¿Qué es el Misoprostol y cómo se usa?

En julio, mientras el Senado se preparaba para rechazar la legalización de la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), la Autoridad Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología (ANMAT) autorizó a Laboratorio Domínguez a producir Misoprostol de manera pura y en una concentración que permita su uso para fines ginecológicos y obstétricos. A través de la disposición 6726/2018 se permitió la producción de “MISOP 200, la nueva concentración de Misoprostol 200 ug, forma farmacéutica comprimidos vaginales”. Por el momento su uso será restringido y solo podrá ser propiciado bajo receta archivada en los hospitales y será comercializada en envases con 4, 8, 20, 48 y 100 comprimidos.

Desde el laboratorio aseguraron que hicieron una presentación a principios de agosto para que el envase de 12 comprimidos pueda ser vendido en farmacias, aunque seguirá siendo bajo receta archivada. Según afirmaron, el pedido “está en estudio” aunque no adelantaron plazos ni eventuales respuestas a la solicitud.

La noticia se dio a conocer este martes por la noche, luego de que falleciera una joven llamada Liz luego de practicarse un aborto en la clandestinidad en la provincia de Buenos Aires con el tallo de un perejil. Este jueves, otro caso sacudió a la Provincia. Se trata de una joven de 27 años que murió en el Hospital Juan C. Sanguinetti. F, de Pilar, producto también de un aborto mal realizado en condiciones inseguras.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Misoprostol es uno de los métodos más recomendados y seguros para practicarse un aborto y puede ser aplicado en la propia casa. Diversas investigaciones confirmaron que tiene una efectividad del 85% que puede aumentar en caso de que se lo combine con Mifepristona, otra droga de similares características. Sin embargo, en Argentina sólo es posible encontrarlo combinado con diclofenac bajo el nombre Oxaprost y su venta es únicamente bajo receta. No está autorizado para el uso ginecológico y su costo ronda los cuatro mil pesos.

Un día después de que 38 senadores rechazaran la legalización del aborto, el precio del Misoprostol en el país volvió a aumentar. De los 3.200 pesos que salía en junio, cuando la ley tuvo media sanción en Diputados, pasó a costar 3.600, en los lugares más baratos.

Al respecto se pronunciaron desde la Red de Profesionales por el Derecho a Decidir, Ni Una Menos, Red de Acceso al Aborto Legal en Argentina, Red de Profesionales de la Salud, Socorristas en Red y otras organizaciones, quienes a través de un comunicado sostuvieron: “La muerte de Liz también es producto del ajuste. El Misoprostol aumentó más de un 400% en tres años. Los abortos en la clandestinidad también aumentaron. Las mujeres somos quienes pagamos los costos de la crisis, el ajuste y las decisiones del Senado”.

¿Cómo se usa el Misoprostol?

Si bien el aborto con pastillas es considerada la forma más segura, es recomendable realizarlo dentro de las primeras doce semanas de embarazo y para que tenga mayor efectividad, entre la 8 y la 10. Cumplido ese plazo, se recomienda consultar con un profesional de la salud para saber si es viable, o bien debe recurrirse a otro método. Asimismo, conseguirlo en Argentina es dificultoso, por lo que debajo se detallan las organizaciones y redes que pueden ayudar a una mujer a acceder a este medicamento.

Las pastillas actúan provocando contracciones en el útero que suelen generar la caída del tejido formado durante el embarazo hasta que el cuerpo lo expulsa, tal como sucede con un aborto espontáneo.

El Misoprostol puede ser utilizado por cualquier persona con capacidad y en edad de gestar sin importar su peso ni embarazos previos. Sin embargo, su uso no es recomendado en personas que posean cualquier método anticonceptivo intrauterino (DIU o T de cobre); mujeres con embarazo ectópico (ya que la droga no será efectiva), desórdenes hemorrágicos; con cáncer o quistes intrauterinos sin tratar o que se encuentren en tratamiento anticoagulante; mujeres alérgicas a la droga, hipertensas o anémicas; y mujeres que se hayan practicado una cesárea en los seis meses previos a su uso.

El uso del Misoprostol varía según la vía de administración, lo importante es no mezclar las mismas durante el proceso. A saber:

Sublingual: Se necesitan una dosis de cuatro pastillas de 200 µg cada una. Las mismas deben mantenerse debajo la lengua durante 30 minutos y luego tragarlas. El procedimiento debe ser repetido cada tres horas por un total de tres dosis (12 pastillas).

Uso Vaginal: Se necesitan cuatro pastillas de Misoprostol de 200 µg. La mujer debe recostarse y colocar la pastilla entre tus dedos índice y anular e introducirlos en la vagina empujando hacia dentro como si se tratara de un tampón. Cada una de las cuatro pastillas debe ser introducida lo más profundo posible. Hay que repetir la dosis de cuatro pastillas cada tres o cada 12 horas, por un total de tres dosis. De acuerdo a los estudios, la efectividad es un poco mayor si se toma la dosis cada tres horas.

Cabe destacar que como cualquier medicamento, el Misoprostol puede presentar efectos secundarios. Entre ellos se pueden encontrar el sangrado constante (hemorragia), considerando que los coágulos o tejidos junto al sangrado son normales; dolor severo, que continúa a pesar de haber usado un analgésico; fiebre mayor a 38,5 °C más de cuatro horas después de haberlo tomado, lo que puede ser una señal de infección o ronchas en todo el cuerpo, pueden significar una alergia a la droga.

En caso de que el procedimiento falle, se recomienda reintentar el uso de Misoprostol a los tres días de haber terminado el primer intento. Para eso se debe iniciar un nuevo tratamiento tal y como se detalló anteriormente.

Bajo ningún punto de vista debe ser utilizado como método anticonceptivo, se trata de un medicamento abortivo, por lo que no impide el embarazo. Asimismo, es el único método abortivo seguro para que una mujer realice en su casa, ningún otro método casero para abortar debe ser implementado.

Si una mujer se encuentra cursando un embarazo y decide no seguir adelante con el mismo, existen en Argentina diferentes organizaciones y redes que pueden ayudarla a interrumpirlo de manera segura. Cada una de ellas cuenta con su red de profesionales de la salud y del ámbito jurídico.

Socorristas en Red: socorristasenred.org  y https://www.facebook.com/socorristasenred/

Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir. Las principales ciudades del país cuentan con su propia red, buscá números y direcciones a través de la cuenta se Facebok de la Red: https://www.facebook.com/Red-de-profesionales-de-la-salud-por-el-derecho-a-decidir-1104059222994294/

Red de Acceso al Aborto Legal en Argentina: http://www.redaas.org.ar/

Carla Martilotta – @CarlaMartilotta

 

Fuente: https://notasperiodismopopular.com.ar/2018/08/16/que-es-misoprostol-como-se-usa/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.