Petición al Presidente Daniel Ortega

Ante los últimos sucesos en Nicaragua difundimos una serie de notas que intentan ayudar a conocer lo que sucede en el país hermano. Hace mucho tiempo que quienes hacemos Contrahegemonía sabemos que el FSLN actual y Daniel Ortega en particular ya no tienen nada que ver con ese sandinismo que conmovió al mundo en la década del 80 con su revolución que renovaba la izquierda latinoamericana y llenaba las plazas de su país –y nuestros sueños- con poetas revolucionarios, una juventud movilizada, comandantes guerrilleras mujeres y cristianismo tercermundista. Por el contrario, su permanencia actual en el poder se basa en pactos con la clase dominante, con la iglesia e incluso con personajes con pasado en la Contra que combatió con apoyo de la CIA a la revolución. La Nicaragua actual no puede ser comparada con el proceso revolucionario bolivariano de Venezuela y sus comunas. El estallido se inició en repudio a una ley que rebajaba las pensiones de los trabajadores y aumentaba su contribución. La represión es feroz e injustificable. Pero también sabemos que el gran empresariado, la cúpula de la iglesia –hasta ayer íntimos de Ortega- y Estados Unidos, que no perdona el alineamiento internacional de Nicaragua con Cuba y Venezuela, intentan utilizar la protesta popular legítima para desviarla hacia sus propios intereses. De allí que intentamos  evitar propagandizar apoyos acríticos que justifiquen lo injustificable pero tampoco nos prestaremos para ser masa de maniobras de posturas reaccionarias. Deberá ser el pueblo de Nicaragua y las organizaciones populares existentes y por nacer las que encuentren un proyecto que recupere aquellos sueños de la gran revolución nicaragüense. Junto a ellos estaremos.

 

Te puede interesar:   Enclave transgénico de Sudamérica: zafra 2014-2015

 

Estimado Daniel:

Por haber tomado parte directa e integrado la Dirección Nacional histórica del FSLN que condujo a nuestro pueblo al derrocamiento de la dictadura somocista, te dirijo esta nota expresándote con preocupación lo siguiente:

  1. El decreto que reformó el INSS por su contenido y forma fue un grave error político, técnico y legal del gobierno.
  2. Se afectaron los derechos económicos adquiridos y los ahorros de un millón de cabezas de familia, sin dar solución práctica a la grave situación financiera del INSS.
  3. A causa de ello una importante mayoría de la población al frente de la cual están los estudiantes universitarios y hasta hijos de altos dirigentes del ejército, la policia y del FSLN, se han movilizado a expresar su legítima protesta.
  4. La reacción de las autoridades ha sido desproporcionada con empleo de Armas  de fuego por la Policia y grupos de choque que han causado decenas de muertos y centenares de heridos entre nuestra población.
  5. Como compañero histórico de luchas te pido buscar de inmediato un diálogo con el liderazgo económico, estudiantil, religioso y social conducente a soluciones prontas y efectivas que pongan fin al estado de violencia que está golpeando a la nación.
  6. Considero que como demostración de voluntad y de altura ciudadana el gobierno debe dar pasos que disipen la desconfianza, tomando las siguientes medidas que sugiero positivas:
  7. Derogar el decreto que reformó el INSS.
  8. Retirar a sus cuarteles a la Policia y El Ejército.
  9. Liberar a los estudiantes y demás ciudadanos prisioneros.
  10. Llamar a los estudiantes y todos los civiles a retornar a la normalidad de su vida cotidiana.

Te saluda fraternalmente,

Comandante de la Revolución

Jaime Wheelock Román

 

Te puede interesar:   ¿Fetichismo del poder o reinvención de la política?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *