Juan Ferrante, Hasta la victoria siempre !

Hace unos minutos por un llamado de su compañera de toda la vida, me acabo de enterar que hace 10 días falleció Juan Ferrante, amigo y compañero de muchas luchas. La muerte súbita lo sorprendió cuando en horas tempranas de la mañana estaba preparando el mate.

Cura dominico proveniente de una familia acomodada de San Isidro, fue a estudiar a Francia y allí participó del Mayo Francés, según me contaron cuando regresó ya no era el mismo. Se integró a los Curas del Tercer Mundo y con Monseñor Jerónimo Podestá participó de las discusiones para que los curas pudieran casarse. Destinado en Tucumán por la curia participó de las actividades de la Fotia y de las luchas de los azucareros, de los ferroviarios y tantas otras de ese entonces hasta estar en el Tucumanazo. Cuando dejó los hábitos, en rigor la iglesia lo expulsó, se caso con Nina Brugo, una de las máximas referentes del movimiento feminista en nuestro país.

Se integró al Peronismo de Base y tengo un borroso recuerdo de el en tiempos de la CGT de los Argentinos. Estuvo preso en tiempos de Lanusse y con la última dictadura se exilió, primero en Canadá y luego en México. Nos reencontramos cuando la formación de la CTA y desde entonces compartimos muchas luchas. Encuentros y desencuentros políticos, siempre fraternales y respetuosos.

Sin preverlo coincidimos en el 1er. Foro Social Mundial en Porto Alegre, deambulando por los pasillos de la Universidad Pontificia buscábamos resguardarnos del intenso calor y encontramos una oficina con aire acondicionado entramos y resultó que quien allí estaba trabajando era un camarada paraguayo que militaba en la sección brasilera de la IV Internacional. Me saludo afectuosamente y nos pidió colaboración para revisar la introducción de la declaración final de los Movimientos Sociales que ya estaba aprobada. Unas vez leída nos miramos con Juan, no nos convencía el texto, pregunté quien lo había escrito «…un camarada de la sección francesa».Juan me mira y en forma muy cuidadosa me dice «Será todo lo trosko que quieras pero esto es un acuerdo con los burócratas de la CGT francesa». Asentí y le metimos mano, terminamos cambiando toda la introducción sin decir nadA. Al otro día cuando se leyó la declaración, aprobada por aclamación, Juan me miraba con una sonrisa socarrona, como diciendo ganamos una!!!

Hacía tiempo que no nos veíamos ni sabía nada de él, creo la última vez fue cuando los antropólogos forenses reconocieron los restos del dirigente farmacéutico Jorge Di Páscuale, expresión del ala más izquierdista de la CGTa, y participamos del homenaje que se le hizo en Farmacia. En enero pasado me encontré casualmente con Nina, me dijo que salía poco y que seguía siendo un gran lector a pesar de su maltrecha vista. Quedé en pasar a visitarlo, no lo hice siempre… lo lamentaré.

Gran conocedor del marxismo fiel exponente de la Teología de la Liberación, de aquellos que entusiasman a mi camarada y amigo Michel Lowy. Juan, aunque creo no es su verdadero nombre, siempre estuvo del lado de los trabajadores, de las mujeres y de los pobres, como dice su gran amigo Juan Falú «Juan Ferrante: un hombre del pueblo».

Juan, Hasta la victoria Siempre!!

 

 

El testimonio de Juan sobre el Tucumanazo

Please follow and like us:

Un comentario sobre “Juan Ferrante, Hasta la victoria siempre !

  • el mayo 1, 2019 a las 12:51
    Permalink

    Algo mas sobre la biografia del querido Juan Ferrante. En realidad se llamaba Roberto, Juan era su nombre de cura. Me enteré cuando fui a su cumple de los 80. Fue parte de la direccion nacional del Peronismo de Base en el 74, despues estuvo exiliado en Canada y en Mexico.
    En su regreso a la Argentina milito en el Peronismo de las Bases, con que participabamos en el Frente del Pueblo. En los últimos años, caminamos rumbos distintos, pero siempre me pareció una persona absolutamente generosa, íntegra y honesta. Hace algunos años nos dono a la biblioteca Oesterheld del Centro Cultural Olga Vazquez toda su biblioteca personal . Alli hay textos valiosísimos. No coincidía demasiado con nuestras posturas politicas, pero él consideraba que su biblioteca nos podía interesar. Asi lo conocimos Juan y asi fue hasta sus últimos días..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.