La Lucha mapuche

29 de mayo de 2020 Puelmapu, Wallmapu.

Marimari pu peñi ka pu lamuen

Marimari papayengun chachayengun

Marimari pu weny ka pu kompañ.

Chalian mapuzungun mew, inche ta Mauro Millan ñi pingen, inche ta lonko, pillan mawiza ñi lof che. Kiñeke zungu epian……

Es verdad. El estado argentino tiene un conflicto con el pueblo Mapuche, porque acumuló demasiadas deudas desde el momento en que, de manera unilateral, decidió invadir nuestro territorio  ¿O qué esperaban? ¿Que el despojo de nuestras vidas sería perpetuo? ¿Que nos olvidaríamos de quiénes somos? ¿Que no nos preguntaríamos qué fue lo que realmente sucedió?

Los winkas, en forma de estado chileno y argentino, nos invadieron y ocuparon nuestro territorio. Violaron, asesinaron, mutilaron. Nos confinaron a campos de concentración. Cambiaron el relato de la historia: el usurpado pasó a ser usurpador. Y todavía pretenden que no busquemos justicia, que seamos buenos indios, mansos, humildes, respetuosos de la ley y que estemos bien domesticados. Así podemos seguir siendo mano de obra barata; quienes levantan las casas, limpian los inodoros o recorren los miles de kilómetros del perímetro de los latifundios cuidando esas miles de ovejas. Lamento informar, señoritos y señoritas de la blanca alcurnia argentina, que eso poco a poco dejará de suceder.

Podría llevarme muchas palabras tratar de explicar lo que significa tomar conciencia de quién es uno y quienes somos todos, pero lo voy expresar en un solo concepto: Kimun (Saber mapuche, sabiduría ancestral, conocimiento). El Kimun no lo podés descubrir en Wikipedia, ni en las instancias educativas que ofrece este monocultural estado. El Kimun está en la memoria, en la resistencia de mi gente; no es exclusividad de lo rural, también está en la ciudades, en los barrios, en las villas, en cada rincón de la geografía de este territorio que fue testigo de la verdad de lo que aconteció. Sin embargo, esta sociedad sigue alimentándose con la verdad corrupta de los diarios, de la tele, de la radio, de los medios que reproducen mercenariamente un relato que nos juzga y sentencia de manera exprés. Casi tan rápido como los hacen los racistas del sistema judicial.

Te puede interesar:   De la resistencia a la Internacional Feminista

Esta recuperación del saber mapuche hoy nos permite actuar cuando vemos que un peñi o una lamuen tienen un destino como machi, lonko, weupife u otro rol como autoridad ancestral. Ya no acudimos a un psicólogo para que atienda la “locura”, ya no vamos con el cura o con el pastor evangélico para que nos saque el demonio a palos… Sí, hacíamos todo eso, por ignorar nuestra propia cultura. Hoy nacen pu machi, nacen pu lonko, nuestras autoridades, para orientar el destino de nuestro pueblo y no para adornar alguna política de control estatal. Nacen por una necesidad, nacen mostrando el antagonismo entre cómo vemos el mundo los mapuche y cómo lo ve la sociedad winka. Sociedad que mira desde la verticalidad del macho capitalista blanco judeo cristiano. Desde esa cúspide de la pirámide se sirve de todo y de todos. Nadie dice nada si llega un magnate de estas características e invade, tala bosques, contamina y alambra lagos, ríos, cerros. Ningún vecino se queja, está todo bien… hipocresía de los sumisos.

Como Lonko mapuche, reivindico conmovido la lucha del Lof Winkul Lafken Mapu, celebro la inquebrantable decisión de defender ese espacio y reivindico la orientación de la joven Machi Betiana.

Y solo les digo a ese puñado de desquiciados que piden desalojar, que este proceso ya no se detendrá. Al estado y sus eventuales dirigentes, que deberán dar unas cuantas roscas más a sus obsoletas formas de plantear el diálogo. Un diálogo político de profundo reconocimiento, y no uno en el cual seamos estigmatizados como solo un problema de seguridad nacional.

Mientras sentencien a nuestro territorio a la explotación extractivista de cualquier índole, mientras haya presos políticos mapuche y hasta que no veamos encarcelados a los autores intelectuales y materiales que asesinaron al peñi yem Rafael Nahuel y a quienes desaparecieron y asesinaron a Santiago Maldonado, jamás vamos a sentir que un llamado de diálogo esté siendo honesto en sus intenciones de avanzar en una discusión política y de derechos.

Te puede interesar:   Derrotar a Macri, construir una alternativa política emancipatoria

Por territorio, justicia y libertad ¡Marici weu!

Mauro Millán, Lonko Lof Pillan Mawiza Puelmapu.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *