X

Buscar en Contrahegemonía web

X

Mantengámonos en contacto

contrahegemoniaweb@gmail.com

Apuntes sobre socialismo desde abajo y poder popular

Presentación Dossier - Enero Revolucionario

06 Jan,2019

por Contrahegemoniaweb

''

Los trabajos, fuentes, notas y documentos que aquí reunimos homenajean dos jornadas emblemáticas de las luchas de lxs trabajadorxs y las clases subalternas a nivel mundial que cumplen 100 años. La denominada Semana trágica de enero de 1919 en Argentina, con centenares de trabajadorxs asesinadxs por las fuerzas estatales y paraestatales y el levantamiento espartaquista en Alemania cuya represión se cobró la vida de muchísimos revolucionarixs, entre ellas la extraordinaria referencia de Rosa Luxemburgo. A nuestro entender múltiples elementos articulan estos acontecimientos. Ambos forman parte de un ciclo de rebeldía de características mundiales que se abre con la revolución mexicana iniciada en 1910 de la mano de los hermanos Flores Magón, la División del Norte campesina de Pancho Villa y la comuna zapatista; se extiende globalmente con la crisis provocada por la Primera Guerra Mundial para poner un hito con la revolución rusa de 1917; se prolonga en los levantamientos en Alemania, entre ellos el espartaquista de 1919 , con la efímera república soviética húngara de Bela Kun y el ciclo de grandes huelgas en Italia, para cerrarse con la derrota de esas experiencias y la recomposición del poder de la mano del ascenso del fascismo. En el caso argentino la Semana trágica está antecedida por un alza de la lucha de clases que se condensa en el bicentenario de 1910, reaparece, luego de un momentáneo declive, en los primeros años del primer gobierno radical de Hipólito Yrigoyen para expresarse con enorme fuerza en las jornadas de enero  del 19’ hasta culminar con la derrota de las grandes huelgas del puerto y de La Forestal junto a la masacre de la Patagonia rebelde inmortalizada por la investigación de Osvaldo Bayer. En el caso de Rosa la parábola de su vida nos encuentra con una revolucionaria con todas las letras, una de las primeras en enfrentarse al proceso de adaptación al capitalismo que emprendía el mayor partido socialista del mundo, el alemán, de la mano de Eduard Berstein. Rosa fue una de las pocas que, junto a Lenin y Trotsky, se negó a apoyar el enfrentamiento interimperialista de la Primera Guerra Mundial, se enfrento a la defección de los partidos socialistas y vio en ese escenario una oportunidad para el levantamiento revolucionario. Sus acuerdos no le impidieron polemizar con el propio Lenin cuando advirtió el peligro de una deriva autoritaria en la organización partidaria rusa así como ganarse un lugar entre las principales referencias dirigentes de la época pese a que su condición de mujer y el sistema patriarcal, que también operaba entre lxs revolucionarixs, le imponía una serie de barreras -visibles e invisibles- que tornan aún más relevante la fuerza de su figura. El encuentro que aquí explícitamente auspiciamos entre el marxismo revolucionario del espartaquismo y el anarquismo como la corriente más radical de aquellas jornadas en la Argentina es un encuentro entre dos corrientes emancipadoras que, con sus claros y oscuros, aportaron y aún tienen mucho para aportar al cambio revolucionario. El pensamiento de Rosa en particular con su búsqueda constante de trazar relaciones entre espontaneidad, conciencia, organización revolucionaria y autoactividad de las masas entendemos que es un aporte que conserva mucha actualidad para los desafíos actuales y para repensar vínculos no dogmáticos entre tradiciones. Ese Enero revolucionario de 1919 se articula y conecta con múltiples rebeldías que lo preceden y lo continúan. Rescatarlo, dar de nuevo voz a aquellas voces, ver sus potencialidades y límites, reflexionar sobre sus enseñanzas, formular nuevas preguntas de cara a los desafíos actuales, volver a poner de manifiesto los hilos y puentes tendidos entre todos los levantamientos colectivos contra la explotación y todas las formas de opresión es un ejercicio que se encuentra entre las razones de ser de Contrahegemonía.

Comentarios

Todavía no hay comentarios. ¡Iniciá el debate!

Todos los datos son obligatorios, tu dirección de correo no será publicada