Esto no es un mapa sonoro del Río Chubut

Desde el “Colectivo Esporas” queríamos contarles un poco sobre nuestra última producción artística llamada “Esto no es un mapa sonoro del Río Chubut”. Es un proyecto independiente y completamente autogestivo, realizado para compartir  con todas las personas interesadas en escuchar y ver el río y sus paisajes. Como indica su nombre, no es únicamente un mapa que contiene grabaciones de sonido del río, además es una recopilación fotográfica de cartelería en contra de la megaminería, realizada por los vecinos. Al mismo tiempo, es una plataforma que contiene testimonios de especialistas y asambleas que integran los movimientos contra los proyectos extractivistas. Estos testimonios nos cuentan, de primera mano, cuáles son las problemáticas que traen como consecuencia, la actividad megaminera en la zona, atentando principalmente contra el agua, elemento fundamental para el desarrollo de cualquier forma de vida. 

Hace más de diez años, las comunidades de la provincia de Chubut, generan distintas actividades en los espacios públicos y en redes sociales manifestándose en contra de los proyectos megamineros. Hoy en día, dentro de una emergencia económica provincial, algunos sectores y dirigentes políticos intentan persuadir a la sociedad, argumentando que estos proyectos mineros son parte de la solución.

Para conocer el mapa tenés que entrar a https://estonoes.com.ar/. En esa página seleccionás “Un mapa sonoro del río Chubut” e “ingresar”. En cada uno de los puntos de color podés escuchar el río Chubut y conocer sus paisajes, ver las fotos de los carteles y escuchar los testimonios.

Nos llevó mucho tiempo de planificación, aprendizajes y preparativos realizar este trabajo, cuyo objetivo principal es dar a conocer las condiciones del río Chubut y su entorno, en resonancia con las luchas populares de la zona. Sentimos la necesidad de hacer nuestro aporte antes de que la situación sea irreversible. Si les interesa este trabajo y colaborar con las personas de la provincia de Chubut, siéntanse en la libertad de compartirlo. 

Te puede interesar:   Cuando el periodismo legitima represiones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *