Fin de ciclo macrista, vuelta del peronismo, «supercepo» y desafíos de una economía preocupante

En una polarizada elección, Alberto Fernández fue elegido presidente con un 48,10%, mientras que Mauricio Macri, a pesar de perder, obtuvo un importante 40,37%. Una vez más, las encuestas fallaron con sus estimaciones: la diferencia no tanta. En la provincia de Buenos Aires Axel Kicillof fue elegido gobernador con el 52,28%, mientras que María Eugenia Vidal obtuvo un 38,39%. En la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, con un 55% venció en primera vuelta a su rival Matías Lammens (35,06%), y se posiciona para disputar el liderazgo de Cambiemos. Las opciones por fuera de la «brecha» fueron marginales. Uno de cada dos votantes «de izquierda» votaron al peronismo para la presidencia. Adiós «dólar electoral», bienvenido «supercepo»: el gobierno de Mauricio Macri anunció que sólo se podrán comprar U$S 200 por mes. La situación económica es preocupante. Por ANRed.

Con el 97,13% de mesas computadas y un 80,86% participación a nivel nacional, Alberto Fernández es el nuevo presidente, con un 48,10% (12.473.709 de votos). Mientras que Mauricio Macri, a pesar de perder, mantuvo un importante 40,37% (10.470.607).

En la provincia de Buenos Aires Axel Kicillof fue elegido gobernador, con un superior 52,28% (12.473.709 de votos), contra el 38,39% de María Eugenia Vidal.

En la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta venció en primera vuelta con el 55% a su rival Matías Lammens (35,06%), y se posiciona para disputar el liderazgo de Cambiemos, en medio de la interna dentro de la coalición entre el «ala política» (Larreta-Vidal) y el ala más cercana a Mauricio Macri (Peña-Quintana).

 

Algunas lecturas rápidas

Te puede interesar:   UN HORIZONTE SIN DUEÑOS, LA LUCHA POR LA SUPERACIÓN

 

  • El resultado nacional, a contramano de las fallidas predicciones de las encuestas y consultoras, que preveían una peor performance para Mauricio Macri, deja al actual presidente parado como una figura opositora fuerte, tras haber sido elegido por el 40% de la población, a pesar de la profunda crisis política, económica y social producto de sus políticas.
  • Santa Fe es una de las provincias en las que Mauricio Macri logró dar vuelta la elección: en las PASO se había impuesto en la provincia el Frente de Todos con el 43,66% de los votos, sacándole un 10% a la fórmula de Juntos por el Cambio (33,83%). Analistas explican «la vuelta» en alianza con sectores conservadores, «celestes» y evangelistas, que lograron dar vuelta a favor esos 10 puntos de diferencia.
  • La elección estuvo hiper polarizada, y las opciones por fuera de la «grieta» fueron marginales, salvo los legisladores y legisladoras que logró cada espacio que entren en el Congreso.
  • Ya suenan los primeros nombres de ministros y ministros del próximo gobierno de Alberto Fernández: Presidente Provisional del Senado: Carlos Caserio. Presidente de Bloque Frente de Todos: Anabel Fernández Sagasti. Presidente Cámara de Diputados: Sergio Tomas Massa. Presidente de Bloque Frente de Todos: Agustín Rossi. Jefe de Gabinete de Ministros: Florencio Randazzo. Ministra de Economía: Cecilia Todesca. Ministro de Relaciones Exteriores: Jorge Argüello. Ministro del Interior: Felipe Sola. Ministro de Educación: Roberto Salvarezza. Ministro de Salud: Ginés Gonzalez García. Ministro de Trabajo: Wado De Pedro. Ministra de Infraestructura y Servicios Públicos: María Eugenia Bielsa. Ministro de Desarrollo Humano: Daniel Arroyo. Ministra de Justicia: Marcela Losardo. Ministro de Cultura y Medios Públicos: Leandro Santoro. Ministro de Ciencia y Tecnología: Alberto Kornbliht. Ministro Igualdad y género: Dora Barrancos. Ministro de Deportes: Matías Lammens. Secretario General de la Presidencia: Santiago Cafiero. Secretario Legal y Técnico: Alberto Iribarne.
  • El Frente de Izquierda y los Trabajadores-Unidad obtuvo a nivel nacional 1.059.086 votos para diputados nacionales y 555.005 votos para su fórmula presidencial, lo cual supone que uno de cada dos votantes «de izquierda» votaron al peronismo para la presidencia.
  • A pesar de la superexposición en medios hegemónicos, José Luis Espert fue el único que sacó menos votos que los emitidos en blanco (382.820 votos contra 399.751). Así, el candidato que se muestra «outsider» (por fuera de la política tradicional), como una renovación, pero con ideas liberales viejas (como que la universidad deje de ser pública), se acomoda sólo en el podio de marginal entre marginales.
Te puede interesar:   La primera asamblea de mujeres en el Puente Pueyrredón, en la voz de sus protagonistas

 

De esa manera, el gobierno mantuvo claramente un dólar electoral para no declarar un cepo que ahora sinceró, aunque en la conferencia de prensa de esta mañana, el titular del BCRA, Guido Sandleris, rehuyó a contestar claramente las preguntas de los periodistas sobre si hubo un criterio electoral para decidir que el control de cambios fuera tan flojo hasta el viernes (con una fuga de 22.800 millones de dólares desde las PASO) y tan estricto ahora.

Esto se suma, a que, además, en casi cuatro años de gobierno la gestión de Mauricio Macri permitió la bicicleta financiera sin ningún tipo de límites. Post PASO, intentó controles que ya eran tardíos dada la merma diaria en las reservas del BCRA. Este último manotazo de ahogado, a solo un mes y medio de dejar el poder, solo demuestra la irresponsabilidad con que se manejaron las finanzas del país, con fuertes beneficios y negocios para los más ricos.

El flamante control de cambios supone, también, una actualidad y panorama económico complicado y preocupante, tanto para Mauricio Macri, que debe llegar a diciembre, como para el flamante presidente Alberto Fernández. Ahora las expectativas están puestas en estos 44 días de «transición gubernamental». Ambos, Fernández y Macri llamaron al diálogo y discutir consensos para administrar lo mejor posible la actual situación económica. En contexto es delicado y complicado: alta inflación proyectada del 60%, corridas del dólar, pérdida constante del valor del peso, aumento de la pobreza (proyectada en 40%), la indigencia y la desocupación, y con vencimientos de deuda argentina a la vuelta de la esquina.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *