X

Buscar en Contrahegemonía web

X

Mantengámonos en contacto

info@contrahegemoniaweb.com.ar

Apuntes sobre socialismo desde abajo y poder popular

#justiciaporjavierchocobar Los imputados, sus antecedentes y el pedido de justicia

04 Sep,2018

por | Santiago Camuña

Una síntesis del caso y quienes son los imputados por el asesinato de Javier Chocobar y las heridas a otros miembros de la Comunidad Indígena de Chuschagasta. Cuáles son los intereses en juego. Poder político, policial y económicos en danza.  Santiago Camuña para Justicia Por Javier Chocobar El 12 de octubre de 2009 se presenta una persona que dice ser el dueño de unas tierras, donde hay una cantera de lajas que quiere explotar. Hace años su familia con títulos fraguados hostiga a la Comunidad Indígena de Chuschagasta en Trancas provincia de Tucumán. Los hermanos Chiarello de Ancajuli, la familia Araujo entre otras buscan abrir un camino que les permita saquear y vender tierras que ancestralmente ocupan las familias hoy integrantes de la Comunidad. En una causa judicial federal consigue un fallo a su favor (incluso este año la Cámara Federal de Casación Penal marcó que “el levantamiento de la medida cautelar que regía en favor de la comunidad fue un factor que propició el asesinato” en un fallo que además reconoce la propiedad comunitaria) y va a reclamar que puede continuar explotándola. Se presenta acompañado por 2 ex policías que fueron miembros de un comando parapolicial y delictivo. Éstos se identifican como socios, pero también como policías activos y atacan con armas de fuego a la gente que -en defensa de su territorio-, les impiden el paso por una tranquera. Los asesinos filman la escena y pierden la cámara, que queda en manos de la justicia provincial tras el ataque. Como saldo de los disparos con armas de fuego, el comunero Javier Chocobar (68 años) muere desangrado en el lugar por una herida de bala en su pierna. Andrés Mamaní es herido de gravedad (estuvo 4 meses en terapita intensiva) junto a otras 3 personas. Los atacantes son Darío Amín y los ex policías Luis Humberto “el niño” Gómez y José Valdivieso. Los delitos que se les imputan son homicidio calificado en contra de Javier Chocobar, homicidio calificado en grado de tentativa en contra de Andrés y Emilio Mamaní, además de portación ilegal de armas de fuego. La semana pasada, casi 9 años después se inició el juicio oral por este asesinato y ataque. Pero, ¿quiénes son estas personas? Darío Luis Amín era en 2009 empleado legislativo y la familia se jactaba de que el gobernador José Alperovich iba a ser el padrino de la cantera de lajas. Años después del asesinato, su madre sigue hostigando a la comunidad e iniciando causas contra comuneros. Intentaron hace tres años vender a través de la inmobiliaria Arqui3 tierras que en realidad pertenecen a una expropiación estatal en donde vive la mayor parte de la comunidad, en el paraje El Chorro. Territorio que desde 1973 el estado no entrega a las familias de esa zona. Como antecedente de violencia ya hace unos 30 años el padre de Amín había amenazado de muerte a Javier y a otros miembros de la comunidad, y quemado una vivienda. Para ilustrar el hostigamiento que continuó tras el crimen, en el año 2012 Amín volvió al mismo sitio donde asesinaron a Javier Chocobar. Lo hizo acompañado de su madre, una escribana y más de 15 efectivos de gendarmería que entraron a las viviendas de las familias con una supuesta orden judicial. Incluso Amín entró a algunas de ellas. Llegó conduciendo la misma camioneta que usó el día del asesinato, recorrió el lugar y comió un asado a 50 metros de la cantera de lajas que reclama como suya. Provocación, burla, indignación, pero sobre todo una muestra de la impunidad con la que se manejan supuestos terratenientes en la provincia. Gómez y Valdivieso Luis Humberto “el niño” Gómez es detenido en febrero de 1993 por el caso Salinas, junto con otros integrantes del Comando Atila: Francisco Camilo Pancho Orce (condenado por crímenes de lesa humanidad), Luis Francisco El Chueco Medina, Eduardo Domingo Perro Bovi, Ricardo Sánchez (entonces comisario gral), Juan Carlos Ovejero, Miguel Antonio Tono Pereyra (el primer cabecilla de los motines de fines de los 80; después lo reemplazó Ferreyra), y Juan Arnaldo Velárdez, también policía. La Gaceta del 11 de marzo de 1993, resume su prontuario. Gómez tenía 32 años. Prontuario Nº 770677, registra cargos por apremios ilegales (1984), amenazas de muerte (1983 y 1986), robo, falsificación de instrumento público y otros delitos (1986), estafa y robo agravado con tarjeta en Salta (1986), estafa y robo agravado (1987), amenazas (en Catamarca) y lesiones gravísimas (1992). En dicha nota se consigna que fue comando policial y militar, entrenado en la Argentina y en el extranjero. Es experto en armas, explosivos y operaciones comerciales”. Figuró hasta hace unos años (después de cometido el asesinato en Chuschagasta), como perito de la justicia de Salta. Al momento del asesinato de Javier Chocobar era cuñado del entonces Jefe de Policía Hugo Raúl Sánchez, hoy imputado por el crimen de Paulina Lebbos. El abogado de Sánchez hasta hace unas semanas era Eduardo Andrada Barone, que se vio obligado a renunciar por amenazas a un testigo. Hoy es el abogado de Gómez en esta causa. Como se puede deducir el vínculo político y personal sigue existiendo y por extensión también con una parte de la fuerza policial en funciones. Eduardo José del Milagro Valdivieso Sassi fue subordinado y es amigo de Gómez desde las andanzas ilegales del Comando Atila. Además figura en las listas desclasificadas en el año 2010 de integrantes del tristemente célebre Batallón 601, como agente de inteligencia durante 1983, en el último tramo de la dictadura militar. ¿Dos ex policías vinculados a la represión no son un peligro para la Comunidad? Cómo sigue el juicio oral La continuidad del proceso oral será este martes desde las 9hs (hasta aproximadamente las 14) en el Tribunal Oral de España al 400. Invitamos a organizaciones sociales, políticas, de derechos humanos y miembros de las comunidades indígenas residentes en la ciudad a participar para acompañar a la Comunidad en el reclamo de justicia. Fuente: justiciaporjavierchocobar.000webhostapp.com

Comentarios

Todavía no hay comentarios. ¡Iniciá el debate!

Todos los datos son obligatorios, tu dirección de correo no será publicada