LUCHAS y Pensamiento Crítico hacen un llamado a Maduro para que aplique medidas inmediatas contra la corrupción, la especulación y el burocratismo

28 de mayo de 2018.- Dos organizaciones revolucionarias del país se pronunciaron el día domingo sobre los resultados de las elecciones del 20M y las medidas que debe tomar el presidente de manera inmediata. Acciones contra la corrupción y la especulación, así como la sustitución de las autoridades de muchos organismos que están operando de manera deficiente y vergonzosa, entre otras cosas.

Aquí dejamos el pronunciamiento de la Liga Unitaria Chavista Socialista LUCHAS y Pensamiento Crítico.

“Presidente Maduro: Medidas inmediatas que impliquen un cambio importante en una nueva gestión

Ya hace una semana de haberse expresado una gran parte el pueblo venezolano en las elecciones presidenciales y de los Consejos Legislativos del 20 de mayo, en donde fue reelecto como presidente Nicolás Maduro. Presidente que como candidato prometió que de ser reelecto -como lo fue- no le temblaría el pulso para emprender de inmediato los cambios necesarios que solucionarían los principales problemas del país. Una semana después, todavía no se han visto esas medidas inmediatas que impliquen un cambio importante para esa gestión que prometió.

Ante estos hechos nos pronunciamos:

Los venezolanos también esperamos que el nuevo gobierno del presidente Maduro exprese claras y firmes demostraciones de que va haber una visión que vaya más allá de la semana que viene. Muchos de los que votaron por Nicolás, y otra gran parte del pueblo en general, todavía considera que el presidente Maduro, haciendo los cambios necesarios de su gestión anterior, puede enmendar esta crisis que sin precedentes sufre Venezuela. De no hacerlo, ya sería demasiado el abuso con la confianza del pueblo chavista. Muchos de esa misma legión de Compatriotas que de nuevo se manifestó en las urnas el 20 de mayo, lo hicieron pensando y diciendo que esta es la última oportunidad dada a una dirección política y militar que hasta ahora ha mostrado ineficacia, incapacidad e ineptitud en la solución de los graves problemas de la vida de los venezolanos y venezolanas.

Esas son razones más que suficientes para respaldar las exigencias de un cambio verdadero de gabinete que exprese ya una visión y un plan que ataque asuntos estructurales: un control efectivo de las redes de distribución de bienes y servicios. Basta ya que algunos oficiales corruptos, especialmente de la GN, se hallan detrás del mundo del bachaqueo y de las mafias en los mercados mayoristas de los estados y en el supuesto resguardo de las fronteras y no se haga nada para investigar y castigar ejemplarmente a los implicados; pero debe haber también una nueva visión en lo productivo, en donde si hay que llegar a acuerdos con el sector productivo, eso debe hacerse imponiéndoles al sector privado y a los que manejan las empresas del Estado mayores niveles de producción y mejores resultados en la distribución de lo que se produce.

No se puede seguir abordando la espantosa crisis económica, mediante convenios con el sector privado, con más de lo mismo de lo que ya se ha hecho, en donde estos sacan dólares al gobierno para producir e importar bienes y el gobierno no tiene control de lo que se produce y mucho menos de lo que se importa. Todos estos ítems abordados en este párrafo son claves para la solución de la crisis de baja producción, escasez, sobreprecios e hiperinflación. Al parecer, el presidente Maduro no ha tomado en cuenta la reflexión de Einstein de que no se puede esperar que haciendo lo mismo se tengan otros resultados.

Sobre todo hay que tomar medidas de sustitución de autoridades en las actividades claves del país, como lo son la producción petrolera y la de energía eléctrica. Hoy PDVSA y CORPOELEC están en el suelo y, los directivos actuales tienen enormes responsabilidades, tantas como las autoridades que estos sustituyeron. Hay que ser consecuentes con el enunciado de combatir la corrupción caiga quien caiga. El gobierno debe asumir con carácter de inflexibilidad, rigor y firmeza la lucha frontal contra la corrupción generalizada y escandalosa que infecta toda la administración pública. Todos sabemos cómo las alcabalas de nuestro país se han convertido en oprobiosos sitios del despojo, de la arbitrariedad, del amedrentamiento delictivo, lo que acarrea más allá de las situación moral e injusta per se, daño patrimonial a los usuarios de las vías, además de conformar una importante condición que contribuye al encarecimiento de la mercancía que por esas vías se ven obligados a transportar los proveedores y distribuidores de bienes de diferentes renglones.

Lo mismo se puede decir de los servicios de extranjería donde la mínima diligencia es pechada como única condición para tener acceso a la solución ciudadana de los servicios correspondientes….y así podemos pasearnos por casi todas las dependencias del estado encontrando éstas terribles circunstancias bochornosas, deleznables que marchitan el alma de la ciudadanía y cada día la alejan de la credibilidad de sus instituciones. Si no se actúa enérgicamente contra éste panorama vergonzoso más temprano que tarde la ciudadanía agotará la paciencia ya casi totalmente perdida y las consecuencias nos golpearan el rostro a todos. También la red pública de salud está pasando por el peor momento de toda la historia de nuestro país. El deterioro de la infraestructura, el desorden organizativo, la prevaricación, la deshumanización, la carencia y hasta ausencia absoluta de medicamentos, insumos medico quirúrgicos, daños e inoperancia de equipos y laboratorios, así como de las unidades de transporte o ambulancia, colocan a la población general y en particular a la más débil social y económica en situaciones desesperadas y hasta dantescas por serles imposible resolver condiciones de salud en todos los niveles, obviamente la mayor dificultad cuando se trata de enfermedades de características graves o dramáticas como las renales, las oncológicas, las cardiovasculares, las quirúrgicas, entre otras.

¿Qué espera presidente para actuar con celeridad, para nombrar a gente proba, sensible, comprometida con el humanismo militante para que se encarguen de dirigir junto a las Comunas estos espacios de forma tal que se avance en su recuperación? ¿Y qué podemos decir de la salud privada? Allí se concentra la absoluta especulación, el descaro criminal de quienes se enriquecen con el dolor ajeno de la forma más fría, calculadora e insensible, deshumanizada, con la mirada indiferente, cómplice, del estado venezolano. Con la doble culpabilidad, tanto por permitir ésta situación sin abocarse a ejercer control sobre los mercaderes de la salud, como por mantener la red pública sanitaria precaria, deficiente en todos sus niveles, lo que ocasiona que la población recurra a los centros privados y allí sean expoliados por el mercantilismo médico, donde sospechosamente se encuentra de todo, dígase medicamentos, insumos medico quirúrgicos y la tecnología necesaria.

Las seis líneas anunciadas por el Presidente, quitándole el tono y los giros retóricos, tratarán de provocar simpatía, pero respetuosamente le queremos recordar a Nicolás que lo está haciendo a un auditorio donde para la mayoría sus esperanzas ya son muy finitas y en donde muchas expresiones suenan vacías. Aparte decimos, ha caído en graves errores de interpretación histórica al hacer equivaler los procesos de pacificación de los 60 y 70 y esta liberación actual de dirigentes y cuadros de la oposición, que puede ser una medida positiva, pero que tiene otra significación histórica. No está demás recodar, que otorgan libertad plena a muchos conspiradores opositores, mientras hay dirigentes obreros presos o que tiene regímenes de presentación en Tribunales, siendo los casos de algunos Compañeros dirigentes en Civetchí, Corpoelec y en Ferrominera.

La única manera de comenzar un nuevo camino esperanzador y de que esta no sea verdaderamente la última oportunidad es que se asuma sinceramente la línea del Poder Popular. Y esta se concentra en el desarrollo ya del Estado Comunal. El mismo tipo de Estado que el presidente Chávez le exigió hiciera en su intervención conocida como el de “El Golpe de Timón”. Esa es la vía, además de romper y apartar la burocracia actualmente dirigente y cumplir con la promesa dicha hace ya más de un año de que los militares volverían a sus cuarteles. La FANB no está en sus cuarteles sino muchas veces haciendo acciones como la que recién acaba de hacer la GNB con los Compatriotas de la Comuna El Maizal en el Estado Portuguesa. Miembros de esta Comuna fueron hostigados y humillados por una comisión de la GNB que supuestamente investigan a bachaqueadores de insumos. No obstante, los comuneros atendieron a la CNB con facturas y pruebas en manos de su legalidad productiva y comercial, pero igual algunos comuneros pasaron a las oficinas del CONAS en Acarigua en donde arbitrariamente fueron despojados de sus teléfonos celulares y los mantuvieron incomunicados, según por instrucciones de la Fiscalía 12 del Estado Portuguesa.

Por supuesto, igual nos oponemos a la línea de pagar la horrenda deuda externa por encima de todo. Mientras se hace eso la banca se niega a otorgar nuevos préstamos, le bloquen cuentas en el exterior al gobierno, el imperialismo y distintos gobiernos lacayos bloquean el comercio exterior a Venezuela y hasta nos amenazan con distintas medidas de intervención, hasta de tipo militar. Si el país requiere de capital internacional, que se hagas los necesarios acuerdos pero no a costa de la soberanía, como se nota en algunas decisiones de contratación para la explotación petrolera y minera del país. Rechazamos cualquier intento de aplicar un esquema de entrega del país al capital transnacional, mucho más, si eso se hace, cubierto por una retórica estridente y falsamente antiimperialista. El pueblo no aguanta un nuevo engaño.

Presidente, Nicolás, usted tiene la palabra.

Por LUCHAS: Stalin Pérez Borges, Ismael Hernández, Christian Pereira

Por Pensamiento Crítico: Jesús Puerta, Orlando Zabaleta”

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.