La batalla de Kobane: cuando la humanidad desafía a la oscuridad

Los dos yihadistas estaban bastante desmoralizados. “Los aviones de combate nos bombardearon día y noche, disparando a todo, incluso a las motocicletas”, dice uno de los combatientes del ISIS. El otro se burla de la situación en la que se encuentran: “Tuvimos que retirarnos, las ratas han regresado”.

El video del que surge esta escena es un documento histórico. Es un testimonio del momento en que el Estado Islámico (ISIS) reconoció, por primera vez, su derrota en la batalla de Kobane. Después de cuatro meses de lucha calle por calle y casa por casa, las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo (YPG/YPJ) expulsaron a los yihadistas de la ciudad en la frontera sirio-turca. Las YPG/YPJ habían ganado.

Los defensores de Kobane, especialmente los combatientes del PKK (Partido de los Trabajadores de Kurdistán) y las YPG/YPJ, no solo lucharon por sí mismo, ni tampoco como sus oponentes consideraban la lucha de ellos contra el mundo occidental. Más bien, como dijo Stéphane Charbonnier, el jefe de redacción asesinado de la revista Charlie Hebdo durante la resistencia de Kobane: “Los kurdos sitiados en Siria no son kurdos, son la humanidad que desafía a la oscuridad”.

La victoria heroica fue una sorpresa para muchos. Sin lugar a dudas, destruyó la cosmovisión de los escépticos, los analistas políticos y los fanáticos de la derecha que insistieron en que no podría haber una resistencia viable contra las fuerzas del ISIS, en la medida en que esa fuerza provenga de la propia región. Con la batalla de Kobane, los pueblos de Siria habían demostrado una vez más que no necesitaban un salvador ni eran una “carga” para Occidente. Más bien, si se les daba el arma, eran completamente capaces de defenderse. Esto también sorprendió a los analistas que consideraban que los residentes de Kobane no podían hacer nada, frente a las fuerzas de ISIS que invadieron la ciudad.

Te puede interesar:   "Con el decreto quieren volver a un modelo manicomializante"

Otro grupo también fue tomado por sorpresa. Algunos de los llamados antiimperialistas de izquierda se sentían ambivalentes respecto a apoyar una lucha librada con el apoyo de las armas estadounidenses, lanzadas desde el aire a último momento. La batalla destruyó una visión del mundo simplista, que equipara el heroísmo con las guerras luchadas solo con el AK47. Por supuesto, tal batalla podría haberse librado, pero entonces los kurdos se habrían arriesgado a no poder desafiar las armas pesadas del Estado Islámico. También se habrían arriesgado a no romper el mito de la inmortalidad de ISIS con los residentes de la región.

Hay que decir que las consecuencias de la batalla de Kobane aún no se han apreciado plenamente. El mundo fue testigo de la liberación de Sinjar y la protección de los yazidis, de lo que podría haber sido un genocidio. La batalla de Kobane también hizo posible las muchas imágenes y videos de mujeres, de ciudades liberadas por la coalición liderada por los kurdos, que disfrutaron de sus primeros cigarrillos después de muchos años de represión bajo el Estado Islámico. Es este tipo de eventos, desde lo extraordinario a lo mundano, lo que resuena tanto con la memoria histórica de Madrid en 1936 y la defensa de Stalingrado.

Turquía, por otro lado -si somos generosos-, siempre se acercó a la batalla de Kobane con precaución. Turquía recogió a regañadientes a los refugiados de Kobane y al mismo tiempo permitió que ISIS suministrara municiones a través de su territorio.

Cuando las noticias de la batalla comenzaron a proliferar, el presidente Recep Tayyip Erdogan pensó que era el momento adecuado para expresar su posición sobre que el PKK mintió en el mismo plano moral que el ISIS. ¿Qué mejor momento? ¿Alguna vez le importó hacerse la simple pregunta de por qué los dos eran enemigos jurados que luchaban en el mismo campo de batalla?

Te puede interesar:   Alberto propone pero la América Insurrecta dispone

Erdogan no lo hizo. En cambio, casi como si se estuviera frotando las manos con alegría, Erdogan siguió contando los días hasta que Kobane cayera. La emoción se podía sentir con cada anuncio periódico que hacía, exclamando que el día llegaría pronto.

Ahora sabemos por qué era tan insensible a la difícil situación de los kurdos en el norte de Siria. El surgimiento de una reconocida Siria del norte, al igual que el norte de Irak, es inaceptable para los mismos cimientos del Estado turco. Erdogan y los militares turcos están paranoicos de que los kurdos del norte de Siria obtengan su autodeterminación.

Y es por esta desesperación que Erdogan arrastró a Turquía a la guerra en Siria.

Erdogan y su partido, el AKP, no son el ISIS. Tal comparación sería demasiado. Pero la verdad es que, para Ankara, tanto el ISIS como el Frente Al Nusra siempre han sido auxiliares útiles en la lucha contra Bashar Al Assad; herramientas útiles para las fantasías neo-otomanas de Erdogan. El presidente turco e ISIS tampoco comparten la misma ideología. La visión de Erdogan puede parecer que está en contra del califato brutal y viscoso que estamos acostumbrados a escuchar, pero es una mezcla de otra cosa: el capitalismo desinhibido y el conservadurismo religioso. Pero donde se encuentran es en su sueño común.

“El verdadero califa no es Abu Bakr al-Baghdadi, que es el líder de ISIS, sino Tayyip Erdogan”, dijo el actual líder del PKK, Cemil Bayik, en una entrevista reciente en 2015.

En Siria, el PKK y las YPG/YPJ no solo luchan contra la máquina de crueldad más brutal y organizada de hoy en día, sino que también luchan por un futuro democrático y laico para la región; son una contrapropuesta viva del fantasma de desesperación imaginado tanto por el Estado islámico como por el conservadurismo islamista, aparentemente amigable, del AKP. Y es precisamente por esta razón que esas fuerzas se sienten verdaderamente amenazadas. Tienen miedo de las imágenes que hemos visto desde la batalla de Kobane: fotos de mujeres aplaudiendo, mujeres riendo, mujeres peleando y mujeres bailando en su revolución.

Te puede interesar:   40 años de la Revolución en Irán

Por supuesto, no es suficiente para que celebremos el pasado; también debemos mirar hacia el futuro de Kobane. La reconstrucción de Kobane, en todos los sentidos, tiene un significado simbólico importante, al igual que la derrota del ISIS. Si la defensa de Kobane significó la supervivencia, la reconstrucción de Kobane representa un salto cualitativo hacia el futuro. Kobane se convertirá en la antítesis del califato.

Y la reconstrucción, que está en curso, busca prevenir la reaparición de administraciones jerárquicas, antidemocráticas, monistas y con fines de lucro que, históricamente, jugaron el papel de llevar a Asia Occidental a la posición que ocupa hoy.

Ahora, en Kobane, los hospitales, las escuelas, los lugares públicos y las casas se están construyendo por decisiones de asambleas, en las que se llevan a cabo discusiones incansables entre hombres y mujeres de todas las edades y etnias. Los cimientos se construyen de abajo hacia arriba, abarcan desde la comuna del vecindario hasta la asamblea de la ciudad. Todos son bienvenidos a participar en el proceso de toma de decisiones. La vida cotidiana no se deja a merced de los caprichos de los burócratas elegidos. En todo caso, esto es lo que merecen las valientes mujeres y hombres de Kobane.

FUENTE: Traducción y edición: Kurdistán América Latina

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *