El Golpe en Brasil, algunas preguntas hacia una reflexión autocrítica

¿Por qué, si es un Golpe contra el pueblo –y sin duda lo es–, Dilma y el PT no lo resistieron, ni convocaron al pueblo a radicalizar la lucha? ¿Es pura indolencia ante el drama o Dilma y Lula no estuvieron a la altura del desafío? ¿Pensabadetenerlo con discursos en los ámbitos parlamentarios? Acaso se conforman con un futuro lugar secundario  de una oposición institucional? ¿Cuál fue su estrategia política desde principios de mayo, cuando se inició el proceso de impeachment?

Por qué el PT, que fuera definido como el partido de izquierda más grande de América, el que surgió de las luchas obreras del ABC paulista, anfitirón del Foro Social de Porto Alegre y el politico de Sao Pablo, es hoy una fuerza pasiva y casi inexistente?

Por qué no cumplió Dilma con su promesa electoral de no hacer ajuste fiscal “ni aunque las vacas tosieran” aplicó un golpe a los derechos de los trabajadores con un enorme ajuste neoliberal, que dejo colapsada la salud y la educación pública?

Por qué después de las experiencias de Honduras y Paraguay, donde el golpismo destituyo a Mel Zelaya y Fernando Lugo, presidentes sin estructura política propia, el PT siguió apostando a la gobernabilidad con la derecha? El PT además de darle la vicepresidencia a Michel Temersostuvo acuerdos sistemáticos en el congreso y cedió ministerios los golpistas del PMDB, tiene junto a ellos y a los derechistas del PSDB y DEM alianzas en 1.683 municipios.

¿Por qué después de las gigantescas marchas del 2013, no hubo ninguna lectura autocritica, ni cambios estructurales tanto en lo social como en lo político?

¿Por qué aprobó la ley antiterrorista que agudizó la represión letal a los pobres y ahora se aplica contra quienes protestan contra Temer? Durante los 5 años del gobierno de Dilma la población carcelaria creció un 30 %, Brasil tiene el 60 % de los presos de toda América del Sur y es el cuarto en el mundo.

¿Por qué solo apostaron a administrar el capitalismo, a sostener el status quo de la conciliación de clases y solo jugaron la carta de una política asistencialista que no empodera, ni genera sujetos militantes, ni conciencia emancipadora?

¿Por qué pensar que la burocracia del Estado puede estar ajena a las formas de corrupción del capitalismo? Como se puede acusar con credibilidad a la oposición cuando el gobierno fue parte con ella en los escándalos del men salao y el lava jato?.

¿Por qué Lula patrocino y consiguió la sedes para el Mundial de la FIFA y los JJOO del COI, con todos los antecedentes de corrupción, negociados, despilfarro y legado de endeudamiento que tienen esos megaeventos?

¿Por qué cierto honesto progresismo, con quien coincido en repudiaenérgicam ente el Golpe y su contenido antipopular y revanchista, se limita a acusar y no se pregunta estos y otros por que y no solo por lo que sucede en Brasil Por qué la izquierda anticapitalista no logra incidir y tener protagonismo ante la crisis?

También deberíamos ir a fondo con un análisis realista y autocrítico. Seria un primer paso para intentar dar vuelta la tortilla.

Te puede interesar:   Luchas populares ¿una nueva etapa?: diferencias con los '90 y alternativas emancipatorias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *