X

Buscar en Contrahegemonía web

X

Mantengámonos en contacto

info@contrahegemoniaweb.com.ar

Apuntes sobre socialismo desde abajo y poder popular

La Antesala popular de teatro: un recorrido artístico en Santa Fe

La actual Sala popular de teatro del Centro cultural y social El Birri, en Santa Fe, tiene raíces muy profundas que vale la pena rescatar y dar a conocer en un recorrido artístico.  Fue hacia mediados de los años noventa, con la Fundación Birri, que comienza la "Antesala", ese recorrido sin precedentes en la historia reciente del oeste santafesino, aquí contado por ellos mismos.  Construyendo memoria e identidad La Antesala popular de teatro es un complejo cruce de memorias al que estamos intentando dar forma, pues encontramos en el período señalado muchísimos retazos: el de una ex estación de trenes; el de un conjunto de habitaciones que cobijó familias y familias de artistas; el de un centro de autoevacuados en 2003 o el de un conventillo de inicios de siglo xxi de metaleros, teatreros y candomberos, férreos cuplés de la crisis neoliberal. También, encontramos un prólogo edilicio de lo que hoy es la Sala, donde cuerpos resistentes se entregaron al fuego del arte y a la lucha por conservar el edificio. El recorrido que trazamos hunde sus raíces en la Fundación Birri, que a mediados de los noventa comenzó a proyectar un espacio artístico en la abandonada estación. De esos inicios en pleno menemimo, pensamos que la Antesala pervive hasta 2013 cuando la Sala Popular ya se erigía en condiciones de ser el principal espacio de performances del centro cultural. Así, la Antesala popular de teatro es, además de todo aquello, principalmente un deseo que durante años construyeron artistas locales y de la región, en clave de apuesta política al crecimiento de la imaginación. Es nuestra Antesala la memoria e identidad birriana. La semilla: hechos performáticos en la Antesala popular de teatro Dentro de los antecedentes durante la Fundación Birri (1995-2005), están “los carnavales de General López (que) nacieron en febrero de 2000 con el Carnavacanal, fruto de la articulación entre la Fundación Birri y Puro Teatro”. Rastreamos así los carnavales como uno de los primeros hitos que, aunque sucedían en la calle, se gestaban dentro del Birri al calor de ensayos, armado de instrumentos, confección de trajes y horas y días de trabajo colectivo. Recitales de música (Carneviva 1995/6), la presencia de los Puro Teatro y La Zorra, pero principalmente del grupo La Gorda Azul, daban vida el resto del año con obras y ensayos. Además de recuperar los carnabarriales, que brotan en plena crisis como expresiones culturales populares que sembraron resistencia en toda la región, aquí damos espacio a memorias individuales y colectivas de actorxs que han transitado nuestro espacio, reconstruyendo hechos constitutivos de lo que hoy es la Sala Popular de Teatro, única en el oeste santafesino. Para entender la dinámica que fue adoptando la Antesala debemos contextualizar: el fin de la Fundación Birri se enmarca en el contexto nacional de post tragedia de Cromagnon, que para los espacios culturales contra hegemónicos o con propuestas populares se tradujo en mayor presión y perseguimiento oficial, y en un contexto local en donde desde el poder se comenzó a disputar espacios históricos otrora abandonados. En este escenario, artistas que frecuentaban Las puertas son de adorno, La casa del mono, El portal y otros espacios locales que bajaron sus persianas fueron convergiendo en Birri, en donde encontraron lugar para su desarrollo, autonomía y una incipiente horizontalidad organizativa. El creciente movimiento también atrajo a otres artistas jóvenes que sellaron un cambio generacional y, quienes se quedaron, de a poco, fueron institucionalizando el espacio. Las artes que copaban el Birri por aquellos años eran teatro y teatro comunitario, circo, candombe, tela y trapecio, entre otras. Un recorrido particular que alzamos como bandera es el del arte circense, que con los años se consolidó como un espacio de referencia nacional y que ancló su crecimiento y desarrollo en una pata de género ya que las primeras artistas cirqueras que pisaron Birri lograron disputar y abrir el espacio a más compañeras de la ciudad y alrededores que de a poco fueron referenciando el centro cultural en sus dimensiones de posibilidad para el desarrollo artístico. En la siguiente, por cierto incompleta, línea histórica, intentamos representar los principales hechos y proyectos performáticos del período reseñado. Destacamos que las propuestas se fueron incrementando al calor que la Antesala se transformaba en Sala. Línea histórica “Antesala popular de teatro” Inicios de la cultura autogestiva birriana La Antesala popular de teatro se sostuvo exclusivamente por autogestión y es éste otro legado histórico. La Fundación Birri dio los primeros pasos y hacia el año 2000, con el Carnavacanal, encontramos el hecho fundante para la autonomía del espacio. En el tercer número de la revista Rojo y Negro (centro documental que funcionó en El Birri de 2010 a 2012), se reconstruye el proceso de habitar y reapropiarse de la vieja estación Mitre: “fue por el ´95 que la Fundación Birri comenzó a hacer gestiones por el uso del edificio de los hasta por entonces Ferrocarriles Mitre de la ciudad de Santa Fe (…) La inauguración en el año 2000 fue una explosión y eso era fiesta. La recaudación del buffet era para la Fundación: choripán y cerveza. Lo que se le ocurra por toda la estación, en todos los cuartos y recovecos. Títeres, murga, teatro, cine, en todo el edificio al mismo momento. Delirios la madrugada. Poesía (…)”. Un primer antecedente de autogestión para sostener el proyecto cultural birriano que, tras el carnaval de 2000 y ante la falta de apoyo oficial, se consolidó como forma de sostener el resto de los años de la Fundación Birri y así continuó siendo cuando ésta se retiró de la ex estación y les artistas presentes dieron forma a la Asociación Civil Centro Cultural y Social El Birri, hacia 2007. Las principales características de la Antesala, en el recorrido 1995 – 2013, son:

  • entrada gratis a los eventos, con salida a la gorra;
  • espacio abierto para artistas locales y regionales;
  • prácticas asamblearias para toma de decisiones;
  • prácticas autogestivas, que garantizaron sostenibilidad, independencia y autonomía;
  • disputa de recursos públicos y construcción de recursos propios;
  • construcción de sentidos públicos y populares, de manera colectiva;
  • semillero de artistas y educadorxs populares en el arte del carnaval;
  • entre otras formas de ser y estar, que hoy conforman el carácter popular de la Sala y del Birri en general, las cuales debemos a la Antesala.
Entonces, aunque nuestra actual Sala Popular de Teatro comienza a funcionar en 2013, encontramos casi dos décadas de trabajo previo. El salto cualitativo se da en el año 2009, con un primer apoyo de INT, que permitió el mejoramiento edicilio y acondicionamiento técnico, aunque las obras se demoraron casi 4 años en concretarse producto del aletargamiento de las laboriosas manos municipales… *** La historia de autonomía y autogestión y el bagaje teatral y performático son memoria presente y el barro con el que construimos y sostenemos nuestro querido Centro Cultural y Social. Agradecemos a las voces que permitieron reconstruir nuestra Antesala: Adriana, Perno, Naná, Jorge, Hilda, Manuel, Fefa, Ulises, Seba y a quienes han dado vida a las Revistas Rojo y Negro y Mascaritas. Invitamos con deseo a quienes quieran compartirnos más memorias sobre la Antesala Popular de Teatro del Centro Cultural y Social El Birri.

Comentarios

Todavía no hay comentarios. ¡Iniciá el debate!

Todos los datos son obligatorios, tu dirección de correo no será publicada