X

Buscar en Contrahegemonía web

X

Mantengámonos en contacto

info@contrahegemoniaweb.com.ar

Apuntes sobre socialismo desde abajo y poder popular

Osvaldo Bayer Adiós al hijo del pueblo

30 Dec,2018

por | Luis Hessel

El viernes 28 de diciembre una multitud se dio cita en la plaza Alberti para celebrar la vida, lucha y la inmensa obra del autor de trabajos mayores como “La Patagonia Rebelde”, “Severino Di Giovanni, el idealista de la violencia” y “Los anarquistas expropiadores”.

Pasadas las 18 horas más de mil personas se reunieron en una plaza cubierta por banderas negras anarquistas y las wiphala de los pueblos originarios, de fondo sonaba “Hijo del Pueblo” la canción más querida de los anarquistas que era entonada por varias generaciones que iban de pibas de pañuelos verdes, punks, aborígenes, laburantes de a pie y personalidades de la cultura. ¿Qué los unía? Osvaldo Bayer, el tipo que nos había volado la cabeza para siempre.

Poco después del inicio de la jornada hizo su ingreso en la plaza una columna con sus hijos, familiares y amigos que trajeron en andas el sillón en el que Osvaldo pasaba sus horas en El Tugurio y otras pertenencias del escritor.

El acto estuvo a cargo de dos queridos amigos de Osvaldo, el investigador Bruno Napoli y Ariel Pennisi de editorial Quadrata, quienes fueron presentando a cada uno los oradores y artistas que venían a aportar su palabra y su arte en la despedida colectiva del querido maestro. El Quinteto Negro La Boca fue el encargado de abrir el fuego con un set de tangos libertarios interpretando “Severino” (escrito por Bayer), “Gaucho Facón Grande” y el coreado “Chau Falcón” convocando a la campaña para cambiar el nombre de la calle Ramón Falcón por el de Osvaldo Bayer.

En el momento de los organismos de derechos humanos estuvieron presentes Taty Almeida de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, el Equipo Argentino de Trabajo e Investigación Psicosocial, Hijas e Hijos del Exilio y la querida Nora Cortiñas que se comunicó telefónicamente, al igual que Milagros Salas que envió su saludo desde Jujuy y lo recordó como “un promotor de la rebeldía pacífica”. Los anarcos de la FORA resaltaron el compromiso de Osvaldo por un mundo sin injusticias y su labor incansable en la difusión del ideario ácrata y se leyó el saludo de los anarquistas españoles de Solidaridad Obrera.

Tato Dondero delegado de Página 12 y secretario general del Sindicato de Prensa de Buenos Aires destacó el paso de Osvaldo por el gremio con el que lideró la primera huelga en el diario Clarín “nos enseñó que se puede ser sindicalista y ser periodista a la vez”. Mientras que el colectivo de educación popular Pañuelos en Rebeldía señaló que “Osvaldo nos enseñó a resistir con rebeldía, a construir el socialismo hoy, fue un pedagogo del ejemplo un pedagogo de la revolución”.

Entre otros participaron también las Mujeres del Movimiento Indígena por el Buen Vivir, trabajadores del subte, el pianista Miguel Ángel Estrella, los docentes del SUTEBA Moreno y los compañeros de la asamblea de Villa Urquiza recientemente desalojados por el gobierno de la ciudad de Buenos Aires.

Osvaldo Bayer nació el 18 de febrero del año 1927 y falleció el pasado 24 de diciembre a la edad de 91 años. Durante casi siete décadas ejerció el periodismo, fue escritor, investigador, docente, historiador y cineasta. Fue perseguido por dictaduras y gobiernos "democráticos", encarcelado y obligado al exilio mientras que sus libros fueron censurados y quemados. Fue un incansable luchador de los derechos de los oprimidos y las oprimidas. Con su partida se pierde a uno de los intelectuales más importantes de nuestra historia.

Pasadas las dos horas de acto el cierre musical estuvo a cargo de una veintena de músicos originarios que interpretaron el clásico “Cinco siglos resistiendo” para dar paso al grupo Arbolito. Se leyó la adhesión de Sergio Maldonado y el saludo de la comunidad Cushamen y se volvió a denunciar el asesinato de Estado de Santiago Maldonado.

Como cierre Esteban, su hijo, leyó a los presentes la carta que escribió al enterar se de la muerte de su padre;

Te puede interesar

34° Encuentro. Octubre en territorio querandí

“Hace semanas que Osvaldo tenía necesidad de partir. No aguantaba no estar haciendo nada, sentado en su casa en el Tugurio. Quería hacer sus valijas. Se despertaba, asegurando que tenía que salir a un congreso para debatir sobre derechos humanos, que lo esperaban en tal pueblo remoto de la Pampa para hablar del cambio de nombre de la calle principal que llamaban por el genocida de indios innombrable, o que lo convocaban de una escuelita en la Puna jujeña, por la que nunca había pasado nadie, pero él no podía faltar para hablar sobre los derechos de los pueblos originarios”.

Finalizado el acto muchos no nos queríamos ir, deambulábamos por la plaza, nos mirábamos, nos encontrábamos, nos preguntábamos, ¿qué será ahora de nosotros? ¿qué será ahora que Osvaldo no está y el mundo parece un lugar un poco más feo? O acaso ¿quién denunciara ahora la perversidad del poder?

“Cuanto dolor inmenso”, dijo el indio Raúl ese entrañable amigo del viejo resumiendo un poco el sentir de todos. Nos cuesta creer que ya no estés. Que no nos volverás a abrir la puerta de El Tugurio para invitarnos whisky y contarnos como hiciste enojar al mismísimo Che Guevara en la Habana o cuando el senado menemista te declaró oficialmente “traidor a la patria” por proponer unir a la Patagonia argentina y chilena en una sola “como primer paso para la unidad de las dos naciones y concreación futura del sueño de Bolívar de los Estados Unidos Latinoamericanos”.

Seguirás presente siempre en cada lucha, porque como dijo Osvaldo Soriano siempre serás “el último rebelde”.

Gracias Osvaldo Bayer, hijo del pueblo, poeta de la libertad.

Fotos: Anto Castiglione

 

"Ponerse a caminar y aprender lo bueno de los revolucionarios y corregir sus equivocaciones. Eso es la utopía. Si logramos dar diez pasos de aproximación a ella, ya justificaremos nuestro viaje por la vida".

Osvaldo Bayer

 

Comentarios

Todavía no hay comentarios. ¡Iniciá el debate!

Todos los datos son obligatorios, tu dirección de correo no será publicada