Nación Mapuche. “Los encapucharon y los torturaron”

Por Revista Cítrica/ Resumen Latinoamericano/ 13 de enero 2017.-

El abogado Edgardo Manosalva relata el infierno vivido por sus defendidos, que tras solidarizarse con la comunidad de Pu Lof en resistencia de Cushamen fueron baleados, golpeados, detenidos y acusados de delitos que no cometieron.

¿Cómo describirías lo que pasaron tus defendidos?

Es un horror lo que sufrieron. Hubo pruebas plantadas. Y no murieron de pedo. Cuando estuvieron detenidos, sufrieron torturas crueles y atroces. Hubo golpes y torturas psicológicas pero sobre todo golpes. Fueron muy sádicos con ellos. Los llevaban encapuchados y en los pasillos los hacían pegar con una pared y otra pared. Son tipos que saben cómo pegarte, cómo re cagarte a palos sin dejarte una sola marca.

Lo peor fue el viaje de El Maitén a Esquel que fue por un camino distinto, el camino corto es uno que pasa por el territorio de la comunidad, el otro más largo es por el Parque Nacional de los Alerces. Fueron por el segundo y entonces el viaje duró casi tres horas. Tres horas totalmente encapuchados. Los bardeaban. Les gritaban de todo. Inclusive cosas sexuales. Puteadas, salvajadas. Y no los dejaban hablar. Iban esposados y agachados y cada vez que intentaban levantar la cabeza recibían un puñetazo o un golpe con algún objeto. Ahora están en shock: salvaron la vida de pedo.

Aparecen más camionetas con más gatilleros. Los cagan a tiros. Entonces deciden volver y cuando están por llegar al Maitén se tranquilizan al ver un patrullero que les viene al encuentro. Dicen ‘Bueno, acá ya está, ya zafamos’. Pero lo que viene es lo peor: del patrullero baja un milico y empieza a los tiros, apunta a la cabeza, cero protocolo, tira a matar. Se salvaron la vida de pedo

¿Cómo fue la detención?

Las siete personas estuvieron presas desde el martes a las 4 y media de la tarde. Era gente que había ido a solidarizarse con los que eran cagados a palos por Gendarmería. Cuando llegan al campo, los de la comunidad les dicen: “che, nos faltan los caballos”. Entonces estas personas que habían llegado a solidarizarse, se solidarizan y se ofrecen con dos camionetas a ir a buscar los caballos de la comunidad, que tienen sus marcas. Y ahí arranca todo.

Una de las camionetas encuentra a un camión que se está llevando los caballos de la comunidad, entonces la camioneta se pone adelante y el chofer del camión gatilla. Y aparecen más camionetas con más gatilleros. Los cagan a tiros. Entonces la camioneta decide volver y cuando están por llegar al Maitén se alivian al ver un patrullero que les viene al encuentro. Dicen “Bueno, acá ya está, ya zafamos”. Pero lo que viene es lo peor: del patrullero baja un milico y empieza a los tiros, apunta a la cabeza, cero protocolo, tira a matar. Uno de los balazos pasa entre la cabeza de dos de los ocupantes. Ese balazo de este milico está incrustado en la camioneta.

El camión que llevaba los caballos no tenía identificación y los conductores no tenían uniforme. Más tarde nos enteramos de que era de la división abigeato de la policía de Chubut, la que supuestamente lucha contra el robo de ganados y los delitos rurales. La división que tenía que evitar el robo de ganado, era la que se lo estaba robando.

¿Y Benetton está involucrado?

Todo parte de una denuncia de Benetton, que dice que los mapuches le habían robado el ganado. Entonces la Fiscalía aprovechando que la Gendarmería ya estaba cortando le pide al juez provincial una orden de allanamiento para poder entrar y sacar el ganado que se le había perdido a Benetton. Y la orden sale con fritas. Y agarran los primeros animales que encuentran: los caballos de la comunidad y de otras comunidades vecinas. Nada que ver. Ni siquiera eran el objetivo del allanamiento. Buscaban ovejas y agarraron caballos.

¿Cómo está la situación ahora?

Lo principal a destacar es que quieren un muerto. Es ultradesesperante como está la situación. Están super cebados. Hace un rato fuimos a sacar la camioneta y salieron todos los que habían estado tiroteando y ya entraron a la covachita para sacar las ithacas. Habíamos avisado que íbamos a buscar los caballos pero se les veían las caras de odio mal. Están muy enojados porque les dieron la libertad.

¿Cuál fue el cargo por el que estuvieron detenidos?

Los cargos son abigeato agravado, dicen que estaban robando 360 vacas. Lo cual es imposible, porque para arriar apenas 20 vacas se necesitan caballos y perros. Era materialmente imposible que hubieran estado delinquiendo. Además dentro de los siete detenidos, agarraron a dos que estaban aparte. Uno estaba por ahí meando. Ellos sufrieron la tortura después pero no los balacearon ni los cagaron a palos en la comisaría.

A los otros cinco les imputan atentado, resistencia a la autoridad. Porque cuando se baja el milico a dispararles, ellos lo gambetean, para seguir a El Maitén. Y dicen que le tiraron la camioneta encima. Y nada que ver. Les gatillaron y ahora lo niegan. Es que la cana no podría justificar porque le dispararon a una camioneta. No pudieron plantarles armas de fuego, porque no iban a tener las huellas digitales de ellos, pero sí les plantaron unas bombas molotov de vidrio re truchas. Cuando ves la camioneta, tendría que estar todo el combustible de esas bombas y no lo está. Fue una persecución de diez, quince kilómetros, de estar en la banquina, en la que pincharon una rueda, gambetearon y encima la balacera que recibieron. Es imposible que dos botellas de vidrios se mantengan incólumes e impolutas sin reventar. Muy alevosa la truchada.

Clarín y La Nación no sacaron nada y nunca van a sacar, salvo cuando muera un gendarme o un policía

¿Tus defendidos habían ido a apoyar a la comunidad y terminaron viviendo esa pesadilla?

Sí, y terminaron siendo tratados como terroristas: una fotógrafa, un maestro, un metalúrgico, el que manejaba la camioneta, y una artesana. Altos terroristas. De los cuales, tres jamás habían estado en un campo. Habían ido apoyar como todo el mundo. Te podría haber pasado a vos o a cualquiera. Ninguno era parte de la comunidad de Pu Lof en resistencia de Cushamen. Hay cuatro que son mapuches pero de distintas comunidades. Hace unas horas tuvieron que declarar y siguen en completo estado de shock.

¿Cómo tratan los medios de comunicación los hechos?

En Buenos Aires hay una confusión enorme, se mezclan los distintos hechos, creen que los 10 detenidos habían caído juntos cuando en realidad tres estaban por un procedimiento distinto. Uno federal y otro de la justicia de acá. Clarín y La Nación no sacaron nada y nunca van a sacar, salvo cuando muera un gendarme o un policía.

Al Gobernador Das Neves le viene muy bien la confusión…

El gobernador y el ministro de gobierno (Pablo Durán), que es el principal culpable de esta cacería, siguen metiendo leña al fuego. Hablan de terroristas. Quieren sangre. Están en campaña, y es loco que usen esto para la campaña. Meten todo en la misma bolsa. Cómo había un encapuchado, entonces todos los mapuches son encapuchados. Lo más loco fue que ayer armaron una mesa de paz social y diálogo con tres o cuatro mapuches que no son representativos más que de sus comunidades. Pero tres o cuatro, cuando en Chubut hay más de cien comunidades. Y los hicieron firmar un pacto, es perverso. Usan a los propios mapuches. No se puede creer la desmesura del Gobernador, y de la policía ni hablar. Están totalmente desencajados.

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.