Salta: El gobierno reprimió a indígenas que pedían luz en La Curvita

HUBO VARIOS HERIDOS Y DETENIDOS

Dos dirigentes detenidos, un gran número de heridos y una experiencia terrorífica, sobre todo para los niños, dejó ayer una acción de  Infantería de la Policía de Salta que desalojó a los tiros y golpes el corte que comunidades originarias mantenían en la ruta provincial 54 en reclamo de agua, alumbrado público y para la escuela.

NDS | 25 may 2018

La Infantería desalojó violentamente a la comunidad wichi de la ruta 54 y avanzó hasta las precarizadas viviendas del asentamiento.

La represión generó la reacción de otras comunidades de la zona, que ayer comenzaron a movilizarse.

Se trata de un reclamo compartido por comunidades, La Golondrina, Anglicana 2, Cañada Larga, El Cruce, Mecle y La Curvita, que debieron relocalizarse porque el barro y los animales muertos destruyeron sus antiguas viviendas y hacen imposible seguir la vida en esos lugares.

Donde se relocalizaron no tienen casas, sino refugios compuestos en su mayor parte de plástico. Y no cuentan con ningún servicio. Pero pedían que los conectaran a la red eléctrica para tener alumbrado público y para que la escuela secundaria, que se dicta a la noche, pudiera dar clases. También pedían la provisión de agua para consumo humano.

Testigos contaron a Nuevo Diario que la violencia policial empezó de manera intempestiva, sin exhibir ninguna orden judicial. Fuentes oficiales confirmaron que el desalojo de la ruta fue decidido por el Ministerio de Seguridad.

La represión se abatió cerca de las 13, el jueves 24 de mayo, víspera del día de la Patria. El referente Arsenio Corbalán contó que la Infantería “directamente empezó a los tiros”.

Los policías avanzaron primero sobre los manifestantes que estaban en la misma ruta, y siguieron, siempre a los tiros y arrojando granadas lacrimógenas, hasta las viviendas, sin hacer caso a los pedidos de las mujeres para que no dispararan, dado que había chicos.

El corte de ruta empezó el lunes pasado y ya el martes, miembros de Infantería les dijeron que tenían orden de desalojarlos. Corbalán contó que les dijeron que liberaran media calzada, pero se negaron. El corte se mantuvo incluso a la noche. En la madrugada de ayer miembros de  la Brigada de Investigaciones insistieron en que debían liberar la ruta.

Volvieron al mediodía, para entonces los manifestantes estában permitiendo el paso de los vehículos. Pero cuando se retiraron a comer “llegó la camioneta de Infantería, bajaron y avanzaron, sin mediar palabra empezaron a disparar”, relató un testigo.

Mario Segundo intentó parar la represión y fue el primer detenido. Cuando agarraron a Rogelio Segundo, un anciano, de apellido Burgos, intentó sujetarlo pero el golpe de un policía lo tiró y, en el suelo, recibió a quemarropa un disparo de balas de goma.

Los chicos, algunos que se aprestaban a comenzar las clases del turno tarde, “empezaron a llorar, las maestras también, desesperados, salieron corriendo para el monte”, contó otro testigo. Varios niños se perdieron, “las madres llorando por sus hijos”, los buscaron, el último fue encontrado a recién a las 18.

Mario y Rogelio estuvieron desaparecidos por horas, hasta que al anochecer se confirmó que están en la Comisaría de Aguaray y hoy a las 11 serán indagados.

El reclamo de luz se podría haber satisfecho casi sin gasto, porque solo se tenía que trasladar el transformador de La Curvita Vieja, a 10 kilómetros. Ayer, el Ministerio de Asuntos Indígenas informó que recibió fondos para hacer obras en La Curvita.

sta_victoria

Fondos para la reconstrucción en Santa Victoria Este

Mediante un convenio entre Nación y Provincia se destinarán fondos para la compra de materiales de construcción para mejoras habitacionales a familias de La Curvita y de otras comunidades de Santa Victoria Este, afectadas por el desborde del río Pilcomayo en enero pasado.

Serán 2.500.000 pesos, sumados al aporte provincial de 5 millones, para la compra de materiales de construcción, entre los que figura; chapas, tirantes, aberturas, ladrillones, cemento, cal, arena, entre otros.

Entre el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación y el Ministerio de Asuntos Indígenas y Desarrollo Socia de Salta, con estos fondos se atenderá la emergencia en la que viven varias comunidades en Santa Victoria Este.

La ministra Edith Cruz, hizo foco en la necesidad de la comunidad de La Curvita, paraje destruido y que quedó inabitable por los constantes desbordes del rio Pilcomayo. Se comprará materiales y se trabajará junto a las comunidades en la construcción de lugares más adecuados para que vivan más de 400 familias afectadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.