Perú: Otro camino para llegar al Congreso ¿Qué congresistas queremos?

El FA necesita consolidarse como un instrumento político que liga lo electoral con lo contra-cultural y que sirva asimismo para fortalecer a las organizaciones de base: sumándose a sus luchas, articulándolas, potenciándolas y aprendiendo con humildad de cada una de ellas. Por más honestidad y lucidez que contenga la propuesta de gobierno, la representación de lo popular no será una identificación mecánica con el programa más consecuente, ni una agenda que “elevemos” a nuestros mejores candidatos para que la expresen elocuentemente. Esta representación es una construcción paciente y permanente, una relación de ida y vuelta donde “lo político” no se trastoca en un fetiche con su propia lógica y funcionamiento, enajenado de “lo social”, “lo cultural” y “lo identitario”.

 

“Veneno tus monólogos tus discursos incoloros no ves que NO estamos solos! Millones de  polo a polo!”

Extracto de Shock. Anita Tijoux

 

El Frente Amplio está en la carrera electoral para brindarle al pueblo peruano una alternativa de cambio profundo del país. No existen otros partidos que asuman de manera sincera y comprometida la reorientación del patrón de desarrollo económico, la refundación del modelo político-representativo y el empoderamiento del pueblo organizado, acompañado de un estado laico, que garantice derechos, permita el libre desarrollo de nuestras diversas identidades, que ordene y regule la intervención privada sobre los territorios.

En este sentido, el FA necesita consolidarse como un instrumento político que liga lo electoral con lo contra-cultural y que sirva asimismo para fortalecer a las organizaciones de base: sumándose a sus luchas, articulándolas, potenciándolas y aprendiendo con humildad de cada una de ellas. Por más honestidad y lucidez que contenga la propuesta de gobierno, la representación de lo popular no será una identificación mecánica con el programa más consecuente, ni una agenda que “elevemos” a nuestros mejores candidatos para que la expresen elocuentemente. Esta representación es una construcción paciente y permanente, una relación de ida y vuelta donde “lo político” no se trastoca en un fetiche con su propia lógica y funcionamiento, enajenado de “lo social”, “lo cultural” y “lo identitario”.

Te puede interesar:   Los datos de la recesión, el impacto social y los debates contemporáneos

La referencia político-electoral sólo sirve, sólo aporta, si contribuye a consolidar y desarrollar las organizaciones y movimientos populares. Una referencia político-electoral tiene sentido si sirve a lo social, más aún, si se subordina, si contribuye a los procesos de auto-organización, auto-educación y auto-gobierno, a través de una estrategia basada en el diálogo y la articulación de la acción concreta (1). Es evidente que tras largos años de dictadura Fujimorista y gobiernos a espaldas del pueblo, que los sujetos colectivos hayan sido dispersados, sin embargo no derrotados , es por ello que hoy apuntamos a renovar la política mediante la construcción del poder para la gente, no se trata de rostros nuevos, ni de bonitos discursos, ni de una raza diferente, se trata de articular luchas, en territorios concretos, con gente que vive cotidianamente las consecuencias de este modelo económico como la violencia y la inseguridad en las calles, el recorte de derechos básicos como la educación, la salud, los derechos laborales, la discriminación constante. En síntesis el desprecio de la vida.

Es por eso que una vez más convocamos a nuestro pueblo a manifestar su palabra en la definición de la lista de candidat@s al Congreso de la República por el FA, en la consulta ciudadana del día domingo 10 de enero de 2016, porque es con la gente con quienes tomamos decisiones.

Desde el Movimiento Sembrar en Lima hemos decidido impulsar solo tres candidaturas ligadas directamente a nuestra organización (2). Pero también hemos promovido la incorporación de dirigentas sociales como la compañera Gladis Vila lideresa de mujeres indígenas y amazónicas y María Ysabel Cedano, lesbiana feminista en lucha permanente por los derechos de las mujeres y comunidad LGTBI.

Te puede interesar:   La derecha en el cambio de época

A través de est@s compañer@s humildemente queremos canalizar la agenda de la que hemos sido también actores:

La lucha de las mujeres por el derecho a decidir sobre sus cuerpos, que contribuye a una transformación más profunda de lo que somos como sociedad y como seres humanos;

La lucha de “los pulpines”, que pone en agenda contemporánea la injusta relación capital-trabajo, pero al mismo tiempo nos permitió a l@s jóvenes mostrar una lógica totalmente nueva de organización y expresión social y política, que rechaza el sectarismo y cortoplacismo de esa misma izquierda que queremos y debemos refundar

La defensa de los derechos ambientales, sociales y culturales agredidos por la economía hiper extractivista. No se trata solamente de un estado más fuerte y regulador, de la adecuada protección de la salud, la vida y las comunidades indígenas, de la libertad de construir un proyecto de vida en nuestros territorios. Todo ello es urgente y absolutamente justo, pero nuestra lucha se orienta a potenciar otro modelo de sociedad, donde recuperemos una relación equilibrada y respetuosa con nuestro planeta, donde dejemos de consumir para satisfacer el mercado irracional y nos imaginemos un “buen vivir” que no esté basado solo en acumular incesantemente.

Trataremos de que estas voces se canalicen en la representación parlamentaria del Frente Amplio y lucharemos desde donde nos toque por abrir otros espacios donde se expresen y construyan nuestras luchas.

Rosario Grados (militante de Sembrar)

 

(1) Mazzeo, Miguel. “Entre la reinvención de la política y el fetichismo del poder”. 2014.

(2) Juan Aste N°34, Indira Huilca N° 5, y Rosario Grados N°11.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *