ContrahegemoniaWeb

Apuntes sobre socialismo desde abajo y poder popular

Sin techo y sin miedo frente al fascismo en las calles de São Paulo el próximo domingo

Tengo mucho respeto por Luiz Eduardo, un intelectual de primer nivel y una figura humana extraordinaria. Al igual que él, estoy muy preocupado por el surgimiento del fascismo bolsonarista y no considero que las libertades democráticas sean simples formalidades. Fueron conquistadas con la sangre y la lucha de toda una generación de brasileños. Pero no estoy de acuerdo en lo planteado frente a las manifestaciones del domingo. Lo que vimos la semana pasada, impulsado por aficionados del fútbol organizados, fue un paso fundamental para resistir el fascismo: la demostración de que la calle no es de ellos. No es suficiente ser mayoría en la sociedad.

No es suficiente firmar manifiestos unitarios, lo que creo que es importante, de hecho, los firmé a todos. Pero la hegemonía fascista, incluso minoritaria, se afirma en las calles. Así fue con las camisas negras de Mussolini y las milicias de Hitler. Podría haber sido así con los integrantes de Plinio Salgado en Brasil si los comunistas no los hubieran expulsado de las calles. Si normalizamos a las personas que defienden el AI-5 y atacan a oponentes, periodistas y enfermeras en la plaza pública, pronto no podremos salir de nuestros hogares. Sé que el problema no es simple. Además, estamos en medio de una pandemia. Pero en la conversación entre los organizadores de la manifestación el próximo domingo, al menos en São Paulo, habrá un enorme esfuerzo para mantener la distancia y las precauciones sanitarias.

La gente sin miedo organizó una brigada de salud para esto con cientos de voluntarios. MTST distribuirá 4 mil máscaras en la Avenida Paulista, hechas por las cooperativas de costureras del Movimiento. La orientación de la organización del acto será una manifestación pacífica e inhibirá a los infiltrados. Por supuesto, siempre hay un riesgo. Debemos hacer todo lo posible para minimizarlo. Pero, seamos sinceros, el otro lado no necesita nuestros pretextos para endurecerse. Si nos quedamos quietos, no tenemos garantía.

Te puede interesar:   Contra los corruptos y explotadores, ¡que se vayan todos!

Siempre han producido sus propios pretextos. Recordemos a Río Centro en 1981, cuando los oficiales del ejército contra la democratización iban a explotar bombas en el festival del Día del Trabajo para culpar a la izquierda. No funcionó por negligencia. O el plan de volar el gasómetro de São Cristovão, en 1968, en nombre de los comunistas, solo evitado por la denuncia de un oficial de la Fuerza Aérea. Es la vieja táctica que los nazis lanzaron en el incendio de Reischtag.

Bolsonaro avanza en la escalada autoritaria. Conozco los riesgos, pero no creo que si les dejamos las calles, estaremos evitando esta marcha. Así que MTST y Povo sem Medo estarán en las calles el domingo. Y yo también estaré allí.

Guilherme Boulos (Coordinador del MTST)

* Fuente: Brasil247.com y Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *