La masividad no se puede deslegitimar

El movimiento de mujeres crece paulatina e históricamente, así como la energía de lucha que emerge enriquecida y resignificada entre consignas y reivindicaciones concretas. “Hay mucho hilo para cortar aún”, dijo Celina Rodríguez Molina*, quien destacó algunos desafíos para el feminismo como la necesidad de incorporar la mirada internacionalista y descolonizadora, así como las demandas de las diversidades sexuales. Compartimos sus respuestas al cuestionario de Contrahegemonía

 

1) ¿Cuáles fueron las luchas más destacadas del movimiento feminista este año y qué elementos posibilitaron su masividad?

Desde hace varios años, el feminismo, el movimiento de mujeres, viene creciendo en forma paulatina pero firme. Los históricos Encuentros Nacionales de Mujeres (ENM) -este año, se llevó a cabo el 31º en Rosario con una participación de más de 70 mil mujeres inscriptas y muchas más en la marcha- son una fotografía de este crecimiento, que da cuenta de cuánto trabajo, activismo, compromisos hay en diversos lugares de nuestro país y Latinoamérica. En estos últimos años, América Latina, el Caribe y el mundo han puesto la mirada en estos encuentros masivos y en las marchas feministas; lo que ha provocado mayor participación de otros lugares.

 

El patriarcado se viene manifestando de forma feroz, con sus garras más horribles; y los casos de femicidio han aumentado, atacando a jóvenes en forma sangrienta. La reacción fue inmediata y masiva, con marchas y denuncias frente a situaciones como el asesinato de la joven Lucía en Mar del Plata, ícono de ese patriarcado cuando actúa con toda ferocidad; como anteriormente se habían producido otros femicidios “notables”. La muerte y tortura de la adolescente fue la gota que rebalsó el vaso, y la Ni una Menos, Vivas nos queremos emergió con toda su fuerza junto a otras consignas que convocaron manifestaciones en todas las plazas del país -hasta en pueblos conservadores- y se replicó en varios lugares del mundo, acompañada con la metodología de la huelga de mujeres. Hecho inédito en nuestro país, pero ya ocurrido en el mundo como la huelga de mujeres en Polonia, acción emprendida cuando este gobierno intentó cercenar el derecho al aborto.

No hay que desdeñar, y sí valorar, el lugar que ocuparon las redes sociales como facebook, tuit y otros medios que pudieron ser megáfonos creativos para las convocatorias. Sin embargo, hay que ver estas experiencias no como las generadoras de convocatoria. Ésta no surgió a partir de estos medios, porque si el sentir, el compromiso, la indignación y la bronca contra el patriarcado no hubiesen estado, ni medios ni comunicadoras por sí solos/as hubiesen podido provocar estas masividades que dan fortaleza a las organizaciones feministas que vienen hace muchos años luchando, denunciando, cuestionando el capitalismo patriarcal colonialista.

 

2) ¿Qué estrategias se desplegaron desde el gobierno, los medios de comunicación y el resto del bloque de poder para deslegitimar el movimiento? ¿En qué medida fueron eficaces?

Los medios de comunicación no pudieron darse una campaña de deslegitimación frente a esta masividad, hubiese sido políticamente incorrecto hacerlo; aunque lo intentaron en forma más local y focalizada. Por ejemplo, en los Encuentros Nacionales de Mujeres no pierden la oportunidad de poner en duda la legitimidad del movimiento, acusándonos con epítetos que intentan ser negativos, pero que desde los movimientos de mujeres y de la comunidad LGTTTBIQP lo hemos resignificando y asumido con orgullo: lesbianas, tortas, putas, brujas hemos planteado como orgullo que se nos acuse de asesinas porque planteamos el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos; a reclamar el  derecho al aborto seguro y gratuito. El grito de “¡¡¡asesinos/asesinos son ustedes!!!”, apuntando a la cúpula de la Iglesia y al Estado derechoso, también resignificó y redirigió el insulto. Los mismos epítetos fueron resignificados con otros gritos como “¡¡¡prohíben el aborto los curas abusadores de menores!!!”, o al recordarles su actuación cómplice en la dictadura militar.

 

También nos han cuestionado, en Rosario y en otros ENM, por pintar nuestras paredes, donde hemos hecho grafitis creativos, dibujos hermosos con consignas. Al respecto, nuestro país posee una larga historia de apropiación de las organizaciones populares para expresarse en las paredes como lugares donde poner reivindicaciones y consignas combativas; bandas musicales, bandas urbanas, partidos politicos, apoyos a club de futbol las resaltan con dibujos coloridos junto a gritos desesperados o murales de homenaje, por mencionar algunos ejemplos. No dejaremos estas prácticas, de las que también hemos resignificado su queja cuando en las marchas posteriores aparecieron carteles reclamando que les jode que pintemos las paredes de las ciudades, pero se callan frente a las violencias contra las mujeres, los femicidios, los ataques hacia las travestis y sexualidades disidentes. Les molestan las paredes pintadas pero no se horrorizan con las muertes de mujeres por abortos clandestinos e inseguros; ni frente a los llamados piropos acosadores; ni cuando las mujeres de sectores vulnerables gritan contra la pobreza, contra la precarización de jóvenes trabajadoras, o la esclavización laboral. Les molestan las paredes pintadas pero cierran los ojos frente a la trata de personas, aunque ocurra enfrente de su casa.

La fortaleza del movimiento feminista, de mujeres interpela a la sociedad frente a tanta hipocresía.

 

3) ¿Qué falencias o límites ve en el movimiento feminista?

El gran logro del movimimiento feministas, de mujeres: cómo éste se ha internalizado dentro de las organizaciones populares que luchan por vivir en una sociedad justa y en libertad, desde abajo y a la izquierda.

En esto hay mucho hilo por cortar, mucha profundización de estas luchas, y seguir aportando para romper fragmentaciones y divisiones. Si el movimiento feminista, de mujeres, no incorpora la mirada internacionalista, descolonizadora; si no incorpora y hace suyas, con fuerza, las reivindicaciones de la comunidad LGTTTBIQP como por ejemplo el cupo laboral trans, se queda en la comodidad, y niega algunos principios ideológicos de los feminismos: los cambios reales, efectivos, en el aquí y ahora; así como comprometerse con cada lucha como propia.
4) ¿Qué estrategias y formas de acción debe desplegar el movimiento de cara al año que viene, que es un año electoral?

En el año electoral, las luchas feministas, independientes, autónomas -pero con participación activa en la lucha por una sociedad libre, socialista- seguirán su camino ascendente; buscando colectivamente formas creativas para interpelar a los poderes injustos. Las asignaturas pendientes que tenemos serán la base de estas luchas: el pedido legítimo por el derecho al aborto; reclamar con fuerza que se cumplan efectivamente las políticas publicas y las leyes contra las violencias hacia las mujeres y los grupos sexuales disidentes.

Estas reivindicaciones concretas también nos permitirán mayores organizaciones, unidades, fortalezas y energía para oponernos al machismo y a las discriminaciones patriarcales.
*Militante del Espacio de Géneros del FPDS CN

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.