Lxs estudiantes elegimos las asambleas

Se nos hace imposible llevar un conteo preciso de las facultades que han sido tomadas en todo el país. Todos los días se decide tomar un nuevo edificio o levantar estratégicamente una ocupación ya realizada. Sin embargo, podemos decir que ya son más de diez universidades tomadas y el número de facultades o edificios ocupados ya supera los 30 en ocho provincias del país. Todas las tomas han sido decididas en masivas asambleas de base con una amplia participación del estudiantado no agrupado o independiente.

A pesar que parte de las reivindicaciones que nos llevan a tomar esta medida de lucha es la solidaridad por la situación que están viviendo nuestres docentes en la negociación de sus paritarias, el estudiantado tiene su propio pliego de reivindicaciones: falta de presupuesto, falta de becas, mejoras en infraestructura, actualización de los planes de estudio con importante participación estudiantil, necesidad de una perspectiva de género en todas las cátedras, mayor presupuesto para protocolos contra violencia de género, régimen de alumno-trabajador en todas las facultades, fuera la policía de las universidades, entre otros reclamos.

También tenemos un amplio y extenso pliego de reivindicaciones que exceden las problemáticas estudiantiles y van desde rechazar el pago a la deuda externa, pasando por el repudio a accionares de la policía o los gobiernos, hasta la separación de la Iglesia y el Estado. Es por eso que esta lucha no termina cuando les docentes arreglen sus paritarias.

Las asambleas estudiantiles han copado todas las unidades académicas a lo largo y a lo ancho del país para poner en marcha un plan de lucha amplio y combativo, capaz de hacer frente a las medidas neoliberales del gobierno de Cambiemos. Apuntamos a llegar con un gran foco de presión al debate del presupuesto para el 2019, que se dará a mediados de septiembre, donde se espera que la educación no sea para nada una prioridad, sino más bien, una variable de ajuste.

Las asambleas llegaron para quedarse, y al que no le guste…

En Córdoba tenemos seis facultades tomadas siendo la primera la Facultad de Artes el 14/08, y luego paulatinamente se fueron sumando Filosofía, Psicología, Comunicación Social, Ciencias Sociales y Arquitectura que fue tomada en dos oportunidades. A esta lista se suma la toma del Pabellón Argentina (principal pabellón de la UNC, lugar donde tiene su oficina Hugo Juri, rector de la universidad y presidente del CIN -Consejo Interuniversitario Nacional-). En estas tomas renegamos día a día contra el amarillismo de los medios corporativos, el cerco mediático y la hipocresía que alimentan; contra el amedrentamiento de la Policía y de las autoridades de la Universidad.

Nuestra lucha la damos en forma articulada, con procesos horizontales y participativos. Las tomas son un espacio de encuentro, de discusión, de creación y producción. Dentro de ellas se desarrolla otra faceta del movimiento, que es la comunitaria. A partir de la convivencia, del hacer en el día a día, del tener que funcionar como una familia, es que nos vinculamos desde otra perspectiva. Eso nos ayuda a romper algunas lógicas establecidas, algunas distancias generadas con el tiempo. Hay un espacio político nuevo que se está construyendo, desde las bases.

Cada asamblea adapta sus formas de funcionamiento, de autogestión y de visibilización del conflicto. Las asambleas que tienen una toma que sostener profundizan estos procesos y toman una propia identidad. De forma articulada generamos una extensa agenda de actividades de todo tipo, con espacios de debate y encuentro, de enseñanza y aprendizaje, para toda la comunidad. Detrás de cada actividad hay una propuesta gráfica, estética. Una búsqueda política.

Porque entendemos que la lucha que estamos llevando a cabo es determinante para el desarrollo de futuras generaciones, de nuestra sociedad y de la educación pública en particular, ¡no vamos a dar el brazo a torcer! ¡No vamos a perder uno de los mayores baluartes que tenemos como sociedad!

Históricamente en nuestra universidad sólo un par de facultades tenían asambleas funcionando. Sin embargo, ahora todas las unidades académicas tienen sus asambleas, lo que genera una paranoia impresionante no sólo en las burocracias estudiantiles sino también en las autoridades de las distintas facultades. Sin ir más lejos, en las últimas semanas vivimos hechos insólitos: el decano de las facultades de Ciencias Exactas ordenó el desalojo de la facultad en su totalidad para “prevenir posibles tomas”. Posibles tomas que no sólo no estaban debatidas en el interior de las asambleas correspondientes a las unidades académicas, sino que eran adjudicadas a “estudiantes de otras facultades” que irían a ocupar facultades ajenas. Una locura total. En el caso de la Facultad de Derecho, sucedió lo mismo pero con la excusa que había una “amenaza de bomba”. Lxs estudiantes resistieron, no se fueron de la facultad (sufrieron abusos de la Policía de Córdoba, que no le importó burlar la autonomía universitaria) y realizaron una masiva asamblea, como estaba prevista para ese día, en el interior de la facultad con más de 600 estudiantes, algo histórico para la Facultad de Derecho. Varios días posteriores a este hecho, amanecimos con todos los pabellones cerrados por miedo a “tomas masivas”. Es decir, las autoridades por miedo a que ocupemos y defendamos el espacio público, nos privaron de él.

Hoy somos una masa de asambleas que nos desarrollamos en las puertas de las facultades, en sus patios centrales, en el centro de la ciudad o en las puertas del rectorado. Estudiantes junto a algunxs docentes y no docentes debatiendo cómo defender la educación pública.

Esta masa de Asambleas se organiza y articula en la Asamblea Interfacultades UNC. Asamblea que nuclea los demás espacios asamblearios de la UNC, articula la organización entre las tomas y mantiene relación con otros sectores sociales que también están dando una lucha constante, como por ejemplo el histórico sindicato Luz y Fuerza que está luchando en contra de la propia privatización de EPEC (Empresa Proveedora de Energía Córdoba). La articulación obrero-estudiantil es una de las prioridades de esta asamblea, como así también la articulación con todos los medios de comunicación alternativos, otras asambleas del país y todas las tomas.

En la Asamblea Interfacultades, generamos nuestro propio contenido audiovisual y gráfico, con el fin de humanizar nuestra lucha, informar sobre el conflicto y hacer llegar nuestras posiciones. También nos parece importante comunicar cómo se puede participar en una asamblea, cómo funciona una asamblea, cuáles son las herramientas que nos brinda como movimiento y por qué elegimos este método de organización. También brindar información útil para llevar a cabo la ocupación de un edificio, entre otras cosas. Desde este espacio se convocó a una movilización el pasado 30 de agosto que copó las calles con más de 20.000 cuerpxs en defensa de la educación pública.

Como Asamblea Interfacultades UNC, hemos podido aunar los pliegos de reivindicaciones de todas las asambleas de base en un único pliego de 16 páginas. Este fue refrendado unánimemente en la última edición de la asamblea, el pasado martes 4 de septiembre. Con este pliego iremos a todas las mesas de negociaciones que nos planteen las autoridades, sabiendo muy bien qué queremos y con una fuerza política surgida desde las bases que nos acompañará para conseguirlo.

Invitamos a toda la comunidad del ámbito educativo a participar de los espacios de debate, de encuentro, de lucha y articulación. Invitamos a toda la sociedad en su conjunto a informarse de la grave situación que atraviesa la educación pública, que va en sintonía con las demás áreas del Estado que se están vaciando.

Si querés que el mundo cambie, empezá por tu propio espacio. Movilizate, organizate, participá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.