La UBA y las Escuelas Medias hoy tomadas por los estudiantes: el mundo al revés

En la UBA ocurren cosas extrañas (o no): quienes incumplen con las normativas no son sancionados, reciben premios.

El Consejo Superior de la UBA en el año 2011 emitió una Resolución (3103) en la que establece los criterios para la cobertura de cargos docentes “interinos y suplentes”: los aspirantes se deben inscribir con su CV y se confecciona un Orden de Mérito por “antecedentes académicos” (títulos, publicaciones, antigüedad, etc.). El mismo se debe actualizar cada dos años con el objetivo de premiar la formación y actualización profesional: el mérito académico.

Sin embargo, en la ESCCP, se elaboró un único Orden de Mérito en el año 2011 (¡sí! Hace 8 años: ¡¡¡tiempo suficiente para realizar una carrera universitaria, con posgrado incluido!!) y los respectivos órdenes de mérito se terminaron de confeccionar en 2013 y luego nunca más se actualizaron, con el perjuicio para los docentes que en esos años publicaron, hicieron maestrías etc. y para les estudiantes que se privan de docentes que en tiempo presente (no pasado) muestran su idoneidad y capacitación permanente.

El ex Rector, Leandro Rodríguez fue el responsable de ese desquicio académico. Llamó a la inscripción en el año 2016 pero nunca puso en funcionamiento (salvo en 2 excepciones) al Comité Evaluador para promulgar el nuevo Orden de Mérito. Es decir, lisa y llanamente incumplió con una norma emanada del CS de la UBA.

Por otra parte, el Estatuto de la UBA establece como criterio para el acceso a cargos docentes titulares participar en concursos públicos por antecedentes y oposición. En el año 2014 el CS aprobó la realización de concursos en la ESCCP en 5 asignaturas: se realizó la convocatoria y se inscribieron aspirantes a ocupar esos cargos en todas las materias en octubre de 2014. En marzo de 2015 asumió Rodríguez y congeló todo. Nada se sustanció. Al igual que con los listados para interinatos y suplencia, llamó a anotarse y luego no los confeccionó. Es decir que el ex Rector, al no llamar a los concursos ya aprobados por el CS, incumplió con el espíritu del estatuto de la UBA y con una resolución del CS de la UBA.

El reglamento de Concursos de la UBA votado por el CS establece que para acceder a la oposición el docente debe tener por lo menos 20 puntos en sus antecedentes. Un profesor no accedió a dicho puntaje. Apeló. Fue denegada la apelación por el jurado. El ex Rector Roitbarg, junto al ex Vicerrector Rodríguez y el actual Secretario de Escuelas Medias de la UBA firmaron una nota por la que se le permitió acceder a la oposición, aunque no hubiese llegado a los 20 puntos tal como lo establece el artículo 28 del reglamento de Concursos. Es decir: los ex Rectores junto al actual Secretario de Escuelas Medias instaron por nota una reinterpretación del reglamento del CS violentando al propio reglamento de Concurso votados por el CS. Ese profesor fue titularizado. Hoy es vicerrector en la ESCCP.

Si gustan sumemos que durante el mandato del ex Rector Rodríguez se realizaron 3 tomas. Siempre por el mismo motivo: él pretendía que ocupara el máximo cargo en la carrera de docentes auxiliares un preceptor que había sido sancionado por “negligencia”.

¡¡¡Oh Sorpresa!!! Ese ex Rector de la ESCCP, que incumplió y hasta violentó normas escritas, fue premiado por ese mismo CS con el cargo de Rector en la Escuela Media de Escobar dependiente de la UBA.

El estatuto de la UBA – tal como se afirmó anteriormente – establece una prueba para demostrar la idoneidad académica y profesional: los concursos por oposición y antecedentes. Para su implementación cuenta con mecanismo de control tanto en la designación de jurados, como para impugnaciones, etc. Una vez emitido el juicio del jurado y resueltas las impugnaciones se da el veredicto definitivo y, finalmente, aprueba la designación el CS de la UBA. La Lic. Valeria Bergman concursó en dos ocasiones en el CNBA para la asignatura de su especialidad: Psicología. Perdió el concurso en ambos casos. Presentó en ambos casos pedidos de impugnación. Un concurso se invalidó. El otro, no: hubo dictamen definitivo. La Lic. Bergman quedó afuera del Orden de Mérito. Para que quede claro: no es que fue evaluada positivamente pero no había suficientes horas para otorgar y otre colega tomó las horas por estar más arriba en ese listado. No, el jurado evaluó que no reunía condiciones suficientes para ser profesora titular de la materia de su especialidad (Psicología). El Consejo Superior de la UBA la designó entonces, dada su poca idoneidad académica y profesional en su especialidad, con el cargo de Rectora del CNBA.

En el CNBA también concursó para la materia Historia el Lic. Ricardo Romero. Con la misma suerte que la Lic. Valeria Bergman y presentó pedido de impugnación: quedó fuera del Orden de Mérito. Es decir que el jurado consideró que no reunía las condiciones para ser profesor titular en esa asignatura. Ahora, el Lic. Romero se pasea por los pasillos exhibiendo su supuesto nuevo cargo como vicerrector de la ESCCP en el TM. En ese caso habría coherencia: nuevamente sería premiada la falta de idoneidad.

En estos días, el caso de público conocimiento por la toma de las dos escuelas preuniversitarias es el del profesor y Jefe de Departamento de Educación Física en ambas instituciones, el Lic. Roberto Rodríguez. Sin entrar en detalles, el Rector Barbieri lo sancionó con la friolera de 30 días de “suspensión sin prestación de servicios ni percepción de haberes” porque “vulneró los derechos” de un estudiante. Al Lic. Roberto Rodríguez, a los pocos días de ser sancionado por el Rector (manteniéndole los cargos de Jefe de Departamento en ambas instituciones) se lo premió con dos cargos más en un Espacio político administrativo jerárquicamente superior a sus cargos en las Escuelas. Por pedido del Secretario de Escuelas Medias, Lic. Oscar García, fue nombrado Asesor Académico en el ámbito de Escuelas Medias de la UBA y Coordinador de Actividades Extracurriculares.

En el año 2011 la ESCCP fue tomada por les estudiantes porque las autoridades recién designadas por el CS de la UBA habían nombrado para la cobertura de horas a profesores recién recibides en lugar de colegas de larga trayectoria dentro del establecimiento (en algunos casos ya tenían titulación de doctores en su área), vulnerando cualquier criterio académico y profesional de la carrera docente. El Rector mencionado era el Lic. Jorge Fornasari y su Vicerrectora (¡Oh sorpresa!) la Lic. Valeria Bergman.

En aquel momento se hizo presente Eduardo Galeano para solidarizarse con les estudiantes, familias y profesores. Sí, el mismo que escribió »El mundo al revés premia al revés: desprecia la honestidad, castiga el trabajo, recompensa la falta de escrúpulos y alimenta el canibalismo». No fue casualidad: fue una caracterización.

LeProf

O el terrible momento de tener que volver a los seudónimos

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.