¿El corazón de la cultura?

En el día de hoy se inauguró el “Centro Cultural Néstor Kirchner” en el viejo Palacio de Correos en la ciudad de Buenos Aires. Este espacio, que cuenta con 116.884 metros cuadrados y una inversión de más de  2.100 millones de pesos solo en infraestructura,  nace bajo una premisa: ser un “centro cultural de excelencia, el corazón de la cultura”.

 

Lo cierto es que esta decisión en materia de políticas culturales no se encuentra aislada y mucho menos sorprende hacia qué tipo de cultura apunta. Desde el Gobierno Nacional, en el periodo de 2003/2015 se invirtieron 24.400 millones de pesos en cultura que se destinaron (entre otras) a la construcción de cines, la restauración de 58 iglesias, a un programa que nuclea a diferentes ONG y organizaciones religiosas; y a 760 mega shows.

Mientras desde el gobierno se sigue invirtiendo y fomentando una cultura elitista, donde lxs sujetos son merxs espectadorxs y los recursos se destinan a restaurar templos religiosos, los diferentes espacios culturales populares y recuperados nos enfrentamos a clausuras y trabas legales que atentan contra nuestra construcción de años. No sólo nunca recibimos dinero, sino que se nos exige una inversión para que nuestros espacios sean considerados “legales” .

El verdadero corazón de la cultura se encuentra en la construcción diaria y colectiva de diferentes espacios y centros culturales populares y autogestivos; en la construcción de nuevos valores, símbolos y formas de relacionarnos… Y es en estas experiencias y espacios que se debería destinar el presupuesto de cultura. El arte y la cultura son herramientas de cambio del pueblo y para el pueblo!

Por eso decimos que nuestra cultura no cabe en sus museos. Porque la cultura es de los pueblos, no de los gobiernos. Y porque es en los espacios culturales autogestivos, autónomos, alternativos, rebeldes, insumisos y populares donde late el corazón de la cultura.

Te puede interesar:   Macri ya fue ¿si vos querés, el neoliberalismo también? Peronismo, neoliberalismo y pueblo, determinaciones en nuevos escenarios

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *