Mejoramientos Hospitalarios S.A. y desmantenimiento escolar (techos más, techos menos)

La empresa, “Mejoramientos Hospitalarios SA”, que tiene adjudicada la escuela “Casto Munita” del barrio de Belgrano, donde se derrumbó el techo el último fin de semana largo, ya había sido responsable de la intoxicación, con cebo para ratas, de 10 alumnos de la escuela Andrés Ferreyra de Villa Crespo en 2014 .


Unos meses después, la misma empresa fue nombrada para realizar trabajos en el hospital Pirovano por 157 millones de pesos y antes en el hospital Borda por 104 millones.
Además, en un ademán esquizofrénico, es el propio gobierno quien realiza la denuncia por el caso de intoxicación. Pero como si esto fuera poco, el gobierno de la Ciudad tiene 5 juicios en trámite contra la empresa, por el cobro de ingresos brutos, el último es por $795.000 iniciado en noviembre de 2015 y en febrero de 2016 le adjudican la licitación, para hacer el mantenimiento, en escuelas de las comunas 10 y 11 por $ 86.960.444
Tal vez no cueste mucho entender la esquizofrenia pendular del gobierno, puesto que el empresario, Nicolás Caputo, íntimo amigo del presidente Macri y de los que se sienta en la “mesa chica” (como dicen los periodistas acólitos en tono de festejo), es el hombre fuerte en el Comité Argentino de Mantenimiento (Cemohra), entidad que nuclea a empresas dedicadas a obras, mantenimiento y limpieza en los hospitales de la Ciudad, entre las que se encuentra Mejoramientos Hospitalarios SA, y las suyas.
Parece que el sector privado no es eficaz en este tipo de tareas, así como la nula eficiencia del gobierno a la hora de adjudicar licitaciones o hacer contrataciones directas. Tal vez, no todo esté en los parámetros neoliberales de la “eficiencia” y la “eficacia”. Tal vez, deberían pasar por el tamiz de los neurocientistas, tan de moda en el Ministerio de Educación, para que estudien que región del cerebro gubernamental produce el fracaso de los resultados de la alianza público-privado. Tal vez, la alianza no es público-privado, sino gubernamental-privado, donde lo público, sea, tal vez, el objeto del deseo de esa alianza. En otras palabras, el derrumbe final de lo poco que queda de lo común; es decir, de lo público.
Un último interrogante: ¿El gobierno terceriza su responsabilidad en el negocio de empresas privadas o a la inversa?
Fuentes:
http://www.devotomagazine.com.ar/files/nota2012.asp?id=3484
http://www.buenosaires2punto0.com.ar/noticia.php…
http://www.diariopopular.com.ar/…/181983-denuncian-que-hosp…
http://www.iprofesional.com/…/235782-Amigos-son-los-amigos-…

Te puede interesar:   ¿Hay 2019? “volveremos”, o la historia como farsa

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *