Declaración de la Colectiva de Disidencias Sexogeneropolíticas en la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito

El 28 de Junio de 1969, durante una nueva redada policial en el bar “Stonewall Inn” de la ciudad de New York, un grupo de travestis, drags queens, gays, lesbianas, bisexuales, putas, taxiboys y otras personas subalternizadas, dijeron basta a la opresión y violencia institucional ejercida de forma sistemática contra el colectivo de disidencias sexuales. Esos primeros gritos y puños en alto son conmemorados alrededor del mundo como los hitos fundantes de una lucha cuyas genealogías y devenires son múltiples y profundamente complejos. La segunda mitad del Siglo XX puso en evidencia que las formas de opresión características de la modernidad y el sistema capitalista, basadas en la clase social, el sexo, el género y la raza configuraban una alternativa imposible de habitar para aquellas personas que habían sido colocadas al margen de la historia.

Los feminismos, los movimientos antirracistas y de descolonización, la oposición de las juventudes a la Guerra de Vietnam, el movimiento estudiantil del Mayo Francés y múltiples estallidos sociales alrededor del planeta, daban cuenta de la crisis profunda de las configuraciones sociales vigentes y de la necesidad de un cambio global. Dentro de este escenario, las disidencias sexuales no se mantuvieron ausentes y emprendieron un movimiento que, con sus aciertos y tropiezos, reconfiguraría el modo en que actualmente percibimos la sexualidad, el deseo, el cuerpo y las autonomías humanas.

Fueron las emblemáticas militantes negras, latinas y travestis como Sylvia Rivera y Marsha P. Johnson, las que se convirtieron en un faro para el arduo camino de la reivindicación de nuestros derechos, que se basaron en un principio en reconocer nuestras existencias para poner en palabras y agenda los reclamos por las garantías mínimas para disponer de nuestras vidas en libertad. Las feministas negras y lesbianas, cansadas de la hegemonía de los feminismos blancos y de claustro universitario, produjeron severas críticas al régimen de la heterosexualidad obligatoria. En este sentido, fueron también grandes impulsoras de las ideas y debates que atraviesan las discusiones actuales sobre la autonomía corporal de las mujeres, y sobre la necesidad de políticas que garanticen los derechos sexuales y (no) reproductivos. Asimismo, las identidades travestis y trans tuvieron un rol insoslayable en complejizar las relaciones entre sexo, género, autonomía y deseo. Hoy también son posibles gracias a ellxs las discusiones que trascienden la naturaleza biológica y el poder pensar nuestros destinos superando los mandatos sociales y del sistema médico hegemónico.

Te puede interesar:   "Ser feminista no se resuelve desde la enunciación"

Las disidencias sexuales retroalimentaron las luchas de los activismos feministas, antirracistas, decoloniales y anticapitalistas. Es por eso que como Colectiva de Disidencias Sexogeneropolíticas dentro de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, consideramos que nuestras biografías políticas forman parte del complejo entramado social y político presentes en las discusiones, las calles, las acciones públicas y en las genealogías de los feminismos actuales y futuros.

Nuestros aportes a las luchas exceden nuestras individualidades, cuerpos, biologías, y entre otras cosas, nuestra capacidad de gestar y/o abortar. Nuestra participación militante importa porque tenemos una voz que necesitamos compartir, que denuncia los mismos entramados de opresión que subyuga a toda la sociedad, pero en particular a las mujeres, lesbianas, travestis, trans, maricones, bisexuales, no binaries, etc. Un régimen basado en la diferencia, la jerarquía y el valor de determinadas vidas por sobre otras. Sostenido en la diferencia de oportunidades entre aquellxs que ostentan el poder económico, social y simbólico, y quienes somos marginalizadxs, patologizadxs, infantilizadxs y señaladxs como agentes que descomponen la necesaria “normalidad”.

La lucha por el aborto legal, seguro y gratuito nos reúne a todxs en un frente de batalla que nos obliga repensar el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos, sexualidades y proyectos de vida, y nos impulsa a defender el derecho a ser dueñxs de nuestros destinos por sobre cualquier mandato social, cultural o biológico. El lema de la campaña “Educación Sexual para Decidir, Anticonceptivos para No Abortar y Aborto Legal para No Morir” nos involucra de la misma manera que a toda la sociedad, nos interpela en el mismo nivel, porque somos también parte de esas poblaciones excluidas de los discursos institucionales, educativos, científicos y médicos. Hablan de y por nosotres, y también nos condenan al castigo o la muerte social, como las cientos de compañeras trans y travestis víctimas del genocidio que constituye una misma línea de continuidad entre dictaduras y democracias.

Te puede interesar:   ¿Economía feminista o economía antipatriarcal?

Nuestro compromiso es con la lucha que también nos emancipa y nos reconoce parte de un colectivo, que nos contiene, que nos abraza, que se enfrenta a un sistema opresor y patriarcal muchas veces invisible. Es nuestra responsabilidad traer en cada acción aquella pulsión emancipatoria de la Revuelta de Stonewall, que dio inicio a una marea política que transformó sus vidas, las nuestras y las de generaciones futuras. Una gesta enorme que nosotres, como lgtbi+ feministas, decidimos sostener porque creemos en ella. Clamamos a viva voz, una y otra vez, los nombres de nuestrxs históricxs luchadorxs lgtbiqnb+, por quienes nos sentimos interpeladxs a recuperar siempre su legado, para que esta revolución sexual nos incluya a todxs. Tenemos la convicción de que es necesario profundizar esa revolución sexual, que nos libera para expresar nuestros deseos sin vergüenza, que garantiza nuestra autonomía para construir nuestros propios recorridos vitales, y que nos enseña a resistir desde la desobediencia todos los mandatos a los que nos intentan someter. Seguiremos sosteniendo nuestro grito permanente de disconformidad ante los atropellos y las injusticias.

¡Que sea ley! ¡Que sea autonomía! ¡Y que sea libertad para todas, todos, todes y todxs!

#Pride2020 #Orgullo2020 #LaRevolucionSigueAqui
#AbortoLegal2020
#IVEparaTodes

Fuente: https://www.facebook.com/colecdisidencias/posts/751119229038079?__tn__=K-R

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *