X

Buscar en Contrahegemonía web

X

Mantengámonos en contacto

contrahegemoniaweb@gmail.com

Apuntes sobre socialismo desde abajo y poder popular

“Puerto de hambre. Pasado y presente de los conflictos en el puerto de valparaíso”

El jueves 27 de diciembre se realizó en la Sala de Extensión de la Universidad de Valparaíso un foro bajo el título de “Puerto de Hambre. Pasado y presente de los conflictos en el puerto de Valparaíso”. En esta ocasión el panel de expositores estuvo compuesto por: Frank Gaudichaud, Académico de la Université Grenoble Alpes; Pablo Aravena, Director del Instituto de Historia y Ciencias Sociales de la Universidad de Valparaíso (UV); Camilo Santibañez, Dr. En Historia de la Universidad de Santiago (USACH) y  Pablo Klimpel, Dirigente Sindicato  N°1 de Estibadores de Valparaíso. Moderador de este encuentro fue Erick Fuentes, Dr. en Pensamiento, Cultura y Sociedad de la UV.

Desde distintos puntos de vista se abordó el conflicto portuario y las luchas desarrolladas por los trabajadores a lo largo de la historia para luego confluir en el momento presente, efectuándose un análisis general del Paro Activo realizado por los trabajadores portuarios eventuales, quienes durante 35 días llevaron adelante un decidida lucha por la defensa y conquista de sus derechos laborales, lucha que trascendió el ámbito estrictamente gremial y local, adquiriendo una dimensión política de carácter nacional.

 

En esta ocasión he considerado pertinente transcribir los planteamientos entregados por el dirigente sindical Pablo Klimpel, designado como delegado o vocero en este conflicto por las propias bases de los estibadores, para que este análisis, proveniente desde el corazón mismo de los trabajadores portuarios eventuales, sirva para comprender mejor la victoria política obtenida por los estibadores, más allá de la deficientes conquistas económicas logradas en este caso puntual.

INTERVENCIÓN DE PABLO KLIMPEL:

Te puede interesar

Crece la tensión en Chubut

“A mí me ha molestado que me pongan como líder de los Eventuales, porque soy un trabajador más. Si bien es cierto que mis compañeros me han elegido para ser Vocero, también me pueden sacar. Me molesta que los medios traten de ponerle como un rostro a una movilización que de verdad es popular y que de verdad es de los trabajadores, es un movimiento genuino (...)

Entiendo que los medios de comunicación son parte de los grupos económicos y le hablan a esos grupos económicos o al Estado, entonces no soy indiferente a eso. Siempre en la coyuntura los medios preguntan ¿Qué te dijo la empresa?, sí, me dijo esto; ¿qué dicen ustedes?, dicen esto, ya; ¿qué van a hacer mañana, qué van a hacer hoy día, van a parar los fuegos artificiales, vamos a tener año nuevo en Valparaíso?

“YO CREO QUE LO QUE HA LOGRADO EL MOVIMIENTO PORTUARIO EN ESTOS MOMENTOS ES DECIR QUE LA LUCHA DE CLASES ESTÁ MÁS VIGENTE QUE NUNCA”

Quiero salir un poco de eso, para hablar un poco  temas más de fondo.  Como lo han dicho Camilo, el Frank y también el Pablo, si uno analiza la historia del Movimiento Portuario y analiza el camino desde 1916 hasta la fecha, lo que se ve en los Puertos - y es síntoma de un movimiento más profundo que es el Movimiento de Trabajadores en general - es una batalla por el control del trabajo y esa batalla por el control del trabajo también implica el control de la vida misma, es decir, de la lucha de clases. O sea, tenemos un grupo contra otro grupo y eso, como decía Marx, eso ha sido el motor de la historia durante años, por más que la historia social contemporánea y una serie de movimientos sociales como que tratan de tirar la lucha de clases debajo de la mesa. Yo creo que lo que ha logrado el Movimiento Portuario en estos momentos es decir que la lucha de clases está más vigente que nunca. Eso no es porque se le ocurra a un teórico en Alemania, sino porque es la constatación de un hecho histórico. Y eso lo quiero dejar claro.

“NOSOTROS NO ESTUVIMOS SIEMPRE SOLOS”

Por otro lado creo que es importante dar agradecimientos a los compañeros acá, a los estudiantes de la Universidad de Valparaíso, de la Facultad tanto de Humanidades como de Derecho, que se fueron a toma en solidaridad con nosotros, estuvieron movilizándose. También los estudiantes de la UPLA. Recibimos la solidaridad de la Unión Minera de Chile, vinieron hartos dirigentes mineros del norte, también de la Unión Portuaria de Chile, de la CUT de Valparaíso, de la Central Clasista, de Sintrax, Sindicato del Retail, Sindicatos de Universidades, también recibimos ayuda del Consejo Internacional de Estibadores , y varias organizaciones y gente que se me olvida, pero lo que quiero decir con esto es que nosotros no estuvimos siempre solos, recibimos harta solidaridad de universidades, trabajadores, estudiantes, de organizaciones ciudadanas, también de la Alcaldía de Valparaíso, etcétera. Era bastante ridículo ver, por ejemplo, como la Cecilia Pérez (Vocera de Gobierno, ndr) decía que para que se resolviera el conflicto en Valparaíso tenía que renunciar el Alcalde Jorge Sharp. También era bastante ridículo como el Gobernador y el Intendente nos trataron de hacer un montaje, que ya presentamos la querella al Instituto de Derechos Humanos, por homicidio frustrado con un destornillador a Carabineros de Fuerzas Especiales.

 Entonces, dejando esos elementos que son de contexto, creo que es importante que se entiendan algunas cosas. Para que les quede claro, la “Eventualidad” explica un modelo de relaciones laborales, estipulado en los Artículos 134 y el 142 del Código del Trabajo, en donde se establece que a nosotros nos contratan al inicio del turno y nos despiden y finiquitan al término del turno. Eso se regula bajo dos modalidades: con convenios de provisión de puestos de trabajo, que implica que uno tiene convenios con la Empresa que básicamente asegura que uno va a ser nombrado a trabajar, y por otra parte Eventuales puros que no tienen un convenio de provisión de puestos de trabajo. Ese convenio de previsión de puestos de trabajo puede asegurar o no un sueldo mínimo. Por ejemplo si yo hago seis turnos, siete turnos y no alcanzo a hacer el sueldo mínimo, la empresa me tiene que completar eso. Pero no implica que yo tenga derecho a indemnización por años de servicio, mis compañeras no tenga ni pre ni post natal, tampoco fuero maternal, tampoco que tenga vacaciones, una serie de cosas.

Por otra parte, el modelo de la eventualidad existe por la dinámica del comercio exterior, es decir los puertos se mueven por la oferta y la demanda, es decir, cuáles son los productos que entran al país en tales zonas y cuáles son los que salen en esta zona. Eso justifica la eventualidad, en general, la dinámica de la libre competencia o el comercio exterior.

“EL MODELO DE CONCESIONES QUE SE UTILIZA EN EL PUERTO ES EL MISMO QUE SE USA EN LAS CARRETERAS, EN LOS HOSPITALES, EN LA EDUCACIÓN, EN LAS CÁRCELES, QUE TIENE QUE VER CÓMO SE IMPLEMENTA EL MODELO NEOLIBERAL”

Es importante entender que existen tres tipos de puertos: puertos públicos de uso público, por ejemplo Valparaíso, San Antonio, San Vicente y otros más, que son puertos licitados bajo concesiones, bajo la Ley 19.542 con Frei. Es un modelo de concesiones que se ocupa en todo, en las carreteras, en los hospitales, en la educación, en las cárceles, no es algo que solo se aplique en los puertos. En el fondo, lo que se aplica en los puertos, el modelo de concesión, tiene que ver cómo se implementa el modelo neoliberal, aplicado en los puertos.

 Esto ha hecho que el Estado, básicamente, con estos contratos de concesión, quede prácticamente de manos cruzadas para poder intervenir en los puertos, porque se apela que es una relación entre privados y estos privados seríamos nosotros los trabajadores y el concesionario, y el Estado solamente fiscaliza el contrato de concesión, su cumplimiento, las condiciones de seguridad y cobra los impuestos  que el Estado hace mediante la concesión. El modelo de concesiones no es algo tan nuevo, es algo antiguo. Cuando se licitó el espigón en 1912 en Valparaíso, se concesionó por 30 años a capitales ingleses y con eso se construyó en espigón. Es decir, entre 1912 y 1942  estuvo en manos de los ingleses el espigón. Tampoco es algo que no haya existido antes.

Por otra parte existen puertos privados de uso público, como el Puerto de Ventanas, donde está AES Gener, la termoeléctrica que tira energía eléctrica a Santiago y  saca concentrado de cobre. También, en tercer lugar, existen puertos privados de uso privado, como el Puerto de Farkas, el Puerto de Los Vilos  de Luksic, el puerto de minera Los Pelambres, etcétera. Todo esto es para contextualizar un poquito.

 

“ES UN MOVIMIENTO QUE SURGE DESDE LAS BASES”

Hablando un poco de lo contingente hay que entender algunas cosas respecto al Paro. En Valparaíso no había una paralización de esta envergadura desde hace alrededor de 18 años, es decir, desde la licitación del 2.000. Otra movilización importante fue la del 2013, fue como en la transición, en el contexto de la Ley Corta Portuaria, la Ley 20.773, donde los trabajadores de Ultraport y los Eventuales que estaban en el espigón, antes que fuera licitado por TCEVAL, se plegaron a la movilización nacional durante cinco días. Eso nunca lo reconoce TPS, los dirigentes como Baeza y otros como él tampoco lo reconocen, porque hubo una movilización importante y la Unión Portuaria de Chile solidarizó con esos trabajadores  y ahí ocurrieron cosas bastante importantes, independiente de las represalias que hubo después.

 La movilización de nosotros surge el 16 de noviembre de este año. Hay que entenderla por un lado que es un movimiento que surge desde las bases. Yo soy dirigente del Sindicato de Estibadores, sin embargo, como dirigente apoyé el Paro desde el primer día. Yo ya sabía que el Paro venía, independiente que no lo pudiera decir públicamente. Nosotros llevábamos negociando con las dos empresas, TPS Ultraport  y TCEVAL. Veníamos negociando hacía harto rato. Los temas medulares eran las condiciones de trabajo, las dotaciones por cuadrilla, que se envíe a los trabajadores necesarios para poder trabajar, a eso nos referimos con condiciones de trabajo, condiciones laborales, lo mismo con las funciones, las capacitaciones, etcétera.  Entonces en TPS muchas veces los buques para trinca (fijar en forma segura las cargas en un buque, ndr) piden menos gente de la necesaria y te sobre explotan. Llevábamos discutiendo esto de las condiciones de trabajo harto tiempo. Por otra parte veíamos que la empresa invertía en grúas, en pórticos, se extendía 120 metros. TCEVAL había ganado la resolución de calificación ambiental para poder construir y veíamos que nos habían prometido bonos, pagos, dado que había bajado durante dos años mucho el modelo de trabajo. A qué me refiero con esto. Nosotros cuando tenemos el pick de pega, en la temporada de la fruta, que cada día dura menos, contratan a mucha gente y se le genera una falsa expectativa a muchos jóvenes de la Escuela de Tripulantes, del Liceo Marítimo o mucha gente que hace estos cursos del carnet rojo, meten gente y después en el año no hay tanta pega, pero quedan de más. No tenemos un control del trabajo. Por ejemplo en el Sindicato de San Vicente tienen listas: suplentes, preferenciales, pincheros (conocidos como trabajadores discontinuos o “medios pollos”, ndr), y eso hace que el Sindicato tenga un control mayor. Ahora, muchas veces por esto nos acusan de “mafiosos”, pero esto tiene que ver con que tenemos que controlar nuestro trabajo, para poder controlar nuestro salario, no es que queramos asegurarnos. La empresa los deja de manera permanente y genera la sensación de tener un ejército de reserva y te dicen “bueno tú eres eventual y te podemos dejar de nombrar en cualquier momento, tenemos más gente que puede trabajar por ti”. Esto con la falsa expectativa de entregar turnos de trabajo, o sea carnet rojo. Esto se hace sin ningún control y se apela a la libertad de enseñanza. Después empezaron a contratar mucha gente, sin ningún control. Si yo tengo eventuales y tengo contratados, la empresa tiene que hacer alguna regulación, tiene que hacerse cargo en el fondo de qué es lo que ocupo al interior y ahí no ha habido ninguna autocrítica de lo que ocurre, ya que ellos en su potestad de ser la mandante podían hacer lo que querían. Entonces todas estas conversaciones con la empresa no llevaban a ningún lado, y bajo este paradigma de la “paz social”, que sustentaba sobre todo Sergio Baeza de la CONTRAPORCHI  (Confederación de Trabajadores Portuarios de Chile, ndr), hicieron reventar esto. Valparaíso era una olla de presión. Durante mucho tiempo, los trabajadores que se revelaban, incluyéndome, eran despedidos “de manera extraña”. Te dejan de nombrar no más y ni siquiera te dicen el por qué.

“ESTE FUE UN MOVIMIENTO DE REBELIÓN DE LAS BASES”

Entonces hay que poner ese contexto, porque este fue un movimiento de rebelión de las bases frente a la conducción que podríamos llamar, no sé si amarilla es la palabra, pero una conducción impopular con las bases. Por otra parte eso expresa un agotamiento del modelo de relaciones laborales existente, es decir la eventualidad, la precariedad. Tenemos esos dos factores. Todo esto dentro de un contexto general que es el Plan Laboral, que en resumen tiene cuatro aspectos: la negociación descentralizada, a nivel de empresas, el reemplazo de trabajadores en huelga. En Chile la huelga no es un derecho ratificado. Cuando TPS decía que era una huelga ilegal, efectivamente era una huelga ilegal, porque en Chile no está consagrado el derecho a huelga, entonces es ridículo que nos digan eso, sobre todo si somos trabajadores eventuales y no tenemos derecho a negociación de manera colectiva. El punto es que la legalidad para nosotros es un problema. Cuando CAMPORT  (Cámara Marítimo Portuaria de Chile, ndr) nos dice en los puertos del país se cumple la normativa laboral vigente, claro se cumple, el punto es que esa normativa laboral es insuficiente. Es como el problema Quintero- Ventanas, las empresas decían que cumplían las normativas vigentes, sin embargo tenías más de mil intoxicados.

Entonces se trata de un problema social que no puede ser abordado desde el punto de vista de la legalidad. Eso es ridículo y me encanta decir esa palabra. Además tenemos el tema de la libertad sindical y el paralelismo organizacional y por otra parte la despolitización sindical. Yo creo que esos cuatro elementos del Plan Laboral expresan un agotamiento del modelo de relaciones laborales existente.

“ESTE ES UN PROBLEMA QUE EXISTE A NIVEL NACIONAL”

Muchas veces trataron de decirnos que era un problema local, para aislarnos mediáticamente, sin embargo es un problema que existe a nivel nacional. Por un lado no hubiéramos tenido la solidaridad que tuvimos desde otros puertos y tener que recordar otras huelgas largas que tuvimos en los puertos de San Antonio, en el Biobío, en el norte, etcétera. Lo que pasa es que ellos resolvieron sus problemas con la mandante, con los concesionarios, antes que nosotros. Eso es el tema de fondo.

Es todavía muy pronto para sacar conclusiones, pero, por un lado, este es un proceso que aún sigue abierto y continuamos en alerta pues tenemos problemas particulares como es el caso de 36 compañeros que estaban con licencia médica y no les pagaron ningún beneficio. Tuvimos que hacer una colecta nosotros para que pudieran pasar la navidad, pero solo nos alcanzó para 23 trabajadores, no nos dio para darle a todos. Estos trabajadores están congelados. La figura del “congelado” es bien especial, ya que dicen “usted está congelado  no puede trabajar”, entonces me despidió, “no, está congelado”. Te tienen en el refrigerador y tú no sabes cuándo te van a descongelar. La verdad es que estamos despedidos, pero la empresa para evitarse la demanda dice que estamos congelados. Es una bazofia.

“PARA NOSOTROS ES SÚPER IMPORTANTE HABER PUESTO EN LA MESA EL PROBLEMA DE LA PRECARIEDAD DEL TRABAJO”

Por otra parte, a nivel general, igual logramos instalar la necesidad de una legislación portuaria en el marco de un nuevo modelo de relaciones laborales y para nosotros eso es súper importante, haber puesto en la mesa el problema de la precariedad del trabajo en los puertos, pero también a nivel nacional. Cómo se explica que por ejemplo que un Sindicato en Los Ángeles, de una empresa de cecinas que se llama Fanda, lleva 45 días de huelga legal y todavía no pasa nada. Claro, no tienen una posición estratégica para paralizar la economía. No es muy distinto a nosotros. Les van a decir que existe un conflicto entre privados, que el Estado no se puede meter, que no puede hacer mucho.

 

 

“EN NUESTRO CONFLICTO SE EXPRESARON TODAS LAS FORMAS DE LUCHA, LA ACCIÓN DIRECTA Y LA VIOLENCIA POLÍTICA DE MASAS”

Por otra parte, creo que en el conflicto nuestro se expresaron todas las formas de lucha. Por un lado yo creo que volvimos a instalar la necesidad de una forma de lucha histórica, un método de lucha que siempre ha tenido todo el movimiento obrero, durante más de doscientos años, que es la acción directa. Y esa acción directa implica la importancia de la lucha callejera y la violencia política de masas, cuando es ejercida por sectores del pueblo y por trabajadores. Nunca nuestra violencia va a poder ser igual a la violencia del Estado y a la violencia de los grupos económicos, nunca, nunca va a ser proporcional. Eso yo creo que la hace legítima, por lo tanto. También es una expresión de la marginalidad en que nosotros nos encontramos. Los grupos económicos tienen las leyes a su favor, tienen la prensa a su favor, tienen una serie de actores a su favor. Mientras nosotros no hicimos barricadas durante tres semanas, era solo un conflicto que pasaba por el barrio puerto. La única forma de involucrar a toda la ciudad en el conflicto fue cortando las calles y a través de las jornadas de protesta que tuvimos. Y eso tienen también que entenderlo, nunca nosotros lo invalidamos.

“LA DIRIGENCIA FORMAL FUE SOBREPASADA”

Por otra parte está la importancia de la organización de base. Se dio un fenómeno que la dirigencia formal fue sobrepasada, hicimos procesos de democracia directa, de voceros rotativos, que eso nunca le gustó al empresariado, nunca le gustó al Intendente, tuvimos que hacer una carta en donde se decía estos son los Sindicatos que estamos movilizados, estos son los  dirigentes, estos son nuestros delegados.

Esa artimaña la ocupó siempre Von Appen para no sentarse a la mesa con nosotros, diciendo que no podía sentarse con gente que no fuera legitimada legalmente. Uno puede ser dirigente, pero puede no tener la conducción. Son cosas distintas tener la conducción de un movimiento y ser una contraparte validada por las bases a tener un cargo formal de dirigente. A Sergio Baeza lo citaron las primeras semanas del paro y no se apareció en el puerto, no lo hemos visto en nada. No siempre es lo mismo tener la legitimidad de la dirigencia formal y tener la conducción, son cosas distintas.

“NOSOTROS NOS PUDIMOS CONSTITUIR COMO UN SUJETO POLÍTICO CAPAZ DE INTERPELAR AL ESTADO Y A LOS GRUPOS ECONÓMICOS”

También se dieron procesos organizativos en los cuales nosotros nos pudimos constituir como un sujeto político que fuera capaz de interpelar al Estado, de manera directa, y también a los grupos económicos. Creo que también eso es importante. Incluso agotamos el accionar a nivel institucional presentando Proyectos de Acuerdo en el Parlamento. En la Cámara de Diputados se tiene que ratificar esta semana y en el Senado se ratificó. Este Proyecto de Acuerdo era básicamente poder agilizar la acción del Ejecutivo, principalmente en cuatro cosas. Una, la continuidad de la Ley 20.773, en el artículo cuatro, que implicaba que a los exportadores les sigan descontando 0,2 dólares o un poco más para un fondo de modernización portuaria,  que era como un fondo de emergencia, debido a la insuficiencia de la legislación laboral vigente. Lo otro, la necesidad de una reforma estructural de la legislación portuaria y el modelo de atención. Otro punto implicaba también la revisión de los contratos de concesión. Es decir, un análisis crítico de lo que ha sido la implementación de la Ley 19.542 en estos ya 18 años de concesión. Eso lo presentamos como Proyectos de Acuerdo, por lo tanto no nos pueden decir que no agotamos todas las vías. Creo que no es menor la actitud de Sofofa (Sociedad de  Fomento Fabril, ndr), donde Bernardo Larraín Matte nos invitó a tomar un café en CNN donde dijo que nuestro trabajo no era precario. Me gustaría que él pudiera trabajar un mes como nosotros y decir lo mismo. Eso es fácil decirlo desde un sillón casi presidencial, teniendo más de mil generaciones aseguradas, cuando yo no podría ganar eso ni siquiera en cien años, de lo que él tiene. O la actitud también de Richard Von Appen, que básicamente no quiso dejar un precedente ya que decía que si avalaba sentarse con nosotros, así como lo hizo Teceval en una movilización, sería viralizar esto en todos sus puertos, Mejillones, Angamos, Arica, Coquimbo, sobretodo porque Mejillones- Angamos se encontraban en negociaciones al mismo momento que nosotros nos encontrábamos en paro. Yo entiendo que cada uno tiene que jugar sus cartas, yo no le voy a pedir peras al olmo. Él tiene sus intereses, nosotros tenemos los nuestros. Sin embargo, para vivir de una forma civilizada, vamos a tener que aprender a conversar en algún momento.”

Alrededor de sesenta personas asistieron a este foro debate, con una presencia importante de estudiantes, jóvenes y muchachas, quienes después de las intervenciones de los panelistas participaron activamente realizando algunas preguntas y comentarios, los que permitieron profundizar  los temas planteados por los distintos expositores.

Guillermo Correa Camiroaga, Valparaíso 30 de diciembre 2018

Comentarios

Todavía no hay comentarios. ¡Iniciá el debate!

Todos los datos son obligatorios, tu dirección de correo no será publicada