Una herramienta necesaria: un periódico nacional, virtual, de nuestras izquierdas.

Durante el año 2019, realizamos en siete barrios de Berisso y un par de La Plata, talleres de formación de base. En uno de esos talleres tratábamos de identificar por qué medios se informaban nuestros compas. Para obtener ese dato recurríamos a un método muy sencillo. Dividíamos a los participantes en grupo y entregabamos tarjetas donde estaban todos los medios de información disponibles: los canales de televisión, las radios, los diarios, los portales de internet, las plataformas como facebooks, instagram, etc. Cada compa tenía que colocar una cruz en los medios que utilizaba para informarse.  En plenario después se ponía en común lo que aparecía en los grupos y se hacía algo así como el ranking de los medios más escuchados. Los resultados fueron parecidos en todos los  barrios. El canal de aire mas visto resultó ser canal 13, y  el de noticias fue TN. En segundo lugar apareció canal 11, pero al precisar qué programa informativo veían, se aclaró que era un canal que se veía más por las novelas. Después de los canales de televisión el medio más utilizado para informarse era Facebook.  Esta pequeña encuesta nos decía además que muy pocas personas compraban diarios o escuchaban la radio para informarse.  Finalmente se advirtió que los portales, medios gráficos y programas de radios de compas o muy cercanos políticamente, tenían entre poca y nula audiencia y que por otro lado se desconocía quiénes eran los propietarios de los medios por los que se informaban  .
Esta pequeña muestra, que seguramente presentaría resultados parecidos si la extendemos en otros barrios del conurbano, muestra por un lado cambios evidentes en las medios que utiliza para informarse el sector social donde están incluidas nuestras organizaciones territoriales, alrededor de 500.000 familias que reciben planes sociales. Allí se registra cierta continuidad en el peso de la televisión, con un gran crecimiento de los medios virtuales, a los que se accede por medio de los teléfonos celulares: hay muy pocos hogares con computadoras, a nadie le falta el teléfono, y buena parte de la información llega por aplicaciones a las que se accede por ese aparato. La prensa escrita está en franco retroceso y además, se escucha menos radio de lo que suponíamos.
El segundo aspecto a considerar es que en términos de comunicación y de distribución de noticias,  el capital nos está dando una paliza extraordinaria.  Sectores movilizados  por sus demandas contra los gobiernos, como son nuestras organizaciones territoriales, se informan casi exclusivamente por los medios monopólicos que no sólo responden a las oligarquías locales, sino también al bloque capitalista hegemónico liderado por Estados Unidos.  Ese dominio es abrumador, incluso en relación al justicialismo, que gobernó una década con acceso a los medios del Estado, y que tiene sus propias apuestas como C5N o la radio 7.50.
Para quienes creen en el pensamiento mágico o los efectos milagrosos del basismo o el espontaneismo, estos observaciones seguramente no tendrán  ninguna importancia, pero para quienes creemos en la necesidad de construir proyectos de poder para hacer cambios revolucionarios, el tema de cómo nos informamos e incluso cómo se informa al conjunto de la población lo que nosotros hacemos y proponemos, tiene mucha importancia.
Los comentarios anteriores no pretenden desmerecer lo que desde hace año venimos haciendo  desde las organizaciones de nuestras izquierdas en el terreno de la comunicación.  Por ejemplo: hay buenos boletines partidarios que permiten informar a los militantes de sus organizaciones y militancia cercana, sobre posicionamientos políticos ante hechos relevantes, debates planteados, etc.  Existe un muy buen portal de noticias latinoamericanas que es Resumen Latinoamericano, con mucha difusión en distintos países del continente. Se ha mantenido una  experiencia de comunicación alternativa  como AnRed que se ha mantenido en el tiempo  muy pendiente de los conflictos sociales y gremiales, hay nuevos portales como Contrahegemonía o más viejos como el de  Herramientas, Marcha, el Dario Vive o Pelota de Trapo,  que aportan al análisis político  y a una actualización de nuestros debates. Hay experiencias radiales valiosas como la Red Nacional de Medios Alternativos que articula y conecta interesantes experiencias radiales de todo el territorio de gran valor local.  Resumiendo, no nos faltan capacidades o iniciativas, sobre todo para aportar al debate político de militantes. Pero en lo que hace a la difusión de noticias, en particular de modo escrito y virtual, nos cuesta superar lo local o lo dirigido a la militancia. Tenemos un hueco en la difusión de noticias diarias desde una perspectiva de izquierda con aspiraciones a ser masivo. En ese sentido y mirando otras experiencias, creo que esa fue la gran apuesta de La Izquierda Diario, pero me da la impresión que no ha podido superar lo de ser un diario del PTS, un poco más amplio.
Siempre es bueno vincular nuestros debates y propuestas a números duros.  A modo de ejemplo en nuestro espacio hay portales de análisis político y de debate con 2000 visitas diarias, lo que son buenos números si consideramos que se trata de publicaciones  más dirigidos a la militancia.
Pero si pensamos en portales de noticias diarias los números cambian y también tendrían que cambiar nuestras aspiraciones.
En la actualidad quien encabeza los portales virtuales de noticia son Infobae, Clarin, La Nación  y Página 12, y sus números son los siguientes.
Infobae- 26 millones de visitas
Clarin –  25 millones
La Nacion- 23 millones
Pagina 12  – 11 millones .
Entre las experiencias nuevas de portales hay algunos números interesantes y todas están vinculadas al kirchnerismo..
El Destape. ( Navarro)  4 millones
Tiempo Argentino  –  922 mil
El cohete a la Luna ( Verbiski)- 57 mil.
¿Es posible plantearnos el desafío de un sólido portal de noticias desde nuestras izquierdas que participe en esas ligas?. Es posible imaginar que al menos miles de compas que organizamos para luchar por distintas demandas cuenten en sus teléfonos con aplicaciones que les permitan recibir noticias de hechos que suceden cotidianamente, desde una perspectiva de izquierda. No me quedan dudas: no nos falta capacidad militante ni periodística para hacerlo.  Si fuera una propuesta de varios colectivos, creo que tampoco nos faltarán medios económicos para sustentarlo.  Seguramente, si podemos salir del pantano del basismo y el espontaneismo,  el primer obstáculo podría ser chocarnos con los muros del vanguardismo. Es decir, que es posible que el debate sobre cuáles son los límites de nuestra amplitud nos paralice.  ¿Lo podremos sortear? Es evidente que ya estamos jugando este partido y lo estamos perdiendo por goleada. ¿Podremos animarnos a armar un equipo, que tendrá que ir aprendiendo sobre la marcha qué es esto de la comunicación masiva, donde no faltaran debates, diferencias, enojos, pero también aciertos y buenas producciones? ¿ Será posible que propuestas como estas entusiasmen a muchos jóvenes que ingresan a la Facultad de Comunicación con el sueño de aportar a dar a conocer la verdad de lo que sucede, a investigar a los que se roban el país, a dar batalla a los grandes monopolios de la desinformación?
Siempre es más fácil vivir en una burbuja, sin números duros incómodos, sin encuestas molestas. Pero, aunque hagamos como el avestruz, lo que tenemos enfrente es la dictadura del capital y todo su andamiaje económico, político, institucional, comunicacional y represivo para garantizar la dominación.  Proponernos construir un medio virtual nacional de nuestras izquierdas es una iniciativa más en el camino de empezar a desmontar esa dominación. 
 Guillermo Cieza. 19 de agosto de 2020

Te puede interesar:   Mujeres en Venezuela: Entrevista a Monica Cecilia Yaguachi Mero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *