“Queremos hablar de aborto. Queremos llenar de palabras el silencio”

El martes 28 de marzo a las 9 de la mañana el movimiento de mujeres de la Pampa convoca a las puertas de la Municipalidad de Santa Rosa en instancias de la discusión en comisión del proyecto del pastor Torres. La presentación del mismo se realizó el jueves 23/3 en el Concejo Deliberante de la localidad y las socorristas de Santa Rosa publicaron una crónica sobre lo ocurrido. Compartimos la misma a continuación

Mi familia es religiosa. Muy. Todxs han participado de la iglesia católica de manera activa. Mis padres, tías, tíos, abuelxs, mis primxs, hermanxs y yo. A los 16 me fui. Me hice atea. Respeto muchísimo sus creencias e intento no hacer cosas que puedan herirlxs. A veces es difícil. Porque efectivamente las iglesias son una mierda, sus representaciones, sus ideas, el lugar en el que nos ponen. Todo mierda.

En cuanto al aborto hay discursos y cuerpos en disputa y eso no hace las cosas sencillas. Hoy fuimos al Concejo y sólo fuimos ostensibles. De un lado y del otro los demonios de la maternidad obligatoria y las asesinas de sacos gestacionales. Disputamos con gritos los discursos. Nos inventaron una noticia. Los hacedores de la realidad armaron la puesta en escena. Chotxs. Y entonces fuimos con pañuelos verdes y con un poco de bronca de estar ahí.

La obligación de maternar prima; la imposibilidad de interrumpir un embarazo es la “norma” social. Eso es así, existe así. Se puede decir “estoy embarazada” pero no se dice “aborté”.

Pienso que desde el Socorro una de las cosas que queremos hacer es ponerle palabras a nuestras experiencias de aborto. Nosotras abortamos y acompañamos a mujeres que quieren abortar. Tenemos una convivencia constante con los abortos ajenos y esto nos permite transmitirles a las mujeres que lo que les está sucediendo no es único, no les pasa sólo a ellas, es parte de la cotidianidad de muchas mujeres que encerradas en el silencio se hacen invisibles.

Queremos hablar de aborto. Queremos llenar de palabras el silencio. La culpa es una cagada porque viene de afuera y anida en nosotres. Nos mina la existencia. Nos deja sin ser. No hacemos o hacemos y no podemos con nuestros deseos. Queremos sacarle la culpa al aborto. Si vas a abortar, abortá tranquila, convencida, dolida, alegre, triste o llena de odio. Sin miedo. Cuidada, querida y respetada en tu decisión.

Abortamos a pesar nuestro, a pesar de ellos. Y lo seguiremos haciendo. Entonces aparecen y nos preguntan si somos madres, nos dicen que cuando escuchemos los latidos…, que después dormir será difícil, que la maternidad es lo más maravilloso. ¿Y si no sentimos culpa?, ¿y si escuchamos esos latidos y abortamos igual?, ¿y si dormimos igual que antes?, ¿dónde busco la culpa?, ¿dónde la encuentro?
La verdad, la verdad, no me importa cuándo empieza la vida. Me importa que la que no quiera ser madre no lo sea y que la que quiera parir lo haga sin ser tratada como enferma o como juguete del sistema de salud.

El martes vamos de nuevo al Concejo. Somos más útiles en otros lugares, por ejemplo, dando información sobre cómo abortar y acompañando a mujeres. Pero no les daremos ni una teta de permiso para que pongan sus manos cargadas de culpa en los úteros de ninguna mujer.

La foto pertenece al facebook de SOCORRO SANTA ROSA LA PAMPA, esta red de socorristas está integrada por “feministas que damos información y acompañamos a las mujeres que deciden abortar”. Y cuentan para ello con un teléfono de Contacto: 02954-15239537.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.