A 45 años del Operativo Independencia, las cicatrices en la sociedad tucumana

En Tucumán se montó la primera experiencia de terror estatal total. Fue un proyecto político y económico para disciplinar a un sector social, para perseguirlo y exterminarlo, usando un concepto flexible de “enemigo”, según la necesidad de los represores.

Hoy se cumplen 45 años de aquel 5 de febrero de 1975, cuando el decreto Nº 261/75 del gobierno Constitucional de María Estela Martínez de Perón, autorizó al Ejercito Argentino y a la Fuerza Áerea Argentina a “neutralizar y/o aniquilar” el accionar de lo que definía como “elementos suversivos” en Tucumán. El decreto permaneció oculto y recién fue publicado en septiembre de 1983.

Las Fuerzas Armadas instalaron en la provincia un régimen de terrorismo de Estado, un plan sistemático de exterminio, durante el cual, se produjo una violación masiva de derechos humanos y actos de genocidio, funcionando como un laboratorio para lo que sería luego la dictadura militar del 76, incluyendo gran cantidad de desapariciones forzadas y el establecimiento de centros clandestinos de detención.

En mayo de 2016 comenzó el juicio que juzgaría el accionar de 17 imputados. Durante más de 80 jornadas de audiencia, pasaron 400 testigos que ayudaron a reconstruir lo que sucedió durante el período previo al comienzo de la dictadura militar. Ellos y ellas contaron, por haber sido receptores directos o por ser sus familiares, las torturas y vejaciones a las que eran sometidos los detenidos en los centros clandestinos de Tucumán entre 1975 y 1976.

El juicio histórico terminó de echar por tierra el relato sobre “guerra” urdido por los perpetradores de estos crímenes. Después de 16 meses de debate, inspecciones oculares en los ingenios, cárceles y escuelas, que funcionaron como centros clandestinos de detención, el Tribunal Oral Federal de Tucumán condenó a diez exmiembros de las fuerzas armadas por delitos de lesa humanidad cometidos.

Niños, estudiantes, maestros, sindicalistas, operarios, trabajadores del surco, gremialistas, colimbas, mujeres embarazadas, curas tercer mundistas, empleados de comercio, intelectuales, extranjeros, abogados, enfermeras fueron algunas de las 271 víctimas que tuvo esa megacausa.

A 45 años, las cicatrices aún están abiertas en la sociedad tucumana. Desde La Nota, invitamos a Ana Sofía Jemio, doctora en Ciencias Sociales e investigadora de la UBA y la UNTREF, quién se dedicó a investigar sobre el Operativo Independencia; y a Silvia Nassif, Doctora en Historia, profesora e investigadora, autora de los libros: Tucumán en llamas. El cierre de ingenios y la lucha obrera contra la dictadura (1966-1973) y Tucumanazos. Una huella histórica de luchas populares. 1969-1972.

Te puede interesar:   ¡Es el capitalismo, estúpido!

*

Las huellas del Operativo Independencia, por Ana Sofía Jemio

Las huellas dejadas por el Operativo Independencia perduran 45 años después de los hechos. Viven en las memorias y las ausencias, en las marcas materiales que ese proceso ha dejado en las ciudades, las escuelas, los sindicatos y las plazas tucumanas. Algunas de esas huellas son fácilmente reconocibles. Pero hay otras que se han incorporado hasta tal punto al paisaje de nuestras vidas que ya no somos capaces de verlas.

Una de ellas es el estigma que el Operativo Independencia y la posterior dictadura han dejado sobre la actividad política y organizativa. Sobre aquel hecho humano tan elemental que consiste en agruparse para resolver los problemas que plantea la vida. La inclaudicable lucha por memoria, verdad y justicia ha generado condiciones propicias para que las víctimas, sus familiares y las generaciones que vivieron aquellos años puedan contar lo vivido. Hemos abierto la transmisión de esa experiencia dolorosa, que las nuevas generaciones pueden utilizar para entender su presente. Lo que aún sigue siendo difícil es la transmisión de aquello que el pueblo supo conseguir, de cómo lo supo conseguir y de cuánto debió organizarse para ello.

Lo bueno es que las experiencias históricas nunca se pierden ni quedan del todo sepultadas. Siempre están allí, como una cantera abierta para el momento en que las luchas presentes busquen donde echar raíces y armar tradición.

*

El “Operativo Independencia”: Heridas abiertas, por Silvia Nassif

Si queremos comprender más profundamente al llamado “Operativo Independencia”, tenemos que desterrar “teorías” de poca validez científica como el relato de los “dos demonios” y el de la “guerra sucia”. En ambos relatos el caso tucumano ocupó un lugar central por haber sido el espacio en el que se instaló la “Compañía Ramón Rosa Jiménez” del ERP-PRT en mayo de 1974. Distintos estudios documentaron la falsedad de este relato ya que resulta absurdo equiparar a más de 5.000 hombres del Ejército con un núcleo guerrillero de menos de 150 personas. Del mismo modo, la lucha democrática ha demostrado lo erróneo de los dos demonios, ya que diluye la responsabilidad de las Fuerzas Armadas y escamotea la participación de sectores dominantes interesados en la represión y en el descabezamiento y desarticulación de las organizaciones obreras y populares con el propósito de frenar el auge de lucha previo.

Te puede interesar:   Bolivia, un escenario electoral muy despejado

La pseudo explicación de la “Guerra” no es más que una forma de negacionismo del terrorismo de Estado y de su práctica genocida. Resulta preocupante cuando continúan siendo enarboladas por un ex presidente, como Mauricio Macri, al sostener que lo que ocurrió en Argentina en esos años fue una “Guerra Sucia”. Además, oculta las causas subyacentes en los altos niveles de conflictividad registrados en Tucumán desde mediados de los años ’60. A saber, las distintas políticas antipopulares que, con el cierre de 11 ingenios y la eliminación de más de 50.000 puestos de trabajo durante la dictadura de Onganía, afectaron a la mayoría de la población, en especial, a la clase obrera azucarera. Estas políticas entraban en colisión con los obreros azucareros y sus familias, nucleados en la Federación Obrera Tucumana de la Industria Azucarera (FOTIA), los pequeños y medianos productores cañeros y demás sectores populares, que a lo largo de esos años protagonizaron diferentes luchas y participaron de los levantamientos populares conocidos como los “Tucumanazos” junto al movimiento estudiantil. Estos antecedentes de lucha y conflicto sindical resultan fundamentales para comprender la dinámica que asumió la represión en la zona. El mismo Adel Vilas, primer comandante del Operativo Independencia, declaró ante la justicia que el epicentro de su accionar en la provincia se llevó a cabo en el “…ámbito gremial y dentro del mismo el objetivo principal era la FOTIA…”, (C. F. A. Tucumán, Declaración de Vilas, Cuerpo Nº 1, “Anexo Prueba Causa Menéndez, Prueba Testimonial c/Declaraciones de Ex Comandantes, ex gobernadores”, 02/02/1987).

El Operativo Independencia implicó la ocupación de las Fuerzas Armadas del espacio público y limitó el accionar del movimiento obrero por sus reivindicaciones. La utilización del Ejército para la represión interna allanó el camino del golpe de Estado, tanto en el terreno represivo como en el plano político más general. Aun así, para que el terrorismo de Estado pudiera desplegarse plenamente en la provincia y tomara escala nacional bajo un control centralizado de las Fuerzas Armadas fue necesario derrocar al gobierno peronista a través de un nuevo golpe de Estado, instaurando con ello la dictadura más sanguinaria que se recuerde en la historia argentina.

Te puede interesar:   Tucumán, el jardín de la tortura

Son palpables las marcas del proceso represivo en nuestra provincia. Primero por el cierre de los ingenios en 1966, tiempo después por el Operativo Independencia y finalmente por la dictadura de 1976. De ese modo, como quedó harto demostrado en los distintos juicios de lesa humanidad realizados a lo largo y ancho de la Argentina, la enorme cantidad de víctimas echa por tierra los relatos de la guerra sucia y la “teoría” de los dos demonios, y reafirma que la política del terrorismo de Estado vino a imponer un cambio en la estructura productiva y en las relaciones laborales. En particular, en la industria azucarera esto significó la eliminación de puestos de trabajo, el aumento de la precarización laboral, el desarme de las colonias y por ende de sus trabajadores, y una profundización de la concentración económica de la producción azucarera. La implementación de esta nefasta política no hubiese sido posible sin el ataque sistemático a las organizaciones obreras y populares, como lo demuestra la enorme cantidad de obreros azucareros desaparecidos, y que casi el 80% del Consejo Directivo de la FOTIA electo en 1975 (once de catorce dirigentes) hayan sido víctimas del Terrorismo de Estado.

Los efectos de estas políticas son evidentes, Tucumán a más de 40 años de aquellos sucesos no se recupera de aquellos golpes. Por esta razón amplios sectores populares continúan exigiendo justicia, como se expresa en los juicios de lesa humanidad, y en la demanda de la creación de fuentes de trabajo genuinas.

Fuente: La Nota

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *