Comentarios veraniegos sobre estos tiempos (sin olvidar los últimos años)

Que este gobierno es de derecha, es una obviedad…. Al igual que todo el zafarrancho sobre despidos, el ataque a las organizaciones es realidad, dolorosa y presente; actualizada día a día; nos vamos enterando por compañeros/as que conocen a alguien o son las/os echados, los/as que están en listas a revisar; por  los medios (en el mejor de los casos) o por las redes alternativas, que echan trabajadores/as a patadas; que plantean no a las paritarias municipales; pero que luego se desdicen, intentan mejorarla y en algunos casos, por presiones vuelven atrás, como fue lo que hizo la gobernadora.

Es un momento de muchas complejidades, informaciones, algunas reales y otras con interpretaciones “politiqueras”, apocalípticas; que  a veces no nos permiten pensar o analizar.

 

Se habla de alrededor de 17.000 despedidos en el país, en el curso de este mes;  y cuando comenzamos a ver, pasa en los lugares bajo la órbita del Pro y también en provincias con el signo político del Frente para la Victoria (FPV).

No olvidamos lo cotidiano, la devaluación que la vivimos con dolor en los supermercados, verdulerías; tanto que no ponen precios de referencia “porque cambia a cada rato”, como dice la verdulera de mi barrio.

La cosa es que la guita no alcanza,  y se nos empieza a devaluar la vida, ajustándonos en los pequeños lujos, que nos dábamos según nuestros sueldos.

 

No son lo mismo pero se parecen

 

En el plenario de trabajadores estatales que se hizo en estos días, que reunió un grupo importante de delegados/as; activistas, luchadores y luchadoras; donde se denunció esta situaciones de violaciones a los derechos laborales; escuchamos decir que no tenemos que poner el eje en la historia y prácticas de precarizaciones de los gobiernos anteriores, porque sería un error garrafal; que tenemos que ver que nuestro enemigo es  el gobierno macrista. Verdad; pero la culpa la tiene el chancho y quien le da de comer….

La precarización laboral, la precarización de la vida, es la madre del borrego; si no tenemos en cuenta esta historia reciente; esta forma laboral precarizada que parecía natural e inamovible y no peligrosa.

Laburantes que hoy tienen alrededor de 30 años; no conocieron más trabajo que el precarizado; disfrutaban de sueldos que les permitía consumir con la ahora 12 y el futuro estaba asegurado…

¿Está asegurado el futuro, para trabajadores/as, en los sistemas capitalistas?  Que alguien les cuente que pasó en el menenismo cuando trabajadores privilegiados de YPF, pensaban que iban a jubilarse en la empresa, que sería “para siempre”; y muchos se quedaron en las calles y aumentaron las organizaciones piqueteras,  buscando plata y lugares de contención a tanta bronca y humillación.

Te puede interesar:   Gestión Macri: despidos y estigmatización del empleo público

 

Iniciativas

 

Vemos, en estos tiempos,  como se llenan algunas plazas reclamando justicia y  manifestando odio por el despido  de algún periodista del palo como Víctor Hugo; o para escuchar a representantes del AFSCA que cacarean más que lo que hicieron por la pluralidad de voces en los medios de comunicación;  escuchando a juristas de renombre como Zafaronni entre otros… Personas del pueblo, acompañadas o motorizadas en algunos casos por organizaciones militantes K que llenan estas plazas con charlas públicas donde la política es monopolizada por la palabra de un ex funcionario K (o actual) y donde quienes asisten a ella se convierten en espectadores que miran un espectáculo y a veces cantan consignas. Bien diferente a las plazas del 2001 donde los oradores eran laburantes, comerciantes, amas de casa, que no podían hablar más de tres minutos, porque había muchos/as que querían leer la realidad, compartirla y dialogarla.

Buenas  iniciativas, aplaudibles de todo punto de vista. Ojala que puedan vencer la desconfianza con tintes macartistas hacia las izquierdas, y que no se repita el abandono de la participación en la marcha del 22 de diciembre; donde la CTEP y otras organizaciones K o filo K no estuvieron en una marcha política que cuestionaba la política macrista de ajuste feroz; que ya se veía aunque no había llegado a su punto máximo… ¿O habrá más puntos máximos???

Algo diferente, más plural, está en los cabildos en Plaza de Mayo, en las marchas por la libertad de Milagros Salas, que está detenida por convocar a tomar la plaza de su provincia, pidiendo reconocimiento y ser escuchada.

Un claro ataque  a la protesta, con fundamentos “republicanos”;  ¿se preguntan funcionarios, comunicadores/as sobre cómo puede ser que exista un estado paralelo para los sectores populares? ¿No sería un derecho y una obligación que los pueblos se organizasen, que sean autónomos en sus construcciones, que se valore sus iniciativas?

Con este fundamento que intenta ser republicano, se cuestiona la independencia, la autonomía en las construcciones populares.

Esto es lo que defendemos cuando armamos nuestras organizaciones, cuando armamos agrupaciones obreras en las fábricas, cuando apostamos a cuerpos de delegados y juntas internas antiburocráticas y antipatronales, cuando nos organizamos en los barrios, en los territorios, cuando los pueblos originarios defienden su culturas y organizaciones, cuando las mujeres gritamos por nuestros derechos a decidir.…

Te puede interesar:   De abortos y venenos

Por eso hoy gritamos libertad para quien fomenta estas construcciones; y no somos ingenuas, sabemos, conocemos también las caras negativas de estos proyectos… No es ingenuidad, es solidaridad de clases la que levantamos.

Por eso  la respuesta de las organizaciones sindicales, de izquierdas, de DDHH, de mujeres, ha sido  contundente, rápida y de indignación; más allá de que no se comparta su ideología o su forma de construcción. Hoy por ti, mañana por mí; es el mensaje claro; no nos vamos a quedar tranquilos frente a las injusticias ni frente a las represiones.

Las movilizaciones plurales y multitudinarias de La Plata, luego de la represión fueron un claro ejemplo como nos seguiremos moviendo, rescatando nuestras historias de luchas.

 

 Gobernabilidad

 

Frente a estas situaciones, frente a los tiempos macristas que no nos dan respiro; vemos con asombro al poder legislativo. Cuestionamos y gritamos contra los decretos de necesidad y urgencia amarillos, pero no hemos escuchado a nuestros legisladores pidiendo a gritos que se abra el congreso. Y si no se consiguiese, que sesionaran en la plaza del Congreso, como históricamente hemos sesionado los pueblos luchadores…

Se ponen contentos algunos periodistas, y militantes K,  que en el Congreso serán  mayoría los legisladores del FPV; pero para cuando se abra el Congreso, estos fascistas que se manejan por DNU; ya derogaron y cambiaron la ley de medios por decretos, nombraron jueces, decretaron la emergencia de seguridad; que junto a la ley antiterrorista es un combo peligroso; para todos/as pero fundamentalmente para los/as luchadores/as populares.

El sentido común se pregunta por qué no se los ve a los/as legisladores/as, legislando? ¿Dónde están en este enero caluroso? , ¿Tratando de  saldar sus internas y ponerse de acuerdo??? No sabría decirlo, pero objetivamente no están golpeando las puertas del Congreso nacional para que las abran y puedan sesionar a favor del pueblo.

¿Qué paso en la legislatura provincia, que sí logro reunirse para tratar el presupuesto provincial de la Vidal?

Fue una vergüenza lo que hicieron los del FPV (más allá de sus internas, votaron por obediencia debida, hasta los más gritones), aceptaron un endeudamiento  de 60 mil millones; y encima se mandan la parte diciendo que con “sus roscas”  bajaron la propuesta inicial que era 110 mil millones…. Esto es más viejo que la escarapela, y cualquier comerciante lo sabe; se pide mucho, se regatea, y luego que se baja se plantea como un logro…

Te puede interesar:   No hay 2019

Pensar que a Scioli le iban a votar 28 mil millones de endeudamiento…

Lo peor es el fundamento, dicen el chino Navarro, los Espinozas y los intendentes del conurbano; votamos por “la gobernabilidad”; para no ponerle palos en la rueda al gobierno de Vidal.

Sospechas: ¿votaron por ellos, por cuidar sus culos municipales  e institucionales; y poder mantenerse para próximas batallas electorales, de dos o 4 años?

Y el sentido común se pregunta: si son tan malos los del PRO, si están despidiendo a mansalva, si están atacando y hay revanchas con los peronistas, con los K, porque le damos la gobernabilidad? ¿Por qué aceptamos deudas que en el corto plazo ayudaran al manejo financiero de la provincia pero a la larga esas deudas irán contra todos, y sobre todo para los que tienen menos?

Como siempre, lo más importante para estos sectores institucionales, del partido peronista, del FPV, del sciolismo, de los municipios manejados por los barones; es la gobernabilidad; ¿no tendrían que ser los/as trabajadores/as echados?

 

Entre tantas preguntas, me pregunto; ¿dónde está Lino Barañao, el ministro de la gestión FPV que se quedó, con el apoyo de la dirigenta del movimiento?  ¿Cómo no lo escuchamos gritando contra los despidos, las devaluaciones, la política económica horrible, la política internacional contra procesos populares latinoamericanos, contra las represiones, el ataque a la libertad de prensa? ¿Estará de vacaciones?  ¿Por eso no se entera, porque se “descolgó”?

 

Esta historia continua, como continuará la lucha, las movilizaciones de nuestros pueblos por una vida digna, con trabajo, con paritarias abiertas, con derecho a la organización, a la sindicalización, a la autonomía, a los sueños de un país diferente; lejos de estos modelos capitalistas patriarcales, perversos; donde los seres humanos somos números, el territorio, los bienes comunes son para avasallar, depredar, usar para sus intereses

 

20 de enero de 2016

 

Celina Rodríguez Molina

Militante del Frente Popular Darío Santillán CN

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *