Que la conducción de CTERA le responda a la docencia y no al Ministerio

El pasado 4 de junio hubo una reunión entre el Ministerio de Educación de la Nación y las centrales sindicales nacionales docentes donde la dirección de CTERA, una vez mas, firmó un acta paritaria sin haber consultado a une sole docente ni haber llamado a plenarios de los sindicatos de base de las distintas provincias.

Como afirmamos después de dicha reunión, no logramos encontrar en todo el Acta un solo punto que signifique un logro para la docencia. Por el contrario, el acuerdo no aborda ninguna de las tantas situaciones conflictivas que vivimos de todo el país durante este tiempo de cuarentena. (Ver publicación de la Corriente Nacional Enriqueta Lucero del 16-6 en https://www.facebook.com/CorrienteNacionalEnriquetaLucero/posts/2687629531469148).

Efectivamente, después de la firma del acta paritaria no solo no hemos visto ninguna mejora de nuestras condiciones laborales, sino que las problemáticas que ya padecíamos se acrecentaron, mientras se agregaron nuevas ofensivas por parte de los gobiernos:

En todo el país hay docentes reemplazantes imposibilitados de acceder a un cargo por la falta de concursos y actos públicos. En las provincias donde se ensayaron sistemas de acceso a los cargos el funcionamiento fue defectuoso. Esto implica que hay decenas de miles de docentes que hace meses no perciben ningún ingreso.

Muches docentes cobramos el aguinaldo en cuotas, siendo una vez más nuestros derechos conquistados la variable de ajuste ante la crisis económica. Además en muchas provincias no se pagan los salarios en tiempo y forma

Les docentes continuamos en la situación de tener que gestionarnos y financiarnos nuestras herramientas de trabajo, como ser computadoras, celulares, electricidad, conectividad a internet, sin ninguna política concreta que contemple tanto el gasto económico que nos implica como el deterioro de nuestras condiciones laborales. El acta dice que “los recursos tecnológicos a nivel nacional y jurisdiccional son puestos a disposición de los/las docentes, comprometiéndose el Ministerio de Educación de la Nación a proponer un programa progresivo para promover el acceso a los mismos”. Ya llevamos casi cuatro meses de “educación en la emergencia” pero no se establecen plazos ni planteos concretos y hasta el momento no tenemos respuestas para el enorme problema que implica la falta de recursos tecnológicos y de conectividad de muchísimes docentes y alumnes.

Te puede interesar:   La educación pública ante la pandemia

Si bien en el acta se afirma que se respetará “un tiempo laboral equivalente a la carga horaria designada, sin tener que sobrecargarla”, la situación de sobreexplotación docente en el contexto de educación en la emergencia se ha agravado.

Por último, el ministro Trotta se cansó de decir en los medios de comunicación que el regreso a las clases presenciales debería darse con un consenso de todes les implicades, y en el acta se plantea que se tomarán los “recaudos para la preservación de la salud de los/las docentes, los/las estudiantes, etc.” Sin embargo, recientemente se impulsó el protocolo nacional para el regreso a clases presenciales sin la participación de integrantes de las comunidades educativas. Protocolo que bajo ningún punto de vista apunta a preservar la salud de les docentes, y que desconoce la realidad de la mayoría de los establecimientos educativos del país.

Ante esta situación es inadmisible que la conducción de CTERA se presente ante el Ministerio de Educación Nacional a firmar lo que le pongan delante. Entendemos que la recuperación de la Paritaria Nacional Docente constituye un triunfo para la docencia de todo el país. Sin embargo, pareciera ser que la Lista Celeste no entiende esta instancia como una conquista para plantear las problemáticas de les trabajadorxs de la educación y para darle entidad nacional a los conflictos provinciales, exigiendo soluciones; sino que la considera un “acto simbólico” donde se simula un acuerdo que solo legitima al Gobierno y al Consejo Federal de Educación. 

Es por eso que de cara a la próxima reunión paritaria nacional llamamos a la conducción de CTERA a:  

Te puede interesar:   La poesía a martillazos

Plantear y exigir soluciones inmediatas para las durísimas situaciones que se viven hace mucho tiempo en distintas provincias. En Mendoza la paritaria docente no fue convocada, manteniéndose congelados los salarios. Ante el reclamo de les docentes y estatales, la respuesta del Gobierno fue la represión y la detención de trabajadores, entre elles Sebastián Henríquez, Secretario General de SUTE-CTERA. En Tierra del Fuego el gobierno no cumplió el acuerdo y la docencia no recibe el aumento acordado. En Córdoba avanza la reforma previsional con los lineamientos impuestos por el macrismo. En Santa Fe la paritaria fue cerrada unilateralmente por el gobierno sin aumento para el 2020. Y en Chubut les compañeres arrastran un brutal retraso de varios meses en el pago del salario, como venimos denunciando hace ya mucho tiempo con el ninguneo del gobierno y el silencio de la conducción de CTERA.

Exigir la continuidad, el aumento y el blanqueo del pago del Adicional Salarial acordado en la Paritaria Nacional de febrero que hoy es una suma no remunerativa de $1210. Exigir un salario mínimo a nivel nacional que ubique a toda la docencia por encima de la línea de la pobreza (hoy de $43000 para un hogar de 4 integrantes según el INDEC)

Exigir un Salario Docente de Emergencia para todes les docentes que se encuentran sin trabajo e imposibilitades de tomar un cargo.

Exigir claridad, plazos y políticas concretas respecto de lo que implica el “programa progresivo de acceso a herramientas tecnológicas”. A cuatro meses de iniciada la cuarentena la desigualdad sigue creciendo, producto de la diferenciación en el acceso a la conectividad y la tecnología. El Ministerio debe hacerse cargo urgentemente del derecho a la conectividad y a los insumos informáticos de docentes y alumnes.

Te puede interesar:   “Hay que sembrarse en las experiencias del pueblo”. Fin de ciclo, progresismo e izquierda. Entrevista con Miguel Mazzeo

Ante el contexto de pandemia y de crisis económica vemos cómo los sectores de poder y el capital concentrado buscan avanzar sobre nuestros derechos como clase trabajadora, garantizando y amplificando sus ganancias.

Desde las organizaciones docentes, en unidad con otros sectores populares, debemos exigir profundas transformaciones que se inicien con el demorado Impuesto a las Grandes Fortunas, el No Pago de la Deuda y un aumento generalizado de salarios, jubilaciones y asignaciones.

Con todas las dificultades que implica la cuarentena, debemos seguir apostando a la organización desde abajo, a fortalecer las asambleas en cada escuela, jardín y colegio, a multiplicar las discusiones en cada espacio de trabajo y a construir un sindicalismo de base, democrático y combativo.

Distintas provincias como Santa Fe, Entre Ríos, Chubut, Santa Cruz y Chaco han protagonizado jornadas de lucha en estas semanas. Es necesario que la Ctera convoque a un Congreso para definir acciones unificadas a nivel nacional.

Por la defensa de la Educación Pública y de nuestros derechos. Por una educación de y para el pueblo.

Corriente Nacional de Trabajadores y Trabajadoras de la Educación Enriqueta Lucero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *