Chile: Un grito que exhorta al futuro

Carlos Godoy Echegoyen fue un militante socialista, detenido y torturado en la comisaría de Quintero durante la dictadura de Pinochet. Sus primeros pasos los dio en la población Juan Antonio Ríos de Independencia (Región Metropolitana), lugar en donde el sábado 22 de febrero se le hizo un homenaje1, en paralelo al realizado junto al memorial levantado en la Playa Los pescadores, zona en donde la vida de Carlos se extinguiría.

Hace cuarenta y ocho años atrás nace Carlos1, en el seno de una familia de socialistas asentados en “La Río”, . Parte con esta a Cuba a fines de 1973, tan solo algunos meses después del golpe de Estado y con solo doce años de edad.Ya miembro de la Juventud Socialista de Chile en el exilio, abandona la carrera de ingeniería que cursaba en la Universidad de La Habana para integrarse como cadete al curso regular de oficiales de la Academia Interarmas Antonio Maceo2.

Con el grado de Teniente, viaja desde Cuba a terceros países e ingresa en clandestinidad a Chile en 1984, en el marco de las jornadas de Protesta Nacional. Adopta el nombre político de Rafael y se desempeña como subjefe de la Escuela de Educación Política y de Trabajo Conspirativo del Partido Socialista Salvador Allende (una de las fracciones del PS de la época) que se desarrolla en el balneario de Quintero.

El 20 de febrero de 1985, su guardia es interrumpida por dos helicópteros que sobrevuelan la casa-escuela. Se trata de la Dirección de Comunicaciones de Carabineros de Chile (DICOMCAR), que momentos después rodea y detiene al grupo. La tortura es perpetrada con ensañamiento para Carlos, quien prefiriendo la muerte antes que la delación, es asesinado en la madrugada del 22 de febrero a la edad de 24 años.

La Río despierta

Treintaicinco años después y a 128 días de iniciada la revuelta popular en Chile, Carlos es conmemorado en la Población en donde paso sus primeros años de vida. De la instancia hay tres testimonios que consideramos vale la pena señalar. El primero de ellos corresponde al de Paula, hermana de Carlos. Para quien la formación de su hermano se basó en la búsqueda de un mundo mejor, de modo tal que su vida se centró en aprender para luchar. En su andar Carlos fue militante del Partido Socialista, organización que, en palabras de Paula, ya no existe. Como señaló su madre Berta1 alguna vez, ese partido traicionó a su pueblo y sus militantes, y hoy día es solo una cúpula vendida y entregada al poder económico. Desde el fallecimiento de Berta, es ella quien asume los homenajes a su hermano hasta el presente.

Asimismo, rescatamos también las palabras de Jorge Soto, talquino, compañero y estudiante de Carlos en la Escuela que se desarrollada en Quintero.

Jorge señala que cuando conoció a Carlos, debido a la seriedad de éste, pensó que su edad bordeaba la treintena. No fue sino hasta un momento de distención que pudo conocer los matices risueños de la personalidad de su instructor, quien en sus clases era metódico, didáctico y claro, llegando al punto de la toma apuntes dada la claridad de su exposición.

Te puede interesar:   La aurora del veintiséis de enero

La experiencia en Quintero le implica aún un dolor muy fuerte, “como si el pecho se arrancase”, de la que no olvida el último grito de fortaleza que dejó Carlos, y que le permitió tanto a él como a sus demás compañeros mantenerse firmes en los interrogatorios de los días posteriores a su deceso, como también en los veintiséis meses de encierro que tuvieron que afrontar en la cárcel de Valparaíso.

Él distingue la cara de su compañero en las y los jóvenes que se han tomado la calle y que tal vez representan el mejor homenaje para él y tantas otras valiosas personas que dieron su vida por el pueblo. Lo importante, subraya, sigue siendo mantener la apuesta en el cambio revolucionario de la sociedad. Pues dentro de la institucionalidad no lograremos mayores avances, siendo este el momento de reconocernos y construir comunidad en todos nuestros territorios. El pueblo organizado el único capaz que puede construir otro futuro, enfatiza.

En la última conversación que sostuvieron en la Escuela de Quintero, un día antes de ser detenidos, este les pregunto qué harían cuando la escuela terminase, considerando que tanto Jorge como otros compañeros provenían de regiones, a lo que ellos no supieron qué responder. Pero Carlos lo tenía claro: seguir luchando para incentivar la insurrección contra la tiranía. A propósito de esto, Jorge plantea que los jóvenes no deben sacrificarse con temeridad en la revuelta, pues los viejos también pueden aportar de sus experiencias.

Durante la jornada estuvo también presente Carla, hermana de Raúl Alejandro Pellegrin, quien más de alguna vez se encontró con Carlos en Cuba, quien era su compañero de escuela durante el exilio. Él solía llegar con una niña pequeña en los lugares de reunión. Se trataba de Paula, que por aquel entonces acompañaba a Carlos, y a quien hoy Carla también terminó por considerar como otra hermana más.

Ella también relata que el 19 de octubre, día en que estalló la revuelta en el país, permaneció por horas en la Plaza Italia (la misma que días más tarde pasaría a conocerse popularmente como Plaza de la Dignidad). Hizo lo mismo al día siguiente también. Y el lunes, 21 de octubre, cuando se conmemora el asalto al cuartel Los Queñes1, nuevamente permaneció en aquel sitio por horas, pues Carla volvía a ver por entre la muchedumbre a su hermano, a Cecilia Magni, a Allende, a Carlos y tantas otras personas. Eso le produjo un llanto de alegría, pues ya no se sentía sola y confirmaba la corazonada que por tantos años amparó: que a Raúl y los demás no les pudieron matar.

Te puede interesar:   Vacaciones populares en Los Copihues: memoria reciente y origen de la Población

Durante la jornada también se hizo presente con un mensaje el grupo de memoria “Renca de pie”. Transcribimos parte de este:

“Cuando fue apresado, de su boca no salió palabra alguna no pudieron tener una confesión, un nombre o un contacto. Carlos con una convicción revolucionaria enfrentó la embestida de las bestias, hoy su nombre es recordado por nosotros y las nuevas generaciones como un ejemplo de consecuencia. Que nos alienta en estas nuevas luchas que hoy tenemos […] La memoria es el hacha con el cual abriremos el camino a un futuro mejor para todos nosotros”.

Terminando la jornada, fue leída un comunicado por parte de la Asamblea, que reproducimos a continuación:

“Hoy el pasado y el presente se juntan para conmemorar a Carlos Godoy Echegoyen uno de los ejemplos de lucha y perseverancia de la Juan Antonio Ríos. La revuelta social ha conmovido nuestras memorias colectivas, permitiéndonos reconstruir nuestra verdad, generar una nueva versión de los hechos y defenderla.

Muchos de nosotros/as no conocimos a Carlos, pero nos es posible imaginarlo aquí, en su población, a temprana edad, caminando por Germán Domínguez junto a sus amigos de la escuela, lo pensamos alegre paseando por la feria, comprando pan en el almacén, tal vez conversando con alguno de nuestros familiares, viendo crecer árboles que hoy día nos dan sombra. El luchaba por mundo más justo, por devolver al pueblo la dignidad que le ha sido arrebatada. Carlos, como nosotros/as habitó este lugar, dejó parte de él en nuestra población y estamos agradecidos/as.

Las luchas del pasado y las actuales se encuentran inevitablemente en un continuo histórico, hoy el pueblo ha convertido su frustración en poder, hemos sido valientes, hemos enfrentado nuestros miedos, hemos salido a la calle con todas y todos nuestros caídos en mente, para reivindicarles, para vencer.

Hoy, nuevamente el gobierno, militares y carabineros han dejado personas asesinadas, torturadas, mutiladas y violadas en todo el país. A pocos días de marzo un paquete de medidas criminalizadoras que fortalece el actuar de la policía amenaza al pueblo. El terrorismo de estado ha encontrado en el parlamento y los partidos tradicionales apoyo no solo para continuar e intensificar la represión, sino que también para garantizar la impunidad. ​Como Asamblea Territorial Juan Antonio Ríos exigimos verdad, juicio y castigo a los responsables políticos y materiales de todas las víctimas de la represión tanto de ayer como hoy. Rechazamos el displicente actuar de la Justicia, la cual una vez más se nos ha negado.

Hoy, más que nunca, necesitamos en nuestro territorio calles y plazas que nos den sentido y tengan una razón de ser. Hoy necesitamos reunirnos para reinventar la historia y llenar de contenido nuestra propia identidad… Este monolito es un acto de resistencia al olvido y quedará en el inicio de la población para recordarnos que somos protagonistas de nuestra historia.

Te puede interesar:   América Latina en la encrucijada. Presentación online del Dossier

Por las y los que ya no están, por nosotres y por las y los que vendrán, lucharemos hasta la victoria”.

A modo de cierre, Paula, parafraseando el último discurso de Allende, aseguró que las grandes alamedas se abrieron hasta el infinito y allí la Población Juan Antonio Ríos transita.

La revuelta popular que sacude nuestro país, aunque decrecida en su masividad debido al período estival, no ha menguado. Se ha consolidado en el transcurso de los meses y se proyecta, quiera asumirlo el mal gobierno o no. Esto lo deja en claro las constantes manifestaciones y enfrentamientos que tienen lugar en la Plaza de la Dignidad, en Valparaíso y Viña del mar (ahora en el marco del festival)1, Concepción y otras ciudades, las iniciativas en los espacios organizados de la periferia; el reciente encuentro de asambleas territoriales que tuvo lugar en Santiago2, el que pronto tendrá lugar en Concepción3. También lo demuestra la nutrida asistencia a la conmemoración de Carlos, pues por más violencia de Estado y censura que pueda sufrir un pueblo, nuestra memoria es irreprimible. Chile y la Río despertó.

Por Ignacio Andrés

América Leatina desde Abajo

San Bernardo, 25 de febrero de 2020

Ilustración: Ignacio Andrés

Fotografía: Reinaldo Flores Díaz

 

1 “Chile: Si no hay Justicia, no hay Festival en Viña”: https://desinformemonos.org/chile-si-no-hay-justicia-no-hay-festival-en-vina/

2 Declaración Coordinadora de Asambleas Territoriales (CAT) , 18 de enero de 2020: http://www.asambleasterritoriales.org/que-es-la-cat/declaracion-cat/

3 “Asambleas de Concepción se reunirán este sábado 29 en la UBB”: https://resumen.cl/articulos/asambleas-de-concepcion-se-reuniran-este-sabado-29-en-la-ubb

1 En “[Crónica] La historia tras el fusil, reseña histórica del FPMR” podemos encontrar más información acerca del asalto al cuartel Los Queñes y de paso, una breve reseña histórica del Frente Patriótico Manuel Rodríguez: http://www.primeralineaprensa.cl/?p=1516

1 Para profundizar más sobre la historia que rodea a la familia de Carlos, adjuntamos “Habla madre de Carlos Godoy Echegoyen”, entrevista realizada a Berta en 1985 por La Segunda, medio proclive a la dictadura: http://www.archivomuseodelamemoria.cl/uploads/1/9/197900/00000062000005000028.pdf. También “La doble tragedia de la familia Godoy-Echegoyen”, publicado por Fortín Mapocho, periódico contrario a la misma: http://www.archivomuseodelamemoria.cl/uploads/1/9/199793/00000062000005000109.pdf

1 Para más detalles sobre la vida de Carlos recomendamos revisar el siguiente vínculo: https://unidadmpt.wordpress.com/2014/02/06/carlos-gabriel-godoy-echegoyen/

2 La Escuela Interarmas General Antonio Maceo se crea el 17 de diciembre de 1962 y se inaugura el 7 de febrero de 1963, constituyéndose como uno de los primeros pasos en el país para formar oficiales y aplicar consecuentemente el principio de la defensa de la Patria vinculado estrechamente al papel social y transformador que en la nueva sociedad le corresponde a las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR). Fuente: https://www.ecured.cu/Escuela_Interarmas_General_Antonio_Maceo

1 La emotiva instancia contó con la compañía musical de artistas locales: Carola, Luis, Joaquín, el Trío Memorial , Lunabel y Yamakasi.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *