Poema: El 26

El 26 fue dignidad. Descubrimiento…Verse en el otro.

Reconocerse.

Sentir…

miedo, esperanza, tristeza, desazón.

Dolor y crecimiento.

Recomponer a pesar de las pérdidas.

Shock. Silencio. Llanto… desde muy adentro.

Memoria. Recuerdos. Darse cuenta.

Sentir la muerte. Tan cercana, tan trágica y tan irreversible.

Palparla. Verla.

Fue entender. Comprender. Registrar.

El 26 de junio del 2002 morimos y nacimos muchos…

Fue vislumbrar semillas sembrándose unas a las otras.

Caricias que se descubrían y se necesitaban.

Manos ayudándose a no caer.

Miradas sosteniéndose.

Sangre que pedía a gritos justicia.

Rebeldía nacida en el sudor propio y en el ajeno.

Clamor que tronaba indignación.

Dar… a costa de la propia vida.

Fue retroceder y seguir avanzando.

Fue historia despertando nuevas historias.

Fuiste vos darío y fuiste vos maxi

y tantos, tantos, tantos y tantos… revividos en un abrazo.

Abrazos de manos que sin conocerse rescataban otras manos.

Sangre mezclándose en un reclamo.

Reclamo de vida derritiendo reclamos de muerte.

Fervores ardiendo otros fervores.

Asombro descubriendo viejos asombros.

Verdades imposibles de ser negadas deshaciendo mentiras

orquestadas.

Sudores cotidianos diciendo presente

ante la apabullante tiniebla de los disparos.

El 26 fue historia y es presente.

Nombres que dejan y dejaron sueños,

colores, olores y motores…

Nombres reverdecedores de sueños.

Sueños soñadores de presentes dignos.

Cambios urgentes y plazos eternos.

El 26 fue impotencia y, a la vez, la hermosa presencia de la unión.

Esa unión que siembra maravillas.

Que hace renacer la huella de las maravillas.

Miradas infinitas…que anuncian imborrables marcas.

Senderos sembrados de primaveras

Esa primavera que llevamos los que soñamos un mundo de vida,

un mundo con hombres y mujeres que

sientan con el corazón y actúen con el alma.

La primavera está brotando

Te puede interesar:   Cuando parimos nuestro feminismo piquetero: Darío, Maxi y Luisa presentes

lentamente…

en estas flores que siempre

quisieron cortar.

Han truncado bellas y valiosas ramas.

Pero los gajos esperan…

nuevos tiempos de cosecha…

Una cosecha que vendrá

para contagiar de energía

las almas de los que aún no encontramos la voz.

“El 26” es un poema de Nancy Slupski incluido en el libro “Pinturas del alma”, de Editorial El Colectivo.

Las ilustraciones pertenecen a Florencia Vespignani. http://florpinta.blogspot.com/

2 thoughts on “Poema: El 26

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *