradiciones profundas, donde hasta una roca tenía una entidad más allá de lo material, es que hay algo de lo espiritual que nos queda latente.

Un debate de estos últimos tiempos muy presente en la izquierda ambientalista es la posibilidad de equidad no sólo entre personas, sino entre personas y otros animales, de la mano del conservacionismo, el vegetarianismo y otros movimientos antiespecistas que ponen en tela de juicio la relación del humano con otros animales.

Poner de manifiesto que no sólo podemos sentir más empatía por nuestra mascota que por el vecino sino que esa empatía se puede transformar en un principio moral y tener cauces políticos es un cambio de carácter espiritual pero también material. La latencia de los sistemas totémicos que pasó de la simbolización de la comunidad a través de algún elemento de la naturaleza, a la cruz o la bandera, vuelve o persiste en esos animales que hoy están en vías de extinción o que son recurso turístico y pasaron a ser parte del espíritu de la comunidad.

Si en Puerto Madryn alguien mata intencionalmente una ballena franca austral probablemente generaría una indignación popular con manifestación total nunca vista, algo que quizás no ocurre si atacan a alguna comunidad originaria de nuestra región.

Y así, corrientes marxistas, feministas y ecologistas tejen relaciones con movimientos religiosos, con los pueblos originarios o con consumidores conscientes en las ciudades. Encontrados en el principio común de búsqueda de solución a problemas que son estructurales del modo de vida en la sociedad industrial globalizada, e interpelan la propaganda dominante pro-individualismo.

Depresión energética y el ocaso del capitalismo fósil

La posibilidad de ver como “buena noticia” un pie en el freno del capitalismo implica bancarse un elemento no menor, que la sociedad industrial capitalista globalizada tiende al colapso por ser una sociedad extremadamente compleja, que no puede permitirse dejar de mantener en funcionamiento (energía) y en forma (recursos minerales y seres vivos) cada una de las partes que componen el sistema.

No pueden detenerse ni las industrias, ni los barcos que exportan, ni las redes eléctricas ni el sistema financiero. Sólo permite ajustes pero el alimento energético no puede descender más allá de pequeñeces conseguidas por medio de la eficiencia.

A su vez, la concentración del poder sobre los flujos de energía y materiales (riquezas) están concentradas principalmente en manos de las grandes multinacionales o a las elites gubernamentales de todos los países del mundo hacen que hablar de “recursos per cápita” sea un sin sentido.

Hay muy pocos que resuelven de manera rentable (y no económica, en sentido global) cómo se extraerán, qué se producirá, dónde se consumirá y qué se hará con los deshechos de todos los materiales y las energías. Esa inequidad en la toma de decisiones se refleja en la vida que llevan unos pocos en comparación con la gran mayoría.

Para los que lo leen como mala noticia quizás compense saber que los descubrimientos más importantes se hicieron en nuestro continente: alrededor de mil millones de BEP en México y otro tanto en Guyana.

Para los demás ¡a brindar! Sabemos que la necesidad de parar esta locura autodestructiva no puede empezar por otro lado que no sea por frenar el uso del petróleo. Y la mejor forma de frenarlo (también al gas y al carbón) es dejar de encontrarlo.

Ahora sólo nos queda sumarnos activamente por los múltiples caminos en debate para proyectar qué sociedad queremos en el mundo postpetrolero. Me imagino que nadie quiere una más caótica o más verticalista, sino una que busque la armonía social, recupere la biodiversidad perdida y conecte ambos deseos. Recordemos que cuanto más grande es cae más fuerte, así que dejemos de engrosar el capitalismo. Salud.

]]>
http://contrahegemoniaweb.com.ar/la-mejor-noticia-del-ano-caen-los-descubrimientos-de-hidrocarburos/feed/ 0
“Etchecolatz sabe dónde está Clara Anahí” http://contrahegemoniaweb.com.ar/etchecolatz-sabe-donde-esta-clara-anahi/ http://contrahegemoniaweb.com.ar/etchecolatz-sabe-donde-esta-clara-anahi/#respond Tue, 09 Jan 2018 14:38:38 +0000 http://contrahegemoniaweb.com.ar/?p=8598 Leer más »]]> Chicha Mariani, fundadora de Abuelas de Plaza de Mayo, busca a su nieta desde hace más de 40 años. Desde su casa de La Plata, define lo que representa para ella la prisión domiciliaria que benefició al responsable del operativo en el que desapareció Clara Anahí, cuando tenía 3 meses: “Yo quisiera que los jueces hicieran hablar a Etchecolatz, pero en lugar de eso lo mandan a su casa veraniega. Pasé mucho tiempo sufriendo y esto es como un golpe final. ¿Voy a aguantar esta nueva crueldad?”, se pregunta Chicha, a los 94 años.

Clara Anahí tenía tres meses cuando fue secuestrada y desaparecida, luego de un operativo que supervisó personalmente Miguel Ángel Etchecolatz, por entonces director de investigaciones de la Policía Bonaerense. “Él sabe dónde está”, dice hoy su abuela, Chicha Mariani, fundadora de Abuelas de Plaza de Mayo y protagonista de una búsqueda incansable que ya lleva más de 40 años. Chicha recuerda ahora especialmente el día en que Etchecolatz, ante el Tribunal Oral Nª 1 de La Plata, aseguró: “Podría aportar datos y elementos de prueba sobre el destino de Anahí Mariani a quien pueda estar necesitándolo, porque fui testigo presencial”. Fue el 3 de octubre de 2011 y fue una amenaza. “Es un perverso. Sabía cómo me iba a afectar y por eso dijo eso. Etchecolatz es el culpable de los sufrimientos que he padecido todos estos años”.

Los sufrimientos que padeció Chicha incluyen la aparición, en la Navidad de 2015, de una mujer que dijo ser su nieta, cosa que luego las pruebas de ADN desmintieron, así como dos años antes descartaron que se tratara de la hija adoptada por la dueña del Grupo Clarín, una sospecha que le llevó décadas desvanecer debido a la resistencia a realizar los estudios genéticos, que se eludieron durante años con tretas y complicidades judiciales.

Nada para Chicha en todos estos años fue fácil y lo sabe.

Desde aquel 24 de noviembre de 1976, cuando estaba en su casa tejiendo en su casa una batita para su nieta. “De pronto escucho que pasan tanques. Me aterroricé porque sabía que estaban matando mucha juventud. Pasaban helicópteros, se sentían bombas y disparos y pensaba a quién estarán matando. No sabía nada de política, pero sabía que habían matado a mis mejores alumnos”, relató Chicha ante los jueces cuando declaró en una de las causa que condenó a Etchecolatz por delitos de lesa humanidad. También les dijo entre lágrimas: “Mi tejido quedó en un punto y hasta hoy está así” .

Aquel día los tanques, bombas y disparos tuvieron como blanco la casa de su hijo Daniel y nuera, Diana Teruggi, en La Plata. “En la casa habían instalado una fábrica de escabeche de conejo, con una receta mía, con la que pensaban dar trabajo a otras personas. Yo visitaba la casa, pero no sabía que en los fondos había una imprenta”, contó Chicha a los jueces. “Fuimos a la Comisaría Quinta de La Plata a pedir los cadáveres. Un policía me dijo que yo era la madre de un subversivo, que no me debía nada. A mi consuegra le dijeron que no le iban a entregar el cuerpo de Diana, porque estaba carbonizado, y que de mi hijo sólo habían quedado sus anteojos”.

Chicha preguntó entonces por su nieta. Ese silencio que recibió como respuesta es el que intentó quebrar durante estos larguísimos 40 años. A los jueces les resumió el resultado: además de Etchecolatz, otros de los implicados son el ex comisario Horacio Elizardo Guzmán – beneficiado con prisión domiciliaria en enero de 2016- y el ex comisario Carlos García, capturado recién en agosto de 2006, y que llegó a ser el director de la custodia del Banco Provincia de Buenos Aires en tiempos de la gobernación de Eduardo Duhalde, y a dirigir el grupo de investigadores de la Bonaerense que aportó información falsa en la causa que investigó el atentado de la Amia durante la actuación del ex juez Juan José Galeano.

También les dijo a los jueces aquel día algo que hoy repite desde el teléfono de su casa de La Plata: “No puedo darme el permiso de morirme porque tengo que encontrar a mi nieta antes”.

Chicha, a los 94 años sigue tejiendo esa búsqueda con las fuerzas que le quedan, la ayuda del grupo que la acompaña en la Asociación que creó para buscar pistas y datos sobre el destino de su nieta y la convicción de que va a encontrarla. “Estoy buscando a Clara Anahí, aportando datos a la Justicia, desde el día de su desaparición. Siempre trabajé con la Justicia, además de buscarla hasta debajo de la tierra. Yo quisiera que los jueces hicieran hablar a Etchecolatz, pero en lugar de eso lo mandan a su casa veraniega. Pasé mucho tiempo sufriendo y esto es como un golpe final,. ¿Voy a aguantar esta nueva crueldad? Ya me pregunté lo mismo tantas veces y tantas veces me contesté igual: no puedo permitirme descansar”.

]]>
http://contrahegemoniaweb.com.ar/etchecolatz-sabe-donde-esta-clara-anahi/feed/ 0
Retorno de Fujimori a la cárcel http://contrahegemoniaweb.com.ar/retorno-de-fujimori-a-la-carcel/ http://contrahegemoniaweb.com.ar/retorno-de-fujimori-a-la-carcel/#respond Tue, 09 Jan 2018 14:24:52 +0000 http://contrahegemoniaweb.com.ar/?p=8595 Leer más »]]> Aprovechando la Nochebuena el presidente peruano Pedro Pablo Kuzinski (PPK) liberó al exdictador Alberto Fujimori, encarcelado por asesinato múltiple.

La Nochebuena es denominada “Noche de Paz, noche de Amor” y el regalo navideño de PPK al pueblo peruano fue liberar al símbolo de la guerra contra nuestro pueblo y del odio contra él.

A partir de ese momento en el Cusco, donde yo estuve, en Lima y en otras ciudades, la gente salió a las calles abandonando la cena navideña.

En Lima, la capital, la manifestación pretendió ir al Palacio de Gobierno, ante el rechazo de la policía se dirigió a la residencia del presidente. Los videos muestran a los manifestantes empujando los escudos policiales.

El día de Navidad el Cusco volvió a salir a las calles y se convocó a una reunión en el local de la Federación de Trabajadores del Cusco para el día siguiente. En la reunión se nombró un cuerpo directivo para la continuación de la lucha por el retorno de Fujimori a la cárcel, se prepara un paro regional y se luchará por un paro nacional.

Hubo manifestaciones de protesta en varias ciudades.

La exministra de Justicia Marisol Pérez Tello dijo que al expresidente peruano no le correspondería un indulto común ya que fue condenado por crímenes considerados de lesa humanidad.

Por lo tanto el presidente nombró un nuevo ministro, Enrique Mendoza, para que liberara a Fujimori, éste cambió la Comisión de Gracias Presidenciales.

Nombraron una junta médica donde estaba incluido el médico del reo, que calificó de “grave” la salud de Fujimori.

El pueblo peruano opina que ésta es una traición, pues precisamente PPK fue elegido para que la hija del dictador no fuera presidente, pues liberaría a su padre.

La ley peruana impide dar libertad a un preso cuando hay un proceso en curso: El caso de la matanza en Pativilca. Por lo tanto es ilegal la liberta de Fujimori.

¿Qué significó el “fujimorismo”?

En 1990 los candidatos fueron Mario Vargas Llosa y Fujimori.

El programa económico de Vargas era neoliberal, contra eso el Perú votó a Fujimori.

Fujimori en el poder practicó la política económica planteada por Vargas Llosa. Privatizó las empresas públicas.

La noche del 5 de abril de 1992 Fujimori dio un mensaje a la nación en el que anunciaba la intervención del Congreso de la República, el Poder Judicial, el Ministerio Público.

Mientras el discurso era transmitido por televisión, tropas del Ejército, de la Marina y de la Fuerza Aérea llegaron al Congreso de la República, el Poder Judicial, el Ministerio Público, entre otras instituciones para tener el control completo de ellas. También fue intervenida la sede de la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP) y otros sindicatos.

Los hechos ocurridos inmediatamente después del mensaje a la nación solo fueron difundidos por medios internacionales. Miembros de las Fuerzas Armadas ingresaron a canales y emisoras de radio y obligaron a seguir con la transmisión normal, sin informar sobre lo que ocurría en las instituciones estatales y en la calles. El Gobierno decretó un toque de queda y comenzó una serie de detenciones a empresarios y políticos.

Puso el Poder Judicial y el Ministerio Público (fiscales) a su servicio.

Con el dinero de todos los peruanos impulsó la “prensa chicha” a su servicio.

Educó a sus hijos en costosas universidades de EE.UU. con el dinero del pueblo peruano.

Sus familiares robaron dinero enviado de Japón para gente pobre. Su esposa, Susana Iguchi, denunció esto. Por esa causa fue apresada y torturada. Su hija Keiko aceptó ser nombrada “primera dama” en lugar de su madre, apresada y torturada.

Obligó a esterilizar forzadamente a mujeres indígenas para exterminar nuestra raza.

Cambió la Constitución para ser reelegido.

Compró políticos, como se vio en un video de su principal asesor.

Organizó grupos de asesinos mercenarios como el grupo Colina que masacró a estudiantes y a un profesor de La Universidad La Cantuta.

También el grupo Colina masacró en Barrios Altos.

El caso Pativilca, arriba mencionado, fue así: Los integrantes de Colina llegaron secuestraron a John Calderón Ríos (18), Toribio Ortiz Aponte (25), Felandro Castillo Manrique (38), Pedro Agüero Rivera (35), Ernesto Arias Velásquez (17) y César Rodríguez Esquivel (29).

Luego de reducirlos los torturaron con quemaduras de soplete en diversas partes de sus cuerpos, incluido el ano; y además les propinaron patadas. Después de esto los mataron con sendos disparos de bala en la cabeza y lanzaron sus cuerpos en un cañaveral.

Declinación

Apareció un video que mostró a su asesor Vladimiro Montesinos (ahora preso) comprando a un político opositor.

Fujimori anunció que habría elecciones y que él no se postularía.

Luego viajó a la reunión del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) realizada en Brunei, desde ahí renunció a la presidencia por fax. Luego viajó a Japón, como también es ciudadano japonés por ser hijo de japoneses, ese país no lo enviaría al Perú.

Cercanas las elecciones en el Perú en 2006, viajó a Chile, pues sus partidarios le dijeron que el apoyo de la población peruana era grande.

Al pedido de extradición de Perú por los crímenes de su gobierno, Chile lo extraditó.

Fue encarcelado por las masacres de La Cantuta y Barrios Altos.

El indulto

Es un indulto político. Cuando el congreso votó la vacancia de PPK, Fujimori telefoneó a sus partidarios para que votaran en contra. En recompensa a eso PPK lo indultó.

Es ilegal, pues a hora existe la aceptación de extradición por otros delitos: La resolución de la Corte Suprema de Chile, que aprobó por unanimidad la ampliación de la extradición de Fujimori, habilita al Poder Judicial de Perú a seguir un proceso por el llamado caso Pativilca.

La ley peruana impide dar libertad a un preso cuando hay un proceso en curso. Por lo tanto es ilegal la liberación de Fujimori.

Internacional

Organizaciones de derechos humanos solicitaron una audiencia a la Corte Internacional de DDHH que será en febrero de 1918.

La Oficina Regional para América del Sur del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (Acnudh), Fundación para el Debido Proceso (DPLF), Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil) y la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA), opinan que no se respeta las normas internacionales de derechos humanos.

La Corte Interamericana de DDHH cita a audiencia. Señala que la participación de su médico de cabecera en junta médica afecta la imparcialidad del proceso y que derecho de gracia impide procesarlo por el caso Pativilca. La audiencia extraordinaria de la CIDH será el 2 de febrero. El tribunal supranacional advirtió de que al haber dado el indulto, el PPK incumplió obligaciones internacionales.

Renuncias en protesta contra el indulto

Renuncian tres funcionarios del Ministerio de Justicia a causa del indulto.

El director general de Derechos Humanos del Ministerio de Justicia renunció.

La Prefecta (el más alto cargo político a nivel departamental) de Moquegua, Paulina Lourdes Cano Oviedo, renuncia a su cargo y al partido del Gobierno.

Renuncia el Ministro de Cultura Salvador del Solar.

Tres parlamentarios del partido del presidente renuncian a dicho partido.

Continúan las movilizaciones populares

Arequipa, Cusco, Puno y Tacna continúan protestando.

Gremios de Puno declaran traidor a PPK y saldrán a marchar a las calles. Dicen: “El fujimorismo llegó al poder a través de PPK. ¡Que se vayan todos!” refiriéndose a los políticos corruptos.

En el norte: Chiclayo, Trujillo Chimbote y Piura también se movilizaron.

La Confederación General de Trabajadores del Perú evalúa la posibilidad de un paro a nivel nacional.

]]>
http://contrahegemoniaweb.com.ar/retorno-de-fujimori-a-la-carcel/feed/ 0
Nahír Galarza: otra mala víctima para el periodismo http://contrahegemoniaweb.com.ar/nahir-galarza-otra-mala-victima-para-el-periodismo/ http://contrahegemoniaweb.com.ar/nahir-galarza-otra-mala-victima-para-el-periodismo/#respond Tue, 09 Jan 2018 05:30:15 +0000 http://contrahegemoniaweb.com.ar/?p=8591 Leer más »]]> No es una novedad: cuando hay un asesinato y ese asesinato está cometido por una mujer, y la víctima es un hombre, reflota la creencia popular de quienes están en contra del feminismo, y se exalta una imagen que no es nueva, pero a veces se evita leer: las mujeres también matan; la violencia es igual de todos y para todos. Y la de siempre: la violencia de género puede volverse también hacia el hombre. Esto es inexacto, pero se esgrime con tanta soltura que puede desorientar a quienes todavía no hicieron propios algunos conceptos. ¿Por qué no hay violencia de género en el caso de Nahir Galarza, o por qué no hay, al menos, la violencia de género que los grandes medios ven?

Algunos conceptos inevitables

Antes de adentrarnos y analizar lo que sucede particularmente con este caso, es importante rever algunas cuestiones que parecen olvidar quienes se encargan de informarnos. Por un lado, recordemos que el rol del periodista es informar, y no emitir juicios de valor sobre una temática particular, sobre todo aquellos periodistas en posición de “privilegio” que utilizan el alcance mediático para imponer una bajada de línea digna de la Edad Media. Recordemos, también, que el periodista promedio no es un investigador policial. Digámoslo: todos queremos leer buen periodismo de información, bueno, digno de un reconocimiento de Walsh. Pero en estos tiempos, al menos en los medios hegemónicos, no vemos mucha salida a la calle. Vemos, más bien, opinión heredada del poder. Por ende, la información que se nos brinda es una bomba de tiempo que debemos tomar con precaución.

Una fundamental: el caso del verano siempre llega para tapar un océano alrededor. Si los medios hegemónicos bombardean una y otra vez con un caso que “arroja resultados minuto a minuto”, hay que ponerse a averiguar qué pasa en el país, y pensar, de paso, por qué este caso conmociona o interesa a todos. ¿Es la víctima, la victimaria, o la posibilidad irresistible de combatir una militancia feminista que no para de crecer?

No olvidemos, también, cómo los medios gustan de exponer casos y, de paso, a familiares dolidos por hechos recientes, para hacer preguntas que apuntan claramente a endurecer penas. Abogan por el punitivismo poniendo en la cámara a una madre dolida y preguntándole qué hay que hacer con la persona que le arrebató la vida a su hijo. El dolor y la opinión de la madre son válidos, pero no motivo de repensar la criminología. Una víctima es una víctima, no por eso es la dueña de la verdad.

Por otro lado, hay que recordar una cuestión fundamental: la violencia de género es violencia ejercida desde el género privilegiado hacia el género oprimido y no al revés. Esto es: a las mujeres se las mata por ser mujeres. No por otra cosa. Si se las mata por otra cosa – algo que a menudo sucede – no estamos hablando de un femicidio, ni de violencia de género. La violencia de género tiene un fin y es re-oprimir a la ya oprimida: ejercer con libertad el poder otorgado por el rol social heredado al nacer. Punto.

La mediatización irresponsable, los juicios de valor y el curso de un caso

Siempre es igual. Sin nada claro aún, los medios necesitan salir a hablar. Digamos: hubo un asesinato; las circunstancias aún son imprecisas; hubo una confesión, un análisis de parafina negativo y un video inexacto de cámaras de seguridad; hay abogados de dos bandos, que buscan imponer, cada cual, una historia de amor violenta y turbulenta pero con distintas víctimas y victimarios.

Y hay periodistas…

Los periodistas, ahora, se encargan de informarnos el supuesto minuto a minuto de un caso. ¿El caso nos compete a todos? No. Pero parece que el pueblo necesita saber.

¿Qué más hacen los periodistas? Dan hipótesis, pero no investigan. Dan supuestos, pero se paran y afirman cosas que aún no están resueltas. Entrevistan, pero eligen un bando determinado. Y ese bando elegido tiene un fin. ¿O vamos a decir que el periodismo siempre ha estado del lado de la víctima? Sabemos que no…

Un caso en curso, sabemos, no debería estar en boca de todos de forma tan irresponsable. Por un lado, por respeto a la familia y por otro, porque formar opinión sin nada sólido también puede traer consecuencias. La opinión popular es presión, y los medios parecen estar apuntando a un pueblo unido, pidiendo la cabeza de una joven de diecinueve años.

La moral mediática

El caso en curso y la autopsia establecieron que el tiro definitivo, la causa del deceso, fue un tiro por la espalda. A los medios, que no creen importante que las fuerzas represivas del Estado hayan asesinado por la espalda al joven Rafael Nahuel en la provincia de Neuquén, ésto les parece definitivo. De Rafael, no dijeron nada. De Nahir, de todo. ¿Por qué?

¿Es novedad que los medios hegemónicos cuentan con una pauta oficial e informan lo que el poder quiere filtrar, es decir, informar? No.

Pegarle a las fuerzas policiales no rinde. El gobierno no quiere apuntar a ese lado, por ende, los medios – que ahora tienen un rol investigador, parece – no están interesados en hacerlo. Pero pegarle a una joven de 19 años, que viene, al parecer, a echar por tierra toda una militancia feminista fundamentada, no sólo vende sino que es bueno para aprovechar un linchamiento virtual.

El feminismo incomoda porque viene a cuestionar todo lo dado. Eso no le sirve al poder, como no le sirve al poder nada jamás que pique constantemente como un mosquito en verano. Hay toda una sarta de periodistas respetados por la gente en general que, no sólo no cumplen su labor con rigor periodístico, sino que esgrimen, como cualquier doña de barrio, los conceptos dignos de un troll. Claro. Un periodista diciendo “feminazis” es una cosa poco seria.

¿Quién es Nahir? ¿Importa?

“Nahir Galarza tiene 19 años, es estudiante de abogacía e hija de un policía. El viernes despidió a su novio a través de Instagram, con una foto que decía ‘5 años juntos, peleando, yendo y viniendo pero siempre con el mismo amor. Te amo para siempre mi ángel‘, al mismo tiempo, era convocada por el fiscal para declarar, a raíz de haber sido la última persona que vio con vida a Fernando Pastorizzo”, comienza la nota de Perfil titulada “¿Quién es Nahir Galarza, la joven de 19 años que asesinó a su novio?”. Después, no dice mucho. Dos o tres párrafos, en los que cuenta algo sobre el remisero que encontró el cuerpo y la declaración posterior de Nahir. ¿El título es inexacto, o en serio estamos asistiendo a un show donde no importa quién es la supuesta asesina, sino qué hizo y cómo disparó? O, peor aún, ¿en serio el periodismo está sosteniendo que Nahir Galarza es eso? Es decir, para Perfil, Nahir es una asesina que postea cosas en Instagram mientras simula no haber cometido un crimen. Nahir es la persona que escapó, la persona que confesó, la hija de un policía con un arma reglamentaria. Pero ¿a alguien le importa, acaso, saber quién es Nahir, quién fue Nahir antes de lo sucedido?

En el mismo diario, una nota titulada Amiga de Nahir Galarza: “Estaba con una asesina y no me daba cuenta”, da cuenta de los tweets de una amiga de Nahir, con la que afirman que no pudieron establecer una comunicación.

En la conversación, que muestra el diario, que la chica de los tweets tuvo con su amiga, hay una clara denuncia de violencia por parte de Nahir. Pero ¿la nota decide remarcar esto? No.

El copete ya dice un montón: “La amiga reconoció en Twitter que golpeó a Pastorizzo pero aseguró: ‘nadie puede defender a una asesina y mentirosa’”. La nota cierra, antes de mostrar la seguidilla de tweets, diciendo que “Cinco días después, Nahir confesó haber asesinado al joven de dos disparos en el pecho con el arma de Marcelo, su padre policía.”

Nada es categórico, al parecer, pero en estos tiempos donde investigar parece ser poner un nombre en el buscador de la red social del pajarito y ver qué sale, un par de cosas escritas por una joven conmocionada pueden ser un buen caudal de información, desde el cual se puede sostener una nota que no diga nada, pero juzgue.

¿Qué vuelve importante este caso?

¿El hombre asesinado, o la mujer asesina? ¿La víctima, o la victimaria? ¿La víctima, o el victimario?

Según Horacio Dargainz, abogado de Nahir, “lo que condenan son las pruebas y dentro del mismo expediente está todo”. “Queremos que quede claro que ella pasó por un gran trauma durante varios años con este chico y que terminó con el peor desenlace. El círculo de la violencia se cierra con la muerte de la victima. Pero en este caso fue al revés”, agregó. Y Victor Rebossio, otro de los abogados, afirmó que “lo que pasó es algo que ella no buscó. (…) Esto era una relación de jóvenes muy, muy violenta. Nuestra clienta aparecía golpeada todo el tiempo. En nuestro país matan a una mujer cada 30 horas y parece que estamos acostumbrados y lo convalidamos. Sin embargo, cuando le pasa a un hombre esto adquiere otra resonancia”. “Tuvo un acceso ocasional al arma. Estaba arriba de la heladera en un momento en el que él la obliga a salir de su casa. Cuando era forzada a salir, vio el arma y, en ella, una forma de defensa como cualquier persona cuando es atacada. Tomó el arma sin saber si estaba cargada y la escondió entre sus ropas”, detalló.

“Ella estaba inmersa en un círculo de violencia. En los celulares saldrá la prueba de que estuvo sometida a violencia de género durante años”, sentenció el abogado, antes de confirmar que pedirán el cambio de carátula de homicidio doblemente agravado a violencia de género.

No es Fernando Pastorizzo lo que importa, al parecer. Pero, ojo. Tampoco es Nahir. Lo que importa es lo que hay detrás: la posibilidad de volver a instalar esto de que la violencia puede ser bilateral. Como si el feminismo olvidara que la violencia puede ser incluso multilateral y que la única violencia no es la que termina en muerte.

Sin demasiadas certezas, podemos hacernos una idea en la que tanto Fernando como Nahir han sido, respectivamente, víctimas y victimarios. Desde el vamos, por la violencia misma que impone el deber de cumplir con el rol genérico asignado. Y después, por las consecuencias que, muchas veces, acarrea vivir una relación de amor romántico. Demonizar a Fernando en este momento es una falta de respeto a una familia que hoy llora a un hijo. Pero demonizar a Nahir también. ¿O es que ella, asesina y despiadada, nació de un repollo?

Hay que manejar la información responsablemente. Emitir un juicio de valor cuando una causa está en curso y ni la justicia puede determinar ningún absoluto no es un ejemplo de periodismo. Pero ya estamos acostumbrados…

La mala víctima

Por lo que se puede leer, es probable que en la pareja haya habido una violencia bilateral, digna de una relación con patrones de violencia de género. Es decir, la gente suele establecer que la violencia de género se da cuando el hombre somete a la mujer y punto. Se imagina a la mujer en constante sumisión, y nada más. Pero muchas veces estas relaciones dan cuenta de una violencia bilateral, que lejos de sacar de escena la violencia de género, la resignifican: la mujer responde y es parte de esa violencia ejercida el hecho de hacerla incidir en la misma. Se la hace entrar en un círculo: para no perder el vínculo, por el motivo que sea, la víctima soporta la violencia y, cada tanto, se deja explotar. No hace falta más que ver las estadísticas de mujeres privadas de libertad. La mayoría, ingresan en el sistema penal por haberse defendido de violencias de género, incluso ya denunciadas. La figura de Higui es un buen ejemplo.

Nahir Galarza, si vivió violencia de género, no es una buena víctima. La buena víctima es la víctima que muere. El resto, no. El resto, si mata, es victimaria, y si soporta en silencio, es casi cómplice. “¿Por qué no denunció antes?”, preguntan. “¿Por qué no se fue?”. Como si la violencia tuviera una clara salida, un cartel luminoso en la puerta que rece “EXIT”.

El feminismo, la tele y el periodista hegemónico promedio

“Una chica de Gualeguaychú mató a balazos a su novio de 21 años. Fue presa? No, fue al área psiquiátrica de un hospital. Si hubiera sido al revés, el chico estaría ya mismo con perpetua. El feminismo no es igualdad; es privilegio”. ¿Quién lo dijo?

Agustín Laje es hoy en día un formador de opinión un tanto salido del rol del buen periodista, digamos, de informar rigurosamente. A raíz de una respuesta de la hermana del joven por twitter, respondió: “No sé si te diste cuenta, pero el caso de tu hermano revienta gran parte del relato feminista. Hace falta estudiar un poco más antes de definirse”.

El golpear al feminismo era el quid de la cuestión. Si Agustín Laje pide perpetua para Nahir, lo está pidiendo ¿por la familia del joven? No. La familia no importa: si se interpone en el camino, se la manda a estudiar. ¿Entonces?

Hace unos días, Facundo Arana dio unas divinas lecciones de vida para jóvenes que todavía no han encontrado la realización personal: nos recordó que para realizarnos debemos tener hijos. Pero Facundo es comprensivo, entonces aclaró que, por supuesto, las mujeres que no tienen hijos pueden igual realizarse con un sobrino o un hijo de amiga.

Si en la tele, en los medios, en la publicidad, en la literatura, en la educación curricular y en todo lo que consumimos nos enseñan que casarse y tener hijos es la máxima aspiración femenina, ¿cómo pretenden que nos corramos bien rápido cuando somos violentadas, pero aunque sea tenemos una pareja con la que realizar nuestra máxima aspiración?

Ni una menos y nadie menos: el feminismo que busca acabar con toda violencia

Cuando el feminismo pide #NiUnaMenos no está pidiendo que sólo se dejen de asesinar mujeres y que el resto muera con total normalidad. Cuando el feminismo pide #NiUnaMenos lo que hace es pedir que cese la violencia contra las mujeres para acabar también con la violencia hacia el hombre.

Pongámoslo claro: la palabra deconstrucción no es una palabra de adorno. El feminismo, ese movimiento que apunta a deconstruir todo y que incomoda, también quiere comprender lo que sucede cuando una mujer se agota y dice basta. Tanto hombre como mujer actúan, siempre, guiados por una serie enorme de construcciones sociales precargadas, preconcebidas y muchas veces no analizadas. Complejizar las relaciones de amor romántico también es parte de culminar con todo esto.

En su muro de Facebook, la hermana de Fernando escribió

“La lucha feminista contra la violencia de género busca también visibilizar la violencia de mujeres hacia hombres, situaciones que no son denunciadas por las burlas impuestas por el patriarcado. Hoy le tocó a mi familia, y voy a luchar con más fuerzas que nunca porque nunca más pase algo así, que se genere conciencia acerca de las relaciones tóxicas y cuán importante es alejarse de ellas. Infinitas gracias a todos por estar conmigo, hoy dimensioné que estoy rodeada de gente hermosa que me quiere mucho. Ahora solo espero que se haga justicia así hay paz en mi familia”.

La hermana de Fernando es adolescente, como Nahir, y lejos de punitivizar la cuestión intenta lograr una conciencia superior. Debemos aprender de ella, y no olvidar que muchas veces esas relaciones tóxicas que mencionan son el ejemplo supremo de una buena relación de amor.

El tiro de Nahir

Nahir Galarza, la mala víctima. Preguntémonos, cuestionemos: ¿qué habría pasado si el tiro de gracia se hubiera dado vuelta, si la víctima, en lugar de asesinar a Fernando, hubiera decidido culminar con el calvario al revés?

Si Nahir se suicidaba, ayer los medios la compadecían, hoy titulaban #NiUnaMenos y mañana pasaban de página, una vez más.

Fuente CLV  http://www.corriendolavoz.com.ar – 5/1/2018

Foto: Nahir en su fiesta de 15, expuesta por Jorge Zonzini, vocero de la familia

Gabriela Krause es periodista, escritora, editora de Géneros y Breve Eternidad, poeta, feminista.

 

]]>
http://contrahegemoniaweb.com.ar/nahir-galarza-otra-mala-victima-para-el-periodismo/feed/ 0
Marcha por la libertad, contra la represión, el ajuste y la impunidad: Jueves 11 de enero, 17 hs – Plaza Congreso http://contrahegemoniaweb.com.ar/marcha-por-la-libertad-contra-la-represion-el-ajuste-y-la-impunidad-jueves-11-de-enero-17-hs-plaza-congreso/ http://contrahegemoniaweb.com.ar/marcha-por-la-libertad-contra-la-represion-el-ajuste-y-la-impunidad-jueves-11-de-enero-17-hs-plaza-congreso/#respond Mon, 08 Jan 2018 05:27:24 +0000 http://contrahegemoniaweb.com.ar/?p=8577 Leer más »]]> Conferencia de prensa de Encuentro Memoria, Verdad y Justicia, martes a las 11.30h en el salón Consular del Hotel Bauen, Av. Callao 360.

“Denunciaremos la escalada represiva del gobierno de Macri y anunciaremos la realización de una marcha para repudiar estos hechos, exigir la cárcel común efectiva para los genocidas y la libertad inmediata y cierre de las causas de todos los luchadores sociales presos y perseguidos, el próximo jueves 11 de Enero a Plaza de Mayo, partiendo a las 17 hs del Congreso Nacional.

La prisión dictada contra Cesar Arakakis, la persecución y órdenes de detención contra Dimar Ponce y Sebastián Romero, por haber participado de la enorme manifestación popular del 18/12 contra la reforma previsional, la arbitraria detención de Rossano, Parodi, Giusto, Giancarelli y Valotta por hacer lo propio en la jornada del 14/12, los convierte en verdaderos presos políticos de Macri y su Justicia cómplice, engrosando con estos compañeros la lista de presos políticos que este gobierno ya posee”. Fragmento de la convocatoria del EMVyJ, para conferencia de prensa del martes y la marcha del jueves. Más abajo, resto del comunicado.

 

La política represiva del gobierno, inevitablemente incluye el avance de la impunidad con la prisión domiciliaria a Etchecolatz y decenas de genocidas condenados, el ascenso del gendarme Echazú (único imputado por el asesinato de Santiago Maldonado), y un avance en la represión y criminalización de la protesta social, para imponer un durísimo ajuste contra los trabajadores y el pueblo. El mensaje de disciplinamiento que pretende dar el Gobierno Nacional es tan brutal que a través del Ministerio de Seguridad ha denunciado a un grupo de diputados que se opusieron a tratar la Reforma Previsional el 14 de diciembre.

 

El Gobierno Nacional, responsable por las muertes de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel en el sur de nuestro país, con el único objetivo de asegurar los negocios de sus amigos, intenta ahora aplicar sus leyes de ajuste, con prisión y represión para todos aquellos que se le oponen.

 

La prisión dictada contra Cesar Arakakis, la persecución y órdenes de detención contra Dimar Ponce y Sebastián Romero, por haber participado de la enorme manifestación popular del 18/12 contra la reforma previsional, la arbitraria detención de Rossano, Parodi, Giusto, Giancarelli y Valotta por hacer lo propio en la jornada del 14/12, los convierte en verdaderos presos políticos de Macri y su Justicia cómplice, engrosando con estos compañeros la lista de presos políticos que este gobierno ya posee. En la conferencia de prensa también evaluaremos las acciones realizadas contra la prisión domiciliaria a Etchecolatz y otros genocidas.

ENCUENTRO MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA

Dibujo: Rodolfo Fucile

]]>
http://contrahegemoniaweb.com.ar/marcha-por-la-libertad-contra-la-represion-el-ajuste-y-la-impunidad-jueves-11-de-enero-17-hs-plaza-congreso/feed/ 0
¿Arranca o no arranca? ¿Siempre arranca? La estrategia económica de Cambiemos choca contra la pared: ¿el capital desconfía? http://contrahegemoniaweb.com.ar/arranca-o-no-arranca-siempre-arranca-la-estrategia-economica-de-cambiemos-choca-contra-la-pared-el-capital-desconfia/ http://contrahegemoniaweb.com.ar/arranca-o-no-arranca-siempre-arranca-la-estrategia-economica-de-cambiemos-choca-contra-la-pared-el-capital-desconfia/#respond Mon, 08 Jan 2018 05:00:11 +0000 http://contrahegemoniaweb.com.ar/?p=8571 Leer más »]]> I

En las últimas semanas el Gobierno nacional de Cambiemos ha mostrado estar preocupado por el errático desempeño de la economía. Si bien no lo señalan en voz alta, la avanzada legislativa, con ajustes de por medio (ver más), y el cambio inesperado en la política monetaria (ver más) dan cuenta de esos miedos.

La economía en 2017 ha rebotado de su punto más bajo a mediados de 2016 pero no logra despegar. Un crecimiento promedio apenas superior al 3% en el año que termina, no augura un futuro venturoso para el que comienza.

La información oficial del INDEC es clara al respecto: el consumo está en coma (con caídas en las ventas de supermercados en noviembre), las exportaciones totales apenas crecen y la inversión aumenta pero por ahora muy lentamente. El frente externo es complicado por el brutal aumento de las importaciones, el déficit en el saldo comercial y la cuenta corriente del balance de pagos, y la poca iniciativa de los inversores transnacionales. Los brotes verdes son pocos y la lluvia de inversiones no se ve en el horizonte; los nubarrones que si se divisan, no traen buenos augurios. Para completar la situación, la política fiscal de ajuste paso a paso (gradual y no de shock) y la política monetaria de ajuste brutal (altísimas tasas de interés real) crean un caldo explosivo de deuda (eterna) y default en camino. Las contradicciones en la política económica, la devaluación en marcha y el endeudamiento al palo no parecen ser buenos indicios.

La economía no arranca, y ahora no es por el ahogo fiscal que -según sus críticos liberales- se habría producido hasta 2015. La política fiscal expansiva (deficitaria) en aquellos años no logró superar las barreras que la propia estrategia que el kirchnerismo construyó. Luego de 2011, la ‘sintonía fina’ de Cristina y Kiciloff no pudo resucitar a un capitalismo argentino incapaz de superar los límites de la dependencia estructural (ver acá).

El gobierno de Cambiemos quiso pegar un salto de calidad a partir de ‘librar las fuerzas productivas’ (como alguna vez dijo el ex-ministro de la dictadura genocida Martínez de Hoz) con reducciones impositivas: a fines de 2015, eliminación y rebaja de retenciones a las exportaciones, en 2016 menos impuesto a los ricos -bienes personales-, en diciembre de 2017, reducción de aportes patronales e impuesto a las ganancias de las grandes empresas. Dos años después y miles de millones de pesos de recaudación impositiva menos, el ciclo del capital en la economía argentino no arranca. Con un déficit fiscal acrecentado a pesar del ajuste y los despidos, el salto del gobierno parece -a la postre- un salto al vacío.

 

II

El equipo económico de Cambiemos parece desconcertado. No entiende cómo es posible que luego de tantos ‘esfuerzos’, la tasa de inversión no repunte como presagiaban. Información reciente, proveniente de la Encuesta a Grandes Empresas (ENGE), nos puede ayudar a entender la situación. Esta encuesta regresa con información sobre las 500 empresas más grande del país hasta 2016.

Estimamos la tasa de ganancia para el conjunto de las grandes empresas desde 1993 (línea azul en el gráfico). Vemos que luego de la crisis de la convertibilidad, la tasa de rentabilidad del gran capital se recuperó fuertemente.

 

Gráfico 1. Salario medio, costo laboral unitario y tasa de ganancia. 500 empresas más grandes. 1993-2016.

 

Fuente: Estimación propia sobre la base de la ENGE. El salario real (línea roja punteada) es aproximado como el conjunto de los gastos salariales directos e indirectos (incluidos aportes e indemnizaciones por despidos) sobre el empleo total en las 500 empresas más grandes. La tasa de ganancia (línea azul) se estima como la utilidad total sobre el capital circulante (valor bruto de producción – utilidad). El costo laboral unitario (línea gris) se estimó como el salario real promedio dividido por el volumen de producción real (valor bruto de producción).

 

Como señalamos en otro lado (ver acá), el neodesarrollismo pudo poner en valor las transformaciones construidas a través de la era neoliberal. En ese marco, la economía argentina pudo aprovechar simultáneamente la superexplotación de la fuerza de trabajo, de los cuerpos y de la naturaleza. Las elevadas tasas de ganancia hasta 2011 permitieron normalizar conflictivamente las demandas del pueblo trabajador, expresado en la línea roja punteada en el gráfico (de manera simplificada), en el crecimiento sostenido de salario real promedio. La persistencia de la informalidad laboral y la ampliación de un sistema de seguridad social que sostuvo formas tradicionales de trabajo no remunerado en los hogares sostenidas por las mujeres, es la contracara. Junto con ello, la expansión de la renta extraordinaria producto del creciente saqueo de las riquezas naturales, ampliaron la capacidad del capitalismo dependiente de sostener la expansión.

Luego de 2011, la tasa de ganancia se reduce drásticamente y persiste -con altibajos- en un bajo nivel. La política de ‘sintonía fina’ no logró superar las limitantes evidentes del patrón de acumulación. El ajuste heterodoxo (ver acá) no logró trasladar el ajuste sobre las clases populares, que con la lucha consiguieron sostener la recuperación de sus ingresos. En el gráfico se presentan los salarios de los trabajadores, mayormente formales, masculinos, de las grandes empresas, que enfrentaron un sostenido incremento en la carga fiscal a través, sobre todo, del impuesto sobre los salarios (‘ganancias de 4ta categoría’). El resto del conjunto del pueblo sufrió el estancamiento, y en ciertos casos deterioro, de sus niveles de ingreso.

El macrismo vino a intentar quebrar la resistencia popular al ajuste y a crear el clima de inversiones adecuados a los intereses del gran capital (ver más acá y acá). Sin embargo, no han podido, lograr esos objetivos. Aun si los costos laborales unitarios retomaron el sendero descendente (línea gris en el gráfico) y los salarios cayeron nuevamente en 2016, la tasa de ganancia no se recupera. La política de ‘sinceramienta de precios’, en especial en energía, y el elevado costo del crédito, restringen aún más la chance de elevar la rentabilidad de las fracciones productivas del capital, con un impacto especialmente fuerte entre los capitales más pequeños. Además, la política de apertura comercial y financiera abarata el dólar y acentúa la avalancha importadora, en un contexto internacional de crisis prolongada que pone un techo a una salida exportadora.

La política de liberalización y ajuste fiscal/monetario no logra crear las condiciones para mejorar el clima inversor, en un marco político de elevada incertidumbre y de resistencia social creciente. Si las expectativas no cambian y las decisiones de inversión masiva no vienen, será difícil que la economía repunte. La tasa de inversión a fines de 2017 está acercándose a los mejores niveles de la década pasada. Sin embargo, la economía continúa empantanada.

 

III

El macrismo juega con fuego y pretende seguir jugando el juego de la espera sobre una creciente montaña de deuda. La pregunta es hasta cuando seguirá el capital financiero apostando por el cambio y -simultáneamente y en sentido contrario- si como pueblo seremos capaces de frenar el ajuste tendencial.

Las cartas están echadas. Las apuestas son altas y crecientes. Si el proyecto hegemónico -impulsado en la etapa por Cambiemos- avanza, y los intereses del gran capital se consolidan, tal vez, sólo tal vez, la economía acelere su crecimiento y revalide políticamente la transición. Por el contrario, si logramos fortalecer la resistencia y desarticular la gobernabilidad del ajuste dentro del neodesarrollo, podremos alimentar la esperanza de configurar al fin una salida popular (ver acá). En eso estamos.

 

Por Mariano Féliz*

 

 

* Profesor UNLP. Investigador CONICET. Integrante de la Sociedad de Economía Crítica de Argentina y Uruguay (SEC). Correo electrónico: marianfeliz@gmail.com / http://marianfeliz.wordpress.com

]]>
http://contrahegemoniaweb.com.ar/arranca-o-no-arranca-siempre-arranca-la-estrategia-economica-de-cambiemos-choca-contra-la-pared-el-capital-desconfia/feed/ 0