TRAFIGURA: DESPIDOS, CONTAMINACIÓN Y DESABASTECIMIENTO

Trafigura, la empresa de capitales holandeses y suizos propietaria de la refinería Elicabe ha anunciado su decisión de producir 200 despidos para continuar la producción. No se anda con vueltas. En un comunicado la empresa ha dicho: “se ha definido una reestructuración de los procesos de trabajo para optimizar y aumentar la eficiencia de la planta, con el objetivo de reanudar el procesamiento de crudo en las próximas semanas, lo que implica, entre otras medidas, una reducción en el número de trabajadores de la refinería”. Palabras que se repiten del lado de las empresas. Los/as trabajadores/as como variable de ajuste para acrecentar ganancias. La digna respuesta obrera fue la ocupación de fábrica mientras los primeros despidos eran comunicados a supervisores que no están bajo convenio. La CTA Bahía Blanca Dorrego manifiesta su solidaridad incondicional con la defensa de los puestos de trabajo al tiempo que denunciamos que una disminución en la nómina de obreros aumentaría la inseguridad para quienes trabajan en la planta y para la comunidad que habita en barrios aledaños, con mayor riesgo de accidentes laborales y de incidentes ambientales y ecológicos que ya han ocurrido en el pasado. A tener en cuenta que Trafigura ,una empresa internacional que opera en todo el mundo tiene un triste historial en materia de daños ambientales. En el 2006 un buque de la empresa, (el Probo Koala) llevaba una gran carga de 500 toneladas de residuos tóxicos derivados de petróleo y luego de infructuosos intentos por liberarse de los mismos en Europa y Nigeria se le ordena dirigirse a Costa de Marfil .El 19 de agosto de ese año los deshechos fueron vertidos en 15 lugares cercanos a Abiyan (una de las ciudades más grandes del país) tercerizando el trabajo por 17 mil dólares con una empresa local. Los residuos son descargados en vertederos al aire libre. En las semanas siguientes miles de personas comenzaron a sentir mareos, problemas respiratorios y diarreas y quince de ellas fallecieron. La empresa nunca reveló la composición química de los residuos tóxicos vertidos pero muchos pobladores marfileños afectados siguen padeciendo las secuelas la contaminación 12 años después. Trafigura en cambio accedió a pagar al gobierno marfileño unos 200 millones de dólares en virtud de un acuerdo que otorgaba a la empresa inmunidad procesal general y la libertad de su gerente Claude Dauphin. Luego una demanda civil en el Reino Unido la obligó a acordar el pago de 30 millones de libras esterlinas a 30 mil víctimas. Finalmente un tribunal holandés declaró a Trafigura culpable de exportar ilegalmente residuos desde Países Bajos y la multó con un millón de euros. La suba del precio de los combustibles y la política del gobierno Trafigura representada en Argentina por el estudio Martínez de Hoz-Rueda compró en el país la refinería Elicabe, una terminal de almacenamiento y distribución en Caleta Oliva y 260 estaciones de servicio que llevarán la marca Puma entre otros activos de Pampa Energía. Una inversión de 200 millones dólares. La empresa tiene aceitados vínculos con el gobierno nacional. Uno de sus ejecutivos aportó el año pasado más de 3 millones de pesos a la campaña del PRO, siendo el principal ingreso en 2017 del partido del Presidente. La información proveniente de un balance del PRO, fue corroborada por el diario La Nación que lo informa en su edición del 6 de mayo pasado. Por otro lado en Brasil Mario Ferraz, otro alto ejecutivo de la empresa fue preso en la causa conocida como Lava Jato por el pago de sobornos para quedarse con contratos de la petrolera estatal Petrobras. Trafigura no es productora de combustibles sino una comercializadora y distribuidora global de derivados de petroleo y minerales. Esta empresa paralizó la refinería Elicabe el pasado 11 de junio argumentando que el precio del barril de petróleo a 67 dólares no le asegura la rentabilidad. Este precio fue acordado por productoras, gobierno y refinadoras. Mientras tanto… Mientras tanto y como producto de la política de liberación de precios del gobierno nacional, los aumentos en la nafta y gasoil no dan respiro. Así los trabajadores que tienen un vehículo para llegar a su trabajo o aquellos que utilizan el transporte público, pagan el costo de una política puesta al servicio de las multinacionales. Mientras los medios de prensa ya hablan de desabastecimiento de combustibles en el país, la refinería Elicabe sigue paralizada. Extorsión de las petroleras al conjunto de la sociedad, para forzar mayores aumentos de precios y tarifas con la intención de engordar todavía más sus escandalosos beneficios. Mientras tanto el gobierno los alienta con su política de liberación de precios, que tiene un efecto multiplicador sobre el conjunto de la canasta básica que pagamos de nuestros bolsillos. La falta de gasoil y nafta, en un país que exporta combustibles, que permite plantas cerradas, la superexplotación de los trabajadores y amenazas de despidos que ponen en riesgo la salud y la seguridad de la comunidad bahiense, habla de la irracionalidad de un sistema que tiene al lucro como motor. Mientras tanto la economía nacional se reprimariza aceleradamente: cuando no llueve baja el caudal de agua en los embalses y queda al borde del colapso la generación de electricidad, cuando hace frío no tenemos suficiente gas, cuando comienzan las cosechas no alcanza el gasoil, cuando aprieta el calor hay cortes de energía. El gobierno de Mauricio Macri fuga hacia delante profundizando las concesiones a los monopolios petroleros. La ausencia de una perspectiva política propia de los trabajadores y el pueblo permite que el gran capital y sus cómplices en las burocracias sindicales manipulen nuestros justos reclamos, para impedir que cuestionemos con nuestro accionar el esquema vigente de apropiación de la renta petrolera. Desde la CTA Bahía Blanca-Dorrego decimos que tenemos un camino: con la demanda por trabajo para todos/as y el ROTUNDO RECHAZO A LOS DESPIDOS como primera reivindicación, por mejores salarios y jornadas máximas de 8 horas con mejora en las condiciones laborales. Con la convicción que son trabajadores y empleados de todas las empresas de producción, transporte y comercialización de energía acompañados por la clase trabajadora en su conjunto quienes debemos plantear que la soberanía energética pasa por recuperación de esas empresas, su restitución al patrimonio nacional asumiendo el control de la producción para garantizar el abastecimiento a toda la población. Poner fin entonces al saqueo del petróleo, el gas y los demás recursos naturales, para edificar una Argentina próspera e igualitaria con los derechos sociales como premisa indelegable para toda la clase trabajadora.

 

CTA Regional BAHÍA BLANCA-CORONEL DORREGO

 

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.