GIROS DE LA POLÍTICA

1)La Política y la Tecnología.

La Pandemia ha generado importantes cambios a escala mundial. Empero, aquí nos ceñiremos a su incidencia a nivel nacional.

El enclaustramiento tiene fecha abierta e ignoramos su duración. Por lo tanto, trataremos de apreciar su incidencia enla actual situación comunicacional sin juzgar si será pasajera o si influirá en los hábitos sociales futuros. Ahora abordaremos algunos aspectos dela actividad política en este período.

En la actualidad se destaca el empleo de la tecnología en las relaciones humanas estimulado por las dificultades para transitar y tener encuentros personales. En las comunicaciones tradicionales gravitan la TV, la radio y la prensa escrita. No obstante, con los celulares y las aplicaciones en las computadoras, surgieron otras formas de comunicación: whatsapp, teleconferencias, tertulias audiovisuales, etc.

Esos recursos son muy útiles para solucionar problemas originados por la cuarentena, como ser, la desconexión física en la educación, subsanada, en cierta medida, por la enseñanza a distancia. En general, sustituyen encuentros personales e ilustran  avances tecnológicos que en este período se incorporan al acervo colectivo y que seguramente irán amojonando el creciente rol de la tecnología en las relaciones humanas.

Desde el punto de vista social ya hace tiempo que se impuso el uso de los celulares. Y el desarrollo tecnológico de la telefonía móvil no sólo potencia las comunicaciones sino que se ha convertido en un instrumento de usos múltiples que favorece las actividades de las personas. Pero contradictoriamente, siendo un valioso  instrumento para las comunicaciones, su empleo abusivo posibilita hábitos que perjudican las relaciones personales. No obstante, la Tecnología ya emerge como la “ciencia” del futuro.

Otra práctica cibernética aplicada en el área política es la de los trolls, un medio para menoscabar y agredir adversarios. Son mensajes de difusión masiva vía internet. Se emplean fundamentalmente en campañas de desprestigio que promueven mentiras para afectar la imagen de alguien. En general, es un recurso al que apela la derecha. Esa aplicación se suma a la TV y a la prensa oral y escrita cuya influencia en el imaginario social constituye una gravitante y sostenida tradición.

2) La Política y los Principios.

Se han convertido en moneda corriente los giros y cambios de posición en numerosos representantes del ámbito político. Los principios resultan un lastre a desprenderse cuando se quiere sacar ventajas si se los descarta.  Tal práctica extendida envilece la política, lo que suele disimularse bajo la apariencia de un “profesionalismo aséptico” que pretende ocultarla defección tras el poder obtenido. Y esta censurable modalidad forma parte de la política realmente existente.

Te puede interesar:   Universidad, ciencia y mercado

A propósito de contradicciones, analicemos el caso de nuestro Presidente Alberto Fernández. Sin duda, su actual gestión favorece a la gran mayoría del campo popular lo que le brindó un amplio apoyo político-social que lo ha proyectado como una relevante figura nacional. Enfoquemos ahora, sintéticamente, su currículum a partir de 1998.

  • En 1998 Jefe de campaña del candidato presidencial Eduardo Duhalde quien perdería en 1999 ante Fernando de la Rúa.
  • En 2000 fue elegido legislador de la Ciudad de Bs.As. por el partido Acción por la República, liderado por Domingo Cavallo como candidato a jefe de Gobierno y Gustavo Beliz como candidato a Vice jefe.
  • Néstor Kirchner lo convocó como Jefe de Gabinete porque Alberto Fernández con un celular podía hablar con todos los factores de poder asentados en Buenos Aires. Y en ese momento, Kirchner no.
  • Se mantuvo en el cargo en la primera sucesión presidencial de Cristina hasta el 23 de Julio de 2008 (durante 7 ½  meses) y lo sucedió Sergio Masa. Después  y  debido a su desplazamiento, A.F. pasó al anti-Cristinismo…

Como se aprecia, veinte años atrás fue elegido legislador de la Ciudad de Buenos Aires por el partido liderado por Domingo Cavallo. Éste representa la antítesis de lo que hoy encarna A.F.  Cavallo se ha mantenido fiel a su postura de derecha reaccionaria. Y Alberto, ¿qué principios sostenía en aquella época? Obvio que su carrera política no se detuvo allí. Escomo que la política de los funcionarios vive un actualismo impredecible. Lo único que resulta claro es que la Política tradicional y los Principios forman una pareja mal avenida…¡Qué lejos quedaron los planteos por la liberación nacional y el socialismo de los 70!Yademás de los treinta mil desaparecidos, ¿cuánto desapareció de aquellas luchas contra la dominación?

Sin embargo, hoy A. F. realiza una política claramente favorable al campo popular. Obviamente que no altera la nebulosa existente acerca de la construcción de alternativas que impulsen un proceso de liberación nacional contra el poder del gran capital, de sus corporaciones y personeros.Y esto conlleva una problemática muy compleja…

Te puede interesar:   Proclama del Parlamento por el Agua y en Defensa del Río Chubut

3) La Política en la búsqueda de un nuevo perfil.

Para resolver la oscilación derecha-movimiento popular se necesita gestar una política de nuevo perfil. O sea, una construcción estratégica cuyo objetivo sea hegemonizar el control del Estado y desplazar definitivamente a los personeros del poder económico local y foráneo. Aunque una cosa es plantearlo y otra su realización. Recién se podría desarrollar ese proceso si se logra acumular la fuerza suficiente como para derrotarlos. Y  que éstos no puedan provocar un quiebre económico-político que nos retrotraiga a una situación crítica  que reflote a la derecha y sus intereses.

Se precisa gestar un proceso de construcción que asimile lo sustantivo de los aportes políticos  precedentes. Desde las mejores instancias que generó el peronismo y gobiernos afines, enfrentados a las dictaduras militares o a fuerzas reaccionarias como las de Menem travestido o luego de Macri. Aunque éste resulta un caso atípico: ganó las elecciones sin fraudes ni proscripciones, le alcanzó con las mentiras.

Un eje sustantivo es el de lograr la hegemonía dentro de las fuerzas en pugna. Y aquí de poco valen los sellos partidarios. Sí la creatividad de las políticas de acuerdo al  momento que se vive, lo cual demanda un alto nivel de innovación.

Ahora bien, existen situaciones que abren algunas expectativas favorables. A nivel del control del Estado, está Alberto Fernández como Presidente de la Nación, mientras que el gobernador de la Provincia de Buenos Aires es Axel Kicillof. Son dos dirigentes que integran la causa popular y que cuentan con gran peso institucional.

Se podría pensar que el “nuevo perfil” surgiría de las personalidades mencionadas. Pero  que representen un rol positivo en la actualidad no agota el tema. Se trata de dos emergentes de la política tradicional, en particular A.F., y lo que está en veremos, es cuánto podrían aportar hoy en una construcción política estratégica de nuevo tipo. Y en caso de proponérselo, en qué consistiría tal política. Porque el buen tratamiento referente a la pandemia del Coronavirus y, por ejemplo, la condena a la estafa que protagoniza la empresa agropecuaria Vicentín, son hechos elogiables pero, la clave de la cuestión, pasa por los fundamentos y las proyecciones de su política.

Te puede interesar:   Ser o no ser (“To be or not to be, that is the question”)

Como se desprende de lo anterior, lo que emerge con fuerza son los interrogantes. Éstos forman parte del presente panorama nacional y el desarrollo de un nuevo perfil político es una   exigencia que nos incluye a todos. Una política que lo exprese debe generar una participación masiva que se traduzca en formas nuevas de conducción en donde la representación popular sea transparente y no objeto de prebendas personales…

Ese nuevo perfil supone un proceso de construcción que debe superar la tradición política dominante que descansa en el poder piramidal. Obvio que se trata de una senda azarosa y poco transitada. Emprenderla significa promover la innovación y superación de prácticas e imaginarios tradicionales y que propicien la movilización del campo popular.

Partir de esa idea que perturba y modifica hábitos y pensamientos arraigados a lo largo del tiempo, es un desafío que vale la pena asumir. Y no se trata de una propuesta idílica sino de la gestación de una militancia de nuevo cuño que ya se despliega en el ámbito político sacudido por las luchas de género que lleva adelante el feminismo, la reivindicación de los pueblos originarios, la condena a toda forma de segregación, el cuidado del medio ambiente y del planeta. Lógicamente, son luchas de largo aliento que configuran un impredecible trayecto superador de la política realmente existente. Pensemos también que dentro de ésta no todo es igual. En el campo popular se dan y surgen valiosos movimientos y cuadros políticos capaces de innovar y de acercar el futuro al presente.

Estamos viviendo un forzado compás de espera producto del Coronavirus. Una pandemia mundial que pone a prueba la conducción de los diferentes Estados, sume en cuarentenas a las sociedades y frena las movilizaciones populares. En suma, la actividad política se encuentra alterada así como la vida social que padece un fuerte aislamiento generado por la indefinida cuarentena.

El virus Covid-19 le “dice” a los seres humanos que se queden en sus casas si quieren sobrevivir. O sea, viniendo de afuera se internaliza en las personas y altera a las sociedades de todo el mundo como si se tratara de una guerra universal sin bombas ni cañones. Es la naturaleza que nos “recuerda” agresivamente que somos parte de ella…

Hoy al nuevo perfil lo sintetizan dos caras prototípicas aplicadas a este momento. La del egoísmo que no le importa el vecino en tanto no contagie y la de la solidaridad de quienes luchan contra la pandemia asumiendo un riesgo personal.

Jorge Luis Cerletti             (29/6/20)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *