COVID-19: Oportunidades para Visualizar Utopías

Especial para ContrahegemoníaWeb

            El Covid-19 dado su carácter de pandemia multifactorial y dimensional, se manifiesta; como una enfermedad: invisible-contaminante-infecciosa-aguda-masiva-expansiva-cruel-dolorosa-trágica-compleja. Por un buen tiempo estará entre nuestra humanidad, seguramente en versiones modificadas a la inicial, con el fin de extender su durabilidad y permanencia tan mutante como burbujeantes.

     Estas características desequilibrantes, nos exige a cada quien y sin distingos de clases sociales; el saber discernir y permanentemente re-valorarnos; nuestras actitudes, aptitudes, acciones, reacciones y compromisos. Estamos convencidos que por esta pandemia, no podremos seguir siendo y comportándonos como antes lo hacíamos.

            El Covid-19, nos estará demandando la esencia de la condición humana. Sea buena o mala. Es y será nuestra propia responsabilidad, el saber asumir los correctivos necesarios con nuestras conductas y corresponsablemente avanzar entre nuestros cambios, mejorías, logros y trascendencias espirituales, como cada ser humano lo requiere.

            El Covid-19 oportunamente nos sorprende, cuando históricamente hemos venido confrontando y luchando contra los efectos de un impuesto modelo civilizatorio, el cual, como impulsores de cambios nos evidencia:         

  • Insatisfacciones con el actual sistema globalizador.
  • Sistemas crediticios, financieros y monetaristas desiguales, inhumanos, desacreditados y sin opciones de ser recuperados. Generando un aumento en la desigualdad social sin precedentes.
  • Sobre explotación de los servicios de la naturaleza, afianzando la acumulación de la riqueza por desposesión. Aunado a un hiper consumo y extra movilidad mundial, lo cual ha generando escasez e hipertrofia de los costosos servicios públicos y el colapso en otros.
  • Crisis de eficiencia-eficacia; de costos y coberturas en todos los servicios de salud y centros de asistencias hospitalarios. El Covid-19 los desnuda, y exige transformaciones profundas en hacer visible y materializado ese derecho universal como los es: protección integral de salud a toda la humanidad.
  • Distorsiones en los medios de comunicación y los desmontajes de los “fake-news”. Las emergencias climáticas y sus refugiados ambientales. La escasez de agua. Los refugiados de guerra. El narco-parmilitarismo en Latinoamérica. El aumento de femicidios. La ilimitada y descarada corrupción en todos los niveles sociales.
  • Un colapso total del sistema. O una crisis eco-sistémica.

                        El Covid-19, es otro virus más, de los tantos que han infectado a la humanidad y no se puede silenciar. Todo lo contrario, ha venido a sacudir nuestras ego-mascarillas y nos requiere continuar y avanzar en nuestros propósitos de luchas, resignificándolos en la construcción de otros mundos posibles y necesarios. 

          El Covid-19,  entre las tantas redes sociales y medios de comunicación nos ha vertido un exceso de informaciones de todo tipo. Algunas excepciones incorporan ideas y propuestas de esas otras sociedades o mundos posibles. Algunas de ellas se mencionan: -Plan Exo-Planetario; -El Nuevo Orden Mundial; -El Post Capitalismo Globalizador Verde; El Gobierno Mundial y sus posibles etapas -El Reseteo Planetario; -Teorías de Muchas Conspiraciones; – Covid-19: ¿Ecocidio-Genocidio o ambos? -Nuevo Orden Virtual Financiero, Económico, Mundial y Solar; -El Proyecto de la Nueva Tierra, entre otras y otras, que pudiésemos incorporar. Independientemente de las posiciones e intereses políticos, nos invitan a ser evaluadas y consideradas. Todo esto debido a la posible condición de artificiosidad subyacente en el Covid-19 ya reparadas con voces muy calificadas y no sólo en el mundo occidental.

Te puede interesar:   Amazonas: Entre los cambios climáticos y el post Covid-19

            Al tenor de estos planteamientos, sí que merece apuntar, aunque fuere solo de pasada, la referencia de la izquierda rezagada: todavía no existe al respecto planteamiento alguno de la izquierda anti-globalista y por lo tanto anti-vanguardista y liberal en relación a estos grandes temas; solo existe de ella, todo aquello a lo que ya nos tienen acostumbrados, a saber, adhesión a algunos de los planteamientos ya existentes, seguramente los que mejor rédito obtengan al posicionarse en el espacio público

Visualizando Utopías:

            Para aquellos que nos identificamos con la propuesta civilizatoria del Ecosocialismo Bolivariano (5to. Objetivo Histórico Ley Plan Patria) consideramos que el epicentro básico capaz de generar utopías portadoras de otra civilización necesaria y posible, proviene de una profunda reflexión ecológica. No de la ecología reducida al medio ambiente, menos aún, de la reproductora por otros medios del actual orden de dominación u otro de similar entidad no emancipatorias.

             Estamos cansados ya del medio ambiente: nos urge un ambiente integro y entero. Donde la ecología incluya al ser humano con su mente-cerebro-corazón y alma. Condición que nos permita entrar en un estado de conciencia y podamos de verdad respetar y coadyuvar a todos y cada uno de los seres humanos.

            Como lo vienen planteando varios religiosos del mundo, entre ellos el Papa Francisco en su Laudato Si (2014). Se trata, en nuestras sociedades de establecer una ecología integral, profunda y espiritual, sin desviaciones ni utilizaciones maniqueas que co-honesten la reproducción de dominaciones con mecanismos de nuevo cuño que sirvan para su reproducción y oxigenación.

            Desde tal perspectiva, cada vez más hablamos menos del medio ambiente y con mayor objetividad, de las realidades que encontramos en las comunidades de vidas, en la comunidad terrenal y la comunidad cósmica. Desde allí, el ecosocialismo se manifiesta como la gran bisagra de integración que se construye a nivel comunitario y planetario.

            Esta reflexión ecosocialista, también viene incorporando las aportaciones de la nueva física, de la cuántica, de la biología genética, de las neurociencias, la agroecología, de las ciencias de la tierra, energías renovables, de la cosmobiología, de donde se está confeccionado una nueva eco-ética, como una ley suprema del universo. Ya entendemos que los procesos cosmobiológicos tienen una naturaleza innatamente evolucionaria y cooperativa. 

Te puede interesar:   Crece la presión de Trump sobre Venezuela

            No tiene más cabida la visón dualista que nos ha impuesto para interpretar al mundo: del más  fuerte contra el más débil.

            Se trata de practicar conscientemente la solidaridad cósmica, por cuanto nuestras relaciones humanas tienen que ser de todos y para con todos. Todas nuestras interacciones se manifiestan en todos los momentos, condiciones y en todas las circunstancias. Nadie puede, ni debe quedar excluido.

            Como ha sido ampliamente explicado y cada vez mas científicamente se está demostrando que “la ciencia cuántica nos permite entender como estamos inmersos en una inmensa red entre los distintos fenómenos universales, cósmicos, naturales, neurocerebrales y espirituales que se religan de un fenómeno con todos y todos con uno. Fenómenos que se manifiestan a través de unas complejas redes intra-inter-retro relaciones de ondas y partículas-cuerpo-conciencia y mente-realidad” (Nuñez 2012). Es mucho más importante de lo que su mera enunciación puede sugerir de modo preliminar el reiterar, e insistir, que esto nada de nuevo tiene; lo que si resulta novedoso es tantos las versiones como las interpretaciones  e implicaciones que de ello se quiere sacar, muchas de ellas, por cierto bastantes inapropiadas.

            Todo esto puede lucir complejísimo y hacerlo transmitir mucho más. Lo cierto es, que en esa permanente sinergia, es como el universo funciona e interactuamos con sus fenómenos y en nuestras condiciones de clases sociales. 

            En esa cooperación permanente y universal, es donde creemos se genera nuestra nueva utopía y nos abre la puerta de la esperanza para poder salvar nuestra gaia de azul y blanco. Todavía estamos a tiempo, muy a pesar de la fragilidad, desequilibrio y escasos recursos que administramos. La cuestión importante, que debe ser ampliamente debatida para no desviar el cauce de las buenas intenciones, consiste en el tipo específico de cooperación a implementarse: acá invitamos al debate abierto y pendientes.

            Así como la sinergia se aplica en la dinámica de nuestras interacciones con el universo, también, para la progresiva superación del Covid19 y la construcción de esa nueva civilización posible y necesaria, debiésemos aplicar el mismo principio. Hacer  que nuestras sociedades funcionen de la misma forma sinérgica, cooperativa y solidaria: con un proyecto político consciente, con propósitos y prácticas claras, y con estrategias de viabilización. Solo que para alcanzar esto, no son válidos y útiles los decretos legislativos que deben resituarse, al tiempo que deben llenarse de pueblo y vida encarnada.

Te puede interesar:   Algunas Tareas del Chavismo que Construye Movimiento Popular para el 2020

            Un buen ejemplo de esa cooperación suprema, la estamos evidenciando en la inmensa capacidad de respuestas que el Gobierno Bolivariano está asumiendo ante la pandemia del Covid 19. Empezando por la oportuna inter-intra-cooperación internacional que hemos recibido de China, Rusia y Cuba. Solidaridad, que ha estado a la altura de reconocernos y dignificarnos como pueblo, evidenciada en la sensata y mantenida coherencia, que cada día compartimos con las cifras referenciales de los indicadores que exige la pandemia para su valoración y monitoreo. Menor número de fallecidos; mayor números de pruebas de despistajes y menor número de contagiados en Latinoamérica. Entre nuestros avances sumamos que, salvo contadas excepciones, el único sistema en el mundo que logra poder aproximarse en esta pandemia a los pre-diagnósticos de focos de contagios; es el implementado entre nosotros a través de la plataforma del carnet de la patria.

               Lo que acabamos de señalar rubrica la validez de lo ya apuntado anteriormente, en la medida que los decretos se llenan de pueblo y de vida encarnada, reciben la potentia de lograr (utopía alcanzada) los objetivos queridos y buscados.

               Esta inédita experiencia de cobertura de salud pública venezolana, también nos deja muchas enseñanzas de interés debatirlas y mantenerlas vivas para saberlas aprovechar en la construcción de esa civilización, distinta posible y necesaria.

                 Por ahora: el estado venezolano demuestra, puede y está dispuesto a proteger a su pueblo, cumpliendo con el ejercicio de brindarle el derecho universal de salud eficaz y sin costo alguno. Cuestión que se consustancia, con la definitiva y deseable consolidación de un sistema nacional primario de salud que por lo menos cubra el 85% de la población venezolana.

                 Como bien lo argumento y SOLICITÓ, el Presidente Maduro el pasado 16/04/20: “ este logro venezolano que estamos obteniendo, debe generar el buen fortalecimiento de las bases del Sistema Nacional de Salud”. Enfatizo, “es el momento, el impulso, la determinación y la conciencia histórica para hacer el más perfecto nuestro Sistema Nacional de Salud Venezolano”.

                 El Covid-19, si lo sabemos aprovechar en las dimensiones que esta dificultad apertura, se convierte en un ágil y dinámico catalizador de los cambios significativos en nuestras condiciones de vida para mejor y exige el cambio de políticas. Los cambios necesarios afectan a las estructuras económicas, tecnológicas e ideológicas. De allí, que el Covid-19, también nos resignifica las tantas utopías y sus procesos de transición, y construcción.

            La utopía ecosocialista, se encamina a convertirse en realidad si llega a servir para establecer el ecosocialismo en todo sentido de ser; en su esencia; en su aplicabilidad y en el reconocimiento de los espacios de aprendizajes ecosocialistas; de este modo se convertirán en las máximas expresiones de las utopías hechas realidad!!! Referencias Bibliográficas

Ley Plan Patria (2019) en Linea

Nuñez, M. A. (2012). Vivir despierto entre los cambios sociales. Ed. Porta Titulo. Mérida. Venezuela.

Autor: Miguel Ángel Núñez.

  Email: buzondemann@gmail.com

    twiter: @17MiguelAngel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *